Posts Tagged ‘ San Valentin ’

¿A QUE NO TE DAN GANAS DE ABRAZARLO?: La historia del oso de peluche

Oso de PelucheTodos estamos familiarizados con el juguete más famoso de la historia: el oso de peluche. Se puede ver a este icónico juguete en distintas situaciones, ocasiones y lugares: desde los osos de felpa para los bebés y niños, protagonista de películas, hasta los obsequiados en el día de San Valentín. Como sabéis, desde tiempos prehistóricos el hombre ha buscado formas de entretenimiento y diversión, pero ¿de donde surge la idea de un oso de peluche? Su origen es incierto. Sin embargo, existen varias aproximaciones. Lo que sí es seguro es como obtuvo su nombre “Teddy bear” (nombre con el que se los conoce popularmente a los osos de peluche en Estados Unidos). La historia cuenta que en Noviembre del año 1902(durante el conflicto por la en la frontera entre Mississippi y Louisiana), el ex presidente de los Estados Unidos, Theodore Roosevelt (cuyo sobrenombre era “Teddy”), había sido invitado para salir de cacería por el gobernador de Mississippi Andrew H. Longino. Había otros invitados a la competencia, la mayoría de los cuales consiguieron matar algún animal. Viendo esto, un conjunto de asistentes de Roosevelt, dirigido por HoltCollier, acorralaron, golpearon y ataron a un sauce a un Oso Negro Americano, luego de una larga y agotadora persecución con una jauría canina. Cuando llamaron a Roosevelt, sugiriéndole que dispare contra el animal para obtener prensa, este se negó indignado, considerando a esta conducta como antideportiva y dio ordenes explicitas de que el se le disparara al oso solo para sacarlo de ese estado de agonía en la que lo habían dejado. Se plasmó este incidente en una tira cómica, con el diseño de un oso maniatado por un cazador y un Roosevelt enojado, pero muy pronto se dejó de lado este dibujo y se optó por un modelo de un cachorro de oso. Este último, es el que le sirvió de inspiración a Morris y Rose Michton para la fabricación de osos a modo de juguetes. Ellos tenían una tienda en Brooklyn donde ofrecían dulces y otros artículos. La noche que vieron la caricatura, Rose formó un pedazo de terciopelo de felpa y le dio forma de oso. Le coció unos botones como ojos y lo exhibió en su ventana al día siguiente: era el ‘oso Teddy’. Más de un docena intentó comprar el oso. Los Michton creyendo necesitar un permiso de la Casa Blanca para producir los peluches enviaron el original a Roosevelt como un regalo para sus hijos, además de pedir permiso de ponerle su nombre. La idea fue aceptada y tan famoso que el matrimonio se dedicó a vender los peluches como símbolo del Partido Republicano para la elección de 1904. Y desde entonces conquistaron al mundo entero.

Anuncios

MY BLOODY VALENTINE (1981): Caras vemos, corazones no sabemos

MY BLOODY VALENTINEDurante el día de San Valentin de 1961, se produce un accidente en una mina de Canadá, dejando varios muertos. Sin embargo, sólo uno de ellos sobrevivió, Harry Warden, según relata una leyenda local. 20 años después, el alcalde decide volver a celebrarlo el 14 de febrero, que no se había repetido desde aquel trágico suceso. Al dar a conocer la noticia, algunos habitantes comienzan a recibir unos extraños paquetes que contenían corazones humanos. Ese es el argumento de la cinta canadiense My Bloddy Valentine (Sangriento San Valentin) realizado en 1981 y que participa del ya hoy famoso recurso de ambientar las matanzas del asesino en una festividad específica (en este caso el Día de San Valentín) y su desarrollo es bastante arquetípico, si bien con algunas ligeras diferencias. La película, para empezar, desecha el acostumbrado rollo adolescente para incluir un elenco de jóvenes adultos pueblerinos en un ambiente bastante logrado. Los integrantes del elenco realmente se sienten como gente de pueblo, y para variar la película está dotada de un argumento interesante y no es simplemente una concatenación de escenas violentas entrelazadas con diálogos. Realmente hay una historia detrás de lo que ocurre y es algo que se agradece. Al igual que en la mayoría de estas películas, casi todas las muertes ocurren en una misma noche, cuando el silente asesino vestido de minero y con pica al hombro se dedica a despachar a todos aquellos que cometen el error de celebrar el día de los enamorados. Los personajes (cosa rara en este tipo de producciones) son agradables y tienen un carisma más allá de servir de mero pasto para las apetencias sangrientas del público. El clímax transcurrido en la mina está muy bien realizado, y es de hecho una de las mejores secuencias de la película al mantenerse dentro de los límites de lo verosímil: aquí los personajes no se enfrentan al asesino más que lo estrictamente necesario para poder huir. La revelación final, si bien un tanto predecible y tirada de los pelos, es al menos lo suficientemente discreta para no chirriar demasiado, y la película incluso se permite el lujo de dejar abierta la posibilidad de una continuación que por supuesto nunca llegó. Su principal inconveniente sin embargo, tiene que ver con un problema común en la mayoría de estas películas producidas durante dicha década, y es que el sistema de censura realizó severos cortes a la cinta omitiendo la mayoría de las escenas de violencia que mostraban, entre otras cosas, el sobresaliente trabajo del creador de efectos especiales Tom Hoerber, sin los cuales la película pierde gran parte de su fuerza. De haber lanzado la película tal como se había realizado, hubiese tenido un impacto mucho mayor y sería recordada hoy en día como un clásico entre las cintas de terror de aquella década. Sin embargo, un remake en 3-D producido en el 2009 trajo la feliz consecuencia de que Lionsgate adquiriera los derechos de la cinta original y sacara una edición “Unrated” en la que recupera todas las grandes escenas gore que originalmente tuvieron que ser eliminadas para su lanzamiento. Esta edición, en el caso de que podáis haceros con ella, es absolutamente recomendable y eleva My Bloody Valentine a la categoría de uno de los pocos slashers ochenteros fuera de las sagas más populares (es decir, aquellas con máscara de hockey o guante de cuchillas) que realmente valen la pena.

SAN VALENTIN: Los orígenes paganos de una festividad ‘cristiana’

cupido-muertoEl origen del Día de San Valentín poco tiene que ver con lo que, a día de hoy, se celebra el 14 de febrero. Por el contrario, era una fiesta que se llevaba a cabo en la Antigua Roma en adoración al dios del amor, cuyo nombre en griego era Eros y a quien los romanos llamaban Cupido, representado por un angelito que portaba un arco y flechas. En esta celebración se pedían favores al dios y se brindaban regalos u ofrendas para conseguir así encontrar al enamorado ideal. La celebración era tan popular y profundamente arraigada que la corrupta y decadente Iglesia Católica – al igual que hizo con la Navidad, el Halloween y la Pascua – no tuvo otra opción que ‘cristianizarla’ y sustituirla por el actual día de San Valentin en el siglo V. Esta celebración incluía varios ritos para que los adolescentes se iniciaran en las relaciones sexuales. Con todo, y según explica el autor Jean-Noël Robert en su obra “Eros romano: sexo y moral en la antigua Roma”, el origen de esta celebración ya se consideraba entonces mitológico. Oficialmente, la fiesta se celebraba en la misma gruta (la Lupercal) en la que se creía que una loba había amamantado a los fundadores de Roma (Rómulo y Remo) luego de que estos hubieran sido abandonados en el río por su familia. Desde aquella gruta se iniciaban las Lupercales de manos de un sacerdote. Este era el encargado en primer lugar de sacrificar un carnero en honor a Fauno (el dios de la naturaleza). Lo hacía con el mismo cuchillo con el que, posteriormente, embadurnaba la cara de dos “lupercos” o “luperci” (jóvenes que debían pasar por aquel ritual). Una vez que habían sido ungidos por el sacerdote, estos dos jóvenes (que casi siempre iban desnudos, o ataviados únicamente con taparrabos fabricados con la piel de los animales sacrificados) salían de la gruta. El ritual no acababa en este punto, sino que iniciaban una carrera desquiciada a través de Roma por un itinerario previamente planeado. Un trayecto que llevaban a cabo mientras proferían obscenidades. Mientras corrían, los “lupercos” iban dando latigazos -con una correa fabricada también con los restos del carnero- a todo aquel que, voluntariamente, se ubicaba frente a ellos. El principal objetivo eran, no obstante, las mujeres en edad de ser madres. Las chicas, de hecho, consideraban todo un honor que los “lupercos” les diesen un correazo, ya que era una forma de que los dioses les asegurasen un retoño. Los hombres zurrados, por el contrario, entendían que aquellos golpes les purificaban y les permitían entrar “limpios” en el nuevo año (que comenzaba entonces en marzo). Es decir, que llevarse una marca a casa era símbolo de buena suerte. A pesar de todo, los autores le atribuyen varios significados a esta fiesta. Pierre Jacomet, por ejemplo, dice que la ceremonia era principalmente un rito de iniciación entre los más jóvenes. El escritor afirma en una de sus obras que aquellas eran ceremonias “destinadas a alejar el miedo a la sexualidad, el temor de ser incapaz, el terror a no poder cumplir con el ritual de la fertilidad, que es la cópula, a perder la calidad de ciudadano del mundo”. Al ser imposible erradicar dicha celebración, la Iglesia tomó cartas en el asunto allá por el siglo V y lo ‘cristianizó’ Así, la llamada fiesta de San Valentín fue instaurada en su lugar en el año 498 por el papa Gelasio I. Se eligió sustituirla por un tal Valentín, un imaginario personaje alrededor del cual se creó una leyenda acerca de que ‘desafió a Roma en el siglo III en nombre del amor’. Por entonces, el emperador romano Claudio II Gótico (214-270 d.C.) consideraba que “los soldados que estaban casados pecaban de conservadores en el campo de batalla, en unos momentos en los que las fronteras se veían acosadas por alamanes y vándalos”. Por lo que decidió que lo mejor para que sus legionarios se dejasen la vida y derrochasen valor en el frente era prohibirles contraer matrimonio. Para dedicarse de lleno a defender las fronteras. Se dice que el tal Valentín era entonces el obispo de la ciudad de Iteramna (hoy Terni, en Italia), y se avenía a celebrar en secreto las bodas de aquellos soldados “que no querían cumplir esa orden del emperador”. Como era de esperar – dice la leyenda – al ser descubierto “fue apresado y decapitado el 14 de febrero del año 269”. La veracidad sobre la biografía de este imaginario santo fue rápidamente puesto en duda ya que no existe prueba alguna de que haya existido alguna y vez y toda su historia no fue mas que una invención, que obligó a que la Iglesia Católica eliminara esta festividad del calendario en el año 1969. A pesar de que se trata de un fraude, por costumbre se sigue celebrando como una fiesta comercial hasta el día de hoy.

SU ORIGEN NO TIENE NADA DE “CRISTIANO”: Un Negocio llamado San Valentin

San ValentínEl llamado día de San Valentín – mejor conocido como Valentine’s day en los países anglosajones – es considerado el día de la amistad en la cual se intercambian regalos con aquella persona especial o el amigo al cual estimas mas. Debe su origen a las llamadas fiestas de las Lupercales realizadas cada 14 de febrero en honor al dios de la fertilidad, en la Antigua Roma. En efecto, a mediados de ese mes, los romanos se reunían en una gruta llamada Lupercal, en el monte Palatino, donde – según la leyenda – Rómulo y Remo habían sido amamantados por una loba. Allí sacrificaban animales en honor de Lupercus,y al terminar, unos jóvenes ataviados con la piel de las víctimas (llamada “februa”, que es el origen del nombre del mes), recorrían la ciudad azotando con látigos a las mujeres que se encontraban a su paso, convencidas de que el dios de la fecundidad les concedería así su gracia. Como puede verse no tenia nada de romántica como ahora se nos quiere hacer creer. Cuando el emperador Constantino proclamo al cristianismo como la religión oficial del Imperio, la iglesia pretendió desterrar todas las costumbres y festividades antiguas sustituyéndolas por las suyas, que se celebrarían el mismo día que las anteriores “cristianizándolas” de esa manera. Así como sucedió con la Navidad, el Halloween y muchas otras mas. En este caso, inventaron una leyenda según la cual un obispo llamado Valentín – que no existió en realidad – fue ejecutado por desacatar las órdenes imperiales que prohibían el matrimonio, porque decían que el Emperador estaba convencido de que los hombres casados eran malos soldados ya que, en caso de guerra no querían separarse de sus familias. Muchos dudan de la existencia alguna vez de tales órdenes, ya que por el contrario en la Antigua Roma se tenía muy en alto a las familias numerosas, para los cuales era un honor tener a un familiar suyo integrando el ejército imperial, ya que de esa manera su futuro estaba asegurado de por vida. En suma, fue otra de las muchas mentiras propaladas por una corrupta institución – refugio de malditos curas pederastas- que perdura hasta nuestros días, cual sanguijuelas viviendo de nuestros impuestos. Ya te digo. Volviendo al tema de fondo, se dice que la creación de esta festividad “cristiana” en realidad fue un intento desesperado por querer anular la celebración de las Lupercales, a la cual consideraban “una fiesta pagana” por lo que el llamado día de San Valentín fue declarado por primera vez alrededor del año 498, por Gelasio I, nombrando al imaginario Valentín como “sustituto” de Lupercus y fue celebrada por la propia iglesia cada 14 de febrero, hasta 1969. Las costumbres populares asociadas a ella tienen su origen en Inglaterra y Francia donde, durante la Edad Media, se consideraba como un día consagrado especialmente a la amistad y una ocasión especial para escribir cartas y enviar tarjetas y regalos. Mucha gente piensa actualmente que -al igual que la Navidad- se ha convertido en una fiesta consumista, por lo cual se han perdido definitivamente el primigenio espíritu por el que fue creado. Venga ya, aprovecho la ocasión para mandar un saludo a todos aquellos en una fecha tan especial.¡FELIZ DÍA DE LA AMISTAD! MySpace Graphics
Desktop Wallpaper & MySpace Layouts

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: