Posts Tagged ‘ Hollywood ’

¡SCOOB!: Scooby Doo regresa a sus orígenes

SCOOBWarner Bros. Pictures acaba de lanzar el tráiler final de ¡Scoob!, la película animada que revela cómo se conocieron Scooby y Shaggy, y cómo se unieron con Fred, Velma y Daphne para formar Mystery Inc. en la que se puede ver más acción que nunca. Creados en 1969, los personajes han aparecido en varias películas animadas directas a video, diversos crossovers de dibujos animados y en dos películas escritas por James Gunn. Sin embargo, y aunque parezca mentira, estamos ante el primer largometraje animado de Scooby-Doo diseñado para un estreno en cines. Pero lo mejor de todo es que podría ser el lanzamiento de un universo cinematográfico animado de Hanna-Barbera si la taquilla funciona. Dirigida por Tony Cervone, ¡Scoob! cuenta cómo Scooby-Doo y sus amigos han de hacer frente a una amenaza que está relacionada con un perro fantasma conocido por el nombre de Cerberus. Mientras compiten para detener este “perrocalipsis” global, sus pesquisas les llevarán a descubrir el legado de Scooby y su destino dentro de este mundo. La historia se inicia con Shaggy y Scooby preparándose para ver una película, obviamente con una gran pila de comida como aperitivo. En eso, el popular perro asegura “Ya es tiempo de que hagamos una película” y su entrañable amigo le contesta “Buena idea, Scoob, pero primero necesitamos el tráiler”. Luego nos trasladan al pasado, en una época donde los protagonistas eran mucho más jóvenes. Ahí aparece un pequeño Scooby pidiendo a Shaggy un poco de comida, cuando un policía se entromete y dice “este perro callejero se viene conmigo”, pero mienten y engañan al oficial. Más tarde, en un Halloween, por fin se junta toda la pandilla, pero al momento de tocar un timbre para pedir dulces, un fantasma aparece. Ese misterio parece ser el primero que resuelven y deciden formar el equipo. Sin embargo, ese no es el final de todo, ya que regresamos al presente donde Shaggy y Scooby son secuestrados por unos extraterrestres. La única esperanza es que los demás resuelvan su desaparición. Como sabéis, Scooby-Doo es una franquicia que se basa sobre una popular serie de televisión animada estadounidense producida por Hanna-Barbera Productions en algunas versiones desde su estreno por la cadena CBS en 1969, hasta en la actualidad. Su gran éxito radica en que a que a pesar de ser una serie de misterio y dirigido al público infantil, nunca tuvo un alto grado de violencia y hacía mantener a la audiencia entretenida con su humor y personajes divertidos. Cuenta con nada más y nada menos que 30 películas animadas y especiales de televisión; y cuatro películas live-action. El primer show y el comienzo de la gran franquicia, fue transmitido por la cadena CBS cada sábado por la mañana, llegando así a ser la serie más vista y amada por todos los televidentes. Otro de los grandes atractivos de ¡Scoob! es que en ella aparecerán otros míticos personajes creados por Hanna-Barbera. Esperemos que el guión firmado por Matt Lieberman haya sabido sacarle partido y no convertirlo en una sucesión de cameos sin demasiado sentido. Con las voces de Kiersey Clemons, Zac Efron, Will Forte, Jason Isaacs, Ken Jeong, Tracy Morgan y Amanda Seyfried, ¡Scoob! promete ser el acontecimiento del año para los nostálgicos.

THE BLOB: El terror no tiene forma (1958)

THE BLOBEste film de 1958 presenta un gigantesco alien similar a una ameba que aterroriza la pequeña comunidad de Downingtown, Pensilvania. Antes de ser la estrella de esta película, que se hizo famosa en los autocinemas, Steve McQueen se hizo famoso con la serie de TV Wanted: Dead or Alive. Hoy, este film es uno de los filmes referentes de sci-fi/terror de los años 50estadounidenses. Su director, Irvin S. Yeaworth Jr., abordó esta historia de ciencia ficción y terror, producida por Paramount Pictures, para dar vida a una masa amorfa que llega del espacio para consumir a todos los que cruzan en su camino. Y cada vez que se alimenta, aumenta de tamaño de forma espectacular, poniendo en peligro a todo aquel que se cruza en su camino. Dos adolescentes, Steve Andrews y Jane Martin, conduciendo un coche buscan el lugar donde cayó el meteorito. Mientras, un campesino había oído el choque del meteorito cerca de su casa. Sale para ver y encuentra el objeto, al que empuja con un palo. La roca se abre dejando ver una pequeña masa de material viscoso dentro. Esta “mancha”, que es en realidad una criatura viviente, se aferra a la mano del viejo. Éste sale corriendo hasta la carretera, donde es atropellado por Steve. Los jóvenes lo llevan hasta la oficina de un doctor y regresan al lugar de los hechos para ver si encuentran a alguien que les pueda ayudar, luego de un encuentro con los amigos de Steve y la policía. Allí encuentran al perro del anciano. Mientras tanto, la criatura absorbe al viejo por completo y luego a la enfermera y al mismo doctor. Los jóvenes llegan justo para ver cómo la Mancha consume al doctor. Los chicos llaman a la policía, pero éstos no encuentran rastros del doctor ni de la criatura, y, sin creer la historia de Steve, mandan a los jóvenes a sus casas. Steve y Jane se escapan inadvertidamente y buscan a los amigos de Steve que están en un show de terror y empiezan a advertir a la gente del monstruo. Mientras, la Mancha ya devoró a un mecánico. Steve y Jane llegan a la tienda del señor Andrews y descubren que la Mancha mató al vendedor. Cuando ésta los ataca, se esconden en un frigorífico y, por alguna razón, la Mancha no entra allí y se va. Cuando salen de la tienda se encuentran con los demás chicos y logran hacer sonar las alarmas de incendio y ataque aéreo. Entretanto, la Mancha entra al Colonial Theatre, devora al hombre de la proyección y ataca al público. La gente escapa del cine y, junto a ellos, una gigantesca Mancha. Ésta persigue a Steve, Jane y su hermanito menor hasta el restaurante local. Allí, junto al dueño, se esconden en el sótano y quedan atrapados en él. Hasta entonces todos en el pueblo se han vuelto conscientes del peligro y tratan de matar a la criatura tirándole un cable de alto voltaje eléctrico. No funciona y crean en vez de eso un incendio en el restaurante. Cuando intentan apagar ese incendio con extintores, Steve se da cuenta de que la Mancha no resiste el frío, lo que le obligó a no entrar en el frigorífico anteriormente. Informan de esto al oficial de policía y éste ordena al pueblo tomar todos los extintores y rociar CO2 sobre la bestia. El pueblo lo hace y finalmente terminan por congelarla dejándola inofensiva. La película termina con el envío de la Mancha al Ártico encerrada en una caja por parte del gobierno, que ha sido informado sobre lo ocurrido y que es consciente, que solo allí estará congelada para siempre (el título “The End” se transforma en un signo de interrogación, sugiriendo una secuela.) En 1988, una nueva versión fue hecha bajo el mismo título, en la cual la masa es un proyecto secreto del gobierno que sale mal.

THE THING FROM ANOTHER WORLD: Un enigma de otro mundo (1951)

THE THING FROM ANOTHER WORLD“En 1949, un objeto desconocido impacta sobre la Tierra, quedando enterrado dentro de un enorme bloque de hielo en Alaska. El capitán Patrick Hendry vuela hasta allí con su tripulación y conoce al doctor Arthur Carrington y su equipo de científicos, a quienes deben trasladar hasta el lugar de la colisión. Una vez allí descubren una nave alienígena, que deben sacar del hielo utilizando explosivos. Desgraciadamente, con las explosiones el aparato sufre daños irreparables y queda casi destruido. Pero los científicos logran rescatar una extraña criatura que, cuando recobra la vida, ataca a los perros de la expedición. Carrington descubre que se trata de una forma de vida vegetal capaz de reproducirse como las plantas. El valor del descubrimiento no se pone en duda, pero Hendry está más preocupado por la posibilidad de que el ser escape de su control y se propague por la Tierra”. Este es el argumento de ‘The Thing from Another World’ (La Cosa: El enigma de otro mundo) una película estadounidense de ciencia ficción dirigida en 1951 por Christian Nyby y Howard Hawks, basado en el relato de John W. Campbell titulado Who Goes There?. En la obra original, el ser extraterrestre puede adoptar forma humana. Surge, entonces entre los exploradores la duda de si aquel que tienen al lado es o no quien parece ser. La desconfianza mina al grupo y entre todos deben buscar formas de poder determinar quién es o no es humano. Con unos modestos efectos especiales y un reparto de segunda, este filme se ha convertido en uno de los paradigmas del terror y de la ciencia ficción. Su fórmula, además de aguantar muy bien el paso del tiempo, ha sido copiada en muchas ocasiones y ha influido a todo el cine que ha venido posteriormente. Debe ubicarse dentro de la proliferación de filmes de monstruos con intenciones destructivas propios de los años 50, y que son el reflejo de una época en que empezaba a temerse la energía nuclear. Cabe recordar que en 1982 John Carpenter hizo con cierto éxito un “remake” del la cinta original basada en la misma historia de John Campbell y del cual ya nos ocupamos en su oportunidad. Este otro filme de culto contaba la historia de un visitante hostil procedente de otro planeta que es detectado por un radar situado en el ártico. Unos exploradores acaban encontrando una nave alienígena ocupada por un extraterrestre que comienza a atacar a los humanos (al estilo de la criatura de “Alien, el octavo pasajero”) que no tenían adonde huir ni esconderse. Como podéis imaginar, el terror estaba asegurado en uno de los rincones más inhóspitos de planeta.

THE FLY (1958): Algunos experimentos pueden ser muy peligrosos

THE FLYThe Fly (La mosca) es una película de ciencia ficción y terror estadounidense de 1958, dirigida por Kurt Neumann, protagonizada por David Hedison, Patricia Owens y Vincent Price. El guion estuvo a cargo de James Clavell, quien se basó en una historia corta de George Langelaan. Sucede que un científico Andre Delambre (David Hedison) es encontrado muerto, con su cabeza y brazo aplastados por una prensa hidráulica. Aunque su esposa Helene (Patricia Owens) confiesa haber cometido el crimen, se niega a decir los motivos que la llevaron a hacerlo, y presenta una extraña obsesión con las moscas, particularmente con una de cabeza blanca. El hermano de Andre, Francois (Vincent Price), miente y le dice que atrapó a la mosca, ante lo cual Helene narra las circunstancias que rodean la muerte de su marido. En el laboratorio, Andre estaba trabajando en una máquina que teletransporta materia, la cual funciona desintegrando un objeto y transportando sus átomos a la velocidad de la luz hasta una cámara receptora. Al comienzo experimenta con objetos inanimados, pero luego utiliza seres vivos, como el gato de la casa y un conejillo de Indias. Helene, que está preocupada del hermetismo de su marido, bajo al laboratorio para ver cómo estaba. Sin embargo, lo encuentra con la cabeza cubierta por una tela negra y con una de sus manos deformes. Andre, quien solo se puede comunicar a través de notas escritas, le explica a Helene que al intentar teletransportarse a sí mismo, una mosca entró al desintegrador junto a él, lo cual provocó que sus átomos se mezclaran. Es por eso que deben encontrar la mosca para ponerlos nuevamente en la máquina y volver a su estado original. Tras varios intentos fallidos por atrapar la mosca, este escapa al jardín. Helene le cuenta a Andre lo ocurrido y su marido le entrega una nota en la cual le explica que debe destruir todas las evidencias del experimento, incluso a él mismo, debido a lo peligroso del asunto. Helene se rehúsa a hacerlo y le propone a Andre intentar nuevamente teletransportarse, sin la mosca, para ver si vuelve a la normalidad. Sin embargo, no funciona, y Helene ve finalmente la cara de su marido, la cual se asemejaba a la de una mosca gigante. Al ver esto, la mujer se desmaya, mientras Andre comienza a destruir el laboratorio y quema sus apuntes. Temiendo que la mente de la mosca controle completamente su cerebro, Andre convence a su esposa de acabar con su vida utilizando una prensa hidráulica. Al llegar a la fábrica, el científico configura la máquina y le pide a Helene que presione el botón que bajará la prensa.Tras escuchar la historia, Charas (Herbert Marshall), el inspector encargado del caso, declara a Helene demente y decide culparla por el asesinato de Andre. Mientras los enfermeros llegan a la casa para llevarse a la mujer, Phillipe, hijo de Andre, le dice a Francois que vio a la mosca de cabeza blanca atrapada en una telaraña en el jardín. Francois convence al inspector de ir al jardín, y encuentran a la mosca, que tiene la cabeza y unos de los brazos de Andre, a punto de ser comida por una araña. Antes de que eso suceda, el inspector aplasta la telaraña con una piedra. Convencido de la veracidad de la historia, y dudando que otras personas lo fueran a creer, el inspector decide mentir sobre los hechos del caso, dejando así en libertad a Helene bajo el argumento que Andre se suicidó y que su mujer, chocada por ello, solo perdió temporalmente el juicio por ello. Desde entonces Francois cuida de Helene y de su hijo, que quiere ser como su padre. La película obtuvo una buena respuesta por parte de la crítica cinematográfica. Howard Thompson de The New York Times (que la incluyó entre las 1.000 mejores películas de la historia) se refirió a ella como “una película, ordenada e incluso sin pretensiones, que aumenta la tensión casi a través de la simple sugerencia”. La revista Variety, por su parte, destacó el suspenso y “credibilidad inusual” de la cinta. En 1959 se estrenó una secuela, con el título Return of the Fly y en 1986 se hizo un remake con el titulo original, dirigido por David Cronenberg y protagonizado por Jeff Goldblum y Geena Davis.

PLAN 9 FROM OUTER SPACE: Un desastre en todo sentido (1956)

PLAN 9 FROM OUTER SPACEConsiderada por los críticos como una de las peores películas jamás filmadas, Plan 9 from Outer Space (Plan 9 del espacio exterior) fue una cinta de ciencia ficción dirigida por el director Edward D. Wood Jr. con un presupuesto limitado de 60.000 dólares. A pesar de haber sido un absoluto fracaso de crítica y taquilla al momento de su estreno, hoy es considerada por algunos como “una película de culto” dentro de los géneros de la ciencia-ficción y el horror, aunque hay quienes no comparten esa opinión. Para el rodaje de esta película Ed Wood volvió a contar con el elenco de intérpretes habitual en cada uno de sus trabajos, tales como el luchador sueco Tor Johnson, Mona McKinnon, Paul Marco y John Breckinridge. Durante la cinta se pueden ver momentos en los que aparece el famoso actor húngaro (aunque por aquella época ya en el olvido) Béla Lugosi, gran amigo del director, que murió antes del rodaje de la película. Como homenaje al actor, Ed Wood decidió incorporar en la película escenas grabadas en los últimos meses de vida de Lugosi en casa de Tor Johnson donde se le puede ver recogiendo flores, así como en una serie de escenas en el cementerio, acercándose a la cámara para extender melodramáticamente su capa de Drácula. Pese a que estas escenas no tenían nada que ver con el argumento de la película, Ed Wood las incluyó igual a modo de homenaje. Para sustituir a Lugosi en el resto de las escenas, Ed Wood contrató a Thomas R. Mason, el quiropráctico de su esposa. Y para evitar que el público se diera cuenta de que no era Lugosi, Mason debía taparse el rostro con su capa. Fue el primer film del llamado subgénero Z (un derivado del cine B, caracterizado por presupuestos miserables y guiones irrisorios). Según Wood, ‘Plan 9 from Outer Space’ iba a ser un film épico, cuyo argumento utilizaría elementos de la ciencia ficción como la existencia de civilizaciones extraterrestres y el miedo atómico, dos temas muy populares en la época. Todo ello combinado con el horror gótico, un género del cine que había experimentado gran popularidad en las décadas del 30’ y 40’, pero que en ese momento se encontraba en total declive. Según el disparatado argumento de la película, unos extraterrestres ponen en marcha ‘el Plan 9’ para convertir a los cadáveres en zombis asesinos. La razón es que los humanos ponen en peligro el equilibrio de la galaxia con sus invenciones bélicas, concretamente con la bomba atómica y la “solaronita”, un explosivo todavía no inventado capaz de destruir el sol y el resto de la galaxia. La cinta, mostraba a una joven pareja que se iba a vivir cerca de un cementerio, donde era testigo de extraños sucesos, producidos por la raza alienígena que pretendía invadir la tierra y, con tal propósito, comenzaba resucitando a los muertos para formar con ellos un ejército, mientras la policía de Los Ángeles intentaba investigar todo lo que estaba ocurriendo. La película se rodaría íntegramente entre el 11 de agosto y el 5 de septiembre de 1956, en los Quality Studios en Hollywood, Los Ángeles, California, mientras que algunos de los planos de exteriores se filmaron en San Fernando, California. Y como ya casi no había presupuesto para los efectos especiales, Ed Wood debió ingeniárselas con lo que había. Por ello, en la icónica escena de los platillos voladores sobrevolando la ciudad de Los Ángeles, Wood utilizó unos kits de platillos de juguetes colgados de unos hilos, que no fueron disimulados y que todavía pueden verse en la edición final de la cinta. La escasez de medios se palpaba en varios fotogramas de la cinta, como puede verse en la cabina de la nave espacial, que estaba hecha de cartulina, mientras que las cruces y lápidas del cementerio eran de papel cartón. Ed Wood llegó a utilizar una cortina de baño, que aparece como la “puerta” de la cabina de los pilotos de un avión y de la nave de los extraterrestres y como tela para envolver una bomba. En la escena de la estación espacial, en tanto, pueden apreciarse un gran número de aparatos electrónicos baratos, entre los que destaca una señal luminosa que había sido robada de una obra el día anterior de la filmación. En la edición final, Wood utilizaría incluso filmaciones de otras películas, como el mapa de los EE.UU. del Pentagóno, que fue sacado de la película “Bagdag after midnight” (1954), mientras que la escena en que los militares disparan contra los platillos voladores fue sacada de los archivos del ejército americano. Estrenada en el teatro Carlton de Los Ángeles el 15 de marzo de 1957 bajo el nombre de “Grave Diggers from Outer Space” (“Los excavadores de tumbas del espacio exterior”), resulto ser un absoluto fracaso. Dos años después, en 1959, la Corporación de Distribuidores de América (D.C.A), recuperó la película bajo el nombre de “Plan 9 from Outer Space” y la proyectó en numerosos cines de lis EE.UU. como parte de programas dobles. Destrozada por la crítica, casi nadie acudía a verla y los productores jamás recuperaron su inversión. Posteriormente vendida a la televisión, se exhibió sin pena ni gloria hasta 1980, cuando luego de ser catalogada por el libro “The Golden Turkey awards” como la peor película de la historia, adquirió alguna notoriedad y despertó la curiosidad del público por ver semejante esperpento fílmico. Ed Wood, moriría en 1978, enfermo, alcoholizado y arruinado por completo, aunque siempre manifestó que esta cinta era motivo para él “de orgullo y alegría”. Mejor lo dejamos ahí ¿vale?

THEM!: La Humanidad en peligro (1954)

THEM!Como sabéis, hay películas que quedan en el subconsciente cuando se ven. Es el caso de la película que nos ocupa, filmada en 1954, dirigida por Gordon Douglas y protagonizada por James Whitmore y Edmund Gwenn, con Warner Bros detrás de la producción, cuenta las consecuencias inesperadas de unas pruebas atómicas realizadas por el Ejército en un desierto del suroeste de los Estados Unidos. Como resultado de las radiaciones, las hormigas sufren una mutación que las hace crecer hasta alcanzar gigantescas dimensiones, convirtiéndose en una importante amenaza para las ciudades más cercanas, por lo que un grupo de científicos y militares intentará impedir el desastre. Cualquier devorador de cine, que la haya visto guardará en su cerebro imágenes de la misma aunque no recuerde su título. Pese al recelo de los estudios Warner, que recortaron el presupuesto por miedo a que no funcionase en taquilla -craso error-, la película es prácticamente impecable y sus fallos, de los que no carece, no hacen sino agrandar el conjunto. Así, se pueden encontrar fallos menores: el equipo visible en algunas escenas y fallos del script o de continuidad. El guión es bastante sólido. Incluso cuando parece que vas a pillarles en una tontería la aclaran a los dos segundos dejándote con un palmo de narices. Pese a eso, se encuentran varias cosas dignas de ser discutidas. 1.- El azúcar. Que las hormigas gigantes se hayan vuelto carnívoras por la falta de su alimento habitual pase, pero que sigan buscando azúcar una vez cambian de hábitos no deja de ser absurdo, más aún en la primera secuencia en la que aparece un ataque, con los azucarillos desparramados por la encima de la caravana. Que unas hormigas gigantes “roben” 40 toneladas de azúcar de un vagón de tren, bueno, es una cantidad propia de su tamaño, pero ¿azucarillos? ¿Se estarían tomando un café en ese momento y no necesitaban más? 2.- El tiempo. No se relata muy bien cómo transcurre el tiempo entre que se crea el primer hormiguero, se encuentra y se destruye, pero la mayor confusión se produce con el hormiguero de Los Ángeles. Se supone que hace dos meses que han descubierto el hormiguero de New Méjico y cuando van a ver a Jensen al hospital, éste les dice que lleva unos 5 meses viendo a las hormigas saliendo de los sumideros. Si cuando destruyen la colonia de New Méjico las nuevas reinas acaban de marcharse, ¿dónde quedan los 3 meses restantes? 3.- Las huellas. El descubrimiento de una huella en la arena, en mitad de un desierto en el que el viento se mueve más que los precios, es del todo sospechoso. Si se asume que se puede encontrar una huella, ¿por qué no se encuentra el resto de ellas? ¡Oiga, que tienen seis patas, que tiene que haber huellas para dar y regalar! ¿Por qué el viento borra todas menos una? ¿Iba la hormiga saltando sobre una sola pata de aquí para allá? ¿Algún capullo gigante le fue quitando patas para ver si seguía andando sólo con una? Y si esto es un poco extraño, lo de hacer un molde de escayola con una huella en la arena…vamos. 4.- El asalto a la colonia de New Méjico. El Dr. Harold Medford explica que las hormigas construyen sus hormigueros con cavidades o desagües para evitar las inundaciones; sin embargo, lo primero que propone ee inundar el hormiguero. Afortunadamente no hay agua suficiente para hacerlo. Y llegamos al aspecto visual de la película, que es donde se peca de una inocencia sin igual probablemente motivada por los recortes de presupuesto de la Warner. Las hormigas gigantes parecen haber sido diseñadas, en parte, por Jim Henson. De hecho los pelos de las hormigas son más peluche que otra cosa. Pero hay algo que chirría más que eso: la rapidez de los insectos. Teniendo en cuenta que las hormigas son bastante rápidas para su tamaño, ver cómo se están más quietas que un pedrusco en mitad de un monte es un poco aberrante. A pesar de estas objeciones que se le pueden hacer, ‘Them! La Humanidad en peligro’ es un clásico del mundo post apocalíptico que nos relata los miedos ocasionados por la llegada de la era nuclear y las consecuencias que ello acarrearía a nuestro planeta. Se trata de película sencilla, sin grandes pretensiones, pero muy bien estructurada, dirigida e interpretada, que de haber contado con un presupuesto mejor, en contra a la opinión de la Warner -que acabó ganando 2.200.000 dólares- y que a pesar de sus limitaciones, estuvo nominado al Oscar a los Mejores efectos especiales en 1954, podría haberse convertido en una de las mejores películas de ciencia ficción de la Historia.

MY BLOODY VALENTINE (1981): Caras vemos, corazones no sabemos

MY BLOODY VALENTINEDurante el día de San Valentin de 1961, se produce un accidente en una mina de Canadá, dejando varios muertos. Sin embargo, sólo uno de ellos sobrevivió, Harry Warden, según relata una leyenda local. 20 años después, el alcalde decide volver a celebrarlo el 14 de febrero, que no se había repetido desde aquel trágico suceso. Al dar a conocer la noticia, algunos habitantes comienzan a recibir unos extraños paquetes que contenían corazones humanos. Ese es el argumento de la cinta canadiense My Bloddy Valentine (Sangriento San Valentin) realizado en 1981 y que participa del ya hoy famoso recurso de ambientar las matanzas del asesino en una festividad específica (en este caso el Día de San Valentín) y su desarrollo es bastante arquetípico, si bien con algunas ligeras diferencias. La película, para empezar, desecha el acostumbrado rollo adolescente para incluir un elenco de jóvenes adultos pueblerinos en un ambiente bastante logrado. Los integrantes del elenco realmente se sienten como gente de pueblo, y para variar la película está dotada de un argumento interesante y no es simplemente una concatenación de escenas violentas entrelazadas con diálogos. Realmente hay una historia detrás de lo que ocurre y es algo que se agradece. Al igual que en la mayoría de estas películas, casi todas las muertes ocurren en una misma noche, cuando el silente asesino vestido de minero y con pica al hombro se dedica a despachar a todos aquellos que cometen el error de celebrar el día de los enamorados. Los personajes (cosa rara en este tipo de producciones) son agradables y tienen un carisma más allá de servir de mero pasto para las apetencias sangrientas del público. El clímax transcurrido en la mina está muy bien realizado, y es de hecho una de las mejores secuencias de la película al mantenerse dentro de los límites de lo verosímil: aquí los personajes no se enfrentan al asesino más que lo estrictamente necesario para poder huir. La revelación final, si bien un tanto predecible y tirada de los pelos, es al menos lo suficientemente discreta para no chirriar demasiado, y la película incluso se permite el lujo de dejar abierta la posibilidad de una continuación que por supuesto nunca llegó. Su principal inconveniente sin embargo, tiene que ver con un problema común en la mayoría de estas películas producidas durante dicha década, y es que el sistema de censura realizó severos cortes a la cinta omitiendo la mayoría de las escenas de violencia que mostraban, entre otras cosas, el sobresaliente trabajo del creador de efectos especiales Tom Hoerber, sin los cuales la película pierde gran parte de su fuerza. De haber lanzado la película tal como se había realizado, hubiese tenido un impacto mucho mayor y sería recordada hoy en día como un clásico entre las cintas de terror de aquella década. Sin embargo, un remake en 3-D producido en el 2009 trajo la feliz consecuencia de que Lionsgate adquiriera los derechos de la cinta original y sacara una edición “Unrated” en la que recupera todas las grandes escenas gore que originalmente tuvieron que ser eliminadas para su lanzamiento. Esta edición, en el caso de que podáis haceros con ella, es absolutamente recomendable y eleva My Bloody Valentine a la categoría de uno de los pocos slashers ochenteros fuera de las sagas más populares (es decir, aquellas con máscara de hockey o guante de cuchillas) que realmente valen la pena.

A %d blogueros les gusta esto: