SONY TRINITRON: Un televisor que marco una época

Sony Trinitron Lanzada por Sony al mercado en 1968, es increíble pensar como durante 40 años, fue un líder indiscutido en la industria de pantallas de televisión y monitores de computadoras. No fue sino hasta la llegada de las pantallas de Plasma y LCD a finales de los años noventa cuando la marca empezó a decaer y finalmente desaparecer. Como sabéis, Trinitron (derivado de las palabras inglesas trinity, o trinidad (la unión de tres) y tron de electron tube, o tubo de electrones), fue la marca de Sony para su línea de televisiones y monitores de computadora basados en la tecnología de tubo de rayos catódicos de rejillas de apertura. Dicha tecnología fue anunciada en 1966, y la empresa japonesa aseguraba imágenes hasta un 25% más brillante en comparación con las televisiones de la época, basadas en la tecnología máscara de sombra. Inicialmente llamado “Chromatron” fue inventado por el físico estadounidense Ernest Lawrence, y patentado por Sony en 1960 llegando a vender más de 280 millones de unidades de esta pantalla. Sin embargo, cuando el año 1996 la patente expiró, posibilito que la competencia de Sony rápidamente presentara una serie de productos Trinitron a menores precios que los ofrecidos por Sony, quienes respondieron introduciendo su línea de televisores de pantalla no curva FD Trinitron/WEGA, que mantuvieron su posición de liderazgo en el mercado en la década de 2000. Sin embargo, estos diseños se superaron con relativa rapidez por el plasma y los diseños de LCD. Finalmente, Sony decidió retirar los últimos televisores Trinitron de sus catálogos de productos en el 2006, Además de su mejor contraste y color, los tubos trinitron se hicieron famosos por su mayor resolución, lo que promocionó su dominio en el ámbito broadcast. Aunque la resolución horizontal no es una mejora inherente al sistema de rejilla de apertura, lo cierto es que los aparatos trinitron estaban destinados en su mayoría al segmento medio-alto del mercado y empleaban en su pantalla un mayor número de líneas de fósforo, más delgadas y más juntas para aumentar la resolución y presencia de la imagen. Lógicamente eran más caros que los televisores convencionales, pero conseguían de esta forma una imagen que rozaba la alta definición capaz de rivalizar con las actuales pantallas preparadas para alta definición (HDReady y fullHD) de plasma o LCD. Además de Sony, otros fabricantes emplearon tubos trinitron, bien suministrados por la propia Sony, bien bajo licencia de la patente de rejilla de apertura, para monitores informáticos. Entre ellos Apple, Dell, IBM, Mitsubishi o NEC. Con la aparición del plasma y el LCD, el trinitron al igual que todos los CRT, ha ido prácticamente desaparecido del mercado. Aun podemos encontrar televisores de la época que aun siguen funcionando y se resisten a terminar en un oscuro rincón, cubierto de polvo y telarañas, pero ese es su inevitable destino, ya que deben dar paso a las nuevas tecnologías.

Los comentarios están cerrados.
A %d blogueros les gusta esto: