Posts Tagged ‘ Fotografía ’

OLYMPUS OM-D E-M10 MARK III: Calidad y estilo en una cámara realmente asequible

Olympus OM-D E-M10 Mark IIIHace unos días fue presentada oficialmente la Olympus OM-D E-M10 Mark III. Una tercera generación ya, para la más pequeña y asequible de las OM-D del fabricante japonés. Como vimos hacían hincapié en su concepción como una ideal cámara de viajes. Es pequeña, ligera, versátil y, ahora, incorpora la última tecnología de Olympus. En definitiva, una actualización que viene a añadir detalles para seguir siendo una cámara muy competitiva dentro del mercado de las cámaras sin espejo, en concreto, dentro de una gama con muchos rivales. En cuanto a su diseño y ergonomía, es quizás donde menos diferencias vamos a encontrar con respecto a la generación anterior. Sigue manteniendo su aspecto retro, con un buen diseño, destacando su palanca de encendido o el dial de modos, que ahora es más grande. El resto de controles mantienen su ubicación, pero cambiando algún detalle mínimo en el diseño. Pero, en general, su peso (solo 362 g) y tamaño es muy comedido y se convierte en una cámara muy cómoda para llevar siempre encima. A los amantes de las cámaras sólidas y contundentes quizás les parezca algo frágil, pero lo cierto es que no da esa sensación, porque la construcción es sólida, solo que el peso es liviano. En las manos la cámara también es cómoda a pesar de su reducido tamaño y mantiene un pequeño saliente para apoyar el pulgar y que sea cómodo su manejo con una mano. Los botones sí que son algo pequeños, pero es el precio a pagar para una cámara de reducidas dimensiones y muy completa, con controles para los más exigentes. La pantalla abatible y táctil es cómoda, se ve bien y cumple su función. Igual que el visor electrónico. Un acabado muy correcto. Los menús son otro asunto, ya que al tratarse de una cámara pensada para un público más casual y menos avanzado, las opciones son sencillas. A pesar de todo, permite mucha personalización, lo que es de agradecer. Asimismo, tiene un sistema de estabilización potente, que funciona realmente bien y que no debería quedar en segundo plano porque permite trabajar en situaciones de poca luz con resultados estupendos. De hecho, si usamos el objetivo del kit habitual no encontraremos una luminosidad muy excesiva, por lo que podríamos perder muchas opciones en escenas nocturnas, interiores y con poca luz, pero gracias a su gran estabilizador podemos obtener fotos a pulso y compensar la falta de grandes aperturas No llega al nivel de su hermana mayor la E-M1 Mark II, pero sigue siendo un estabilizador muy notable. Al igual que para la grabación de vídeo resulta de gran ayuda para tomas en movimiento reduciendo las vibraciones. Otra de las mejoras que incorpora este modelo es el nuevo sistema de autoenfoque con 121 áreas por contraste. Esto hace que la captura en diferentes situaciones sea acertada, logrando un enfoque exacto y veloz (especialmente en escenas más estáticas). Además, podemos añadir la ventaja de utilizar la pantalla táctil para tal menester, lo que hace que tengamos un punto de precisión más controlada en caso de escenas complejas o de bajo contraste (aunque también podemos mover el punto de enfoque utilizando únicamente el visor). Las opciones de prioridad de enfoque a caras y detección de ojos también se han mejorado, y ahora permite mayor precisión cuando el sujeto está en movimiento. Si bien no es una maravilla, se agradece esta posibilidad para salvar escenas de acción. Por no olvidarnos de su velocidad de ráfaga de disparo que alcanza 8,6 fps, lo que resulta una gran prestación para una cámara así. En cuanto a la calidad de imagen, realmente podemos destacar que parece mejorar a su generación anterior. Se aprecian unos resultados más notables, con una correcta reproducción de color, buen contraste y un gestión del ruido y del rango dinámico algo más limitada pero en la línea de su segmento. No podemos olvidarnos que posee conectividad Wi-Fi y a un precio es muy accesible, por lo que se trata de una cámara que quiere liderar este segmento tan competitivo. En suma, se trata de un modelo muy completo, versátil y ligero perfecto para fotografiar de todo y en todo momento

Anuncios

POLAROID ONESTEP 2: El resurgimiento de un clásico

Polaroid OneStep 2Si eres de los que sienten especial debilidad por los productos tecnológicos con reminiscencias vintage, esto es para ti. Sucede que Polaroid cumple 80 años y para celebrarlo, ha decidido presentar la que será la sucesora de la inolvidable OneStep, una cámara que vio la luz en 1977 y que se ha convertido en icono de la marca y de la fotografía instantánea. El nombre de la nueva máquina no es otro que OneStep 2, y, en palabras de la propia compañía, se trata de “una cámara analógica instantánea para tiempos modernos”. Pero este regreso no se lo debemos a Polaroid en sí, sino a ‘The Impossible Project’, una iniciativa que arrancó en el 2008 con el objetivo de traer de regreso toda la gloria retro de las fotos Polaroid. Hoy finalmente lo han conseguido. ‘The Impossible Project’ da el siguiente paso, el más importante en su historia, al haber conseguido autorización para usar la marca ‘Polaroid’ en sus productos, por lo que desde hoy cambian de nombre a ‘Polaroid Originals’, que será una compañía centrada exclusivamente en fotografía instantánea tanto para la fabricación de película para viejas Polaroid, como para lanzar nuevas cámaras. La primera de esta serie es la OneStep 2, que rinde homenaje a aquella mítica OneStep de 1977. Para quien no lo recuerde, ‘The Impossible Project’ adquirió la última fabrica de Polaroid, donde se dedicaron a fabricar película descontinuada para aquellos entusiastas que aún conservan una de estas cámaras. En 2016, esta nueva compañía de apasionados a la foto instantánea lanzó la I-1, una cámara de 300 dólares que adoptaba muchos elementos de Polaroid con nuevos detalles que la ponían al día en pleno siglo XXI, la cual se basa en la vieja película ‘Polaroid 600 film’, que ellos siguen fabricando. Ahora, al convertirse en los responsables de traer a la vida la famosa marca, presentaron a la OneStep 2 que busca ser una especie de continuación a la famosa cámara de 1977 al respetar en gran parte sus líneas de diseño, el color crema de la carcasa, el gran botón color rojo para el obturador y por supuesto la franja de colores al frente. De entre las novedades que la diferencian de la original encontraremos una hilera superior de LEDs que nos dirá cuántas fotos nos quedan, así como un visor de mayor tamaño. Esta nueva OneStep 2 también incorpora una batería de 1100 mAh que según la compañía nos ofrecerá hasta 60 días de autonomía y la cual se puede recargar vía USB. Su peso es de 460 gramos, cuenta con una lente de 0,6m con un alcance focal de 106 mm y un campo de visión de 40 grados. Será compatible con película especial ‘i-Type’ y ‘Polaroid 600 film’. La película i-Type ha sido creada específicamente para esta cámara y está optimizada para tener mayor tiempo de vida y mejores colores. Esta película incluye ocho disparos y no será compatible con viejas cámaras Polaroid, esto principalmente porque no incluye la batería que necesitan estas cámaras retro. La OneStep 2 está disponible en colores negro y crema, y ya se puede reservar por sólo 119,99 euros con entregas programadas para el 16 de octubre. Por otro lado, los precios de los cartuchos Polaroid varían entre los 15,99 euros del de color a los 15,99 de los de blanco y negro, también hay un pack de tres cartuchos (dos de color y uno de blanco y negro) por 45,99 euros.

FUJIFILM X100F: Simplemente hecho a tu medida

Fujifilm X100FMucho ha llovido desde el lanzamiento de la primera Fujifilm X100 y varios los modelos que han venido después y que no han defraudado a nadie, tanto por las prestaciones nativas que ofrecía como por las que se implementaban en las sucesivas actualizaciones de la marca. Te contamos cómo es la nueva Fujifilm X100F y sabemos que te va a gustar porque viene en estilo retro. El nuevo modelo viene a relevar a la Fujifilm X100T que irrumpió en el mercado con mejoras muy notables y aplaudidas como la inclusión del primer telémetro digital a su visor, el nuevo modelo ¿traerá las suficientes novedades y mejoras que justifiquen la renovación? La primera novedad llega de la mano del procesador, del antiguo EXR II han pasado a un X-Processor Pro y han mejorado el sensor, un CMOS X-Trans III capaz de ofrecer una resolución de 24 millones de píxeles. Otro de los aspectos en los que mejora es en la sensibilidad ISO, desde Fujifilm aseguran que se ha podido mejorar la relación ruido-ISO para poder pasar de los 6.400 nativos a los que llegaba el modelo anterior a los 12.800 ISO del actual. Dos años después y un sensor nuevo han conseguido hacer que se aumente la velocidad de ráfaga, pero no se trata de un avance muy sorprendente ya que pasa de las seis imágenes por segundo que ofrecía la X100T a ocho fotografías por segundo en este con las que podremos disparar durante unos tres segundos en modo RAW (unas 25 fotografías) o llegar a las 60 imágenes si disparamos en JPG. Algo que sí ha aumentado de manera muy destacable son los puntos de enfoque, la Fujifilm X100F ofrece 91 frente a los 49 que ofrecía la gama en los modelos anteriores. Fujifilm ha decidido rediseñar mínimamente el aspecto del nuevo modelo. El nuevo modelo pierde curvas y ofrece unas líneas más angulosas. En el frente el cambio más significativo es la inclusión de un dial en la parte derecha de la cámara y el rediseño de la luz de ayuda para el AF que sube un poco. En la trasera observamos una recolocación de los botones que da un aspecto más despejado a la cámara, el cambio que celebramos y que implica una diferencia sustancial con el anterior, es el pequeño joystick para poder mover y seleccionar el área de enfoque mientras seguimos mirando por el visor. Vista desde arriba la cámara se ve ligeramente más ancha, pero la novedad más importante es que, imitando el diseño de la X-pro2 incluye un selector de sensibilidad ISO en el dial de velocidad de obturación. Fujifilm ha hecho los deberes y ha lanzado al mercado un producto renovado tanto por dentro como por fuera y pensamos que el relevo del modelo anterior está justificado. La Fujifilm X100F ya está disponible, ha salido a la venta en dos colores; negro y plata con un precio de 1.399 euros.

FUJIFILM X-A10: Una nueva mirrorless para la Serie X

fujifilm-x-a10La novena cámara de la serie X de Fujifilm es la X-A10, una mirrorless compacta y ligera que, tal y como viene siendo tradicional en los modelos de la Serie X desde el inicio, incorpora un objetivo Fujinon en esta ocasión un versátil XC 16-50 mm. Se trata de una cámara con unas aspiraciones modestas que trata de seducir a un público entusiasta que quiera apostar por los formatos mirrorless sin tener que hacer grandes inversiones, pero que ahora tendrá una alternativa más a modelos réflex como la Nikon D3400 y la Canon 1300D.Mantiene el sistema de optimización de la batería que permitirá disparar aproximadamente 410 fotografías antes de tener que recargar de nuevo. En cuanto a su aspecto exterior, la Fujifilm X-A10 recuerda mucho al de su antecesora, la X-A3, aunque por dentro es más parecida a la Fujifilm X-A2. Los acabados siguen la estela marcada por sus hermanas mayores, un acabado en plástico pero estético que refuerza la imagen de cámara retro que caracteriza a la serie X. La X-A3 ya introdujo mejoras que iban enfocadas a responder a las cada vez más populares autofotos. Elementos como una mejorada empuñadura y la versatilidad de una pantalla capaz de girar 180º, hasta un sistema de enfoque que permitirá trabajar a partir de los 7 cm. Hereda también automatismos como el de detección de sonrisa que dispara cuando detecta una en el modelo y otros como el Temporizador de Grupo que hace la toma automáticamente cuando un número previamente seleccionado de gente entra en el encuadre de la foto. Pese a su espíritu amateur, la X-A10 es una cámara versátil que ofrece las posibilidades creativas que los otros modelos de la Serie X, así podremos utilizar los seis modos de simulación de película. En cuanto a su precio y disponibilidad, ya está disponible en las tiendas y puede ser tuya por 549 euros en un kit con el XC 16-50mm II.

OLYMPUS E-PL8: Ligero, compacto y con diseño retro

olympus-e-pl8Olympus ha sorprendido a todos presentando una cámara mirrorless compacta destinada a las apasionadas de la moda, el PEN E- PL8, el cual viene con un cuidadoso diseño retro y muy enfocado a los autorretratos, apuntando seriamente al sector femenino y amante de la moda, con diseño en piel y prestaciones a la última para realizar fotos y vídeos que se pueden compartir rápidamente. Se trata de un modelo ligero y compacto, compatible dentro del sistema Micro Cuatro Tercios, y con concepto muy claro de su público potencial, de ahí que su diseño y muchas de sus prestaciones estén ideadas para atraer a amantes de la moda (los selfies, como su antecesora) y, en general, público joven y esencialmente femenino que quiera una cámara distintiva. Entre las principales prestaciones encontramos un diseño de líneas redondeadas, pantalla táctil reversible y abatible (para autorretratos), funciones de edición de fotos y vídeos en la propia cámara y, por supuesto, conectividad Wi-Fi, control a distancia y numerosos filtros artísticos. El cuerpo metálico y su diseño con curvas elegantes, Olympus sigue prestando atención a un sector que cada vez demanda más cámaras específicas. Con la E-PL7 ya dio buenas muestras de ello, pero con esta renovada E-PL8 aumenta su condición de cámara pensada para quienes están interesadas en el mundo de la moda. Se puede complementar con el lote de accesorios de diseño que Olympus ya viene comercializando y, la hoja de especificaciones, está perfectamente concebida para este tipo de público. En cuanto a su diseño, presenta un exterior con detalles en piel y metálicos. En el resto, encontramos nuevas mejoras para los populares “selfies” con una pantalla abatible que activa el Modo Selfie automáticamente al desplazar hacia abajo la pantalla LCD reversible, además de contar con un control táctil para mejorar y facilitar la captura de autorretratos. Igualmente, esta PEN cuenta con varias opciones para grabar vídeos y poder editarlos en la propia cámara de forma sencilla y poder compartirlos a través de su conectividad Wi-Fi, algo que también permite su control remoto o la transferencia de las fotos capturadas. En cuanto a su precio y disponibilidad, la nueva E-PL8 llegará en el mes de octubre de 2016, a un precio de 449 euros (cuerpo) o 599 euros en el kit con objetivo pancake 14-42mm. Llegará en tres colores: blanco, negro y marrón, además de nuevos accesorios de moda con fundas y correas de diseño.

OLYMPUS E-M10 Mark II: Mejorando la gama clásica OM-D

OLYMPUS E-M10 Mark IIOlympus nos trae el quinto modelo de su premiada gama de cámaras OM-D: la E-M10 Mark II, de gran interés para los fotógrafos avanzados que disfrutan con la fotografía espontánea y que buscan un diseño distintivo. Con un estilo clásico y elegante, cuenta con botones y diales de diseño, y combina un cuerpo metálico de tamaño reducido con algunas de las más avanzadas tecnologías de sus hermanas mayores: la E-M1 y la E-M5 Mark II. Gracias a su estabilización de imagen de 5 ejes integrada en el cuerpo, evita la aparición de imágenes borrosas tanto en fotos como en vídeos, incluso con poca luz. Además, presenta un amplio visor electrónico OLED de alta velocidad y alta definición y una pantalla táctil abatible de 3 pulgadas. Destacan también funciones como el vídeo time-lapse 4k o el control remoto de la cámara desde un smartphone o tablet a través de Wi-Fi utilizando la aplicación Olympus OI.Share. La pequeña y ligera OM-D E-M10 Mark II es compatible con más de 40 objetivos Micro Four Thirds y con una amplia selección de accesorios opcionales del sistema. La E-M10 Mark II está disponible en color negro y plata y ya está a la venta en formato “body only”, a un precio de 599 €, o en un kit con objetivo. El kit recomendado incluye el objetivo M.ZUIKO DIGITAL ED 14-42 mm 1:3.5-5-6 EZ Pancake a un precio de 799 €. Conjuntamente con la popular y asequible E-M10 introducida a principios de 2014, la E-M10 Mark II es la segunda cámara más asequible de la premiada gama OM-D de cámaras de tamaño reducido y objetivos intercambiables de Olympus.

CANON POWERSHOT G9 X: Una compacta de diseño retro y sensor de una pulgada

CANON POWERSHOT G9X RETROCanon acaba de ampliar su gama de cámaras compactas avanzadas con un modelo de diseño retro, la nueva PowerShot G9X. Esta compacta está orientada a todos aquellos usuarios que busquen una cámara que vaya un paso más allá en cuanto a calidad pero no quieran complicarse la vida a la hora de hacer las fotos. Así, la nueva PowerShot G9X ofrece un aspecto compacto, sencillo y limpio de botones y accesorios, pero está equipada con un luminoso objetivo con un angular equivalente a un 28 milímetros en el formato estándar de cámara de 35 mm, con una abertura máxima de f/2 y anillo de control manual. La lente ofrece un zoom óptico de 3x y trabaja en combinación con un sensor retroiluminado de una pulgada y un procesador DIGIC 6 que podemos hallar también en algunas de las cámaras réflex avanzadas de la casa. Veamos qué más nos ofrece. Con un tamaño realmente compacto, la nueva PowerShot G9X de Canon ofrece un aspecto de máquina seria gracias a sus refuerzos rugosos en los paneles frontal y posterior, que de paso también facilitan el agarre de la cámara. Está disponible en un discreto color negro, pero también en un elegante y más llamativo acabado plateado combinado con detalles en marrón que le da un aire retro. Sus dimensiones exactas son de 98,0 milímetros de ancho por 57,9 de alto y 30,8 mm de profundidad, y su peso es de 209 gramos. LaG9X cumple realmente con su papel de cámara de uso sencillo, ofreciendo muy pocos botones de control. El panel superior cuenta tan solo con una rueda de modos y el típico obturador sobre el selector del zoom, además del botón para la reproducción de archivos grabados y el de encendido, mientras que en la parte trasera el único botón asignado a una función directa de la cámara es el que activa la grabación de vídeo. Los tres botones restantes nos dan acceso al menú, la información de la imagen y el selector de calidad, dejando el resto de funciones bajo el control de la pantalla táctil de tres pulgadas. Eso sí, rodeando al objetivo hallaremos un práctico anillo de control para poder enfocar en modo manual ayudados por el sistema MF Peaking, que resalta en color las áreas de la imagen que estén enfocadas. Ya que hemos mencionado la pantalla, no está de más decir que estamos ante la gran protagonista a la hora de manejar la nueva G9X, con permiso del anillo de control manual. Como ya hemos dicho, se trata de un panel con una superficie de tres pulgadas y tecnología táctil que incluso nos permite enfocar y disparar tocando directamente sobre ella. Tiene una resolución de 1.040.000 píxeles y la cobertura corresponde al 100% del encuadre. Siguiendo con las especificaciones de la nueva PowerShot, Canon ha equipado a la G9X con una lente zoom de 3 aumentos con un extremo angular de 28 milímetros y una abertura máxima de diafragma de f/2, por lo que podemos calificarlo como un objetivo luminoso. La luz captada por el objetivo llega a un sensor retroiluminado con un tamaño de una pulgada y una resolución de 20,2 megapíxeles que trabaja conjuntamente con el nuevo procesador DIGIC 6 para sacar el máximo partido al conjunto. Igual que su hermana mayor, la nueva G5X, nuestra protagonista está equipada con un sistema de estabilización óptica de cinco ejes, lo que nos ayudará a conseguir imágenes sin trepidación en condiciones de poca luz, o por supuesto vídeos con tomas más estables. Como la mayoría de cámaras actuales, la G9X está equipada con un gran número de filtros artísticos que podemos aplicar a nuestras fotos una vez las hayamos tomado o incluso en el mismo momento de hacerlas. Ahora bien, si queremos conseguir unos resultados más profesionales y dedicar un poco de tiempo a editar nuestras fotos, la posibilidad de grabar los archivos en formato RAW nos permitirá realizar cambios profundos en los parámetros de la imagen desde nuestro software de edición favorito. En cuanto a los formatos de vídeo, la nueva PowerShot G9X ofrece una resolución máxima de 1.920 x 1.080 píxeles (Full HD), pudiendo grabar durante una media hora con la máxima calidad seleccionada. En relación a la conectividad, la G9X incluye puertos inalámbricos WiFi y NFC, algo ya habitual en la categoría y que nos permitirá compartir fotos y vídeos al momento a través de dispositivos móviles como tablets o smartphones. Además, con la aplicación de Canon para iOS o Android es posible controlar la cámara de forma remota e incluso subir nuestras fotos directamente desde la G9X a Google Drive o a Irista, el portal de almacenamiento online de Canon. Pasando a las conexiones físicas, nuestra nueva PowerShot cuenta con el clásico puerto USB para traspasar las fotos al ordenador, más una salida HDMI para conectar la cámara a un televisor de forma directa. En cuanto a su coste y disponibilidad, la nueva Canon Powershot G9X ya está en las tiendas a un precio de €549.

A %d blogueros les gusta esto: