Archive for the ‘ VADE RETRO ’ Category

EL JUEGO DE LA RULETA: La casa siempre gana

RULETALa obsesión por el dinero fácil ha posibilitado el desarrollo de juegos de azar con la esperanza de ganar mucho dinero con muy poco esfuerzo, llegando el caso de que quienes lo practican, llegan a enviciarse de tal modo y se las pasan horas en los casinos con la vana esperanza de que la diosa fortuna se acordará de ellos, pero que al final lo pierden prácticamente todo, ya que como era de esperar, ‘la casa siempre gana’. Precisamente, uno de los más conocidos juegos de casino es la ruleta, con la cual solía ‘entretenerse’ la élite de la sociedad, pero que con el paso del tiempo se ha convertido en uno de los juegos más jugados y conocidos del mundo. Existen diferentes teorías en cuanto al origen de la ruleta, pero la mayoría de ellas están de acuerdo en que el juego tal y como se conoce hoy en día fue inventado en Francia en el siglo XVIII. En efecto, podemos asegurar que la primera ruleta moderna fue inventada por el francés matemático, físico, y filósofo Blaise Pascal, quien tuvo como objetivo la creación de una máquina de movimiento perpetuo. Aunque la intención de Pascal no era la de crear un juego de apuestas, su invento contribuyó significativamente a la ruleta moderna a la que juega hoy en día. Décadas después la ruleta fue adoptada como juego de casino. La primera mención a la ruleta fue en 1796, cuando el novelista francés Jaques Lablee la describió en su libro “La Roulette, ou le Jour” que estaba inspirado en un juego que vio en el Palacio Real francés. En ese momento, la ruleta contenía una casilla de doble cero. El cero fue introducido en la ruleta en 1843 por un francés llamado François y Louis Blanc para ofrecer servicios más atractivos y mejores a las personas que visitaban el casino del pueblo de Homburg. En este momento, la ruleta era ya bastante conocida y famosa en Europa, por lo que no tardó mucho en ser conocida en el continente americano. Primero, fue llevada al Nuevo Mundo por inmigrantes franceses y llegó a ser popular en la zona de Nueva Orleans, pero después su fama fue extendida por todo los EE.UU. No obstante, la verdadera revolución de este juego fue durante la segunda mitad del siglo XX, cuando fue asequible para la mayoría de la sociedad. A comienzos de siglo, solo dos ciudades en el mundo tenían casinos con ruletas, concretamente Las Vegas y Montecarlo, pero unas décadas mas tarde, este número creció hasta varios cientos – por no decir miles – de ellos. La popularidad de la ruleta experimentó un aumento sin precedentes en la era de Internet, cuando los casinos online empezaron a aparecer. La ruleta se convirtió en uno de los juegos online más respetados, debido a sus imágenes elegantes, pero también por los reducidos precios que se cobraban por jugar a la ruleta online. A diferencia de los casinos que podamos encontrar en nuestra ciudad, que se centraban o en el cero o en la variante de doble cero, las ruletas online acogen ambas variantes permitiendo a los jugadores la oportunidad de elegir el tipo de jugabilidad. La ruleta online cuenta además con una ‘ventaja’ sobre las ruletas reales, en concreto, los bonos de ruleta ofrecidos por los casinos online. Si se decide a registrarse en una página web de ruleta se dará cuenta que casi todas ‘ofrecen’ dinero gratis tras un primer depósito, un cebo para iniciarte en el vicio. Durante los últimos años, una nueva tendencia ha comenzado a extenderse por los casinos online. Se trata de los juegos de ruleta en vivo que permiten ver un juego real de ruleta, administrados por un repartidor de cartas. Estos programas tan sofisticados permiten dar instrucciones a los miembros del casino en tiempo real y ver la acción a vía webcam. Estos y otros aspectos han convertido a la ruleta online en uno de los juegos más populares, superando a los casinos reales. No hay ningún casino online que no ofrezca juegos de ruleta, y los servicios que ‘ofrecen’ día tras día tienen un mismo y único fin: tu dinero, hasta el último centavo. Cuidado con esta clase de juegos y no dejaos engañar.

Anuncios

LAMBORGHINI COUNTACH: Clásico y deportivo

lamborghini-countachSe trata de un icono de los años 70, que nació en el Salón del Automóvil de Ginebra de 1971, pero la fantasía de Bertone no se hizo realidad hasta 1974. El Lamborghini Countach siguió el camino del bello Miura con su motor central a la vez que intentando evitar cualquier defecto utilizando todo un grupo de nuevas soluciones. El V12 de 4 l ya no estaría en posición transversal sino justo detrás del conductor y delante de las ruedas traseras de ahí la denominación LP400: 4l Longitudinale Posteriore. La leyenda dice que su nombre viene de la impresión que produjo a un ingeniero de Sant´Agata Bolognese cuando lo vio por primera vez y de su expresión de admiración ¡Countach! que generalmente decía a las chicas guapas. Paolo Stanzani, que había trabajado con Dallara y contrató a Massimo Parenti para ayudarle. Los primeros modelos tenían un chasis semimonocasco que pronto se sustituiría por la construcción compleja de un armazón espacioso y tubular cubierto por planchas de aluminio. La mayoría de los elementos de su tren motor eran los mismos que el Miura. Ni qué decir tiene que la maniobrabilidad y la conducción del Countach eran de otro mundo; no sólo fue el coche de serie más rápido del mundo sobre el papel sino también, gracias a la configuración central de su motor y a su fantástico agarre, uno de los coches más explosivos y emocionantes y quizás se puede tener la suerte de ver. El diseñador de Bertone Marcello Gandini basó mucho de la explosividad del Countach en los coches de carreras de los años 60 y en vez de diseñarlo bonito como el Miura buscó acentuar su fiereza. Tenía un frontal corto y achaparrado con faros retractiles escondidos, un parabrisas muy inclinado y rectangular y puertas que se abrían subiendo con las bisagras delante. Con el tiempo se le incorporó un alerón trasero de función más que nada decorativa ya que al ser tan bajo lo había peligro de que se levantara, de hecho sólo añadió peso y aerodinámica. La forma de sus ventanas laterales no aceptaban ningún mecanismo de apertura, así que se dividieron en horizontal pudiéndose sólo abrir la parte superior. Algunos comentaristas de la época dijeron que en caso de accidente los ocupantes las rompieran de una patada para poder salir. El habitáculo de los primeros modelos reflejaba el futurismo de su exterior, pues su volante sólo tenía un brazo y había muchos testigos de alarma delante del conductor. Cuanto más se fabricaba más convencional era su interior, pues dispondría de mucho plástico negro y un gran túnel central. La evolución del Countach empezó con una forma pura de cuña y con el tiempo se vería alterada con retrovisores, alerones, tomas de aire adicionales y extensiones de los pasos de rueda. La ley Federal de Estados Unidos impuso la instalación de parachoques de baja velocidad de modelos avanzados. Hasta 1978 12 fabricaron 23 unidades y entonces llegó el LP400S con un chasis mejorado, una suspensión óptima y los neumáticos más anchos de perfil bajo Pirelli P7 que le daban un mayor agarre que los anteriores Michelin; en consecuencia y a efectos estéticos se tuvo que ensanchar los pasos de rueda. Era una versión más ligera como mayor aerodinámica y menor potencia. Cuando los hermanos Mimran obtuvieron el control de la marca se montó un motor más grande de 4.754 cc V12 el LP500Sque entregaba una potencia de 375 Cv. Años más tarde esta cilindrada aún aumentaría a 5.167 cc. con un cilindro de cuatro válvulas en cabeza para el Countach Quattrovalve que entregaba 455 Cv. y alcanzaba una velocidad máxima de 295 Km/h. En 1990 apareció la versión Aniversario que celebraba los de 25 años de su concepción y dejó de fabricarse ese mismo año.

SCREAM: La máscara de la muerte

ScreamUna obra maestra de Wes Craven que fue estrenada en los EE.UU. el 20 de diciembre de 1996. Producida por Dimension Films, fue protagonizada por Neve Campbell, Courtney Cox y David Arquette. La historia nos sitúa en la ciudad ficticia de Woodsboro, en California, donde un asesino enmascarado provocará el pánico de sus habitantes. Sidney Prescott, interpretada por Neve Campbell,será nuestra protagonista y principal objetivo del asesino, además de sus diferentes compañeros y amigos. No podemos hablar de grandes interpretaciones, aunque sí podemos halagar la labor de Jamie Kennedy o la escena inicial, protagonizada por Drew Barrymore. Fue la primera entrega —de cuatro— que hizo Wes Craven de la exitosa serie de películas clásicas del género slasher, La primera (y la mejor) se puede calificar como un maravilloso homenaje a las películas clásicas del horror film. Como sabéis, en los últimos años esta clase de producciones habían perdido toda su fuerza porque para Hollywood estos guiones auguraban un fracaso imperdonable para con su margen de beneficios. Pero con ‘Scream’ todo cambió. ¿Por qué ver ‘Scream’? Porque la cinta acertó de lleno dedicando constantes guiños a las reglas básicas: “Número uno: nunca puedes tener sexo. El sexo es igual a la muerte. Número dos: nunca puedes beber alcohol o drogarte. Es un pecado. Es la extensión del número uno. Y número tres: nunca, bajo ninguna circunstancia digas, “regreso en un momento” porque nunca regresarás”. Estos diálogos, acompañados por numerosos guiños a otras películas de terror como Viernes 13 o Halloween, consiguen hacer cómplices a los espectadores de lo que están viendo. Para continuar, asegura sustos memorables (por aquel entonces no existía ‘Saw’). Con los años muchos largometrajes se degradan y adquieren un tono ridículo, pero lo curioso de ‘Scream’ es que a día de hoy sigue siendo referente bien para nostálgicos o bien para jóvenes que empiezan a interesarse por este género. Por último es destacable la nueva corriente que nace con ella de matar a personajes famosos nada más comenzar la película en el que se nos presenta la clase de asesino y sus ganas de jugar con las víctimas. Fue asimismo un éxito de taquilla, ya que logró recaudar 173,046,663 dólares a nivel internacional y recibió críticas muy positivas. Convertido en un referente de las películas de terror, Scream es todo un clásico sin duda alguna. Y que buena ocasión para volver a apreciarlo en la noche de Halloween.

LA GUILLOTINA : Una máquina asesina de sangriento legado que hoy es historia

Ahora que se acerca el Halloween resulta adecuado hablar de ella. Ya en una oportunidad tratamos sobre la silla eléctrica y en esta ocasión lo haremos con otro terrible instrumento que estaba destinado a la aplicación de la pena capital por decapitación. Se trata de la guillotina, la cual aunque esté asociada con la Revolución francesa de 1789 durante la cual se empezó a utilizar en Francia, ya se utilizaba en otros países europeos desde el siglo XIII.(Si bien actualmente también se le denomina así a una cuchilla utilizada en las imprentas para cortar papel por presión, no estamos hablando de ella ¿vale?). Su “fama” se debe precisamente al indiscriminado uso que se le dio en Francia, donde el verdugo no tuvo descanso a la hora de cortar cabezas. Y es que con el estallido de la revolución, se propuso en la Asamblea un método de ejecución rápida e indolora para todos los condenados a la pena de muerte. Aprobada ésta, se confió al doctor Antonio Louis de Guillotine el diseño de un aparato capaz de cumplir con estos requisitos. Los mecánicos alemanes Clairin y Schmidt fueron los encargados de construirlo. Este artefacto era una versión modificada de otra utilizado en Italia en el siglo XVI. Se le llamó originalmente louisette.. Por primera vez fue utilizado en abril de 1792 contra Nicolás-Jacques Pelletier. Durante el gobierno del Terror, la louisette fue renombrada como guillotine (guillotina en francés), imitando el nombre del creador. Terrible final para la persona que buscaba una forma honrosa de morir, inmortalizado en una máquina cuyo destino fue totalmente diferente al que se propuso al inicio. Los personajes más importantes que pasaron por la guillotina fueron sin duda los reyes de Francia Luis XVI y María Antonieta. Desde el comienzo, la ejecución mediante este método se convirtió en un espectáculo popular. La estructura de la guillotina estaba pintada de un color rojo vivo y la cuchilla estaba de un color reluciente, todo esto, en un estrado a lo alto para que toda la plaza no se perdiera del acto. Con la puesta en funciones de la guillotina, circuló un rumor que le dio un matiz dramático a esta herramienta de ajusticiamiento. Algunas personas que tuvieron contacto con las cabezas de los ejecutados respondían a ciertos estímulos, e incluso una que otra podía hablar, permaneciendo vivas por unos segundos. Nunca pudo saberse con exactitud si estas afirmaciones estaban científicamente comprobadas o no era más que ilusiones, fantasías o una forma de llamar la atención. Para el siglo XIX, las ejecuciones se habían convertido en un asunto de espectáculo nacional. Todas las mañanas la plaza recibía multitudes para ver quien era el siguiente en morir. Para los ejecutados, la muerte por la guillotina ya pasaba a ser una forma épica de morir. Para evitar que la pena capital deje de ser un acto heroico en lugar de un castigo, se ordenó pintar de color madera bastante oscura los pilares, y de color negro la cuchilla. Así mismo, se quitó la plataforma para que el artefacto se ubicara al ras del suelo. De esta forma la ejecución por la guillotina pasó a ser un acto menos excitante y popular. En el siglo XX el romanticismo de la guillotina había desaparecido. Dejado de ser un espectáculo que congregaba gran público, empezaron las primeras manifestaciones contra esta cruel forma de ejecución. Las cuales se hicieron más contundentes exigiendo su abolición. Así, debido a la presión publica, la guillotina dejó de existir en 1977, cuando el gobierno aprobó la ley que prohibía su uso. Su legado de muerte había durado 185 años. Hoy las que sobreviven son piezas de museo, como un siniestro recordatorio de un pasado que jamás volverá.

EL CINE COMO INSTRUMENTO DE LA PROPAGANDA: Pulgasari, la bestia “Roja”

A través de la historia regímenes totalitarios siempre han tratado de tener bajo su control a poblaciones enteras a los cuales subyugar utilizando para ello todos los medios disponibles de la época, Si en las primeras décadas del Siglo XX fueron la prensa y la radio – a los cuales se agregaron posteriormente el cine y la televisión – en los últimos años para no perder la costumbre, países enemigos de la libertad de expresión como Estados Unidos , hacen todo lo posible para controlar la Internet .los blogs y las redes sociales ,mediante la censura, impulsando para ello infaustas leyes represivas como la indigesta SOPA, que ante la protesta generalizada tuvo que dar un paso atrás, pero aun sigue allí – agazapada – para atacar de nuevo al menor descuido. Pero en pleno siglo XXI existen otros países aislados del mundo exterior que viven prácticamente en la prehistoria, en la cual los medios estatales no se cansan de cantar loas al genocida de turno. Este país se llama Corea del Norte y está gobernada por un demente que tiene bajo su poder arsenales atómicos que son gran peligro para el resto del mundo. Es por ello que se siente seguro y que – a diferencia de lo sucedido en Irak y Libia – sabe que nadie pretenderá derrocarlo y ajusticiarlo como se merece. En este país existía un despreciable criminal llamado Kim Jong Il – “fundador” de la actual dinastía comunista que gobierna ese país – del cual se saben algunas cosas. Que era multimillonario y muy aficionado a comprarse ropa de marca, mientras su pueblo moría de hambre y solo podían comer las hierbas del parques mientras el daba fiestas que duraban días enteros ; un infeliz a quien no le gustaba que le llevaran la contraria; ya que los que hacían acababan muertos o en la cárcel. Pero lo que muchos desconocen es que además el dictador norcoreano estaba loco por el cine: su colección sumaba más de 12.000 títulos de todos los géneros y nacionalidades. De hecho había editado en 1973 un libro de 329 páginas llamado Sobre el arte del cine, en el que exponía un indescifrable batiburrillo de ideas que barruntaban en torno a la creación de una industria socialista del séptimo arte… o algo parecido. Naturalmente y a pesar de sus intentos, Kim Jong Il no tenia ni la más mínima idea de cómo crear esa industria. Y como todo mafioso que se respete hizo secuestrar a un famoso cineasta surcoreano y a su esposa para que bajo pena de muerte realice películas revolucionarias “que glorifiquen al socialismo” Cuando el realizador advirtió que quizás su única oportunidad de vivir para escapar de ese infierno era seguir las instrucciones del sátrapa norcoreano, dirigió dos películas para Kim Jong Il y éste le hizo partícipe del que quería que fuese su legado cinematográfico a sus conciudadanos que sufrían su férrea dictadura: Pulgasari. El argumento, basada en una leyenda popular del s.XIV, contaba la historia de un pequeño ser que después de comerse unos guisantes y crecer hasta convertirse en un monstruo de proporciones bíblicas acababa con sus opresores. Kim Jong Il estaba obsesionado con Godzilla y no soportaba la idea de que los japoneses tuvieran su propio monstruo y él no tuviera ninguno. Así nació Pulgasari, aderezado con miles de extras procedentes del ejército norcoreano, diez trailers llenos de guisantes y carne de ciervo y un equipo de 700 personas que no tenía ni la más mínima noción de lo que estaban haciendo. El producto final – huelga decirlo – fue un disparate ininteligible donde un tío vestido con un indescriptible traje de monstruo destruye una ciudad de plástico: “una alegoría de la energía del marxismo” dicen que afirmó el dictador cuando la vio. Por cierto, Shing y su esposa, los secuestrados, consiguieron escapar de su captor cuando en un festival de cine en Viena lograron despistar a los espías del régimen y buscaron asilo en la embajada americana. Habían pasado ocho años trabajando para el productor más atroz que jamás ha habido sobre la faz de la tierra. Hoy Pulgasari – un esperpento cinematográfico por donde se le mire – es una clara advertencia de lo grotesco a lo que uno puede llegar en su intento de querer controlarlo todo.

MENUDO JUEGO: Conoce el Tetris en su versión “analógica”

Proveniente de una época en que los dinosaurios gobernaban la Tierra, llega este mítico juego que ha enganchado a generaciones y fue el rey absoluto de las consolas y videojuegos portátiles allá en tiempos prehistóricos. Hablamos del Tetris, un videojuego con el que millones de personas llegaron a soñar por las noches, con su incesante lluvia de piezas de colores y formas diversas siempre formadas por cuatro cubos, de ahí su nombre (tetra = cuatro en griego) que había que encajar para eliminar líneas y así evitar acabar con la pantalla llena y rebosante. En realidad el creador del videojuego, el ruso Alexei Pazhitnov, se inspiró en un juego “analógico” que empleaba piezas similares a las que se hicieron universalmente famosas, y eso es lo que te traemos hoy, la posibilidad de jugar al único Tetris que no necesita que lo enchufes y mucho menos pilas. Increíble pero cierto, de paso te puedes ahorrar el consumo en energía. En relación al juego, se trata de deslizar las piezas por los carriles de este soporte y tratar de ganar puntos bloqueando las jugadas de tu oponente. Gana el que más piezas del mismo color es capaz de colocar juntas. No debes olvidar que un dado te indica la forma de la pieza que debes dejar caer y ya dependerá de tu estrategia e intuición elegir el carril por el que la deslizas. Cuando las piezas lleguen al final de la torre, ganará el jugador que más piezas del mismo color haya conseguido conectar. Si la versión digital proporcionó horas y horas de diversión, esta “nueva” presentación seguramente encantará a los amantes de lo retro y les aportará un buen rato de sana competición con un juego que por derecho propio es un clásico, dentro y ahora fuera de las pantallas ¿no lo creen ustedes?

NO TODOS SON COMO TERMINATOR: ¿Por qué los humanos les temen a los robots?

Venga, los hemos visto en infinidad de películas de ciencia ficción, en las cuales los presentan como unos seres malvados que tienen la misión de destruir a la raza humana. Y es que si algo nos han enseñado de un manera completamente distorsionada, es que algún día la humanidad deberá enfrentar y destruir la creciente “amenaza” de los robots. Desde los clásicos como Terminator y Blade Runner hasta Transformers y Star Trek, los robots están en camino y el inminente Apocalipsis nos pisa los talones. Al menos eso es lo que Hollywood quisiera hacernos creer. “El problema con las herramientas – que es lo que son en realidad los robots – es que nos hacemos dependientes de ellas” afirma el ingeniero robótico Daniel H Wilson, cuya nueva novela Robopocalypse está siendo adaptada para llevarla al cine dirigida por Steven Spielberg. “Eso da miedo, así que contemplamos los escenarios catastróficos que podrían llegar por depender demasiado de aquellas herramientas. Si bien es cierto que podrían fallar algún día, eso no significa que sean malévolas o inmorales o que tengan un sesgo ético” agrega muy seguro de si. ¿Pero de dónde viene la idea de que los robots son malignos? “Los robots eran íconos de la cultura pop incluso antes de que existieran. Eran criaturas espaciales y monstruos. Cuando los robots realmente comenzaron a existir, ya tenían esta imagen completamente establecida, que no se basa en la realidad pero que hemos crecido con ella desde entonces” puntualizó. Y es que con los robots cada vez más avanzados hoy en día, ¿hay una línea en la que un error podría convertirse en un ataque malicioso estallando una “rebelión de la máquinas” que tenga como objetivo tomar el poder, exterminando y/o esclavizando a los seres humanos? No es posible, ya que los robots en realidad son solo un montón de metal y silicio. No tienen un plan malévolo para conquistar la Tierra y esto es lo que los diferencia de lo que nos muestra las películas de ciencia-ficción. Es por ello que no deberíamos temer a los robots. Por el contrario, cualquier nueva habilidad que ganen estas criaturas es un triunfo de la ciencia ya que poder contar con unas máquinas increíblemente capaces de viajar a lugares inimaginables a los que ningún hombre puede llegar – como el fondo del océano o el universo infinito – sólo puede ser algo bueno para la humanidad ¿no os parece?

A %d blogueros les gusta esto: