Posts Tagged ‘ IBM ’

THINKPAD: El mundo a tu alcance

IBM THINKPADCuando uno dice ThinkPad hay un tipo de producto que inmediatamente se viene a la cabeza: portátiles negros con pequeños detalles rojos. Una marca muy afianzada en el mercado que hace mucho cambió de manos, pero que ha sabido mantener su esencia y posición ganada durante toda su historia. Lenovo ha sobrepasado los 125 millones de portátiles ThinkPad vendidos durante sus 26 años de historia (25 millones con IBM y 100 millones con Lenovo) ¿Cómo ha llegado a esta cifra? Hoy vamos a repasar la historia de los portátiles ThinkPad, importante para entender una parte del mundo de la tecnología. La historia de IBM supera ya los cien años, con lo que para encontrar el origen de los ThinkPad hay que remontarse algo más que unas pocas décadas. Concretamente a los años 20 del pasado siglo. Lejos de ser portátiles como tal – por entonces, de hecho, más que ordenadores eran máquinas que automatizaban tareas – IBM planteó usar el THINK como herramienta de marketing, plasmando la palabra en libretas, rótulos o cuadernos que servían como obsequio a trabajadores y clientes y manteniendo esta rutina hasta los años 90. Un THINK bien grande gobernaba cada página, de forma más o menos alejada del gran público y de las campañas publicitarias destinadas al mercado de consumo. Algunos especialistas aseguran, incluso, que el Think Different de Apple – utilizado principalmente entre 1997 y 2002 – es una respuesta al THINK de IBM, dada la rivalidad entre ambas compañías, si bien oficialmente nunca ha existido confirmación alguna. De hecho, Apple utilizó tecnología de IBM en sus ordenadores entre 1994 y 2006. Tras varias décadas de uso de la palabra THINK como una de las claves de la mentalidad de la compañía, IBM decidió unir el THINK y los cuadernos -notepads – y lanzar su primer ordenador portátil ThinkPad: el IBM 2521 ThinkPad. Fue un cambio radical, ya que antes de él todos los modelos tenían una nomenclatura exclusivamente numérica. El IBM 2521 ThinkPad fue presentado en abril de 1992 pero puesto a la venta en el mes de octubre. Un equipo puntero en el que su mayor virtud estaba en ser uno de los primeros TabletPC del mercado, incluyendo la posibilidad de escribir sobre la pantalla y que el sistema reconociese el texto. Algo que ahora es muy común, pero que en el contexto de los primeros años 90 era toda una innovación. Aunque inicialmente se presentó como 2521 ThinkPad, cuando llegó al mercado se convirtió en el IBM ThinkPad 700T. Fue en aquellos años cuando IBM comenzó una fuerte campaña de posicionamiento de la marca ThinkPad, dirigiéndola al sector más profesional. Crearon planes piloto para que algunas empresas probaran sus productos y realizasen informes sobre el comportamiento de los portátiles, sirviendo para mejorar posibles puntos débiles o también, en algunas ocasiones, como campañas publicitarias. En octubre de 1992 se lanzaron otros tres nuevos modelos para engordar la familia, como eran los ThinkPad 300, 700 y 700C. Mientras el primero ponía el foco en la autonomía – hasta 10 horas, decían, que ríete tú de los ordenadores de ahora – los otros dos ofrecían una mayor potencia con pantalla monocromo y en color, respectivamente. ¿Precios?: IBM ThinkPad 300: desde 2.375 dólares; IBM ThinkPad 700: desde 2.750 dólares; IBM ThinkPad 700C: desde 4.350 dólares. Y recordemos el contexto: eran en los años 90 y costaban una pasta para la época. Desde 1992 y hasta la actualidad, IBM y posteriormente Lenovo – que compró el negocio de portátiles el 1 de mayo del 2005 – han estado utilizando la marca de forma continuada, con equipos, salvo excepciones, de alta gama y características punteras. Si bien es cierto que algunas características han evolucionado significativamente a lo largo de la historia de los ThinkPad (sobre todo las relativas al hardware), muchas otras apenas han sufrido variaciones. De hecho, los ThinkPad han sabido diferenciarse ampliamente de la competencia con algunos detalles de construcción o que añadían nuevas funcionalidades y servicios. Lo más característico de los ThinkPad ha sido un elemento de pequeñas dimensiones con nombre propio: TrackPoint, un pequeño puntero de color rojo que sirve como ratón, y que se ha mantenido en la práctica totalidad de los modelos desde el origen de la familia, con un puñado de raras excepciones. TrackPoint ha evolucionado con varias generaciones del producto durante muchos años, siendo para muchos un mejor método de entrada que el touchpad más habitual, e incluso sustituyéndolo en algunos modelos concretos por requisitos de espacio. Como nota curiosa, otros fabricantes también utilizaron inventos similares, como por ejemplo aquel llamativo Sony Vaio P. Sin embargo, los ThinkPad no son solo el TrackPoint. Tradicionalmente se han caracterizado por utilizar materiales muy exclusivos como magnesio, fibra de carbono o titanio para sus carcasas, ofreciendo una gran ligereza a la vez que una durabilidad superior a otros equipos. Como sabéis, el ThinkLight, fue una luz para iluminar el teclado. Efectivamente ésta fue una característica ya en desuso tras la integración de teclados retroiluminados, pero hace no muchos años supuso la mejor forma de trabajar a oscuras. Y terminamos este repaso a las características que han diferenciado a la familia ThinkPad con una muy común en la actualidad, pero extraña y muy llamativa y atractiva hace unos años. Se trata de pantallas táctiles y con capacidad de poder rotarse. Los TabletPC de finales de los 90 y principios del nuevo siglo tuvieron en los ThinkPad una gran importancia, y abrieron el camino – junto con otros fabricantes que también se interesaron en esta tecnología – para crear los productos que hoy en día tenemos en nuestras manos. Ante todo ¿quiénes eran los usuarios potenciales de los portátiles ThinkPad? Tradicionalmente han estado en manos de los usuarios más profesionales dadas sus características y, sobre todo, su elevado precio. Han sido muy comunes en universidades por su alta durabilidad y fiabilidad, permitiendo asegurar la información durante cursos y cursos. Otras características como la entrada a través de un puntero, ese uso como TabletPC, era casi una exclusividad de los ThinkPad hasta hace no mucho. La llegada al mercado de las pantallas táctiles ha traído consigo algunos cambios, aunque muchos siguen siendo fieles a Lenovo que mantiene esta funcionalidad como optativa en ciertos modelos. Si buscamos otros usos veremos que también se ha utilizado ampliamente portátiles ThinkPad en sus ‘excursiones’ al espacio, como ese T61p que en 1999 viajó a bordo de una Soyuz para aterrizar en la Estación Espacial Internacional (ISS). Ello debido a que son equipos idóneos por su reducido peso – esencial en los viajes especiales – y también por su vida útil. ¿Y en el mundo real? Estos son algunos portátiles que Lenovo tiene en el mercado actualmente: Lenovo ThinkPad X1 Yoga y el Lenovo ThinkPad X1 Carbon 2019, demostrando con ello que la marca goza de buena salud. Por supuesto, cualquiera puede tener un ThinkPad, si bien es cierto que su público objetivo continúa manteniéndose con un perfil muy profesional. Lenovo heredó de IBM una perlita que, aunque no es una marca con ingentes cifras, es un hito en la historia por la cantidad de unidades vendidas.

Anuncios

IBM 5150: Un mundo por descubrir

IBM 5150El 12 de agosto de 1981 es una fecha especial dentro del mundo de la computación porque marcó un punto de inflexión en la fabricación de computadores y, además, popularizó su uso extendiéndolos más allá del mundo empresarial o del mundo universitario. Han pasado 37 años desde que IBM lanzase al mercado el IBM 5150, también conocido como IBM PC. Fue un ordenador que, además de democratizar el acceso al mundo de la informática, estableció un estándar de hardware y software que supuso el abandono de las investigaciones de muchas empresas en otras tecnologías y logró poner, al fin, de acuerdo a los fabricantes apostando por la interoperabilidad. El concepto de PC (Personal Computer) no era nuevo, de hecho, ya existían computadores destinados al usuario doméstico como el Commodore PET, la familia Atari de 8 bits, el Apple II, el TRS-80, y varias máquinas CP/M, como el Osborne. Incluso IBM ya había lanzado, en 1975, el IBM 5100 que incorporaba un monitor, un teclado y un sistema de almacenamiento de datos integrados en un único chasis (si bien su precio no era nada popular, 20.000 dólares de la época) y estaba orientado a entornos profesionales principalmente. Así que viendo la tendencia de sus competidores, IBM se puso manos a la obra, en julio de 1980, para desarrollar un ordenador personal que pudiese irrumpir en todos los hogares, eso sí, debería basarse en una arquitectura abierta, seleccionando los mejores componentes y el software de las mejores empresas; principios que catapultarían al IBM PC hacia el éxito y lo convertirían en un estándar de mercado. El equipo, formado por 12 personas, estaba dirigido por Don Estridge y Lewis Eggebrecht como Diseñador en Jefe. Desarrollaron el equipo en un tiempo récord, un año, lo cual hizo que necesitasen permisos especiales por parte de IBM para “saltarse” algunos de los flujos internos de la compañía. La primera parte del problema, la del hardware, resultó la más sencilla y comenzó con la elección de los componentes y el tipo de arquitectura. Con el procesador, el equipo de IBM lo tuvo muy claro y optó por el Intel 8088 (dado que Intel era líder en el mercado de procesadores en esa época), un procesador con un bus de 8 bits diseñado en 1978 y cuya versión anterior (el 8086) había resultado todo un éxito. Una vez elegido el procesador había que seleccionar el resto de componentes y, una vez más, rompieron con una de las tradiciones de IBM. Hasta ese momento, IBM siempre había desarrollado sus propios componentes pero, si se buscaba un desarrollo ágil, había que seleccionar componentes existentes en el mercado (OEM). Para el monitor, decidieron utilizar uno que había sido diseñado por IBM Japón y como impresora, un modelo de EPSON. Se optó por una arquitectura abierta que permitiese a otros fabricantes desarrollar y vender componentes, periféricos y aplicaciones compatibles con el IBM PC sin necesidad de pagar licencias, con tal fin, IBM redactó (y vendió) un manual (el IBM PC Technical Reference Manual) que incluía esquemas de los circuitos, el código fuente de la BIOS e información sobre la programación de la máquina. Sin embargo, el verdadero problema de IBM era la elección del sistema operativo, algo que podría determinar el éxito o el estrepitoso fracaso del proyecto. En esa época el CP/M gozaba de mucha aceptación y se usaba en otras computadoras, curiosamente, IBM pensaba que el CP/M había sido desarrollado por la recién nacida Microsoft (y no por Digital Research), así que una delegación de IBM se reunió con Bill Gates dispuesta a “comprarle” el CP/M. Lógicamente, de esta reunión no salió ningún acuerdo y, tras el patinazo, IBM fijó una reunión con Digital Resarch. Gary Kidall, que era el dueño de la compañía, faltó a la cita y su mujer, que también dirigía la empresa, pidió a IBM tiempo para revisar el acuerdo con sus abogados. IBM, que no quería esperar, volvió a citarse con Gates para ver si Microsoft podría ofrecerles un sistema operativo para su PC. Gates, en uno de los movimientos más astutos de la historia, prometió a IBM un sistema operativo más potente que el CP/M si bien no se lo vendería, les ofrecería licencias. Los ejecutivos de IBM, más centrados en vender máquinas que otra cosa, pensaron que era un buen trato así que aceptaron las condiciones de Gates. Sin embargo, Gates no tenía nada que ofrecer aún, así que compró por 50.000 dólares el QDOS de Tim Paterson, un sistema del que decían era un plagio del CP/M y que Gates rebautizó a MS-DOS (aunque en su primera versión, vinculada al IBM PC, se lanzó como PC DOS 1.0). Finalmente, tras 11 meses de trabajo, el 12 de Agosto de 1981 IBM lanzó exitosamente su nueva creación, el IBM PC, con un microprocesador Intel 8088, 16k de RAM, ampliables a 256k, una unidad de diskettes de 160k, un monitor de pantalla verde monocromo y equipado con PC-DOS. Su precio de venta era de 3.285 dólares, unos 2.300 euros, un lujo para esa época. Seis semanas después de su lanzamiento, Tecmar tenía 20 periféricos disponibles para el IBM PC: expansión de memoria, tarjetas de adquisición de datos, chasis de expansión, etc. Las previsiones de ventas se superaron con creces, las estimaciones para cinco años se superaron en un solo mes y, en tres años, IBM había vendido más de 250.000 unidades. No obstante, seguía siendo caro para gran parte de los consumidores si bien, gracias a que IBM era considerada una marca sólida frente a empresas jóvenes como Apple o Commodore, las ventas fueron a buen ritmo. Los desarrolladores de software vieron en el IBM PC una plataforma en la que podrían desarrollar aplicaciones que pudiesen extenderse a otras plataformas más avanzadas por lo que, gracias a la compatibilidad, el negocio del software se activó muchísimo. La hegemonía a IBM no llegó a durar ni tan siquiera dos años. Las condiciones de Bill Gates, al licenciar el sistema operativo, y la arquitectura abierta de IBM, propiciaron que otros fabricantes lanzasen computadoras compatibles IBM PC. Estos clónicos, además de desbancar a IBM (50 fabricantes comenzaron a lanzar sus modelos con precios mucho más bajos), catapultaron los ingresos de Microsoft y la situó en una posición extremadamente ventajosa. Intel y Microsoft cerraron un acuerdo, conocido como Wintel, fruto del cual cada vez que Intel lanzase un nuevo procesador al mercado, Microsoft ya tendría lista una nueva versión de MS-DOS para vender. IBM, gracias al IBM 5150, sentó las bases de la arquitectura que hoy en día siguen, prácticamente, todos los fabricantes de computadoras sin embargo, su aportación (y un mal acuerdo comercial) le hizo perder su posición en el mercado y lo amplió hasta llegar a lo que conocemos hoy.

IBM 5140: El primer convertible que no tuvo el éxito esperado

IBM 5140El IBM PC Convertible (IBM PC 5140 o también conocido como IBM Convertible) fue el primer ordenador portátil de IBM, presentado el 3 de abril de 1986. Destacaba por ser el primer ordenador portátil de IBM, ya que tenía la capacidad para administrar su propio consumo energético y el uso de baterías. También fue el primer IBM en usar unidades de disquete de 3,5”. Con un procesador Intel 80c88 – que no era más que una versión CMOS del Intel 8088 a 4,77 MHz – el portátil de IBM tenía un puerto de expansión ISA propietario, que permitía conectar una impresora y una salida de vídeo; podía añadirse un módem interno, pero no había suficiente espacio para poner un disco duro. Si se presionaba el botón de apagar/encender la máquina no se apagaba, porque la ponía en un modo de suspensión; esta función permitía ahorrarse los largos procesos de inicio. El diseño del portátil era de tipo “clam shell” (el primero fabricado por IBM) y ofrecía la Surface Mounted Devices (SND), una opción pionera en un equipo como este, obra del diseñador industrial alemán Richard Sapper. A pesar de todas las innovaciones que presentaba para su época, este ordenador no tuvo el éxito esperado ya que sus competidores como Zenith y Toshiba ofrecían similares prestaciones a mitad de precio. A ello debemos agregar que no venia con puertos de expansión PC tradicionales (tales como puertos seriales y un puerto paralelo) y su pantalla LCD era de difícil lectura, ya que no poseía luz de fondo. Otro punto en contra fue su exorbitante coste (1.995 dólares de la época) así como su excesivo peso, siendo sustituido finalmente en 1991 por el IBM PS/2 L40 SX. Hoy es una codiciada pieza de museo del cual existen muy pocos ejemplares.

IBM 350: El primer ordenador con disco duro

IBM 350Es tiempo de hacer una mirada al pasado, hace aproximadamente 60 años. Era 1956, y la IBM lanzó el IBM 350 RAMAC, caracterizado por tratarse del primer ordenador con disco duro. El apodo RAMAC proviene de Random Access Method of Accounting and Control., o en español “sistema de almacenamiento y control por acceso aleatorio”. El disco duro de unos 61 centímetros permitía almacenar la friolera de 5 millones de carácteres de 7-bits (a elegir un caracter entre 128, (2^7) posibles), es decir, alrededor de 4.4 MB de información. El disco giraba a 1.200 rpm y la velocidad de transferencia era de unos 8.000 carácteres por segundo. Dos cabezales de acceso independientes se movían hacia arriba y hacia abajo para seleccionar un disco y adentro y hacia fuera para seleccionar una pista de grabación, todo esto controlado por un servo. Se agregó un tercer cabezal opcional. En los años 50 se añadieron varios modelos mejorados. Por ejemplo, la computadora IBM RAMAC 305 con el disco de almacenamiento IBM 350 se podía alquilar por unos 3200 dólares al mes. Las dimensiones del IBM 350 eran 1,52 metros de largo, 1,73 metros de alto y 74 cm ancho. IBM tenía una regla terminante, que todos sus productos no deben sobrepasar el estándar de 75 cm (29,5 pulgadas). Puesto que los IBM 350 fueron montados horizontalmente, esta regla dictó probablemente el diámetro máximo de los discos. En una entrevista publicada en The Wall Street Journal a Currie Munce, el vice presidente de investigación de Hitachi Global Storage Technologies, que adquirieron el negocio del almacenaje de IBM, dijo que la unidad entera de RAMAC pesaba más de una tonelada y tuvo que ser trasladada con montacargas y ser entregada usando grandes aviones de carga. Según Munce, mientras que la capacidad de almacenamiento podía ser aumentada a unos 5 megabytes, el departamento de marketing de IBM estaba en contra del aumento de la capacidad porque no sabían vender un producto con más almacenaje. Retirados oficialmente en 1969, actualmente se encuentra una unidad de este sistema en el museo de la historia de las computadoras de Mountain View, en California.

IBM SIMON: El primer Smartphone de la historia

Podríamos definir los smartphones como aquellos dispositivos que integran en la misma unidad las características de los teléfonos móviles y los asistentes personales o PDAs. Se han popularizado en los últimos años, y su potencia compite a menudo con la de los ordenadores más sencillos. Sin embargo, sus orígenes se remontan a 1992. El Simon ofrecía -por 899 dólares- una interfaz basada en una pantalla táctil, sin botones físicos, con texto predictivo, agenda, funciones de pager y fax, y muchas de las funciones que hoy utilizamos a diario. Comercializado por BellSouth, fue el primer smartphone de la historia. Estos teléfonos móviles inteligentes han dejado de ser una rareza para convertirse en un dispositivo prácticamente al alcance de todo el mundo. Generalmente subvencionados por las operadoras de telefonía móvil, que los ofrecen a un precio menor al que se los puede encontrar en las tiendas a cambio de que suscribas algún abono durante varios meses, se han vuelto muy populares. Sistemas operativos como Windows Mobile o Android, gracias a su interfaz de usuario que recuerda las disponibles en los ordenadores “de toda la vida”, permiten que sus múltiples funciones puedan ser utilizadas intuitivamente por cualquiera. Pero a pesar de que su masificación es reciente, sus orígenes se remontan a 1992. El Simon fue el primero en utilizar una interfase basada completamente en una pantalla táctil, que permitía acceder a todas sus funciones sin necesidad de presionar ningún botón físico. A diferencia de otros productos táctiles de la época, como el Apple Newton, el teléfono de IBM y BellSouth no necesitaba ser operado por un lápiz: bastaba con tocar su pantalla con los dedos para que el dispositivo reconociese los comandos seleccionados. Al igual que los dispositivos más modernos, el software contenido en sus 2MB de ROM combinaban las funciones que generalmente encontramos en un teléfono (gestión de las llamadas, directorio de contactos, rediscado, etcétera) con las que esperamos ver en un “organizador personal” (PDA, por personal digital assistant), en un pager y en un aparato de FAX. A pesar de que carecía de un teclado físico, el usuario podía marcar los números de teléfono mediante un teclado que el dispositivo dibujaba en la pantalla, e introducir los nombres de sus contactos y el texto en general mediante un teclado QWERTY completamente táctil. Una función de texto predictivo ayudaba al usuario a escribir con mayor velocidad. Como era habitual en esa época, el Simon contaba con una ranura PCMCIA en la que se podía insertar una tarjeta de memoria que ampliaba el MB de RAM incluido de serie. Si bien sus características técnicas lo dejan muy atrás de cualquier smartphone moderno, su sistema operativo era lo suficientemente eficiente como para que su funcionamiento fuese ágil y fluido.20 años después, algunos de sus descendientes dotados de recursos miles de veces mayores, no son capaces de presumir de lo mismo.Lo que hay que ver.

ESTA DE ANIVERSARIO: IBM cumple 100 años

IBM 1980 Venga ya, observen que pieza de museo ilustra nuestra nota. Sucede que la multinacional de productos informáticos IBM ha cumplido este lunes 16 de mayo nada menos que 100 años desde que fuera fundada en 1911 a partir de la unión de grandes empresas. Charles R. Flint gestionó la fusión de su empresa Tabulating Machine Company (fundada por Herman Hollerith en 1896) con Computing Scale Corporation e International Time Recording Company. La empresa formada de la fusión fue llamada Computing Tabulating Recording Corporation. El gigante de la tecnología recibió su nombre actual, International Business Machines Corporation (IBM), el 14 de febrero de 1924. Para celebrar sus 100 años de historia, IBM ha querido hacer un repaso de las innovaciones tecnológicas gestadas en la empresa a lo largo de los años mediante el lanzamiento de un vídeo. Además, a través de su página web han planteado la iniciativa denominada ‘Iconos del Progreso’, donde se cuentan anécdotas relacionadas con las innovaciones acometidas por la compañía en el último siglo. Con más de 400.000 empleados y presente en 170 países, IBM entra en su segundo siglo de vida tras haber conseguido en 2010 un beneficio neto récord de 14.800 millones de dólares, un beneficio por acción de 11,52 dólares, por encima del objetivo marcado. Además, IBM ha alcanzado un nuevo récord de registro de patentes, convirtiéndola en la primera compañía en desarrollar más de 5.896 patentes en un solo año. Entre sus principales hitos destacan: 1- En 1923, las tarjetas perforadas de IBM ayudaron a hacer frente a proyectos de gran envergadura, como la creación del censo de los EE.UU. 2- En 1934, IBM automatizó el registro de cheques en los bancos gracias a su equipo 801 Bank Proof. 3- En 1944, IBM presentó el Automatic Sequence Controlled Calculator (ASCC), primer equipo capaz de realizar cálculos complejos de forma automática. 4- En 1964, IBM lanzó el primer sistema mainframe (360 System), que fue definido por Thomas J. Watson como el anuncio de producto más importante de la historia de IBM. 5- En los años 70, IBM creó el disco flexible y comercializó el Universal Product Code, el estándar de los códigos de barras.
6- En 1981, IBM anunció el primer PC, el ordenador personal de más éxito de todos los tiempos. 7- En 1997, el superordenador Deep Blue derrotó a Gary Kasparov, el mejor jugador de ajedrez del mundo. 8- En 2008, IBM anunció su estrategia Planeta Inteligente (Smarter Planet). Vaya nuestros saludos por su aniversario y que cumplan muchos años más.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: