Posts Tagged ‘ Jaguar ’

JAGUAR XK120: Un clásico de clásicos

Jaguar XK120Presentado en el British International Motor Show que se llevó a cabo en Londres en octubre de 1948, el Jaguar XK120, combinaba a la perfección una asombrosa belleza y un desempeño formidable. Su curvilínea carrocería destellaba un leve toque germánico quizás proveniente del BMW 328 de la pre-guerra y la indiscutible influencia del Jefe de jaguar, William Lyons, haciéndolo fresco y emocionante. Una carrocería de parabrisas desmontable y reemplazable por uno más aerodinámico y pequeño, conocido como ‘aeroscreen’ que se ensambla en una estructura de acero integrada a la carrocería y pintada del mismo color, fue fabricado con una secreta aleación de aluminio que vestía un robusto chasis en el que se acoplaba una columna de dirección telescópica ajustable, una barra de torsión con una suspensión delantera independiente y un activo eje trasero montado ballestas semi-elípticas. Este roadster tenía una lona básica que ofrecía protección limitada contra los elementos y era posible esconderla totalmente detrás de los asientos, la lona de la capota era complementada con unas cortinas laterales desprendibles de lona y plástico que se montaban en el área de las ventanas y sus livianas puertas tipo barchetta, fabricadas en aleación de aluminio no tenían manijas externas; en lugar había una cuerda de tracción interior que era accesible a través de un colgajo en las pantallas o ventanillas laterales cuando estas estaban puestas. El interior era muy básico y no traía madera, pero el tablero de instrumentos estaba forrado en cuero. Aunque no era revolucionario, sí estaba al día en tecnología, tenía grandes frenos hidráulicos de tambor de 12 pulgadas en las cuatro ruedas. Sin embargo, lo revolucionario era su motor de 6 cilindros en línea y doble árbol de levas, dos carburadores SU (Skinners Union) que generaba un desplazamiento de 3.442 cc y una potencia de 160 hp a 5.200 RPM. Toda esa fuerza fue canalizada a través de una caja de cambios manual de cuatro velocidades, aunque unos años más adelante, se fabricaron unos pocos con caja automática de tres cambios. El nombre dado “XK120” se definió porque alcanzaba 120 mph (193 km/h), haciéndolo para la época el carro de producción más veloz del mundo. Fue originalmente concebido como un modelo “roadster” de producción limitada que tenía la misión de aumentar el interés por la nueva serie de sedanes que venían equipados con el mismo motor de 6 cilindros del XK, sin embargo, los pedidos por el XK120 inmediatamente excedieron la capacidad de producción. En vista del éxito alcanzado se tomó la decisión de reemplazar la enigmática aleación de su carrocería por una totalmente de acero que compartía la misma forma seductora y era más fácil de producir, un cambio que se implementó luego de que los primeros 240 XK salieran de la fábrica de Jaguar, en Browns Lane, Coventry. Fue uno de los más admirados carros deportivos de la década de 1950, del cual se fabricaron, en todas sus versiones, 12.078 unidades, cantidad que superó con creces las expectativas de sus creadores. En la actualidad sigue siendo inmensamente popular y es difícil determinar si esto es debido a su maravilloso motor o a sus bellas líneas, aunque el encantador ronquido de su escape, sin duda, enamora.

Anuncios

JAGUAR XJ13: El destino le jugo una mala pasada

JAGUAR XJ13El Jaguar XJ13 es, probablemente, uno de los modelos más deseables de cuantos haya fabricado jamás la firma británica. Sin embargo, su historia es también una de las más tristes. En plena década de los 60 nació la necesidad de producir un coche de competición con motor central para participar en las míticas 24 de Le Mans. Fue entonces cuando se pusieron manos a la obra, el proyecto del XJ13 empezaba a tomar forma. De la carrocería se encargaría Malcolm Sayer, quien ya fuera responsable de los Jaguar C-Type, D- Type y XJ. Sus conocimientos aeronáuticos también fueron aplicados en el XJ13, que dieron como resultado un diseño roadster muy equilibrado y tremendamente llamativo por sus formas deportivas. Las pretensiones de este coche iban un paso más allá y esto se hacía notar al primer golpe de vista. Tras el conductor y ubicado en posición central, aparecía un imponente V12, que había nacido de la unión de dos motores de 6 cilindros provenientes del Jaguar XK. El propulsor se asociaba a una caja de cambios manual de 5 velocidades y entregaba 500 CV. Una potencia nada despreciable para correr en el trazado de Le Mans. No obstante, los ingenieros pensaban que podrían extraer hasta 200 CV extra con una vuelta de tuerca más. Pero la triste realidad es que este prototipo nunca fue una prioridad para Jaguar. Esto, unido a la llegada en 1966 del Ford GT40 con su motor de 7 litros, hizo que el XJ13 fuese cayendo, poco a poco, en la obsolescencia. Por si fuera poco, tras varios tests en el circuito de Silverstone y en la pista de pruebas de MIRA (Motor Industry Research Association) se llegó a la conclusión de que para poder hacer un coche ganador habría que invertir largo tiempo en su desarrollo, así que el proyecto acabó cayendo en un cajón desastre. Una unidad había, nada más, del Jaguar XJ13. La misma que salió a la palestra en el año 1971 como coche de apoyo durante el lanzamiento del E-Type 3ª serie. El mítico E-Type estrenaba motor V12 y a la gente de la marca se le ocurrió que en el vídeo promocional debería aparecer el protagonista de este texto, dado que fue el primero en montar un motor de 12 cilindros. Durante el rodaje y debido a un pinchazo, el coche sufrió un espectacular accidente que lo dejó muy dañado. El piloto salió ileso, pero aquél Jaguar quedó casi irreconocible. Cuando ya parecía haber pasado a mejor vida, el coche fue reconstruido por Edward Loades en 1973, tomando como base algunos de los moldes y plantillas que aún se conservaban en los almacenes de Jaguar. Hoy permanece expuesto en el museo del coche clásico de Gaydon y su valor es incalculable.

JAGUAR SS 100 1937: Una joya con historia

jaguar ss 100 Ante todo bueno es recordar que el SS 100 no es de la época en la que la marca Jaguar existía. A partir de 1933, SS Cars Ltd., cuyas siglas se extienden de la fabricación de los sidecars de las motos Swallow Sidecar Company, produjo coches completos en vez de simples carrocerías de coches deportivos. El SS 100 Jaguar fue así la evolución lógica del SS 90 en 1935: de estilo deportivo, con un comportamiento en carretera impecable, potente y con un precio accesible. Luego de la Segunda Guerra Mundial, la empresa SS cambiaba de nombre para llamarse Jaguar. El SS 100 fue, por tanto, el primer golpe de Jaguar, un golpe maestro. Ya desde el punto de vista óptico gustaba con sus ruedas de radios, sus alas redondeas, sus grandes faros protegidos contra roturas por imponentes rejillas, sus portezuelas escotadas, el cuero y las maderas de la cabina, un estilo perfectamente conforme con la elegancia de las líneas británicas. El chasis, creado especialmente para el SS 100 se componía de un marco de fresno reforzado con paneles en aluminio. Con sus ejes rígidos y sus muelles semielipticos, la suspensión, con amortiguadores de fricción de aceite, era relativamente dura, como en todos los deportivos británicos de la época. Ninguna concesión al confort de los pasajeros. Pero el comportamiento en carretera, la dirección, los frenos de tambor de las cuatro marchas complacían al conductor deportivo amante de circular de forma regular. El motor tenía una potencia generosa gracias a sus carburadores y a sus válvulas en cabeza. En el primer año, el SS 100 se entregaba exclusivamente dotado con un motor de 2,7 litros de desarrollaba 100 caballos. En cambio, en 1937, el capot largo encerraba una variante de mayor cilindrada y más potencia. Su volumen de 3.485 cc le proporcionaba 125 caballos, una velocidad máxima punta de 162 km/h y una aceleración de 0 a 100 kmh en 12 segundos. Así, el SS 100 atendía a los deseos de su clientela en materia de aceleración y de velocidad. El rey Miguel de Rumania fue uno de los fervientes defensores de este Jaguar de excepcional belleza. El SS 100 había demostrado sus cualidades en diversas pruebas deportivas. En carreras de clubes y en numerosos rallies, tanto en la versión 2,7 litros como la de 3,5 litros, obtuvo notables éxitos. Este media 3,81 mm de largo, 1, 60 mm de ancho y 1,25 mm de alto. Su peso era de 1.190 kg. Desgraciadamente, solo se fabricaron poco mas de 300 ejemplares (las cifras exactas no son conocidas) de este biplaza tan seductor como apreciado. En efecto, la fiera de Coventry cerró los ojos definitivamente en 1940, con Londres y otras ciudades inglesas bombardeadas por la Luftwaffe, haciendo volar por los aires literalmente a los SS 100 aun en producción. Hoy es una joya del automovilismo, atesorada celosamente por sus afortunados propietarios.

FUE EL DEPORTIVO MÁS VENDIDO DEL MUNDO: Jaguar E-Type, una joya sobre ruedas

jaguar-e-typeVenga, con motivo de la apertura por estos días del Salón Auto Retro de Barcelona dedicada – como su nombre lo indica – a la exposición de vehículos históricos, clásicos y de colección, que presentan los más de 300 expositores de ocho países que están presentes en una muestra con gran afluencia el publico y como quiera que esta dedicada al Jaguar E –Type, uno de los deportivos más emblemáticos y deseados de la historia del automóvil que este año cumplió su 50 años de aniversario, va esta nota dedicada a ella. Considerado el deportivo más vendido del mundo, el E-Type traspasó las fronteras del mundo del automóvil. El equilibrio inherente en sus proporciones, su fuerte presencia y la pureza de sus líneas le han hecho merecedor de un espacio permanente en el Museum of Modern Art de Nueva York. Las perfectas proporciones de la carrocería del E-Type son obra de Malcolm Sayer, ingeniero aeronáutico que también aplicó sus conocimientos en esta disciplina al diseño de los primeros deportivos C-Type y D-Type, ganadores del emblemático circuito de Le Mans. “Medio siglo de progreso no ha reducido ni un ápice la importancia del E-Type”, señala Mike O´Driscoll, consejero delegado de Jaguar Cars y presidente del Jaguar Heritage. “Causó verdadera sensación en el momento de su lanzamiento y sigue siendo el modelo más perdurable de Jaguar y un auténtico símbolo. Es, simplemente, el deportivo más estimulante jamás creado y sin duda un gran legado del genial fundador de Jaguar, Sir William Lyons”. Cuando en 1961 se dio a conocer por primera vez, en el Salón del Automóvil de Ginebra, el Jaguar E-Type causó auténtica sensación. Capaz de alcanzar 242 km/h, pero con un precio muy inferior al de sus rivales de similares prestaciones, este asequible deportivo se consolidó inmediatamente como un auténtico icono de su época, cuyas ventas se prolongaron durante 14 años. En este tiempo, se vendieron más de 70.000 coches, lo que lo sitúa como el primer deportivo en serie de Europa., el cual incluso fue alabado por su competencia. Así Enzo Ferrari admitió que era “el coche más bello del mundo”. El motor de seis cilindros en línea proporcionó a Jaguar cinco victorias en Le Mans durante la década de los cincuenta y, en 1961, la versión de 3,8 litros, capaz de producir 265 CV, alcanzaba nada menos que 242 km/h, por lo que el E-Type se convirtió en el coche de serie más rápido del mundo. Considerada en una autentica joya, hoy puede ser apreciada en la ciudad condal solo por unos días ¿a que esperas para conocerla?

A %d blogueros les gusta esto: