Posts Tagged ‘ Los Reyes Magos ’

LOS REYES MAGOS: ¿Victimas de la globalización?

dia-de-reyes En estos días de celebraciones, se produce en España un intenso debate acerca de que quienes son los auténticos protagonistas a la hora de dar regalos a los niños cada Navidad – Santa Claus o los Reyes Magos – y no hay duda alguna, que los elegidos son sus Majestades llegados de Oriente. Mientras que en gran parte del mundo occidental gracias a la propaganda hollywoodense, se asume que Santa Claus es sinónimo de la Navidad, en España no sucede lo mismo. Es mas, en muchos países católicos se quejan de que la sociedad se ha alejado del significado original de la Navidad como fiesta para celebrar el nacimiento de Cristo, en favor de un evento puramente comercial. Es por ese motivo que en la península, la figura de Santa Claus no es tan grande como pueda parecer. Por supuesto, los niños españoles reciben sus regalos, el intercambio de regalos es el mismo y los niños escriben cartas… pero no a Santa Claus, sino a los Reyes Magos, quienes según la historia cristiana, visitaron al niño Jesús para regalarle oro, incienso y mirra. Y eso teniendo en cuenta que sus vacaciones finalizan tan solo dos días después de que vengan los Reyes por lo que tienen menos tiempo libre para jugar con sus regalos. Ni la ventaja de Santa Claus de llegar tan solo dos días después de las vacaciones escolares le da una posición de privilegio en España… de momento. Así, la gran noche de los regalos en la península no se da el 25 de diciembre sino el 6 de enero. El día anterior, la mayoría de ciudades españolas celebran la Cabalgata de Reyes, que es cuando los tres Reyes Magos llegan a la ciudad y los niños salen a verlos y pedir regalos. Es una muy buena tradición. Tiene más sentido y conserva más la historia bíblica. Por lo menos se mantiene a Jesús como parte de las navidades, porque para explicar qué son los Reyes Magos es necesario hablar de Jesús. Pero, como sucede en muchas otras cosas, la globalización amenaza a los Reyes Magos y cada día más y más niños españoles quieren tener sus regalos el 25 de diciembre… En primer lugar porque lo ven continuamente en televisión, y además por razones prácticas: Santa Claus viene al principio de las vacaciones de Navidad, y los Reyes Magos justo al final. Por ello cada año para complacer sus pedidos y mantener la costumbre, cada vez más niños españoles terminan recibiendo regalos en ambas fechas. Como sabéis, el 5 de enero se celebra el fin de la Navidad con una gran fiesta en la que todo el mundo da y recibe regalos. Su fin es celebrar la llegada de los Reyes Magos – Melchor, Gaspar y Baltasar – a la ciudad donde nació Jesús. De la misma manera que los Reyes dieron regalos al niño Jesús, aquí se reparten regalos entre los niños de toda España. Antes de ir a dormir, los niños ponen un poco de leche y galletas al lado del belén o el árbol de navidad para los Reyes Magos y un poco de agua para sus camellos. También dejan fuera su mejor par de zapatos con la esperanza de encontrarlos llenos de regalos. Al día siguiente, el 6 de enero, los niños se despiertan y descubren los regalos que han recibido. Si han sido buenos encontrarán un montón de buenos regalos, pero si han sido malos solo verán carbón (carbón dulce, claro, ¡es sólo una forma divertida de provocar a los niños!). Durante este día, todas las familias disfrutan de un delicioso Roscón de Reyes (un pan relleno de frutas con azúcar helado) y la persona que encuentre el regalo que se esconde en su interior, una figurita o pequeño juguete, tendrá buena suerte para el año que viene. Todos disfrutan abriendo sus regalos en este día, pero por desgracia, también marca el final de la Navidad. Sin embargo, los niños quedan la mar de contentos porque reciben regalos en ambas fechas (en mi caso, tres, ya que al celebrar mi cumpleaños días antes de la Navidad, os imagináis porque Diciembre siempre ha sido mi mes favorito). Y es que en España, a pesar de la intensa campaña propagandística para imponer a Santa Claus, la inmensa mayoría les sigue guardando fidelidad a los Reyes Magos, esperando con ansias el 6 de enero para ver que regalos trajeron de Oriente. Feliz Día de Reyes.

LOS REYES MAGOS: Una leyenda que se pierde en la noche de los tiempos

Los Reyes MagosTodo ya está preparado para que este 5 de enero, sus Majestades los Reyes Magos de Oriente realicen su tradicional Cabalgata por las calles de Madrid en un espectáculo que atrae a miles de niños y adultos, cuyo recorrido concluirá frente al Ayuntamiento en la Plaza de Cibeles entre una multitud de fuegos artificiales que iluminaran el cielo de la capital española. Pero ¿los Reyes Magos existieron realmente o no? Como sabéis, su historia se encuentra únicamente en el Evangelio de Mateo (2,1-12). De los cuatro Evangelios, solo Mateo nos cuenta este pasaje, cuando en tiempos de Herodes el Grande, y habiendo nacido Jesús en Belén de Judea, llegaron a Jerusalén en busca del Rey de los Judíos “unos magos venidos desde Oriente”, siguiendo una misteriosa “estrella” que les guiaba por el camino. Sin embargo, en el texto de Mateo no se les nombra ni como “Reyes”, ni como “Magos”, ni siquiera por los nombres como hoy los conocemos: Melchor, Gaspar y Baltasar. La idea de que eran tres o que incluso uno de ellos era negro, es producto de la imaginación o de la literatura posterior. Pero hay otras cuestiones curiosas en torno a esta historia. La larga tradición nos ha traído estos elementos identificadores que no se encuentran escritos. Algunos historiadores apuntan que se puede tratar de añadidos en la traducción griega del arameo a la historia que, escrita por Mateo, fue utilizada por Marcos y, más tarde, por Lucas. Otros estudiosos afirman que se pudo obviar el ofrecer datos tan concretos sobre quiénes eran los Reyes por considerarlo ambiguo o comprometido. Algo que parece carecer de base si se piensa que el texto está escrito muchos años después de que acontecieran los hechos. También se ha considerado curioso que los primeros paganos (“primitia gentium”, los primeros entre los paganos en adorar y reconocer al Señor) que fueron a venerar al Salvador fueran Reyes, y lo que resulta más chocante, que fueran “Magos”. La clave de todo esta asunto puede encontrarse en el acierto de los traductores latinos del Nuevo Testamento que llevaron el texto a esa lengua, entre ellos Jerónimo que en el siglo IV quien tradujo las Escrituras al latín, quizá el primero que los identifica como Magos. Pero ¿porque se les llamaba magos? En esos tiempos así eran denominados los sabios y astrólogos de origen caldeo, es decir, procedentes de Mesopotamia, lo que desde Judea suponía el Este geográfico. De otro lado, el oro, el incienso y la mirra nos llevan hasta la llamada “Ruta del Incienso”, una ruta que se extendía desde el Océano Índico, subiendo por la península Arábiga, trayendo hasta el Mediterráneo productos del Asia Central. Siguiendo el relato de los textos apócrifos, es decir cualquier libro que se atribuye a un autor sagrado, pero que no está incluido en el canon de la Biblia, como el Protoevangelio de Santiago o el llamado Evangelio armenio de la infancia (un texto datado en el siglo V o VI, y otros escritos, se fecha el “nacimiento” de Cristo un 6 de enero y la visita de los Reyes tres días después. En esos textos se nombra a tres Reyes, Melchor, Gaspar y Baltasar – procedentes de Persia, Babilonia y Arabia, respectivamente – quienes entregaron sus presentes al recién nacido. El oro representaba el signo de la divina majestad y de la realeza. El incienso simbolizaba el sacrificio y la mirra era una representación funeraria, que ponía de manifiesto la fragilidad humana. Asimismo, Jerónimo – como decíamos pieza clave en la traducción del texto que nos trae la llegada de los reyes magos – habla de “praesepe” o “praesepium”, que podríamos traducir como pesebre, lugar según el cual los Evangelistas indican el objeto sobre el que fue depositado Jesús al nacer. Es esta la única y misma indicación que dieron los cuatro evangelistas, localizado en una gruta de Belén, donde hoy se levanta la Basílica de la Natividad. Lo que sucedió con los magos luego de adorar a Jesús, también es motivo de polémica como todo lo relativo a ellos – de quienes no existe mención alguna fuera de la Biblia – ya que desaparecieron del texto sagrado y no se supo mas de ellos. Sin embargo textos posteriores acrecentaron la leyenda, aseverando que al regresar a sus reinos, vivieron mas de 110 años cada uno y que al morir, fueron enterrados juntos, mientras que la misteriosa “estrella” que los guió una vez a Belén, volvió a aparecer en el cielo, custodiando sus cuerpos “que permanecieron incorruptos” dice la leyenda. En tiempos del Emperador Constantino, cuando el cristianismo fue proclamado como la religión oficial del Imperio, su madre la Emperatriz Elena viajo a Tierra Santa en busca de las “reliquias” cristianas y llevarlas a Constantinopla. Se dice que entre ellos pudo recuperar los cuerpos de los Magos, que fueron depositados en la Basílica de Santa Sofía. Con el infame saqueo de la capital bizantina por los cruzados en el 1204, dichas reliquias cambiaron repetidamente de manos y finalmente terminaron en la Catedral de Colonia (Alemania) donde se conservan en una magnifica urna hecha de oro. Si bien estudios posteriores indicaron que dichos restos pertenecen en realidad a la época medieval, la tradición se impuso finalmente y muchos creen en la actualidad que efectivamente se tratan de los Reyes Magos. Leyenda o no, lo cierto es que cada 5 de enero se celebra su llegada y muchos no nos perdemos de ella. ¡Que tengan un Feliz Día de Reyes!

SUS MAJESTADES LLEGARON YA: La Cabalgata de los Reyes Magos tiene su historia

Magos de Oriente Empieza la cuenta atrás para la noche más mágica del año. Hemos disfrutado de la Navidad y el Año Nuevo (y en mi caso también mi cumpleaños que es unos días antes del 25) y ahora le llega el turno a Sus Majestades los Reyes Magos de Oriente. Esta noche, como en años anteriores, todos los niños esperan con indescriptible ilusión la llegada de la fecha señalada para ver en persona a Melchor, Gaspar y Baltasar, a quienes les saludarán y les gritarán recordándoles que han sido buenos para que no olviden que han de dejarle los regalos en el árbol, y guardarán los caramelos que reciban de sus manos como si de oro se tratase. Todos hemos vivido este momento alguna vez y hoy lo recordamos con nostalgia pero, ¿cuál es la historia de esta cabalgata? Cuenta la leyenda que unos magos llegaron a Belén guiados por una “estrella” para adorar al niño Jesús y le obsequiaron oro, incienso y mirra. Es si como en España – bajo la influencia de la Iglesia Católica – se adoptó la costumbre de celebrar esta festividad cada 5 de enero, y se decidió celebrarlo con una gran cabalgata donde Sus Majestades, recorren las calles de las ciudades en sus carrozas acompañados por sus pajes y toda una serie de personajes populares o infantiles, quienes lanzan dulces y caramelos a los niños. Una celebración que adquirió gran popularidad y se extendió al resto de la península. En la víspera de la noche de Reyes, hay cabida para todo tipo de recibimiento a Sus Majestades: impresionantes carrozas elaboradas a mano, elaborados vestidos, fuegos artificiales, camellos, caballos, por tierra, por mar, por aire…Todo es poco para contentar a unos Reyes que llegan dispuestos a repartir todos los regalos que los niños han indicado en sus cartas. Si bien la de Madrid no es la mas antigua que se haya celebrado, es por cierto la mas famosa de todas. De esta manera, la historia, la carta, la cabalgata, el roscón, y los regalos de los Reyes Magos de Oriente hacen del 5 de enero una fecha muy especial para los más pequeños, momento que ni los más grandes están dispuestos a perderse. La tradición, la fe y la esperanza se juntan ese día para ofrecer a todos los niños una noche mágica y llena de ilusión en la que los que han sido buenos durante el año, recibirán los regalos que pidieron, y los que han de cambiar su actitud, recibirán carbón dulce. De momento, los niños verán ilusionados la cabalgata, correrán al ver la estrella fugaz, y cerraran rápidamente los ojos para soñar con los regalos que al día siguiente encontraran junto a sus zapatos. La noche mágica se cierra con otra tradición propia como es el típico desayuno con Roscón de Reyes, un pastel circular decorado con frutas que simbolizan las piedras preciosas que adornaban la elaborada ropa de Sus Majestades. Venga ya, por unas horas todos nos hacemos monárquicos y gritaremos a su paso ¡Que vivan los Reyes!

EL ROSCON DE REYES: Una deliciosa manera de poner punto final a la Navidad

Corona de Roscón de Reyes Muchas son las tradiciones ancestrales que con el transcurrir de los años han acabado incorporándose en las celebraciones “cristianas” y este es el caso del famoso ‘Roscón de Reyes’, que como bien sabéis se toma de postre junto con una taza de chocolate caliente la mañana del 6 de enero – Día de Reyes – antes de abrir los regalos que sus Majestades dejaron junto al árbol, siendo ésta la última de las celebraciones de las fiestas navideñas.. Pero este rico dulce que se convierte en el protagonista indiscutible de la sobremesa ese día nada tiene que ver en sus orígenes con el “nacimiento” del imaginario Jesús – del cual no existe prueba alguna de su existencia – y la llegada de los Reyes Magos a Belén. Para encontrar su verdadero origen hemos de viajar a la antigua Roma., en el que a mediados del mes de diciembre, se realizaban unas celebraciones conocidas como ‘las Saturnales’ (como homenaje a Saturno, dios de la agricultura y las cosechas) las cuales eran un periodo de fiesta y jolgorio en el que los esclavos estaban excusados de cualquier trabajo y podían pasar esos días de una manera divertida y licenciosa. Entre las muchas viandas que se preparaban para tal celebración se realizaba una torta a base de miel y en la que se le introducía algunos frutos secos, dátiles e higos. Este postre se convirtió en uno de los más populares durante dicha celebración que de “cristiana” no tenia nada. Sin embargo tras el fin de la persecución de los cristianos e imponerse esta religión como la oficial en el Imperio Romano, las celebraciones paganas fueron “cristianizadas” entre ellas algunas costumbres como la de la torta que con los años había ido adquiriendo la forma de un roscón. Si bien no en todos los lugares se mantuvo la costumbre de comer este postre, quedó bastante arraigada en Francia donde se convirtió en toda una tradición entre la aristocracia y realeza gala y en la que adquirió gran parte de su actual popularidad. Es en ese país donde comienza a celebrarse Le Roi de la Fave (el rey del haba) donde los niños aparecen entonces como protagonistas. Aquellos que encontraban el haba en este dulce, ya de Navidad, eran agasajados con regalos y mimados por todos el 6 de enero, día de la fiesta. Años después, Luis XV en Francia dará el empujón definitivo a la historia y tradición del Roscón de Reyes. Y es que un cocinero del Rey – que comenzó a reinar con tan solo 5 años – se encargó de preparar este bollo al que incluyó un medallón de diamantes comprado por todo el servicio de la Corte. Fue el propio monarca quien se encargó de dar a conocer el Roscón entre la aristocracia francesa y europea. Eso sí, cambiando el medallón de diamantes por una moneda. Su tío, Felipe V, fue quien introdujo la tradición en España, convirtiéndose rápidamente en una de las fiestas más populares. Los reposteros catalanes son entonces los encargados de aunar esta tradición con la historia de su origen y comienzan a incluir un haba como símbolo de un año nuevo y el resurgir de la vida. Es en este período cuando el Roscón de Reyes se une a la tradición de los regalos, poniendo esta fiesta el final a la Navidad. En la actualidad podemos encontrar Roscones de Reyes con rellenos de lo más variados siendo mis preferidos el relleno de nata o bien el de chocolate. Sea cual sea el relleno de tu Roscón, como cuenta la tradición, les otorgue la protección durante todo el año. Feliz Día de Reyes.

UN ESPECTACULO DE MAGIA, LUZ Y SONIDO: La Cabalgata de los Reyes Magos engalanara este sábado las calles de Madrid

Reyes Magos En España las Fiestas de Navidad duran mucho más que en otras partes del mundo, ya que es costumbre que los niños reciban sus regalos traídos por los Reyes Magos el 6 de enero y no el 25 de diciembre por Santa Claus como es usual en otros países. Es por ello que la Navidad no se cierra en Madrid hasta la celebración de la tradicional Cabalgata de los Reyes Magos, donde sus majestades llegados de Oriente – Gaspar, Melchor y Baltasar – son los protagonistas del espectáculo. Esta Cabalgata se iniciará a las 18,30 horas de la tarde del sábado 5 de enero, y tiene el mismo recorrido que ya tuvo en el pasado año, tras el traslado de su final a la nueva sede del Ayuntamiento de Madrid, el Palacio de Cibeles. Así, el recorrido de la Cabalgata de Madrid se inicia en la plaza de San Juan de la Cruz, junto a los Nuevos Ministerios, para luego ir por el paseo de la Castellana, pasando por la plaza del Doctor Marañón, la Glorieta de Emilio Castelar y llegar a la plaza de Colón, para seguir por el paseo de Recoletos hasta la plaza de Cibeles. En paralelo, en la plaza de Cibeles, durante la celebración de la Cabalgata podrás ver las actuaciones de la Escolanía de Ntra. Sra. del Recuerdo, la Escolanía de El Escorial y el Coro de niños de la Comunidad de Madrid. Este año, la tradicional cabalgata está dedicada al fomento de la lectura y al amor a las artes, y durante la misma se repartirán no solo caramelos, sino también cuentos. La Cabalgata finalizará con el Mensaje de los Reyes Magos, que tiene lugar a las 20,45 horas en el escenario de la plaza de Cibeles, y se cierra con el espectáculo de fuegos artificiales sobre el Palacio de Cibeles. Sin embargo allí no acaba todo, ya que los niños dejan, antes de dormir y junto a la ventana, un par de zapatos, un recipiente con agua (para los camellos) y comida para los Reyes Magos. Al día siguiente, los maravillados ojos de los niños llenarán de alegría a sus padres con los regalos que les dejaron los Reyes. Venga ya, muchos pensaran donde quedo mi escepticismo actual referente a todo lo “cristiano”, pero cuando era un crio debo confesaros que participaba activamente en ello. Es por eso que hoy al ver el desfile – ya sea en vivo o a través de la televisión – a que me entra una nostalgia. Feliz Día de Reyes

MITO O REALIDAD: ¿Los Reyes Magos son producto de la imaginación?

dia-de-reyes Este miércoles viéndolos recorrer en una vistosa cabalgata las calles de Madrid, uno se pregunta: ¿Los Reyes Magos existieron realmente? la cuestión es saber quiénes eran esos enigmáticos personajes que supuestamente, según la tradición, acudieron a Belén a adorar al Mesías recién nacido ¿De dónde procedían? La aproximación a las fuentes escritas de dudoso origen y las manifestaciones artísticas que se refieren a ellos refleja visiones muy diversas de estas figuras míticas y algunas muy alejadas de la ingenua visión infantil que los percibe como meros portadores de presentes y alegría. La historia del arte recoge ejemplos de representaciones en los que los Reyes aparecen como anunciadores del Apocalipsis: Los Reyes no solo habrían acudido a Palestina para celebrar el nacimiento del niño Jesús,sino también para señalarlo como el elegido, el futuro hombre que habría de morir para salvar con su sacrificio a la humanidad. En la misma lógica entienden algunos críticos el papel simbólico que desempeña la mirra en la iconografía. De los tres presentes que según la tradición los Reyes llevaron a Belén, oro, incienso y mirra, este último es el que aparece más tardíamente en las representaciones artísticas. Su significado funerario estaría dando fe del cariz de estos personajes como anunciadores también de la muerte dolorosa y resurrección redentora del Mesías recién nacido. Sin embargo, pocas son las certezas históricas en torno a la existencia de estos Reyes. Se sabe que en un principio los Reyes no eran tales, sino astrólogos persas y que según Evangelio de Mateo, “eran unos magos que llegaron de oriente”; Tampoco dice sobre cuántos fueron ni cuáles los presentes que ofrendaron a Jesús, pero la tradición presume que fueron tres por la cantidad de regalos que llevaron y ese número, es el que acepta generalmente hoy. En cuanto a las diferentes caracterizaciones de los reyes son de aparición tardía. En un principio, las tres figuras presentaban rasgos similares y resulta difícil determinar el momento exacto en que uno de ellos se convirtió en un anciano con barba blanca y los otros dos en un hombre de pelo claro y el último en un negro. En cuanto a sus nombres – Gaspar, Melchor y Baltasar – se tomaron de un texto apócrifo que fue el primero en denominarlos así. De cualquier modo, a partir del siglo XV se encuentran en la iconografía estos tres perfiles ya claramente definidos. Previamente, en el año de 1306 el pintor florentino Giotto di Bondone incorporó al imaginario la estrella fugaz que guió a los inmortales viajeros. Es él quien introducirá la imagen de la conocida Estrella de Belén como una estrella fugaz. En realidad, lo que dibujó el artista italiano fue el cometa Halley, que aquel año fue visto en el cielo de Europa, causando una honda impresión que quedó patente en los escritos de todos los cronistas. En cambio, Giotto, mientras la mayoría de sus contemporáneos interpretaron la aparición del astro como un mal augurio, decidió darle la vuelta a la superstición e introdujo la estrella como signo de noticia jubilosa en su cuadro «La adoración de los Reyes Magos».De esta manera queda grabada en la imaginación una fantasía repetida durante generaciones hasta el presente.Así y todo … FELIZ DÍA DE REYES

A %d blogueros les gusta esto: