SAMSUNG W2017: Un smartphone que evoca el pasado

samsung-w2017Samsung tiene un teléfono para todos los gustos y bolsillos. Como prueba está el lanzamiento del Samsung W2017, un teléfono con diseño clamshell, o también conocido como “de tapa”. Al ver el W2017, lo primero que pasa no es pensar en los teléfonos actuales, sino todo lo contrario: recuerda de inmediato los teléfonos de antes del cambio de siglo, de la época de los StarTAC de Motorola. Sin embargo, el W2017 está totalmente diseñado para la modernidad. Fabricado de aluminio y con dos pantallas, el W2017 se venderá sólo en China, pero eso no impide echarle un ojo y envidiar a los asiáticos (que no será tanta, luego de que te enteres de su precio).La pantalla, tanto interna como externa, es de 4.2 pulgadas, fabricada con un panel AMOLED y ofrece una resolución Full HD. Debajo del bonito chasis, encontramos un procesador Snapdragon 820 de Qualcomm, trabajando junto a 4GB de RAM. El almacenamiento interno es de 64GB y, si necesitas más, tiene espacio para una tarjeta microSD. Al enfocarse al mercado asiático, el W2017 ofrece soporte de dos tarjetas SIM y conectividad 4G. Sus medidas son: 127.8×61.4×15.8mm; no es delgado, pero no olvidemos que tiene dos pantallas y una es la tapa del teléfono. La cámara es de 12 megapixeles en la parte trasera, mientras que la frontal es de 5 megapixeles. Su peso es de apenas 208 gramos y la batería ofrece una capacidad de 2,300mAh. Según SamMobile, el W2017 no tiene un precio confirmado, pero el sitio reporta que podría costar alrededor de 20,000 yuanes, o sea US$3,000 (equivalente a unos 2.000€) Venga ya ¿la nostalgia cuesta tanto? Para los que crean que sí, deberán incluir el vuelo a China, ya que Samsung no venderá este smartphone fuera de ese país asiático. En general, tal y como se ve en las imágenes, Samsung ha lanzado un terminal muy premium para un mercado muy concreto, y su precio así lo atestigua. Se trata, simplemente, de una estrategia muy centrada en el nicho con gran poder adquisitivo que aún desea poder seguir con este formato sin sacrificios y se puede permitir un desembolso así. Se trata de una estrategia que parece estar funcionando, ya que Samsung no falta a su cita anual, con la serie. Así, además de haber lanzado modelos de gama media con esta disposición, la compañía lleva tres o cuatro años trayendo el equivalente a su gama alta, pero enfocándolos al lujo y a la moda, donde también persigue triunfar con sus accesorios.

MELROSE PLACE: Donde residen la locura y la pasión

melrose-placeDel mismo productor de “Beverly Hills 90210” (Sensación de vivir) llega esta crónica de la vida cotidiana de un grupo de jóvenes que, terminados sus estudios, tiene que afrontar las dificultades del mundo profesional en la competitiva ciudad de Los Ángeles, Amanda, Jo, Michael, Megan, Craig, Taylor y Samantha viven en el mismo bloque de apartamentos y protagonizan encendidas pasiones, ambiciones laborales y traiciones amorosas, donde poco a poco el poder, el dinero y el deseo irán corrompiéndolos. Considerada una de las series mas exitosas de la década de los 90 en los EE.UU. contó con 227 episodios en 7 temporadas, todas emitidas entre 1992 y1999 por la cadena FOX, con una duración aproximada de 43 minutos por capítulo. La serie nació como un spin-off de ‘Beverly Hills, 90210’ siendo creada también por Aaron Spelling, padre de otros títulos míticos como ‘Los Ángeles de Charlie’, ‘Starsky y Hutch’, ‘Hotel’ o ‘Dinastía’. No obstante, aunque ‘Melrose Place’ fuese de su productora, quien realmente estuvo a cargo de la ficción como productor ejecutivo fue Darren Star. Así, aunque Melrose nace la versión treintañera de la serie anteriormente mencionada, e incluso vemos en los primeros episodios aparecer al personaje de Kelly, pronto toma un tono propio, quitándose de encima las moralejas y buenas intenciones y haciéndose menos aburrida. Lo mejor de ‘Melrose Place’ es que, aunque comenzó de una forma suave, a medida que avanzaron los episodios la historia dio un giro hacia la locura y se quedó asentada en ese estadio. La serie tuvo la suerte de no tomarse demasiado en serio a sí mismo, y aquella historia de unos chicos treintañeros que convivían en un recinto de apartamentos de Los Angeles, pasó a ser un torrente de pasiones y amoríos con giros enrevesados. Cada vez más, las tramas contaban historias inverosímiles con cegueras temporales, hijos robados, hermanos malvados o periodos en silla de ruedas. No obstante, aclaremos que aquello tenía sentido dentro de la lógica interna de la serie, y aunque las tramas tenían su punto de disparatado, los personajes estaban bien cogidos a su propia realidad, lo que hacia entretenido y altamente adictivo. Y sí, no es que la locura y la pasión se pasasen por la serie, sino es que literalmente vivían allí. Porque ‘Melrose Place’ toma su título de la calle en la que estaba aquel edificio de apartamentos en el que vivían sus protagonistas, aquel sitio que tanto molaba. ¿Quién de los que haya visto la serie no ha querido vivir allí, en el número 4616? Si hay algo que nos ataba a la pantalla para ver Melrose, es eso precisamente que decía, sus personajes. Y aunque a lo largo de sus siete temporadas hubo bastantes personajes recordables, destacan por encima de todo un trío de malvadas que dominaron la situación con sus desquiciados planes, siempre en torno a los hombres y al poder. Hablo de Amanda Woodward, Sydney Andrews y Kimberly Shaw. Ellas tres tuvieron la serie en sus manos y nos mostraron tres formas distintas de maldad. Amanda era la alta ejecutiva, y desde sus trajes de falda y chaqueta atemorizaba a los empleados de la agencia publicitaria D&D a la vez que aplastaba a sus rivales con una inteligencia brutal que desembocaba en una lengua viperina. Sydney era la pobre chica, la ingenua, una jovencita llena de ilusiones y deseos que, lejos de dejarse vencer por las adversidades sacaba a la luz su lado más pérfido y orquestaba planes que, desgraciadamente, se le solían volver en contra. Y finalmente Kimberly, era la propia personificación de la locura, quien se dejaba llevar más básicamente por sus instintos pero a la vez sabía ser fría como nadie. Y lo mejor es que todas ellas se vieron tocadas en un momento u otro de la serie, o en muchos, por Michael Mancini. Él hacía lo que quería con ellas, o lo intentaba, y se enamoraba y desenamoraba de ellas sin ton ni son provocando siempre grandes pasiones, rechazos repugnantes y venganzas memorables. Mancini era un liante, el mal hecho truhán pero en el fondo, un cabrón encantador y querible. Su relación con todas removía los pilares de Melrose (y de la casa de la playa), siendo siempre objeto de las tramas principales. Pero aparte de ellos, también hubo otros personajes en la serie que eran menos malos, o que al menos no sabían serlo igual de bien. Sería imperdonable no dedicarle unas palabras a Allison, la encarnación del bien de la serie. Tampoco podemos pasar por alto a la encantadora y arisca Jo Reynolds, al macho alpha de la serie, Jake Hanson o a la pesada de Jane Andrews. De todos actores que encarnaron a los habitantes del complejo de apartamentos de Melrose Place, algunos desaparecieron para siempre y otros lograron mantenerse con relativo éxito en otras producciones sin caer en el olvido. Incluso algunos se hicieron todavía más famosos después por otras series, mientras que otros sólo dieron que hablar por sus avatares fuera de la pantalla. La cadena The CW lanzó una nueva versión de ‘Melrose Place’ motivada por la aceptación de la que hizo el anterior con ‘Sensación de Vivir’, su serie hermana. No se trataba exactamente de un remake, sino más bien de una continuación. Volvíamos a ver la vida en los apartamentos de Melrose Place donde había nuevos habitantes, pero también donde volvieron los antiguos inquilinos para continuar con sus vidas, años después del final de la serie original. Esta nueva ‘Melrose Place’ no tuvo demasiado éxito, y tras una única temporada la cadena decidió no renovarla.Para terminar este repaso por el recuerdo de la serie, aquí os dejo la cabecera de la serie. Acompañados de esa música instrumental ya mítica, siempre en orden alfabético veíamos pasar a los actores de la serie ante la pantalla, a veces sonriendo directamente a cámara, otras distraídos y en algunas ocasiones como extractos de la ficción. Pero siempre veíamos en último lugar a Heather Locklear, porque aunque ella era la absoluta estrella de la serie siempre apareció como Special Guest Star. Ella y su divismo. Siete temporadas y 226 episodios después, la serie concluyó y nosotros podemos agradecérselo a la factoría Spelling y la pluma de Darren Star que nos regalaron esta delicia del entretenimiento más mundano.

MONOPOLY TRUMP: El juego mas deseado

monopoly-trumpDonald Trump es, quizás, uno de los pocos presidentes de los Estados Unidos que llega al despacho oval con un juego de mesa bajo el brazo. En efecto, el ahora recién elegido presidente en una de las más sucias campañas mediáticas en su contra por parte del establishment y la banca judía de Wall Street que se recuerde, tuvo el honor de ser el protagonista de un juego de mesa que salió al mercado estadounidense a finales de los años 90. El juego – llamado oficialmente Trump The Game – con una estética muy fiel a lo que eran los títulos del sector de la época, planteaba una mecánica simple y efectiva: amasar, en principio, la mayor fortuna posible para luego pujar por ciertos inmuebles y acabar convirtiéndose en el que más cartas Trump ha coleccionado. Esas cartas se usarían luego en una segunda parte de la partida, en una fase de negociación en la que el objetivo será adquirir cuantas más propiedades mejor, todo muy al estilo Trump, es decir, a lo grande. Y todo muy secreto, porque los jugadores no sabrán el valor de los inmuebles por los que han pujado hasta que los tengan en su poder. Al final acaba ganando el que más dinero haya logrado reunir. El juego, cuya portada brilla con la fabulosa melena rubia del magnate ha sido protagonista incluso de varios vídeos que han salido a la luz sobre todo en los últimos meses, coincidiendo con la campaña electoral. Trump The Game ha sido publicado por Milton Bradley y Parker en dos ediciones. Es un título preparado para tres o cuatro jugadores con partidas que se prolongan durante hora y media. Disponible en la tienda online Amazon, el juego alcanza en la actualidad un precio cercano a los 100 euros.

PATEK PHILLIPE NAUTILUS: 40º aniversario de un mito

patek-philippe-nautilusUno de los modelos más icónicos del mundo de la relojería, el Patek Philippe Nautilus, celebra este año su 40 aniversario. Y lo hace con dos ediciones limitadas: Nautilus 5711 y Nautilus 5976, su versión crono. Creado en 1976 en colaboración con el legendario Gèrald Genta, el Nautilus fue el primer reloj deportivo de Patek Philippe. Se trataba de una pieza de gran volumen fabricada en acero ser sumergible hasta 120 metros. Ahora, Patek Philippe conmemora los 40 años de historia del Nautilus con dos modelos, el nuevo 5711/1P con caja de platino que rinde homenaje al modelo de 1976, y el nuevo 5976/1G, que conmemora el primer modelo cronógrafo lanzado en 2006. Ambos modelos incorporan en el relieve clásico de su esfera azul un logotipo tallado para conmemorar el aniversario, al mismo tiempo que sustituyen los índices habituales estilo bastón por diamantes. El Nautilus 5711/1p 40 Aniversario edición limitada es un homenaje al original ‘Jumbo’ de 1976. Esta edición de 700 piezas evoca al modelo original al mismo tiempo que deja ver la evolución del modelo a lo largo de los últimos 40 años. La esfera está realizada en oro de 18 quilates y, a diferencia del modelo original, es de un tono azul oscuro que se complementa a la perfección con los índices de oro con diamantes Top Wesselton en talla baguette. En su interior encontramos el mecanismo automático calibre 324 S C, con un rotor central de oro de 21 quilates y un volante Gyromax y una espiral Spiromax, ambos patentados por Patek Philippe, que se encargan de garantizar su precisión. Sus acabados están realizados a mano, incluyendo en acabado Côtes de Genève de los puentes, y son visibles gracias al fondo de cristal de zafiro de la caja. Cada pieza se entrega en una caja conmemorativa confeccionada en corcho natural marrón, exactamente igual que la del modelo de 1976. Entretanto, el cronógrafo Nautilus 5976/1G 40 Aniversario edición limitada, ha sido realizado en oro blanco de 18 quilates y homenajea al cronógrafo lanzado en 2006. También recurre a un azul oscuro para su esfera así como para el monocontador situado a las 6 horas, que ha ganado en tamaño para facilitar su lectura. El responsable de su funcionamiento es el movimiento cronógrafo patentado CH 28-520 C, con funciones de puesta en marcha y parada y flyback controladas por medio de un mecanismo clásico de rueda de pilares con un embrague de discos vertical. Sus componentes y acabados pueden observarse gracias al fondo de cristal de zafiro. Este modelo está limitado a 1.300 piezas y se presenta en la misma caja que la otra edición limitada, con un diseño exacto al de la caja original.

HALLOWEEN: La festividad celta más terrorífica del año

malvadinEs tiempo de Halloween y llegó el momento de referirnos a uno de sus símbolos más representativos, cuya tenebrosa historia eriza los pelos de punta a uno. Como sabéis, a mediados del siglo XVIII, emigrantes irlandeses empiezan a llegar a América del Norte, quienes traen su cultura, su folclore, sus tradiciones, su noche de Samhain. Siguiendo los orígenes celtas de esta fiesta, los europeos comenzaron a sustituir el nabo por las calabazas, mucho más grandes y fáciles de ahuecar. En un primer momento la fiesta sufre una fuerte represión por parte de las autoridades de Nueva Inglaterra, de arraigada tradición luterana. Pero a finales del siglo XIX, los Estados Unidos reciben una nueva oleada de inmigrantes de origen céltico y por lo tanto, la fiesta irlandesa, se mezcla con otras creencias . En esta secuela colonial, Halloween incluye entre sus tradiciones, la conocida leyenda de Jack el irlandés. Sólo quedaba bautizar a la calabaza como “El candil de Jack”, es decir, “Jack el que vive en la lámpara” o, como se conoce actualmente, “Jack O’Lantern”. Esta leyenda tiene su origen en un irlandés taciturno y pendenciero llamado Jack, quien una noche de 31 de Octubre se tropezó con el mismísimo diablo. Desde entonces comenzó a extenderse la leyenda negra de Jack-o-lantern y a emplearse las calabazas convertidas en el tenebroso candil de este siniestro personaje. En una lejana noche de Brujas, un pendenciero irlandés con fama de borracho, llamado Jack, tuvo la mala fortuna de encontrarse con el diablo en una taberna. A pesar del alcohol ingerido, Jack pudo engañar al diablo ofreciéndole su alma a cambio de un último trago. El diablo se transformó en una moneda para pagarle al camarero, pero Jack -harto tacaño- rápidamente lo tomó y lo puso en su monedero que tenía grabada una cruz, así que el diablo no pudo volver a su forma original y Jack no lo dejaría escapar hasta que le prometiera no pedirle su alma en diez años. El diablo no tuvo más remedio que concederle su deseo. Pasado el plazo de los diez años, Jack se reunió con el diablo en el campo. El diablo iba preparado para llevarse su alma pero Jack pensó muy rápido y dijo: Iré de buena gana, pero antes de hacerlo, ¿me traerías la manzana que está en ese árbol por favor? El diablo pensó que no tenía nada que perder, y de un salto llegó a la copa del árbol, pero antes que se diese cuenta, Jack rápidamente había tallado una cruz en el tronco. Entonces el diablo no pudo bajar y él le obligó a prometer que jamás le pediría su alma nuevamente. Al diablo no le quedó más remedio que aceptar. Jack murió unos años más tarde, pero no pudo entrar al cielo, pues durante su vida había sido golfo, borracho y estafador. Pero cuando intentó entrar en el infierno, el diablo tuvo que enviarlo de vuelta, pues no podía tomar su alma (lo había prometido) ¿A dónde iré ahora? Preguntó Jack, y el diablo le contestó: Vuelve por donde viniste. El camino de regreso era oscuro y el terrible viento no le dejaba ver nada. El diablo le lanzó a Jack un carbón encendido directamente del infierno, para que se guiara en la oscuridad, y Jack lo puso en una calabaza que llevaba con él, para que no se apagara con el viento, el cual le sirve de tenebroso candil. Esta es la triste historia de Jack, un desgraciado ser que vaga como alma en pena la noche del 31 de octubre sin poder encontrar la paz eterna. Hoy, la fiesta de Halloween se desvela como una noche misteriosa protagonizada por brujas, fantasmas, vampiros, duendes o espíritus, dispuestos a asustar a cualquier precio con disfraces, bromas, pelucas, pinturas, pelis de terror, etc. Todo sin perder el buen humor y el ambiente festivo. Sin embargo, las calabazas convertidas en candiles serán una vez más las protagonistas que despejarán las tinieblas del inframundo y nos guiarán con su luz en el mundo de los vivos donde Jack sigue vagando por alguna esquina, listo para darnos un buen susto. Aprovecho el momento para desearos una feliz Noche de Brujas.

LAMBORGHINI COUNTACH: Clásico y deportivo

lamborghini-countachSe trata de un icono de los años 70, que nació en el Salón del Automóvil de Ginebra de 1971, pero la fantasía de Bertone no se hizo realidad hasta 1974. El Lamborghini Countach siguió el camino del bello Miura con su motor central a la vez que intentando evitar cualquier defecto utilizando todo un grupo de nuevas soluciones. El V12 de 4 l ya no estaría en posición transversal sino justo detrás del conductor y delante de las ruedas traseras de ahí la denominación LP400: 4l Longitudinale Posteriore. La leyenda dice que su nombre viene de la impresión que produjo a un ingeniero de Sant´Agata Bolognese cuando lo vio por primera vez y de su expresión de admiración ¡Countach! que generalmente decía a las chicas guapas. Paolo Stanzani, que había trabajado con Dallara y contrató a Massimo Parenti para ayudarle. Los primeros modelos tenían un chasis semimonocasco que pronto se sustituiría por la construcción compleja de un armazón espacioso y tubular cubierto por planchas de aluminio. La mayoría de los elementos de su tren motor eran los mismos que el Miura. Ni qué decir tiene que la maniobrabilidad y la conducción del Countach eran de otro mundo; no sólo fue el coche de serie más rápido del mundo sobre el papel sino también, gracias a la configuración central de su motor y a su fantástico agarre, uno de los coches más explosivos y emocionantes y quizás se puede tener la suerte de ver. El diseñador de Bertone Marcello Gandini basó mucho de la explosividad del Countach en los coches de carreras de los años 60 y en vez de diseñarlo bonito como el Miura buscó acentuar su fiereza. Tenía un frontal corto y achaparrado con faros retractiles escondidos, un parabrisas muy inclinado y rectangular y puertas que se abrían subiendo con las bisagras delante. Con el tiempo se le incorporó un alerón trasero de función más que nada decorativa ya que al ser tan bajo lo había peligro de que se levantara, de hecho sólo añadió peso y aerodinámica. La forma de sus ventanas laterales no aceptaban ningún mecanismo de apertura, así que se dividieron en horizontal pudiéndose sólo abrir la parte superior. Algunos comentaristas de la época dijeron que en caso de accidente los ocupantes las rompieran de una patada para poder salir. El habitáculo de los primeros modelos reflejaba el futurismo de su exterior, pues su volante sólo tenía un brazo y había muchos testigos de alarma delante del conductor. Cuanto más se fabricaba más convencional era su interior, pues dispondría de mucho plástico negro y un gran túnel central. La evolución del Countach empezó con una forma pura de cuña y con el tiempo se vería alterada con retrovisores, alerones, tomas de aire adicionales y extensiones de los pasos de rueda. La ley Federal de Estados Unidos impuso la instalación de parachoques de baja velocidad de modelos avanzados. Hasta 1978 12 fabricaron 23 unidades y entonces llegó el LP400S con un chasis mejorado, una suspensión óptima y los neumáticos más anchos de perfil bajo Pirelli P7 que le daban un mayor agarre que los anteriores Michelin; en consecuencia y a efectos estéticos se tuvo que ensanchar los pasos de rueda. Era una versión más ligera como mayor aerodinámica y menor potencia. Cuando los hermanos Mimran obtuvieron el control de la marca se montó un motor más grande de 4.754 cc V12 el LP500Sque entregaba una potencia de 375 Cv. Años más tarde esta cilindrada aún aumentaría a 5.167 cc. con un cilindro de cuatro válvulas en cabeza para el Countach Quattrovalve que entregaba 455 Cv. y alcanzaba una velocidad máxima de 295 Km/h. En 1990 apareció la versión Aniversario que celebraba los de 25 años de su concepción y dejó de fabricarse ese mismo año.

COMMODORE 128: ¿Uno de los peores ordenadores de la historia?

commodore-128Se trata de uno de los fiascos informáticos más sonados en la informática moderna. Nacido en 1985, este dispositivo tuvo la mala suerte de ser lanzado inmediatamente después de un super ventas como fue su hermano mayor, el Commodore 64, considerado uno de los primeros grandes ordenadores orientados a los videojuegos. Con las funcionalidades y características que se incluyeron en el 128, la compañía estadounidense intentaba atraer tanto al cliente empresarial como al usuario doméstico interesado en los videojuegos. Esta excesiva ambición (o falta de especialización, según se mire) fue precisamente su mayor hándicap llevándolo a perder cuota de mercado en ambos segmentos; los amantes de los juegos acabaron decantándose por la videoconsola Amiga, mientras que para el ámbito de los negocios, el usuario prefería las nuevas máquinas de IBM. Presentado oficialmente el 5 de enero de 1985 en la Feria Internacional de Electrónica de Consumo de Las Vegas (en inglés Consumer Electronics Show o también CES) el Commodore 128 fue una de las mayores novedades del año y el último home computer de 8 bits firmado por CBM (Commodore Business Machines). “Ya han pasado 31 años desde entonces, un periodo increíblemente largo si consideramos la historia de los ordenadores. Cuando empezamos a trabajar en el proyecto para el nuevo Commodore, yo tenía apenas 24 años… Me parece una eternidad…” afirma Bil Herd, ingeniero jefe de Commodore International desde 1983 hasta 1985. “Personalmente me encargué del diseño del hardware del nuevo 128 y el aporte de personas como Fred Bowen fue fundamental para que el ordenador viera la luz, considerando el momento bastante complicado que la empresa estaba viviendo”. Herd y el equipo de ingenieros trabajaron en la creación de un nuevo ordenador con la idea de mejorar prestaciones y resultados de su antecesor más famoso, el C64. “Nuestro objetivo era construir un home computer basado en video chip con mejor gráfica, audio y un buen procesador, para responder al nuevo mercado, más heterogéneo, que estaba naciendo poco a poco. Los nuevos programas educativos y juegos requeríanprestaciones y funcionalidades extras propias de ordenadores dedicados a un público más amplio. El mundo estaba cambiando muy rápidamente…”. El C128, equipado con memoria RAM de 128 Kb, por un lado garantizaba un uso lúdico siendo 100% compatible con los juegos del C64, por el otro el uso profesional (siendo compatible con los principales lenguajes de le época: Algol, Basic, Cobol, Fortran y Pascal entre otros), intentando ofrecer una gráfica de nivel superior con modalidad 640×200, introduciendo su nuevo chip VDC. El nuevo C128 nació “de forma bastante rápida… Habiendo ya trabajado para Commodore Business Machines en varios proyectos como ingeniero jefe, gran parte del diseño a nivel de estructura y chips ya estaba casi del todo hecho” afirma Herd, que participó en la producción de los principales modelos de la empresa como el Commodore Plus/4, los C16/116, C264, C364 y en el desarrollo de los chips TED. Pero, a diferencia de los anteriores home computers de Commodore, el 128 resultó ser sorprendentemente compatible. “La compatibilidad entre ordenadores en ese momento era algo bueno solo para la ciencia ficción… No fue algo que buscamos deliberadamente, más bien fue fruto del caso”, dice Bil Herd. “Hasta tuvimos problemas a nivel de directivos cuando alguien informó el jefe que los juegos del C64 funcionaban en nuestros prototipos. Él se opuso al concepto de un ordenador plenamente compatible con los anteriores pero gracias a la fuerza de voluntad de Terry Ryan seguimos adelante y finalmente conseguimos el visto bueno de los responsables marketing de Commodore”. No obstante las novedades introducidas (nuevo procesador, mayor resolución grafica, nuevo chip, más memoria libre, botón de reinicio, teclado numérico…), el Commodore 128no consiguió conquistar el mercado como su antecesor 64 por varias razones, vendiendo sólo 4 millones de ejemplares en todo el mundo. Mientras se acercaba la época de los más potentes ordenadores a 16 bits (comezó en 1984 con el Apple Macintosh), el Commodore 128 fue realizado siguiendo, una vez más, arquitectura y características típicas de los home computers a 8 bits con BASIC y funcionamiento mono-task, sin controladores ni otro software. La segunda generación de ordenadores, predecesores de los ordenadores personales más modernos, en 1985 ya estaba a punto de desaparecer, dejando sitio a máquinas con interfaz gráfica de usuario, como el Atari ST o el Amiga (de propiedad de la misma Commodore). “Cuando Jack Tramiel dejó la empresa, muchas cosas cambiaron” afirma Herd, refiriéndose al empresario que dejó Commodore en 1984 convirtiéndose poco después en el numero uno de Atari. “Fue un momento difícil para todos nosotros, su ausencia inevitablemente repercutió también en el proyecto del 128. Había mucha confusión: para el C128 no había recursos a nivel de marketing, sin embargo sí los había para proyectos paralelos…”, referiéndose al Amiga 1000 que vio la luz en julio de 1985. “Los directivos que llegaron en su lugar eran personas de gran valor pero pertenecían a ámbitos muy diferentes. Con Tramiel no perdimos solo un gran empresario sino nuestra visión y la capacidad de interpretar y anticipar el mercado”. Hay un poco de nostalgia en las palabras de Bil Herd, sobretodo considerando el triste final de Commodore, que cerró por quiebra en 1994: “A los 31 años del lanzamiento del 128 es una ocasión para recordar una gran etapa de nuestro desarrollo informático pero duele ver que empresas como Apple aparecen hoy como los absolutos protagonistas en la historia de los ordenadores. Haría falta una revisión de los hechos, considerando que ellos utilizaban nuestros chips… La historia de Commodore hubiera podido ser muy diferente, no cabe duda” puntualizó.

A %d blogueros les gusta esto: