Posts Tagged ‘ Mercedes Benz ’

MERCEDES 540 G4: Un coche histórico de valor incalculable

MERCEDES 540 G4Se trata de una limusina de 3,5 toneladas, desarrollada por Mercedes Benz y que fue producida durante el III Reich entre 1934 y 1939. Se hizo particularmente famosa porque el Führer alemán Adolf Hitler quedó fascinado por su lujoso estilo, utilizándola en los desfiles militares y en sus visitas para celebrar la incorporación de Austria y Checoslovaquia a Alemania, llegando incluso a tener a su servicio hasta 6 de estos coches. La producción total fue de 57 unidades que fueron asimismo utilizadas por otros jerarcas nazis. Medía 5,34 metros de longitud, salía pintado de color gris de la fábrica, con un peculiar tren de rodaje compuesto por seis ruedas. Su motor Daimler Benz M24 de 8 cilindros, con una potencia de 230 caballos, consumía 40 litros de combustible cada 100 km, debido a su elevado peso. La velocidad máxima era de 67 km/h y su autonomía de 300 km. En 1941, un Mercedes G4 / W31 fue regalado al Caudillo español Francisco Franco a través del embajador alemán Von Stoher, el cual actualmente forma parte del Patrimonio Nacional y se exhibe en el Palacio de El Pardo en Madrid. Solo existen tres unidades en el mundo, siendo la española la que se encuentra en perfectas condiciones. Se trata de una máquina avanzada tecnológicamente, que mostraba al mundo la superioridad técnica de la Alemania de Adolf Hitler. No era un todoterreno puro: las cuatro ruedas traseras impulsaban al coche, pero su eje delantero no era motriz. Aún así, dotado de una caja de cambios con reductora, ejes rígidos traseros, neumáticos todoterreno y una buena altura libre al suelo, era realmente capaz fuera del asfalto. Su equipo de frenado era hidráulico, con servo asistencia en los tres ejes del vehículo. Bajo su capó había uno de los motores de calle más potentes desarrollados por Mercedes: un enorme ocho cilindros en línea que llegó a tener 5,4 litros y 115 CV de potencia en su iteración más potente. Era capaz de mover esta mole de 3,7 toneladas a una velocidad punta de aproximadamente 65 km/h. En su sección central había multitud de espacio, con un habitáculo descapotable de tres filas de asientos. Estos asientos se podían abatir, con el objetivo de que un dirigente se subiera encima para obtener mejor visibilidad. O saludar a sus nuevos súbditos: Hitler hizo su entrada triunfal en su Mercedes 540 G4 tras la incorporación de Checoslovaquia y Austria al III Reich, en las fases previas a la Segunda Guerra Mundial. Antes de que estallara el conflicto Mercedes había construido 57 unidades de su G4, destinadas a la Wehrmacht alemana. De esas 57 unidades, 30 fueron equipadas con el motor más potente de 5,4 litros y actualmente sólo tres unidades de la producción total se conservan. El conflicto terminó con la mayor parte de ejemplares, que resultaron destruidos durante la guerra. Solo se conservaron tres unidades: En la que Hitler realizo su famoso desfile triunfal en Viena, se conserva en el Sinsheim Auto & Technik Museum (Alemania). El segundo fue a parar a Hollywood – sin duda alguna robada por los estadounidenses – donde ha sido usado en producciones cinematográficas. La tercera unidad (tal como indicamos líneas arriba) fue regalada a Franco por Hitler, como una muestra de gratitud. El coche desembarcó en Barcelona, y rodó por sus propios medios a Madrid. Se encontraba equipado con un juego de cadenas hechas a medida y seis maletas firmadas por Karl Baisch. A Franco no le gustaba especialmente el coche y apenas lo utilizó. Quizás en alguna cacería de corte oficial. Nunca fue vendido y tras la muerte de Franco pasó a manos de la Familia Real Española. Se rumorea que la Mercedes llegó a ofrecer un cheque en blanco para recuperar la unidad, pero fue rechazado. Entre 2001 y 2004 el coche fue completamente restaurado por Mercedes-Benz Classic en Stuttgart, confirmó el escaso uso que había tenido el G4, y certificando que es la unidad mejor conservada de todas las que quedan en el planeta.

Anuncios

MERCEDES-BENZ 500K SPECIAL ROADSTER: Un clásico por siempre

Mercedes-Benz (W29) 500 K Special RoadsterA veces, en la Historia del Automóvil, encontramos injusticias que vienen desde muy atrás, como lo que le pasó al fundador de Renault. En esta ocasión nos tenemos que remontar a la floreciente Alemania nazi, antes de que estallase la Segunda Guerra Mundial. En esa época se dijo mucho lo “Deutschland über alles”, lo que significa Alemania por encima de todos. Uno de los iconos de la industria alemana era el Mercedes-Benz 500K Roadster. Producido en Sindelfingen (donde continúa existiendo una fábrica de Mercedes en la actualidad) fue presentado en el Salón de Berlín en 1934. Era un prodigio tecnológico, suspensión independiente a las cuatro ruedas, motor 5.0 L8 (en línea) con 160 CV, velocidad y confort, descapotable, lujoso, etc. Resumiendo, un cochazo para gente acaudalada, de los más caros de la época. Por entonces, Hans Friedrich Prym era un industrial que había hecho dinero en Aquisgrán (cerca de Bélgica). Fabricaba botones y cremalleras, y con las ganancias de su trabajo se compró un 500K, pero no uno cualquiera, sino un Spezial Roadster, del que solo se fabricaron 29 unidades, con número de chasis 105380. Un mal día, se lo robaron, en los últimos meses de la II Guerra Mundial. Con el III Reich invadida por sus enemigos en todos los frentes, su suerte quedo sellada. Es así como en marzo de 1945 entraron desde Bélgica las tropas del General Maurice Rose el cual ordeno el arresto de Hans Friedrich Prym como otros tantos patriotas alemanes que defendían su país de la invasión enemiga. Solo por ello, sus propiedades fueron usadas por el ejército norteamericano temporalmente como base. Cuando salió de la cárcel se percató que su coche había sido robado y declarado ‘botín de guerra’ por lo que fue llevado a los EE.UU. Tuvieron que pasar varias décadas para que su hijo consiguiera, luego de un largo juicio, recuperar el coche. Este se encontraba en manos de un coleccionista holandés que pagó por él casi 3,8 millones de dólares en California en el 2011. Por su escaso número y condición, este coche está muy apreciado en el mercado de históricos. Como sabéis, estos autos suben de precio cada vez que cambian de manos. Cuando el coleccionista quiso exhibirlo en la Techno Classica de Essen (Alemania) en marzo, ya había una reclamación puesta por la familia Prym, y el coche fue requisado por orden judicial. Luego de un largo juicio, un tribunal regional de Hamburgo consideró como legítima la reclamación de la familia y al fin pudieron recuperarlo. Hans Friedrich Prim ya podía descansar en paz.

MERCEDES-BENZ 500K 1936: Una inapreciable joya de la corona

Si hablamos de automóviles clásicos no podemos evitar referirnos en primer lugar a uno de los iconos de la industria alemana de los años treinta, el Mercedes-Benz 500K Roadster. Construido entre 1934 y 1936, era un prodigio tecnológico, suspensión independiente a las cuatro ruedas, motor 5.0 L8 (en línea) con 160 CV, velocidad y confort, descapotable, lujoso, etc. En una palabra, este cochazo para gente acaudalada – además de ser uno de los más caros de la época. – era una muestra de la floreciente Alemania Nazi, Exhibido por primera vez en el Berlín Motor Show en el año 1934, se fabricaron apenas 342 unidades , el cual podía alcanzar los 160 km/h, y cuando lo hacía, “solo” consumía 30 l/100 km. El motor estaba sobrealimentado con un compresor Roots. Eso no es todo, también tenía cristales laminados, frenos hidráulicos, sistema eléctrico de 12 voltios con limpiaparabrisas, cierre centralizado, etc Era un coche bastante pesado, de casi 2,7 toneladas, y del cual existía en dos modelos, la corta (2,98 m) y larga (3,29 m). Producido en la fábrica de Mercedes en Sindelfingen (donde actualmente sigue teniendo su sede) sufrió el mismo destino que Alemania al finalizar la guerra, considerada como “un botín de guerra” por los invasores estadounidenses, quienes se las robaron cuantas pudieron y de esa manera fueron a parar a manos de coleccionistas privados. Hoy en día cuando son subastadas alcanzan elevados precios, como el ocurrido en el 2011 cuando un coleccionista holandés en California pago por uno de ellos la suma de 3,8 millones de dólares antes de enterarse de que era robado y que sus legítimos propietarios alemanes lograran requisarlo por orden judicial y que se encuentren cerca de recuperarlo del expolio cometido por los americanos en 1945. Por su escaso número y condición, este coche – una autentica joya sin lugar a dudas – es muy apreciado en el mercado de autos históricos. Y con mucha razón agrego yo.

MERCEDES BENZ 770 K: El coche favorito del Führer

MERCEDES BENZ 770 KSin lugar a dudas se trata de una joya automovilística de gran valor histórico ya que fue nada menos que del coche personal de Adolf Hitler, en el cual realizaba sus desfiles triunfales tal como podemos ver en las películas propagandísticas de la época. En efecto, el automóvil oficial que utilizaba en esas ocasiones era un Mercedes-Benz 770 K de edición limitada, del cual sólo se fabricaron 205 ejemplares entre 1938 y 1943. Pesaba cinco toneladas, debido al blindaje, y fue encargado para uso exclusivo del Führer en 1938. Fue el primer gran Mercedes que estaba construido sobre un chasis tubular oval, equipado con suspensión independiente y frenos hidráulicos. Los 770K fueron evolucionando con el tiempo y tenían más de 6 metros de longitud. Su distancia entre ejes era de 3,88 metros, usaba un motor de 8 cilindros y 7,6 litros utilizaba un sobrealimentador que le dotaba de 230 caballos de potencia. Antes de 1938, el sobrealimentador ya formaba parte del equipamiento estándar y permitía alcanzar una velocidad máxima de 170 kilómetros por hora; no obstante, las versiones blindadas – como la usada por Hitler – estaban limitadas a 80 kilómetros por hora debido a sus neumáticos a prueba de balas. El destino que tuvieron esos coches luego de la guerra fue distinto: Trasladados gran parte de ellos al oeste de Alemania a fin de evitar que cayeran en manos de los invasores rusos, estuvieron a buen recaudo hasta que fueron encontrados y robados por los aliados, quienes los trasladaron a sus países de origen para exhibirlos en sus museos o bien fueron a parar a manos de coleccionistas particulares. Muchos se vanaglorian de tener al auto favorito del Hitler , pero en realidad este se conserva en Alemania, específicamente en el Auto & Technik Museum Sinsheim , el cual ha demostrado que el coche que tienen en su poder – negro 1938 W150 / 770K – fue enviado por Mercedes Benz a la Cancilleria del Reich para uso exclusivo del Führer. Sin embargo, los actuales “poseedores” de los otros coches – menuda panda de ladrones que no tienen la mas mínima intención de devolverlos adonde pertenecen legítimamente, esto es Alemania, insisten en que el “suyo” es el original, cuando en realidad aquellos fueron usados por los jerarcas nazis, ya que eran de uso oficial. Como podemos ver en los vídeos adjuntos, el auto del Führer no lleva los estandartes nazis que usaba originalmente y es una verdadera lastima que no hayan sido repuestos, para que se vea como el que ilustra nuestra nota, Sea como fuere, a pesar del tiempo transcurrido, el Mercedes Benz 770K aún da mucho que hablar.

Mercedes-Benz celebra los 125 años de su invención: el Automóvil

Es un acontecimiento que no podíamos dejar pasar por ningún motivo y es que hace unos días se celebro nada menos que el 125 aniversario de la invención de una de uno de los mas grandes inventos de la Historia, el automóvil. La fecha elegida para conmemorar este invento es el 29 de enero de 1886, momento en el que Carl Benz patentó en Berlín su artilugio. Con motivo de este acontecimiento se celebró un acto en Stuttgart (donde Porsche y Mercedes-Benz tienen su sede central) y que contó con la presencia de la canciller alemana, Angela Merkel. Este año las celebraciones se centrarán en el propio Carl Benz y su esposa (que dos años después del invento hizo un viaje de 100 kilómetros entre Mannhein y Pforzheim, y sugirió algunas innovaciones como una tercera marcha para enfrentar mejor las pendientes, que fueron claves en la innovación del producto).Es por ello que la señora Merkel afirmo con toda razón que “Alemania es el país del automóvil ,el cual ha marcado durante años las tecnologías en el sector y quiere seguir haciéndolo en el futuro y si queremos seguir siendo líderes mundiales en el mercado del automóvil tenemos que ir adelante en la electromovilidad, y eso implica crear la infraestructura adecuada“. La canciller también ha señalado que el sector se enfrenta a grandes retos como el desarrollo de los motores híbridos y de los eléctricos, y fija como objetivo en 2020 tener un millón de automóviles eléctricos circulando por las autopistas alemanas. Con esto se ilustra perfectamente hasta que punto el automóvil forma parte de la historia de Alemania y de su propia identidad. Si bien por un interés egoísta muchos países, como Francia y EEUU en particular, no celebran este aniversario porque – de una manera absurda – se niegan a reconocer a Carl Benz como el verdadero inventor del automóvil. Allá ellos con sus traumas y complejos de inferioridad, Los alemanes siempre han estado a la vanguardia en todos los campos.Si bien es cierto que el estadounidense Henry Ford introdujo en 1913 la producción en cadena – convirtiendo al automóvil en lo que es hoy, un bien prácticamente universal – eso no les da ningún derecho a querer apropiarse de algo que no les corresponde Ya esta bien.

¡ HOLA MUNDO ! : A que no me esperaban

Venga ¿Como les va? iniciamos este blog para hablar de toda clase de objetos que alguna vez fueron parte importante de nuestras vidas y que hoy yacen injustamente olvidados por todos en un oscuro rincón, cubiertos de moho y telarañas, hasta el momento en que se convierten en un estorbo y terminen en los vertederos de desperdicios. Sin embargo, cada uno de estos alguna vez preciados objetos tienen su historia y nosotros las rescataremos para la posteridad.Estaré cada lunes – y ocasionalmente también los jueves – presentando lo que considere apropiado dar a conocer. Nada mas por mi parte y espero sea de su agrado ¿Vale?

A %d blogueros les gusta esto: