SUPER RETRO BOY: La Game Boy que todos habían soñado

Si los creadores de Super Mario dijeron adiós a la Game Boy tras la salida de Nintendo DS, aún hay muchos aficionados que echan de menos esa consola portátil de la compañía japonesa. Es por ello que llega una versión reimaginada de la Game Boy original que se lanzará este mismo verano bajo un sistema con diseño moderno, con batería recargable y compatible con todos los títulos de Game Boy. La nueva consola, conocida como Super Retro Boy – que nada tiene que ver con Nintendo – tiene entre sus características diez horas de autonomía, una batería de 2500 mAh y una pantalla TFT de alta resolución y muy resistente. Además, parece que esta nueva consola portátil retro inspirada en Game Boy original llegará acompañada de un cartucho con diez juegos, aunque no se ha concretado qué títulos incluirá. Por ahora ya hemos visto algunos juegos de GBA funcionando sobre la nueva portátil, y el resultado es muy prometedor (pese a que la colocación de los botones L y R ha causado el descontento de algunos usuarios). Tampoco podemos adelantar si la consola será compatible con los cables link de las máquinas que emula, ni si podrá conectarse a GameCube como en su momento hicimos con Game Boy Advance y Game Boy Advance SP. La máquina estará disponible en dos colores de inicio. La blanca, que recuerda a la primera Game Boy, y una negra y roja, similar a otros productos de Retrobit. Para cargar la batería de esta Super Retro Boy podremos utilizar cualquier cable micro USB. Y otro de los detalles que aún quedan por saber es si se podrá ajustar el contraste en los juegos, como en la primera Game Boy, o si podremos elegir el formato de la imagen para que no se produzcan “recortes”. Según hemos podido leer, el precio de Super Retro Boy rondará los 80 dólares cuando se ponga a la venta el próximo mes de agosto en algunos comercios de Estados Unidos, aunque podrá adquirirse de importación en tiendas como Amazon.

EL JUEGO DE LA RULETA: La casa siempre gana

RULETALa obsesión por el dinero fácil ha posibilitado el desarrollo de juegos de azar con la esperanza de ganar mucho dinero con muy poco esfuerzo, llegando el caso de que quienes lo practican, llegan a enviciarse de tal modo y se las pasan horas en los casinos con la vana esperanza de que la diosa fortuna se acordará de ellos, pero que al final lo pierden prácticamente todo, ya que como era de esperar, ‘la casa siempre gana’. Precisamente, uno de los más conocidos juegos de casino es la ruleta, con la cual solía ‘entretenerse’ la élite de la sociedad, pero que con el paso del tiempo se ha convertido en uno de los juegos más jugados y conocidos del mundo. Existen diferentes teorías en cuanto al origen de la ruleta, pero la mayoría de ellas están de acuerdo en que el juego tal y como se conoce hoy en día fue inventado en Francia en el siglo XVIII. En efecto, podemos asegurar que la primera ruleta moderna fue inventada por el francés matemático, físico, y filósofo Blaise Pascal, quien tuvo como objetivo la creación de una máquina de movimiento perpetuo. Aunque la intención de Pascal no era la de crear un juego de apuestas, su invento contribuyó significativamente a la ruleta moderna a la que juega hoy en día. Décadas después la ruleta fue adoptada como juego de casino. La primera mención a la ruleta fue en 1796, cuando el novelista francés Jaques Lablee la describió en su libro “La Roulette, ou le Jour” que estaba inspirado en un juego que vio en el Palacio Real francés. En ese momento, la ruleta contenía una casilla de doble cero. El cero fue introducido en la ruleta en 1843 por un francés llamado François y Louis Blanc para ofrecer servicios más atractivos y mejores a las personas que visitaban el casino del pueblo de Homburg. En este momento, la ruleta era ya bastante conocida y famosa en Europa, por lo que no tardó mucho en ser conocida en el continente americano. Primero, fue llevada al Nuevo Mundo por inmigrantes franceses y llegó a ser popular en la zona de Nueva Orleans, pero después su fama fue extendida por todo los EE.UU. No obstante, la verdadera revolución de este juego fue durante la segunda mitad del siglo XX, cuando fue asequible para la mayoría de la sociedad. A comienzos de siglo, solo dos ciudades en el mundo tenían casinos con ruletas, concretamente Las Vegas y Montecarlo, pero unas décadas mas tarde, este número creció hasta varios cientos – por no decir miles – de ellos. La popularidad de la ruleta experimentó un aumento sin precedentes en la era de Internet, cuando los casinos online empezaron a aparecer. La ruleta se convirtió en uno de los juegos online más respetados, debido a sus imágenes elegantes, pero también por los reducidos precios que se cobraban por jugar a la ruleta online. A diferencia de los casinos que podamos encontrar en nuestra ciudad, que se centraban o en el cero o en la variante de doble cero, las ruletas online acogen ambas variantes permitiendo a los jugadores la oportunidad de elegir el tipo de jugabilidad. La ruleta online cuenta además con una ‘ventaja’ sobre las ruletas reales, en concreto, los bonos de ruleta ofrecidos por los casinos online. Si se decide a registrarse en una página web de ruleta se dará cuenta que casi todas ‘ofrecen’ dinero gratis tras un primer depósito, un cebo para iniciarte en el vicio. Durante los últimos años, una nueva tendencia ha comenzado a extenderse por los casinos online. Se trata de los juegos de ruleta en vivo que permiten ver un juego real de ruleta, administrados por un repartidor de cartas. Estos programas tan sofisticados permiten dar instrucciones a los miembros del casino en tiempo real y ver la acción a vía webcam. Estos y otros aspectos han convertido a la ruleta online en uno de los juegos más populares, superando a los casinos reales. No hay ningún casino online que no ofrezca juegos de ruleta, y los servicios que ‘ofrecen’ día tras día tienen un mismo y único fin: tu dinero, hasta el último centavo. Cuidado con esta clase de juegos y no dejaos engañar.

UNA FIEBRE POR LO RETRO: Sony vuelve a fabricar discos de vinilo luego de 30 años ante la demanda global

Sony PSLX250HComo sabéis, una de las formas de entretenimiento que no paran de crecer en los últimos años y que sigue siendo de las preferidas para millones de personas, es la de la música. Ejemplo de ello es la explosión de las plataformas digitales como Spotify, Apple Music, Tidal, SoundCloud, entre otras. Para muchos, los cambios en los hábitos de consumo y la tendencia por que las personas ahora prefieren controlar lo que escuchan hicieron suponer que formatos clásicos como el CD, cassette y discos de vinilo estarían destinados a desaparecer, pero parece que el boom por lo retro les tiene deparado otro destino. Al menos para el formato de vinilo que ha tenido un repunte en los últimos años, pero recientemente parece que este mercado vuelve a tomar una posición importante en la industria de la música. Tanto que una de las trasnacionales más grandes del sector volverá a producir este tipo de discos. Se trata de Sony Music Entertainment, que tiene planes de instalar una nueva fábrica de discos de vinilo en el suroeste de Tokio, Japón. La trasnacional nipona no fabrica este tipo de discos desde hace casi 30 años, pero parece que el apetito de los coleccionistas y la tendencia de muchas bandas y artistas por lanzar ediciones especiales en este formato la motivan a regresar al mercado. Según reportes de la agencia AFP, Sony contempla iniciar la producción entre en el mes de marzo del próximo año, hecho que aprovechará para implementar diversas acciones de marketing para lanzar ediciones especiales de discos que tienen bajo su sello y EPs de colección. Sony Music Entertainment, y sus subsidiarias tienen en su catálogo discografía de grandes bandas como Depeche Mode y Pearl Jam, entre otros. La apuesta de la productora es apelar a un mercado que ha dado muestras contundentes de crecimiento. Durante la década de los noventa los discos en vinilo se fueron en picada pasando de ventas por 137 millones de dólares en 1997 a sólo 34 millones en 2006 a nivel mundial. Pero, luego de este bache motivado por la explosión del CD y, posterior a la decaída de este mismo formato, los discos también conocidos como acetatos volvieron a incrementarse, tendencia que se consolidó con las plataformas streaming. Durante los últimos tres años las ventas de discos de vinilo han registrado ventas considerables, en el 2014 fueron de 347 millones de dólares, pero en el 2015 se incrementaron hasta los 416 millones, según cifras proyectadas en Statista. El año pasado alcanzaron los 563 millones de dólares, de acuerdo con un reporte de la Federación Internacional de la Industria Fonográfica (IFPI). ¿Por qué las plataformas streaming tienen que ver con este boom? Un estudio realizado el año pasado por ICM, reveló que cerca del 50 por ciento de las personas encuestadas que compran discos de vinilo reconocieron que antes escucharon el álbum en una plataforma de música por streaming, principalmente Soundcloud o YouTube. Aunque los coleccionistas y la moda (aclaramos que no comparamos una cosa con la otra) también tienen que ver, ya que casi el 48 por ciento de las personas señalaron que no los han reproducido. De hecho, el estudio señala que muchas veces los vinilos terminan como objetos de decoración. Al final, todos estos factores han contribuido a que la industria reviva este formato tan amado por los melómanos, porque es considerado el formato de mayor calidad para grabar y reproducir música. En los últimos años grandes bandas y artistas han lanzado ediciones especiales en vinilo, como Pink Floyd, que lanzó la reedición de toda su discografía en este formato. Las ventas de vinilos en Japón rozaron las 800.000 unidades en el 2016, ocho veces más que el nivel del 2010, según datos de la industria musical nipona. Esta tendencia también se observa en otros países como Reino Unido, donde el año pasado las ventas de vinilos llegaron a superar a las de música en formato digital, o en Estados Unidos, donde se vendieron 17,2 millones de discos en el 2016.

FORBIDDEN PLANET: Planeta prohibido

FORBIDDEN PLANETDirigido por Fred McLeod Wilcox en 1956, se trata de una de las muestras más representativas de la ciencia-ficción de los años cincuenta, etapa cinematográfica obsesionada por el comunismo, las mutaciones y los platillos volantes. Una película que influyó en escritores como Gene Roddenberry y cineastas como George Lucas, además de adaptar, libremente, ‘La tempestad’ de William Shakespeare. Los personajes de Próspero y Miranda en dicha obra adoptan los de Morbius y Altaira en esta fascinante película que además gozó de ser el primer film de ciencia-ficción de gran presupuesto dentro del cine estadounidense. Su bien McLeod Wilcox había alcanzado el éxito con un par de películas protagonizadas por un maravilloso perro llamado Lassie, ‘Planeta prohibido’ se aleja totalmente de ese cine familiar aunque posee ciertos elementos del mismo, como la presencia de Robby, el robot, que alcanzaría una fama inesperada, protagonizando posteriormente un spin off – ‘The Invisible Boy’ (id, Herman Hoffman, 1957) – y apareciendo en varias series de televisión a lo largo de los años. Aunque, con la distancia del tiempo, lo más llamativo para los cinéfilos de hoy día es el protagonismo de Leslie Nielsen en un papel serio. ‘Planeta prohibido’ narra cómo a finales del siglo XXI una nave – el típico platillo volante, aquí de un encanto inolvidable – procedente de la Tierra, aterriza en el lejano planeta Altair IV para ver qué ha ocurrido con la expedición Bellerophon enviada tiempo atrás. De la misma sólo quedan dos supervivientes, el científico Morbius -excelente composición del veterano Walter Pidgeon – y su hija Altaira, nacida allí, personaje a cargo de Anne Francis, cuyos modelos causaron auténtico furor en la época, siendo la primera actriz en aparecer en minifalda en la historia del cine, lo que también supuso un escándalo en aquellos años. La película se toma su tiempo en exponer, o descubrir, el auténtico meollo de la cuestión, de presentar totalmente sus cartas, algo que se convertiría en un modelo a seguir en futuras películas del género. En dicho tramo, en el que la presencia de Altaria será perturbadora para una tripulación de hombres que no han visto a una mujer durante un año –detalle que alcanza matices aún más perversos con el personaje de Pidgeon−, McLeod Wilcox define una inquietante atmósfera con un inusitado uso de los travellings, marcando un ritmo pausado, y un tiempo interno casi enfermizo gracias a unos encuadres muy concisos. La muy conseguida atmósfera además se ve enriquecida del uso de una banda sonora que, por primera vez, utilizaba sonidos electrónicos en su totalidad. Los mismos, compuestos por Bebe y Louis Barron, causan un desasosiego muy interesante, por cuanto parece ocultar en forma de “banda sonora” un peligro invisible, una amenaza latente pero que no se hará visible hasta el final. Por supuesto los decorados de Cedric Gibbons – director artístico en más de mil películas, once Oscars en su haber y un currículum con el que la palabra impresionante se queda corta – también ayudan lo suyo, a pesar de cierto toque kitsch. Estremece sobre todo el interior de la gran maquinaria construida por la antigua civilización Krell, desparecida ya del planeta, que junto a los poderosos contrapicados del director dan una muestra de la inmensidad del lugar enterrado bajo tierra. Una inmensidad que juega paralelamente a las casi eternas posibilidades de la tecnología desarrollada por los Krell, avanzada a la humana en unos cuantos miles de siglos, y que propone los detalles más interesantes del argumento, la creación de monstruos a partir del subconsciente. Un monstruo invisible, impecablemente filmado por Wilcox a través de huellas en el suelo o con el uso de la cámara subjetiva, y cuya visibilidad se produce a través de un campo de fuerza a cuya creación ayudó Walt Disney prestando algunos de sus efectos visuales. La presencia del citado monstruo más el hecho de que el ser humano no está preparado para ciertos avances, esto es, poder, confieren a ‘Planeta prohibido’ matices de tragedia shakesperiana nada disimulados debido a la base literaria que toma prestada; Walter Pidgeon y su personaje son la prueba física en un film que juega con el poder de la imaginación más de lo que se ve a primera vista, nunca mejor dicho. Robby el robot y los disparos de las armas ponen el punto simpático y entrañable a un film serio e inteligente al que su influencia no ha sido del todo aún bien considerada. La idea de un remake es simplemente temible. Gene Roddenberry ha reconocido públicamente que ‘Planeta prohibido’ fue su principal inspiración a la hora de crear la saga de Star Trek. También fue una de las principales referencias de la serie televisiva Perdidos en el espacio. Poco después de su estreno, apareció la versión novelizada de Forbidden Planet escrita por Philip MacDonald utilizando el seudónimo W. J. Stuart. Aunque inspirada en el guión del film, la novela se ganó con el tiempo su propio espacio entre las obras de culto del género por su particular forma de abordar el tema (a partir de los relatos personales de sus protagonistas) y una serie de detalles y alusiones mitológicas que no aparecen en el filme.

ATARI BOX : El regreso de un mito

¿Puede una nueva consola de juegos colarse entre las dos súper populares PlayStation y Xbox? Parece que quien va a hacer el intento no es otra que Atari, la mítica marca de los años 70 y 80 que vuelve con una consola que traerá incluso algunos detalles de diseño que recordarán a sus antiguos productos, como los paneles imitando madera de algunas de sus máquinas más carismáticas. En efecto, las alarmas saltaron en la pasada edición de la feria de videojuegos E3 cuando Atari publicó un vídeo a modo de “teaser” y un sitio web, ataribox.com que apuntaban a este regreso de la marca. Hoy, el presidente de Atari, Fred Chesnais, ha confirmado a GameBeats que la compañía está de nuevo en el negocio del hardware y trabajando en una consola con el nombre de Atari Box. Más allá de los detalles de diseño retro, no hay mucha información sobre lo que traerá esta consola; pero Fred Chesnais ha explicado que el producto estará basado en hardware de PC, lo que tampoco deja claro a que se refiere exactamente. Se cree que el concepto podría ser similar al de la Xbox One de Microsoft o la PlayStation 4 de Sony que permiten que los desarrolladores adapten fácilmente sus juegos de ordenador a las consolas. Por otro lado, esta declaración puede entenderse también como un concepto todavía más abierto, que sería básicamente un PC para juegos en el que los usuarios podrían personalizar y mejorar los componentes o utilizarlo también como un ordenador convencional. Tras su época dorada en los años 70 y 80, la compañía Atari se ha mantenido con muchas dificultades hasta que se declaró en bancarrota en el 2013 y fue adquirida por su actual presidente, Fred Chesnais, que ha vuelto a hacerla rentable gracias a su enfoque en los juegos para dispositivos móviles. Evidentemente, con la fuerza que ya tienen productos como la Xbox One o la PlayStation 4, y por supuesto los PC para juegos, cuesta pensar qué puede ofrecer el hardware de Atari al mercado del entretenimiento, aunque los paneles de madera seguro que tientan a los aficionados a lo retro. A propósito y a modo de adelanto, AtGames ha presentado una nueva serie de consolas de pequeño formato basadas en la exitosa y recordada Atari 2600. Con una fecha de lanzamiento fijada en septiembre, el principal reclamo es Atari Flashback 8 Gold – el cual ilustra nuestra nota – un aparato donde se incluye 120 juegos (Pitfall, Asteroids, Space Invaders y River Raid) del mencionado dispositivo y que se lanza al mercado con dos controladores inalámbricos, dos puertos para aquellos quieran hacer uso de mandos con cable original, salida para HDMI, filtros de scanline, y opciones de guardado y pausa de partida. Además de este modelo, hay otros dos anunciados con características más modestas: Atari Flashback 8 Classic, con 105 juegos; y Atari Flashback Portable Game Player, con 70 juegos (Pac-Man, Dig Dug, Frogger y Pitfall), y la posibilidad de expandir catálogo mediante tarjeta SD y una pantalla de 2.8 pulgadas.

ERICSSON R380: Retrocediendo en el tiempo

ERICSSON R380El Ericsson R380 Smartphone fue un teléfono móvil GSM, puesto a la venta en el año 2000. Combinaba las funciones de un teléfono móvil y las de una PDA. Fue el primer aparato comercializado como “smartphone”. En diciembre de 1999 la revista Popular Science lo consideró como uno de los avances más importantes de la ciencia y la tecnología. Fue un aparato innovador ya que era tan pequeño y ligero como un teléfono móvil normal; además, fue el primer aparato que utilizó Symbian OS. El lanzamiento del R380 tuvo lugar pocos meses antes que Ericsson (División Móviles) comenzara su Joint Venture con Sony y crearan Sony Ericsson. Se puede ver notablemente la mano de la compañía sueca en la estética del equipo, como también en la antena heredada del T28 y el color azul marino que caracterizaba a los modelos de la compañía. En el ámbito de las cualidades técnicas, el teléfono sorprende por su potencia tanto en software como en hardware. El equipo realmente vuela, tenía una pantalla táctil en negro y blanco, cubierta parcialmente por una tapa. Por esa razón, puede ser considerado el predecesor de las populares series P800 y P900 de smartphones. Si bien es resistiva, tiene una muy buena sensibilidad y la UI está pensada para ser usada con un stylus que se desprende de la parte de atrás del equipo (en el lado de la batería).En cuanto a capacidad de almacenamiento, el equipo tenía aproximadamente 1,5 MB, sin embargo como casi todo era texto, no había mayor problema y rara vez te ibas a quedar sin memoria. A pesar de la sofisticada interfaz de usuario, los usuarios no podían instalar su propio software en el. Pese a que el equipo estaba pensado netamente para ser usado como organizador personal, no se quedaba atrás en lo que entretenimiento: Si bien tiene sólo un juego, posee un compositor (en forma de piano), que no te aburrirá. Algo que no se puede dejar de mencionar era su Discado Por Voz. Piensa que era un equipo del año 2000 y tener esa característica por aquellos tiempos era sencillamente notable.

1962 LOCKHEED JETSTAR: El avión de Elvis Presley subastado en casi 400.000 euros

1962 LOCKHEED JETSTARUn Lockheed Jetstar de 1962, el lujoso avión que perteneció en su día a Elvis Presley, ha sido adquirido por un coleccionista anónimo por 384.644 euros. La subasta fue celebrada en California. Poco importaba el estado de conservación de la aeronave, que parecía más un pedazo de chatarra recién rescatada de las profundidades marinas que un jet privado con poco más de seis décadas de historia a sus espaldas. Una vez más, la mitomanía ha obrado el milagro de la enésima resurrección y devuelto a Elvis a los titulares de prensa con una cifra récord: la de los 384.644 euros que un coleccionista anónimo ha desembolsado por el avión que en su día perteneció al considerado Rey del Rock. Durante la subasta que se ha celebrado en California, los expertos en memorabilia de la casa GWS Auctions insistieron en el carácter ‘exclusivo’ de la pieza – a pesar del lastimoso estado en el que se encuentra – cuyo interior fue diseñado por el propio Elvis. El cantante no escatimó en gastos para el tuneado de su lujoso Lockheed Jetstar, que muy a duras penas mantiene hoy el lustre de los viejos asientos de terciopelo, la moqueta roja, las maderas nobles y las lámparas doradas que iluminaron sus viajes entre concierto y concierto. Durante los últimos 35 años, el jet privado de Elvis – quien murió el 16 de agosto de 1977 en Memphis – ha permanecido en una pista de aterrizaje de Roswell (Nuevo México), donde era visitado por un goteo incesante de curiosos y correligionarios del barítono de Mississippi. Aunque se desconoce la identidad del nuevo propietario, una cosa es segura: no podrá pilotarlo, pues el oxidado fuselaje está seriamente dañado, ninguno de los controles de la cabina funciona y, lo más importante, carece de motor. Como sabéis, el Lockheed Jetstar fue uno de los pocos aviones de su clase que permitía a los tripulantes caminar completamente erguidos por el interior de la cabina, por lo que el pasillo estaba ligeramente hundido con respecto al nivel de los asientos, que eran de grandes proporciones. Al respecto, un documental de National Geographic recoge algunas imágenes de Elvis en el flamante jet privado que compartía con su padre, Vernon Presley, durante una gira de conciertos por los Estados Unidos. Al menos el excéntrico que lo adquirió, podrá comprarse un traje como el de Elvis en una tienda de disfraces, si no lo tiene ya, y meterse entre las ruinas del avión a cantar sus recordados éxitos. Hay cada loco en el mundo…

A %d blogueros les gusta esto: