Posts Tagged ‘ Ordenadores ’

COMMODORE PET 1977: Un ordenador que hizo historia

conmodore-pet-1977Como sabéis, la década de los años 70 fue la época de la gran explosión de las computadoras personales, un período temporal en el que vieron la luz computadoras míticas como el Altair 8080, el Apple II o el MOS KIM-1. El KIM-1, aunque sea un desconocido por el gran público y se convirtiese en un computador en kit orientado a los aficionados de la electrónica y la computación, fue una computadora de gran importancia porque se convirtió en el germen de una serie de computadoras personales que tuvo un gran impacto en el mercado, tanto en el hogar como en las empresas: el Commodore PET. Al poco tiempo de lanzarse al mercado el MOS KIM-1, MOS Technology fue comprada por Commodore y, por tanto, todo el equipo técnico de MOS (y suknow-how) pasarían a engrosar las filas de Commodore. El KIM-1 fue un proyecto de gran importancia porque se apoyaba sobre el procesador MOS Technology 6502, una evolución del 6501 que había supuesto el gran punto de inflexión de la compañía, cambiando su rumbo de fabricante de calculadoras que integraban chips de Texas Instruments hacia una empresa de tecnología capaz de desarrollar circuitos integrados y fabricar computadoras (aunque fuesen en kit para aficionados y entusiastas), diversificando así su cartera de servicios. Uno de los artífices de esta “revolución” fue Chuck Peddle que, tras lanzarse al mercado el KIM-1, se puso a trabajar rápidamente en la evolución del proyecto con la idea de desarrollar una computadora completa que ofreciese, además de la placa base, los periféricos necesarios para funcionar: pantalla, teclado, unidades de cinta, etc. Con este proyecto en mente y viendo que el futuro del negocio estaba en las computadoras, Peddle fue capaz de convencer a Jack Tramiel (el fundador de Commodore) de que el negocio de las calculadoras era ya un cadáver y que era mejor dedicar los esfuerzos al desarrollo de computadores. El KIM-1 y el procesador 6502 tuvieron un gran impacto entre los aficionados y, como no, también en la industria y no es casualidad que sea el mismo procesador que se ensamblase en el Apple II. Por aquel entonces, el sector era muy pequeño y, prácticamente, todo el mundo se conocía, por ejemplo, gracias a encuentros como los del Homebrew Computer Club. De hecho, Chuck Peddle tenía buenas relaciones con Steve Jobs y Steve Wozniak y los visitó en más de una ocasión por aquella época y Commodore estuvo interesada en asociarse con Apple (gracias al Apple II) pero, al final, no se llegó a ningún tipo de acuerdo económico y ambas compañías siguieron sus caminos por separado pero lo que sí que quedó claro es que el negocio estaba en el desarrollo de un computador personal completo. En este contexto, de cambio de modelo productivo y competencia entre empresas, comenzó a fraguarse el Commodore PET como una evolución comercial del MOS KIM-1 que tenía como objetivo presentarse en el Consumer Electronics Show de enero de 1977 y ponerse a la venta 6 meses más tarde. Para desarrollar el Commodore PET, Peddle contaría con Bill Seiler, John Feagans y Leonard Tramiel (el hijo del fundador de Commodore), que se unió al equipo para encargarse del diseño de los caracteres del sistema y del control de calidad del producto. Teniendo en cuenta que el equipo contaba con la experiencia del KIM-1, no tardaron mucho en desarrollar el que sería el primer computador doméstico “todo en uno”, el Commodore PET 2001. Este primer PET estaba basado, tal y como hemos comentado, en el procesador 6502 cuya placa controlaba una pantalla, un teclado, unas unidades de cinta de casete y periféricos que se podían conectar a puertos de expansión (unidades de disco externo, impresoras, módems e, incluso, discos duros de 5 MB y 10 MB de capacidad). El Commodore PET 2001 se comercializó en 2 versiones, la 2001-4 con 4 KB de memoria RAM y la 2001-8 con 8 KB de memoria RAM y ofrecía al usuario una computadora implementada mediante una única placa base repleta de circuitos integrados que controlaba una pantalla de 40×25 caracteres en blanco y negro, un pequeño teclado y un chasis metálico que alojaba todos los componentes. Tras su anuncio y puesta a la venta, los pedidos se dispararon y superaron la capacidad de producción de la compañía, existiendo una lista de espera de meses que llevaron a la compañía a centrarse únicamente en la fabricación del modelo de 8 KB de RAM. Las ventas del PET 2001 fueron muy buenas y las computadoras se vendían a un precio de 795 dólares de la época, por tanto, reportaron bastantes beneficios a Commodore (puesto que se dice que los costes de fabricación eran espectacularmente bajos y los márgenes, por consiguiente, bastante holgados) pero, a pesar de todo, los usuarios del computador no estaban demasiado contentos con el producto. Aunque el Commodore PET 2001 era una buena computadora desde el punto de vista del hardware y el software, adolecía en el aspecto del diseño industrial y, por ejemplo, su teclado era muy pequeño, incómodo, demasiado alineado con el teclado de una calculadora de la época y muy frágil (hasta el punto de aparecer un ecosistema de empresas que se dedicaban a vender repuestos para estos teclados). En 1979, Commodore decidió evolucionar el producto y lanzar el Commodore 2001-N, una versión que cambiaba la pantalla en monocromo por una de fósforo verde, sacaba de la carcasa la unidad de cinta para darle al teclado mayor tamaño e incluía una nueva ROM que soportaba las nuevas unidades de disco de la compañía. Este nuevo modelo se comercializó con 8 KB, 16 KB y 32 KB de memoria RAM y se aprovechó para simplificar la placa base del sistema. Esta nueva gama del PET fue la primera que desembarcó en Europa y se topó con un problema que, a día de hoy, muchas compañías se siguen encontrando: el nombre de PET ya estaba siendo utilizado por Philips en una de sus máquinas; así que Commodore tuvo que cambiarle el nombre a sus computadoras por el de CBM 3000. Aunque el Commodore PET tenía un público objetivo amplio, tanto empresas como hogares, su pantalla monocromo supuso una limitación para su adopción en los hogares puesto que productos como el Apple II, el TRS-80 o las primeras computadoras de Atari ya incluían monitores a color que, a ojos de los consumidores, eran algo mucho más atractivo (un problema que no arreglarían con solvencia hasta el Commodore 64).Tras las serie 2001, Commodore seguiría trabajando en el PET/CBM hasta el año 1982 y, durante ese tiempo, lanzaría al mercado dos series más: la serie PET 4000 y la SuperPET 9000, que más que un computador personal era un pequeño mainframe que usaba dos procesadores, el clásico 6502 y un Motorola 6809. El Commodore PET se convirtió en una computadora muy popular en el sector educativo, en las empresas y entre los desarrolladores de la época. Gracias a su robustez (con los nuevos teclados del 2001-N), el PET fue la computadora más utilizada en las escuelas de Estados Unidos y en muchas Universidades, convirtiéndose en el ordenador que usaron muchos estudiantes durante los últimos años de la década de los 70 y los primeros de la década de los 80 para aprender ciencias de la computación y programación. Hoy en día, el Commodore PET es un objeto de colección, una computadora de leyenda que ostenta el título de ser una de las primeras que llegaron al mercado.

Anuncios

COMMODORE 128: ¿Uno de los peores ordenadores de la historia?

commodore-128Se trata de uno de los fiascos informáticos más sonados en la informática moderna. Nacido en 1985, este dispositivo tuvo la mala suerte de ser lanzado inmediatamente después de un super ventas como fue su hermano mayor, el Commodore 64, considerado uno de los primeros grandes ordenadores orientados a los videojuegos. Con las funcionalidades y características que se incluyeron en el 128, la compañía estadounidense intentaba atraer tanto al cliente empresarial como al usuario doméstico interesado en los videojuegos. Esta excesiva ambición (o falta de especialización, según se mire) fue precisamente su mayor hándicap llevándolo a perder cuota de mercado en ambos segmentos; los amantes de los juegos acabaron decantándose por la videoconsola Amiga, mientras que para el ámbito de los negocios, el usuario prefería las nuevas máquinas de IBM. Presentado oficialmente el 5 de enero de 1985 en la Feria Internacional de Electrónica de Consumo de Las Vegas (en inglés Consumer Electronics Show o también CES) el Commodore 128 fue una de las mayores novedades del año y el último home computer de 8 bits firmado por CBM (Commodore Business Machines). “Ya han pasado 31 años desde entonces, un periodo increíblemente largo si consideramos la historia de los ordenadores. Cuando empezamos a trabajar en el proyecto para el nuevo Commodore, yo tenía apenas 24 años… Me parece una eternidad…” afirma Bil Herd, ingeniero jefe de Commodore International desde 1983 hasta 1985. “Personalmente me encargué del diseño del hardware del nuevo 128 y el aporte de personas como Fred Bowen fue fundamental para que el ordenador viera la luz, considerando el momento bastante complicado que la empresa estaba viviendo”. Herd y el equipo de ingenieros trabajaron en la creación de un nuevo ordenador con la idea de mejorar prestaciones y resultados de su antecesor más famoso, el C64. “Nuestro objetivo era construir un home computer basado en video chip con mejor gráfica, audio y un buen procesador, para responder al nuevo mercado, más heterogéneo, que estaba naciendo poco a poco. Los nuevos programas educativos y juegos requeríanprestaciones y funcionalidades extras propias de ordenadores dedicados a un público más amplio. El mundo estaba cambiando muy rápidamente…”. El C128, equipado con memoria RAM de 128 Kb, por un lado garantizaba un uso lúdico siendo 100% compatible con los juegos del C64, por el otro el uso profesional (siendo compatible con los principales lenguajes de le época: Algol, Basic, Cobol, Fortran y Pascal entre otros), intentando ofrecer una gráfica de nivel superior con modalidad 640×200, introduciendo su nuevo chip VDC. El nuevo C128 nació “de forma bastante rápida… Habiendo ya trabajado para Commodore Business Machines en varios proyectos como ingeniero jefe, gran parte del diseño a nivel de estructura y chips ya estaba casi del todo hecho” afirma Herd, que participó en la producción de los principales modelos de la empresa como el Commodore Plus/4, los C16/116, C264, C364 y en el desarrollo de los chips TED. Pero, a diferencia de los anteriores home computers de Commodore, el 128 resultó ser sorprendentemente compatible. “La compatibilidad entre ordenadores en ese momento era algo bueno solo para la ciencia ficción… No fue algo que buscamos deliberadamente, más bien fue fruto del caso”, dice Bil Herd. “Hasta tuvimos problemas a nivel de directivos cuando alguien informó el jefe que los juegos del C64 funcionaban en nuestros prototipos. Él se opuso al concepto de un ordenador plenamente compatible con los anteriores pero gracias a la fuerza de voluntad de Terry Ryan seguimos adelante y finalmente conseguimos el visto bueno de los responsables marketing de Commodore”. No obstante las novedades introducidas (nuevo procesador, mayor resolución grafica, nuevo chip, más memoria libre, botón de reinicio, teclado numérico…), el Commodore 128no consiguió conquistar el mercado como su antecesor 64 por varias razones, vendiendo sólo 4 millones de ejemplares en todo el mundo. Mientras se acercaba la época de los más potentes ordenadores a 16 bits (comezó en 1984 con el Apple Macintosh), el Commodore 128 fue realizado siguiendo, una vez más, arquitectura y características típicas de los home computers a 8 bits con BASIC y funcionamiento mono-task, sin controladores ni otro software. La segunda generación de ordenadores, predecesores de los ordenadores personales más modernos, en 1985 ya estaba a punto de desaparecer, dejando sitio a máquinas con interfaz gráfica de usuario, como el Atari ST o el Amiga (de propiedad de la misma Commodore). “Cuando Jack Tramiel dejó la empresa, muchas cosas cambiaron” afirma Herd, refiriéndose al empresario que dejó Commodore en 1984 convirtiéndose poco después en el numero uno de Atari. “Fue un momento difícil para todos nosotros, su ausencia inevitablemente repercutió también en el proyecto del 128. Había mucha confusión: para el C128 no había recursos a nivel de marketing, sin embargo sí los había para proyectos paralelos…”, referiéndose al Amiga 1000 que vio la luz en julio de 1985. “Los directivos que llegaron en su lugar eran personas de gran valor pero pertenecían a ámbitos muy diferentes. Con Tramiel no perdimos solo un gran empresario sino nuestra visión y la capacidad de interpretar y anticipar el mercado”. Hay un poco de nostalgia en las palabras de Bil Herd, sobretodo considerando el triste final de Commodore, que cerró por quiebra en 1994: “A los 31 años del lanzamiento del 128 es una ocasión para recordar una gran etapa de nuestro desarrollo informático pero duele ver que empresas como Apple aparecen hoy como los absolutos protagonistas en la historia de los ordenadores. Haría falta una revisión de los hechos, considerando que ellos utilizaban nuestros chips… La historia de Commodore hubiera podido ser muy diferente, no cabe duda” puntualizó.

IBM 5140: El primer convertible que no tuvo el éxito esperado

IBM 5140El IBM PC Convertible (IBM PC 5140 o también conocido como IBM Convertible) fue el primer ordenador portátil de IBM, presentado el 3 de abril de 1986. Destacaba por ser el primer ordenador portátil de IBM, ya que tenía la capacidad para administrar su propio consumo energético y el uso de baterías. También fue el primer IBM en usar unidades de disquete de 3,5”. Con un procesador Intel 80c88 – que no era más que una versión CMOS del Intel 8088 a 4,77 MHz – el portátil de IBM tenía un puerto de expansión ISA propietario, que permitía conectar una impresora y una salida de vídeo; podía añadirse un módem interno, pero no había suficiente espacio para poner un disco duro. Si se presionaba el botón de apagar/encender la máquina no se apagaba, porque la ponía en un modo de suspensión; esta función permitía ahorrarse los largos procesos de inicio. El diseño del portátil era de tipo “clam shell” (el primero fabricado por IBM) y ofrecía la Surface Mounted Devices (SND), una opción pionera en un equipo como este, obra del diseñador industrial alemán Richard Sapper. A pesar de todas las innovaciones que presentaba para su época, este ordenador no tuvo el éxito esperado ya que sus competidores como Zenith y Toshiba ofrecían similares prestaciones a mitad de precio. A ello debemos agregar que no venia con puertos de expansión PC tradicionales (tales como puertos seriales y un puerto paralelo) y su pantalla LCD era de difícil lectura, ya que no poseía luz de fondo. Otro punto en contra fue su exorbitante coste (1.995 dólares de la época) así como su excesivo peso, siendo sustituido finalmente en 1991 por el IBM PS/2 L40 SX. Hoy es una codiciada pieza de museo del cual existen muy pocos ejemplares.

COMMODORE AMIGA 1000: 30 años no son nada

Commodore Amiga 1000 Menuda pieza de museo es la que ilustra nuestra nota. En efecto, se trata dr Commodore Amiga 1000. el primer modelo de computador personal multimedia de Commodore. Fue lanzado el 23 de julio de 1985 a un precio inicial de $1.295 sin monitor, con disponibilidad de un monitor analógico RGB por unos $300.Debido a su bajo precio, sumado a sus características multimedia mucho más avanzadas que los PC de la época, lo hicieron el favorito de los amantes de los videojuegos. Antes de lanzarse modelos posteriores como el Commodore Amiga 500 y el Commodore Amiga 2000 en 1987 el A1000 era conocido únicamente como ‘Amiga’. La caja del A1000 tiene unas características que le distinguen de modelos posteriores: fue el único que incluyó el logotipo Amiga “checkmark”, estaba ligeramente elevada para permitir guardar el teclado (un “garaje del teclado”) y en su interior llevaba en relieve las firmas de los diseñadores del Amiga, incluido Jay Miner y la pisada de su perro Mitchy. Muchos usuarios del A1000 continuaron unidos a sus máquinas mucho después de que modelos más recientes lo dejaran obsoleto y atrajo un mercado numeroso de actualizaciones. Las características básicas del Amiga 1000 incluían un Motorola 68000 de 32 bits funcionando a 7Mhz, 512KB de RAM (ampliables a 8MB), interfaz gráfica y multitarea (algo que los usuarios de IBM PC conocerían recién en 1991 gracias a Linux). Todo esto por solo 1295 dólares, la tercera parte del costo de un “IBM AT”. El secreto de Amiga estaba en los tres chips de soporte creados especialmente por Jay Miner. El chip de vídeo era capaz de manejar 32 colores (de una paleta de 4096) con una resolución de 320×200, que podían mejorarse aprovechando características poco documentadas de estos chips. Poseía aceleración de vídeo por hardware (copiar bloques, dibujar líneas y rellenar sólidos). Todo esto en una época que el mundo del PC utilizaba casi exclusivamente monitores de fósforo verde. El siguiente vídeo compara juegos de la época en plataforma “PC” y “Amiga”.No tiene desperdicio. En cuanto al sonido, presente en los IBM compatibles mediante un pequeño parlante capaz de hacer poco más que “beep”, el Amiga disponía cuatro vías de sonidos digitalizados en estéreo (dos por canal), que funcionaban de forma totalmente independiente del procesador, incluso accediendo a la RAM por sus propios medios. Esto le permitía proporcionar música de calidad y efectos de sonido a los videojuegos sin sacrificar velocidad. Aún hoy muchas empresas dedicadas al tratamiento de imágenes para la TV emplean al Commodore Amiga para subtitular sus producciones. Es que este ordenador se diseñó tomando como base la señal de TV y los modelos Amiga A1200 o A4000, equipados con AGA (Advanced Graphic Architecture), soportaban gráficos de hasta 724×566 píxeles en PAL o 1472×566 píxeles con hasta 256 colores reales. Mediante algunos trucos de programación, como la modificación de la paleta de colores en cada línea de barrido, Amiga puede mostrar 262144 colores de una paleta de 16 millones. Todo esto hizo del Commodore Amiga un ordenador que marcó una época. Han pasado 30 años desde su creación y todavía muchos lo recuerdan con cariño. Me pregunto ¿nosotros también sentiremos nostalgia de nuestros actuales ordenadores y smartphones? Y es que con la rapidez con que las cambiamos ,,,

LENOVO RETRO THINKPAD: Una laptop con diseño de los 90 pero con tecnología de hoy

LENOVO THINKPACK RETROParece que el 2015 es un año que despierta la nostalgia entre algunos diseñadores. Concretamente en Lenovo nos encontramos a uno con ganas de poner en el presente productos del pasado pero con la tecnología actual, sin olvidar detalles que hicieron a una marca como ThinkPad algo tan cercano y especial. Como sabéis, en el mundo de los ordenadores hay pocas marcas tan reconocibles como ThinkPad – originalmente creada por IBM en 1992 – ha estado viviendo generaciones exitosas de productos hasta nuestros días. Lenovo se hizo con la marca y tuvo la responsabilidad de hacerla moderna, respetando la filosofía y diseño principal, pero algunas cosillas se fueron perdiendo, y estoy seguro de que algunos seguidores estarían encantados en que las revivan. El diseñador jefe de la casa, David Hill, ha utilizado las redes de la compañía para enseñar su gusto por un ThinkPad con detalles del pasado. Compartir un diseño no implica que vaya a convertirse en un producto real, pero al menos es una forma de pagar tributo al legado que les dejó IBM. Como apunta David, en otras industrias se ha comprobado que es posible traer diseños icónicos del pasado, y convertirlos en productos de éxito de nuestros días. Hablamos de revivir lo que gustó en otra época y sobrevivió al paso del tiempo, hablamos de lo retro. Nos podemos fijar en el mundo de los vehículos, donde nos encontramos con modelos como el Fiat 500 o el Mini. Podemos encontrar detalles de un ThinkPad clásico, como el teclado de siete filas entre las que no faltan las teclas de navegación, dedicadas a volumen, o esa reconocible tecla enter azul en la zona derecha. También tenemos el famoso puntero rojo en medio del teclado, conocido como TrackPoint, la olvidada luz ThinkLight – por partida doble -, o la pantalla con unas proporciones panorámicas (creo que 16:9). Por último, vemos que el logo de ThinkPad aparece con el colorido original, con un sensor de huellas a su lado. Entiendo que es necesario que sea así, pero prefiero el diseño en blanco actual, menos llamativo. Lo dicho, actualmente es un concepto, y no hay garantías de que se vaya a convertir en algo real. No parece que fuera complicado crearlo a partir de una base como el Lenovo X300, que guarda un aspecto bastante clásico. David Hill argumenta que es necesaria una demanda importante para que algo así pueda tener sentido en el catálogo de Lenovo. Veremos si el proyecto llega a buen puerto y lo acabamos viendo en las tiendas. ¿Tú comprarías un ThinkPad así?

MACINTOSH 2015: Lo que todo amante de lo retro desearía tener

Macintosh 2015Dentro de unos días Apple celebrará 31 años desde que se presentase al público su equipo más laureado el 24 de enero de 1984 y este no es otro que el Macintosh 128K. Durante todo este tiempo muchos de vosotros habréis podido comprobar de primera mano como ha evolucionado el diseño de este equipo hacia un estilo más desenfadado con los primeros iMac hasta llegar a ser un Mac con un diseño más profesional y avanzado en aluminio, sin perder toda la esencia de equipo all-in-one que siempre le ha caracterizado. Ahora con motivo de esta celebración, la gente de Curve ha decidido crear a través de diversas imágenes un concepto distinto del iMac actual, aprovechando el diseño del antiguo Macintosh pero dándole un lavado de cara para que encaje con la imagen que todos tenemos de un equipo actual, peri con una extrema delgadez del que hace gala. En este rediseño futurista no nos encontraremos con ninguna pantalla de grandes dimensiones, al contrario, el equipo Curved ha integrado en su diseño una pantalla de 11,6 pulgadas dentro de un marco de aluminio que imita la forma del Macintosh original. En lugar de ejecutar un sistema OS X al uso, el nuevo Macintosh integraría diversos controles adaptados a pantalla táctil para poder usar la pantalla de este modo además de 128 GB de almacenamiento y 8 GB de memoria RAM. La parte posterior de este imaginativo Macintosh contaría con un puerto USB 3.0 además de otro puerto Thunderbolt, sin embargo, los últimos rumores afirman que Apple estaría integrando una conexión USB 3.1 tipo C (más pequeña) en el nuevo MacBook Air, el cual se presentaría este año en la WWDC y que no estaría mal integrarlo en este concepto. Volviendo al Mac, la parte trasera tendría un logo brillante de Apple al estilo de la línea de los MacBook, según la propia web de Curve, este rediseño responde a un encuentro de caminos entre el iMac y el iPad, algo así como una especie de equipo híbrido. Los colores en los que estaría disponible serían los ya clásicos en equipos iOS, es decir, en Plata, Oro y Gris Espacial. Si bien es poco probable que Apple decida fabricarlo, no cabe duda que sería el sueño de todo amante de lo retro hecho realidad: tener una Macintosh original con un toque de modernidad.

DEEP BLUE: La computadora que humilló al ser humano

Deep Blue«Una computadora no me vencerá hasta el próximo milenio», prometió en 1997 un soberbio Gari Kasparov. El considerado mejor jugador de ajedrez de la historia no se imaginaba ni por un momento que, pocos días después, iba a ser derrotado por Deep Blue, el superordenador de 12,7 toneladas creado por IBM. Fuera por error humano, cansancio, estrés o demasiada confianza en sí mismo, el caso es que la Deep Blue se convirtió, en mayo de aquel año, en el primer ordenador capaz de vencer a todo un campeón del mundo de ajedrez… la maquina sobre el hombre. O eso pensaron, porque según contaba «The Washington Post» en el 2012, haciéndose eco del libro «The Signal and the Noise» («La señal y el ruido»), de Nate Silver, un fallo técnico sufrido por Deep Blue, y no su potencia de cálculo, pudo ser la causa de que la computadora ganara a Kasparov en su duelo de revancha de 1997. Al parecer, el software hizo un mal movimiento al azar y sin sentido como consecuencia de un error de programación, lo que desconcertó tanto a Kasparov, que comenzó a dudar de sus posibilidades y pensar que la máquina era más «inteligente» de lo que él había supuesto. Según el ingeniero Murray Campbell, uno de los responsables del desarrollo de Deep Blue, este «farol» no intencionado hizo que el jugador ruso cambiara la imagen de su rival, haciéndole perder la partida siguiente, consiguiese tres tablas más tarde y finalmente sufriese una derrota en la sexta partida. Sea como fuere, una maquina había vencido a la inteligencia humana. Este fue el segundo enfrentamiento. El primero se produjo un año antes contra un Deep Blue de 256 procesadores capaz de calcular 100 millones de jugadas por segundo, una capacidad imposible para cualquier ser humano, por muy inteligente que sea. Y, aun así, no fue capaz de derrotar al ajedrecista ruso, que se impuso sobre la computadora con un resultado final de 4-2. «Kasparov gana en nombre de la especie humana», decían aliviados los periódicos estadounidenses. Al año siguiente, las cosas fueron muy diferentes, para sorpresa de todos. Deep Blue, cuya primera partida comenzó el 3 de mayo de 1997, arrasó al campeón del mundo en la última de las seis que habían jugado. El resultado final fue de 3,5 a 2,5. El estupor fue general. Público, aficionados, maestros y seguidores de la partida a través de Internet, en todo el mundo, no podían dar crédito a lo que estaba pasando en la sexta partida del encuentro entre la máquina y el hombre. La inteligencia artificial desafiaba y se imponía a la inteligencia natural, gracias a una base de datos que contenía un millón de partidas almacenadas y al trabajo de una legión de los mejores científicos, ajedrecistas y teóricos de las últimas décadas, que hacían posible que la máquina fuera capaz de calcular 200 millones de jugadas por segundo. Más que Kasparov en toda su vida. Eso quiere decir 50 millones de posiciones en tres minutos, que es el tiempo medio que un jugador utiliza para decidir un movimiento. «El ordenador todavía no ha demostrado nada. Si hubiéramos jugado una auténtica partida de competición puedo asegurar que hubiera dado buena cuenta de Deep Blue», insistió un Kasparov que parecía no haber aceptado de buen grado su derrota, a pesar de haberse embolsado con el reto 400.000 dólares, por los 700.000 que fueron a parar a los creadores de la computadora. La prensa, sin embargo, habló de «humillación», «derrota sorprendente», «dominio táctico del ordenador» en este segundo enfrentamiento, mientras Kasparov no quedaba callado antes las forma de actuar de IBM tras la partida, asegurando que Deep Blue había sido desmantelada rápidamente para no aceptar la revancha que él pedía. También alegó que no se le entregó al jugador el informe detallado que había pedido del segundo juego, en que había sido derrotado, asegurando como mal perdedor que “se había hecho trampa durante el la partida”.El caso es que, en aquella ocasión, 32 nodos, 512 procesadores, 16 procesadores específicos de ajedrez y dos superchips supervisores fueron demasiado para uno de los cerebros más privilegiados que haya dado el ajedrez. Venga ya, es una lastima que Deep Blue no exista mas, (ya que el que se muestra en el Computer History Museum de Mountain View, California, es una replica del original) quizás porque seria visto como una advertencia de que las maquinas son superiores a los humanos y que en un futuro no muy lejano, se rebelaran y dominaran al mundo. Los drones, aquellos robots asesinos que gozan de total autonomía y cuyo uso se hace cada vez mas generalizado en nuestros días ¿son solo el comienzo del fin de la humanidad?

A %d blogueros les gusta esto: