NINTENDO 64 CLASSIC MINI: Si que se hizo extrañar

Nintendo 64 Classic Mini¿Os imagináis la próxima consola retro de Nintendo? En efecto, la N64 Classic Mini podría estar en nuestras manos en diciembre del 2018.Si has intentado conseguir una de las consolas SNES Classic Mini de Nintendo, probablemente hayas encontrado algunos obstáculos. Aunque la diminuta consola clásica no está aún a la venta, las preventas han agotado prácticamente su presencia – con un montón de pedidos en eBay a precios exorbitantes – mientras que los pedidos previos en Estados Unidos se han agotado en cuestión de minutos. Dado el corto plazo que Nintendo le dio a la NES Mini, todo parece indicar que la SNES Mini correrá la misma suerte y hemos de empezar a imaginar cómo será la próxima consola clásica de Nintendo. Y no hace falta ser un genio para averiguar hacia dónde irán los tiros: la clásica Nintendo 64. Según apuntan los rumores, Nintendo estaría trabajando ya en una Nintendo 64 Classic Mini. Aún cuando faltan dos semanas para que la SNES Mini llegue al mercado (o al menos se empiecen a enviar las unidades que ya hay reservadas), Nintendo ha registrado una patente relacionada con el mando de la N64 en la Oficina de Propiedad Intelectual de la Unión Europea. Pero vamos a imaginar como podría ser la primera consola con nos condujo al 3D. Será difícil superar la colección de juegos de la NES Classic Mini y su sucesora SNES –la próxima consola reducida de 16 bits incluso cuenta con el inédito Star Fox 2-, pero la N64 estaba lleno de auténticas joyas. De Super Mario 64 a The Legend of Zelda: Ocarina of Time y su secuela Majora Mask, Banjo Kazooie, Banjo Tooie, Perfect Dark, GoldenEye, Paper Mario, F-Zero X, 1080º Snowboarding, Wave Race 64, Pokémon Snap, Mario Kart 64, Star Fox 64 y aún más, no tendrás escasez de juegos si Nintendo decide meterlos en su consola N64 Classic Mini. Imaginamos que algunos juegos raros podrían ser difíciles de conseguir, ya que ahora Microsoft es dueño de los intrépidos desarrolladores británicos, pero si Nintendo ha conseguido a Star Fox 2 para la SNES Classic Mini, puede que el gigante japonés logre algunos excelentes pack-ins para la pequeña N64. Pero ¿Qué hay de las versiones traducidas de algunos juegos y el software 64DD que nunca fueron lanzados en Occidente, como F-Zero X Expansion Kit, Doshin the Giant or SimCity 64? Podemos soñar. Afortunadamente, Nintendo está empaquetando dos controles para la SNES Classic Mini, y sería una vergüenza ver la Nintendo 64 Classic Mini con solo uno. Después de todo, el modo multijugador es prácticamente la piedra angular de la N64. La consola original permite que cuatro jugadores conecten a la vez sus propios controladores en forma de tridente, e imaginamos que el N64 Classic Mini será lo mismo. Y para mantener intacta la estética de la consola, podemos ver a Nintendo empleando un compartimento oculto similar para los puertos del controlador que hemos visto en la SNES Mini. Como sabéis, la NES Classic Mini fue elogiada por su sencillez cuando salió y puedes apostar que la SNES Classic Mini estará cortada por el mismo patrón: una simple salida HDMI y un conector de alimentación micro-USB de fácil acceso, que nos facilitará la vida cuando queramos llevárnosla de vacaciones. Puedes apostar que será lo mismo para la N64 Classic Mini y, aunque los controladores podrán conectarse por Bluetooth, creemos que todavía estaremos jugando con los fastidiosos cables del controlador. Esperemos que sean más largos que los suministrados en la NES Classic Mini, la cual presentaba algunos nuevos trucos prácticos para ayudarte a jugar, como guardar partidas múltiples y también modificar diferentes modos de visualización; así que imaginamos que la N64 Classic Mini poseerá una inteligencia similar. Aunque nos encantaría ver si la versión N64 nos ofrece algo más, como una tienda de juegos descargables, con precios más económicos, o la capacidad de cargar partidas salvadas en su Memory Paks original. Respecto a este tema, Nintendo podría aprovechar sus múltiples posibilidades. En cuanto a su salida, por lo general, Nintendo mantiene el silencio con cualquiera de sus estrategias de hardware, por lo que si el gigante japonés está trabajando en una N64 Classic Mini puedes apostar que sus avances estarán celosamente guardados bajo llave. Nos imaginamos que Nintendo podría anunciarlo en algún momento del próximo, al igual que la SNES Classic Mini lo fue este año – de forma inesperada a finales de junio – pero en lugar de mantener una versión limitada, Nintendo podría mantener la consola en producción durante mucho tiempo, defendiendo a los especuladores y apoyándolos muchos tiempo después de su lanzamiento inicial. De esa manera, todos felices. Tenemos los dedos cruzados con el fin que Nintendo saque todo el partido a su eventual re-lanzamiento de la N64. Solo esperamos que no se marchite en el camino.

Anuncios

EL FERROCARRIL: Un mundo sobre rieles

EL FERROCARRILVenga ya, revisando mis archivos pude percatarme de un imperdonable descuido y es que en todos estos años del Rincón de las Telarañas, he descubierto con asombro que – aparte del monorriel de Disney – nunca le haya dedicado una entrada a los trenes. Quisiera corregir mi error y nos ocuparemos de ellos en esta oportunidad ¿vale? Como sabéis, el ferrocarril, pieza principal de las transformaciones que supuso el tren, existía ya en el siglo XVI, en las minas de Transilvania: se trataba de carriles de madera que hacían de carretera, dado el estado de los caminos en aquella época. Sobre esa superficie uniforme se deslizaban las pesadas carretas de tracción animal. También en Gran Bretaña los antecedentes del ferrocarril se remontan al siglo XVII: unos sencillos caminos de rodadura formados por superficie plana de tablas de madera, como en Transilvania, sobre los que circulaban arrastrados por animales los vagones repletos de carbón desde las minas al canal, ya que el transporte fundamental era fluvial o marítimo. Fue en Inglaterra donde surgió la idea de reemplazar las planchas de madera por otras de hierro para aumentar la carga de las vagonetas sin que el carril o vía de deslizamiento se resintiera por el peso. En 1763, Richard Reynolds creó el primer rail de fundición que reemplazaron a los de madera que habían funcionado desde 1602 en las minas de Newcastle. Otro inglés, William Jessop, concibió en 1789 el primer rail de bulto que con diversas modificaciones y mejoras funcionó hasta 1858, en que el rail de acero fue introducido por Bassemer. También desde 1789 funcionaba el cambio de agujas. En 1802 el mecánico inglés Richard Trevithick construyó en las fundiciones y forjas de Coalbrookdale, la primera locomotora de vapor, que en 1804 arrastraba un convoy de cinco toneladas y recorría quince kilómetros a la velocidad de veinte por hora. Aunque a este ingenio se le agregó un vagón de pasajeros, era escasamente útil, ya que totalmente cargado no lograba alcanzar una velocidad superior a la del hombre andando. El primer uso práctico de la máquina de vapor y del ferrocarril se dio en las minas inglesas de carbón de piedra, donde en 1804 se creó un tendido de raíles de hierro colado sobre el que avanzaba la locomotora de vapor de Richard Trevithick, en Gales del Sur. Pero como el hierro colado no soportaba bien el peso de la locomotora, se rechazó su empleo. El ya entonces llamado caballo de hierro no era práctico por la cantidad de roturas y averías que conllevaba, y se empezó a hablar del ferrocarril como medio de transporte humano, aunque se ridiculizó a quienes patrocinaban la idea. Todos desistieron del proyecto menos un hombre singular: George Stephenson, que ya había ingeniado y puesto a prueba su locomotoraBlücheren (Blucher) en la mina Killingworth, en Northumberland. Todo el mundo sabe que fue él el inventor de la máquina de vapor en 1815, máquina que fue probada en las minas de carbón de piedra citada, donde arrastró ocho vagones que podían transportar hasta 30 toneladas de carbón a la velocidad de siete kilómetros por hora. En 1821 Stephenson hizo un tendido de raíles de hierro colado con tramos de un metro de longitud que poco después sustituyó por los de cinco, y que empezó a fabricar el fundidor John Birkinshaw. Al principio, locomotora y caballo se repartían la tracción en las minas. La blucher de Stephenson fue la primera locomotora de vapor en pleno funcionamiento que podía ir por los rieles de los ferrocarriles públicos. El blucher se estrenó a una velocidad de 4 millas por hora, pero su inventor se puso pronto a trabajar para aumentar su velocidad. En 1825, el tren de Stephenson, que fue rebautizado como “locomoción”, fue sacado para ensayo de velocidad. La prueba, tal como lo esperaba su diseñador, se desarrolló sin contratiempos, logrando llevar a 450 personas desde Darlington a la estación Stockton a una velocidad de 15 millas por hora. La era del ferrocarril comenzó de manera efectiva con la línea Liverpool-Manchester, en 1830. Se conseguía aplicar un invento coetáneo, el vapor, como energía o combustible que tirara de la recién inventada locomotora. Por primera vez iba a ser posible viajar a una velocidad mayor que la diligencia o el caballo. En poco tiempo las distancias se irían reduciendo y así, no pasado mucho tiempo, el viaje Londres-Edimburgo, de doce días de duración en otro tiempo, se reduciría a media docena de horas. Para llegar a aquel estado de cosas sería necesario vencer la resistencia de los desconfiados y escépticos que apegados al pasado no veían con buenos ojos innovación alguna. Tampoco la prensa estuvo a la altura de las circunstancias. Un diario londinense aseguraba, referido a Stephenson y demás innovadores: “No vale la pena ocuparse de los visionarios que pretenden reemplazar las diligencias. ¿Hay algo más absurdo y ridículo que decir que una locomotora nos hará viajar el doble de rápido que una diligencia? Si alguien quisiera viajar tan velozmente, más vale ponerlo en la boca de un cañón y lanzarlo así de una comarca a otra…”. Periódicos serios como el The Times decía en vísperas de la aprobación de la primera compañía de explotación ferroviaria inglesa: “Pretenden alcanzar una velocidad incluso de treinta y dos kilómetros hora, cuando es sabido que no se ha logrado nunca más de nueve. La perfección de la locomotora es problemática. Además, tienen un peso enorme: pesan ocho toneladas, y un peso tal, lanzado a la velocidad de que se habla, destrozará los carriles y la máquina y los coches descarrilarán, y todo saltará por los aires. Además, ¿cómo se arrancará el hielo de las vías en las grandes heladas? Todos están locos”. Pero el inventor de la criatura no daba importancia a esas críticas e insistía en su idea. A su hijo Robert Stephenson le escribió de la siguiente manera optimista: “Los caminos de hierro reemplazarán pronto a los demás medios de transporte, y servirán lo mismo para el rey que para el último de sus vasallos. No está lejos el tiempo en que será más ventajoso para el operario ir a su trabajo en tren que marchar a pie. Habrá dificultades, pero tú verás con tus ojos, hijo mío, lo que estoy ahora prediciendo. Estoy de ello tan seguro como de que estamos vivos”. Fue precisamente su hijo quien jugaría un papel decisivo en el éxito final del nuevo transporte. En 1828 trabajaba en Newcastle en el diseño de una locomotora capaz de convencer a los más recalcitrantes. Se trataba de la locomotora de vapor The Rocket (El Cohete) con la que compitió en las pruebas de Rainhill alcanzando cuarenta y cinco kilómetros por hora a una media de veintiuno durante los noventa kilómetros de su recorrido. Cuando un año después se inauguró la primera línea de pasajeros, la Liverpool-Manchester, de 46 kilómetros de recorrido la suerte del tren estaba echada. En 1848 Thomas Russell Crampton construyó su máquina gigante Liverpool para la línea Londres-Wolverton; antes, en la línea belga Lieja- Namour, había logrado por primera vez superar los cien kilómetros por hora. Fue la consagración, el triunfo del tren tras haber conseguido correr a casi ciento treinta kilómetros por hora. Poco después se iluminaron los vagones con lámparas de gas (1858), y nacía el concepto y aplicación de vagón restaurante en Estados Unidos (1863). El coche cama de George M. Pullman permitía en 1865 lujos que el viajero nunca hubiera podido imaginar. Muy lejos quedaba el ferrocarril de Stockton-Darlington, el primero tren de uso público inaugurado en septiembre de 1825. Atrás quedaban viejos cacharros como la locomotora de vapor de Hojn Blenkinson de 1812, la primera fabricada en serie y que aún existe como atracción turística en la línea Leeds- Middleton. Ya nadie se acordaba de la simpática Puffing Billy de 1813, del ingeniero W. Helley, que corría sobre carriles de hierro colado, o de aquella locomotora atracción de feria, la Catch me who can= “Que me alcance quien pueda”, que durante un mes dio vueltas en un recinto circular cerrado de la Euston Square de Londres hacia 1808, ridiculizando las posibilidades y utilidad del formidable invento que es el tren. Por cierto, si quieres saber cuándo se inauguró el primer ferrocarril sin conductor, decirte que fue en 1927 y en Inglaterra, que bien puede calificarse de la patria de los ferrocarriles, se inauguró el primer ferrocarril que no precisaba ni de maquinista ni de revisor. Desde entonces, este nuevo modelo ha venido dedicándose ininterrumpidamente al transporte del correo de la capital inglesa. Sus vagones ya han recorrido más de 80 millones de kilómetros. Como podéis imaginaros, el desarrollo de los trenes no ha cesado y en pleno Siglo XXI tenemos por ejemplo a los trenes bala japoneses y los de Alta Velocidad en Europa, que al ser magnéticos, recorren distancias asombrosas y en menor cantidad de tiempo, inimaginables para los que vieron su nacimiento. Es más, ya se habla por estos días del Hyperloop – un sistema de transporte basado en tubos de vacío – diseñado por Elon Musk, el cual viajaría a 1.200 km/h y que no veremos en marcha hasta el 2020, pero eso es otra historia. No cabe duda que los trenes dominaran el mundo.

MACINTOSH PLUS: La computadora que lo cambio todo

MACINTOSH PLUSEl Macintosh Plus fue uno de los ordenadores característicos de Apple. Su estética compacta y buenas prestaciones lo convirtieron en un equipo que en cierta medida marcaría un antes y un después en Cupertino. El Macintosh Plus se sitúa como el tercer modelo de la gama Macintosh de Apple. Se lanzó al mercado allá por 1986 y dejó de producirse en 1990. Tenía un procesador Motorola 68000 de 8 MHz de frecuencia de reloj y se basaba en la carcasa de los Macintosh 128 K y 512 K con una pantalla de 9 pulgadas (512×342 Pixel, monocromo), pero con más memoria (1 MB, ampliable a 4 MB), un ROM mayor (128 KB en lugar de 64 KB) y una interfaz SCSI, a través de la cual se podían conectar discos duros y de intercambio de datos externos, así como un adaptador ethernet SCSI, el cual permitió que Apple y otras empresas tuvieran un estándar para conectar dispositivos periféricos en las computadoras personales, lo que detonó a varias industrias. Al día de hoy, el SCSI no ha perdido vigencia, ya que es utilizado en servidores. La carcasa tenía inicialmente un color beige y más tarde se vendió en gris platino, color que Apple usaría en sus productos durante algunos años. Como dato curioso, el equipo mostraba en la parte interior del armazón una colección de firmas de los distintos desarrolladores que habían participado en su concepción, lo que no deja de ser una excentricidad por parte de Apple, que posteriormente optaría por desechar la idea. Solamente los primeros 70.000 equipos incorporaban las firmas, añadiendo un valor extra para los coleccionistas de equipos antiguos de Apple. Cabe destacar que el Macintosh Plus no tenía ventilador, por lo que para refrigerar utilizaba el denominado efecto chimenea. Las ranuras de ventilación en la base y en los laterales del Mac Plus no debían bloquearse, en caso contrario se sobrecalentaba en poco tiempo, lo que podía conducir al deterioro del hardware. Esta indicación es importante para el Mac Plus, el 512k(e) y el 128k. Aunque el Macintosh tenía una conexión para una unidad de disco de 5,25 pulgadas, no debían conectarse este tipo de unidades de disco, ya que se podría dañar el controlador del Mac. Por ello, sólo se podían conectar las tradicionales unidades de disco de 3,5 pulgadas de 800 KB o Apples SuperDrives (discos duros externos de 1440 KB, todo un logro para la época). Su sucesor fue el Macintosh SE, dotado de un conector adicional y de ADB. El precio de lanzamiento del Macintosh Plus fue de 2.600 dólares, casi un riñón si tenemos en cuenta el valor de esta cantidad en el año 1986. Actualmente se puede conseguir en eBay a partir de 250 euros.

SAMSUNG SM-W2018: Vuelven los retro móviles de toda la vida

SAMSUNG SM-W2018Muy populares en su momento -¿quién no ha tenido o usado uno alguna vez?-, los teléfonos de tapa proponían un concepto innovador a nivel estilístico y al mismo tiempo de seguridad, ya que al contar con dos paneles las fabricantes podían darse el lujo de instalar un gran teclado en uno de ellos y una gran pantalla en el otro. Incluso los hubo con lujos con joysticks, botones direccionales, etc. Pero con el nuevo estándar táctil que impuso en 2007 el iPhone de Apple, su época pasó, aunque en el mercado chino fabricantes como Samsung han mantenido la producción de esta clase de móviles. Este pasado mes de agosto ya vimos el Samsung Leadership 8, que proponía un teléfono con diseño de tapa equipado con dos pantallas táctiles, una en el frontal cuando la tapa está cerrada y la que suele aparecer cuando la tapa se abre y queda escondida al cerrarse. Pero ese modelo es para este año, y los fabricantes ya deben mirar al siguiente, así que tenemos un nuevo modelo, el Samsung SM-W2018, un smartphone que ha aparecido hoy en Weibo, el Twitter chino y la mayor red social del país. Implementado también dos pantallas táctiles, la externa cuando el móvil está cerrado y la interna cuando la tapa está abierta, el Samsung SM-W2018 es todavía un misterio en cuanto a sus capacidades técnicas, pero sí se conoce que va a impresionar por su cámara trasera de 12 Megapíxeles. ¿Será Dual como la que monta en sus recientes topes de gama? No parece que vaya a serlo, aunque tampoco hace falta que sea Doble para lograr una gran calidad de imagen. Otro elemento que se ha rumoreado es que incorporará un sistema biométrico de seguridad en forma de escáner de iris, similar al que montan los modelos del Samsung Galaxy S8, Galaxy S8+ y el Galaxy Note 8. Pero no será el único, ya que el smartphone vendrá con un lector de huellas situado en la parte trasera, una pantalla AMOLED de 4,2 pulgadas y resolución FullHD yAndroid 7 Nougat como sistema operativo con interfaz de usuario propia de Samsung. Se espera que este terminal sea uno de los varios que llegarán antes del estreno a principios del 2018 del esperado Samsung Galaxy S9, que podría tener hasta tres modelos y uno de ellos en versión ‘Mini’ con pantalla de 4 pulgadas. Sea como fuere, este Samsung de momento tiene su estreno previsto sólo para el mercado chino, y además dicen que a un precio alto porque se le considera un móvil para ejecutivos en China.

LOS CABALLEROS DEL ZODIACO: Guardianes del Universo

Caballeros del ZodiacoSi rondáis – o ya sobrepasáis – la treintena, habéis pasado buena parte de vuestra infancia pegados a un televisor, y sois de pensar aquello de que “cualquier tiempo pasado fue mejor”, os sugiero que os sentéis cómodos u os agarréis fuerte a lo que tengáis a mano antes de leer la siguiente noticia, porque el ataque de nostalgia y el hypemás salvaje están asegurados. Sucede que nada más y nada menos que ‘Saint Seiya’ -conocida en nuestras tierras como ‘Los Caballeros del Zodiaco’ – la mítica serie de animación japonesa de Toei Animation basada en el manga homónimo de Masami Kurumada, va a recibir un remake titulado “Knights of the Zodiac: Saint Seiya” producido por Netflix y la propia Toei. En efecto, la nueva ‘Caballeros del Zodiaco’ arrancará con una primera temporada compuesta de 12 episodios de media hora cada uno, y abrazará la Saga del Santuario narrando los acontecimientos comprendidos entre el Torneo Galáctico y el arco de los Caballeros de Plata. Junto a esta información, se ha confirmado que Yoshiharu Ashino – Primer escuadrón- será el director de la serie, y que Takashi Okazak -‘Afro Samurai’- se encargará de los diseños de las armaduras de los protagonistas. Como sabéis, este shonen (anime japonés para chicos) con todas las de la ley, causó una gran afición entre los más pequeños por su historia, sus personajes y todas esas batallas épicas y fantásticas que te encantan cuando no sobrepasas más de un metro del suelo. Los Caballeros del Zodiaco contaban la historia de Seiya, un chico huérfano de una época más o menos actual que es adoptado por una organización llamada la Fundación, donde los entrenan para luchar y ser merecedores de unas armaduras basadas en las constelaciones del cielo. Aunque la historia del anime se basa principalmente en el personaje principal, Seiya, ocurren muchas más cosas alrededor que merece la pena ser recordadas. Así, sabemos a medida que pasan los capítulos que Seiya, como ya dijimos, es huérfano, y el único interés que tiene en tener la armadura es para poder encontrar a su hermana pequeña, que se perdió cuando eran aún más pequeños. Debido a esta búsqueda, Seiya consigue la armadura de Pegaso y comienza a luchar (por complicaciones, sin sentido algunas, de la trama) contra otros poseedores de armadura en diferentes campeonatos y situaciones. Cada luchador se vale del poder que le da su armadura y de su cosmos, algo así como una fuerza interior, con la cual se consigue dominar el poder de las estrellas y tener la rapidez y la fuerza suficiente para realizar los ataques especiales y únicos que tenía cada luchador. La historia continúa con idas y venidas, con la formación del grupo de los Caballeros de Bronce protagonistas (Pegaso, Fénix, Dragón, Andrómeda y Fénix) y el descubrimiento una chica llamada Saori Kido es la reencarnación de Athena, la diosa griega. Desde ese momento Athena es secuestrada y los Caballeros de Bronce deben rescatarla enfrentándose a los Caballeros de Oro, que son ni más ni menos que los signos del zodíaco. Como ya dijimos, los personajes principales son Seiya, que lleva la armadura de Pegaso, Shiryü, que lleva la armadura del dragón y que se sacrifica siempre que puede, Hyoga, que es el rubio que lleva la armadura del Cisne, Shun, el personaje andrógino que es Andrómeda e Ikki, que es el malo maloso que es Fénix. Entre este grupo de cinco personajes se centra toda la historia principal (la saga del Santuario) y entre ellos se genera una de las principales características de la serie, la amistad. Y es que pese a que la serie era de lucha y violencia, la amistad y la bondad eran uno de los pilares principales de la serie; unos pilares demasiado grandes que a veces hacían que ocurrieran situaciones absurdas e irreales… pero qué demonios, cuando tenías tu bocadillo de nocilla en la mano, molaba mil ver lo que hacían. Como todo buen anime, Los Caballeros del Zodiaco está basado en un manga, el cual tiene la misma temática y prácticamente los mismos personajes. El anime original tuvo cuatro sagas: Saga de la Armadura de Oro; Saga de las 12 Casas; Saga de Asgard; Saga de Poseidón. Al haber tenido tanto éxito, la serie ha tenido varios intentos de continuaciones. Asi como cinco películas animadas y una película con animación CG, además de varias precuelas y secuelas oficiales de la historia original. Luego de la adaptación al anime, dos series más han sido producidas: el manga titulado Saint Seiya Lost Canvas por el estudio TMS Entertainment y Saint Seiya Omega por Toei Animation. Un tercer anime producido por Toei Animation, es Saint Seiya Soul of Gold cuya emisión empezó el 11 de abril del 2015,y que narra los hechos posterior a la destrucción del Muro de los Lamentos, donde Aioria de Leo es el protagonista y despierta en medio de Asgard junto a los demás caballeros dorados. Actualmente Saint Seiya sigue vigente con el manga Saint Seiya Next Dimension – continuación oficial de la serie cuya versión animada ha sido confirmada para un futuro – y con Saint Seiya Saintia Sho. En cuanto al remake, aún no tenemos una fecha de estreno confirmada a la que esperar con el ansia que merece el proyecto. Parece que el éxito de la ‘Castlevania’ de Adi Shankar está animando a la compañía a apostar por este formato; y si es con propuestas como esta, nosotros encantados.

POLYSTATION: La consola que arruinó los sueños de una generación

PolyStationComo sabéis, los mayores temores de los niños son la oscuridad, el monstruo del armario y abrir un regalo que resulte ser una PolyStation. Al menos para los nacidos entre finales de los 80 y principios de los 90. No había mayor desgracia que un familiar poco ducho en videojuegos se tuviese que encargar del regalo de Navidad, porque ahí aumentaban las posibilidades de que algún dependiente sin escrúpulos les endilgase una PolyStation haciéndoles creer que estaban llevándose la consola con la que todos los niños soñaban: la PlayStation. Sin embargo, los años duros de PolyStation ya han pasado. El auge del videojuego en móviles y tablets se ha llevado la necesidad de encontrar alternativas baratas para el ocio doméstico. Pero ¿qué fue de aquellas funestas consolas de origen chino que aparentaban ser lo que jamás fueron? ¿Cómo eran realmente? ¿Quién estaba detrás de ellas? ¿Por qué arruinaron tantas infancias? Aunque las conocemos sobre todo por la “marca” PolyStation, hay una multitud de consolas clónicas con nombres distintos pero arquitecturas bastante similares. El motivo es que por dentro, todas esas clónicas eran prácticamente iguales: funcionaban con un cartucho como los de NES, aunque por su diseño aparentasen contener un lector de discos. Cualquiera diría a simple vista que funcionan con discos compactos, como las consolas que aparentaban ser. En realidad no. Una curiosidad: la mayoría de los cartuchos originales de NES también funcionaban en estas consolas. Con un nivel gráfico algo más pobre que en la consola original, pero funcionaban. Otra “ventaja” era que podían ejecutar tanto cartuchos europeos como japoneses. El motivo de la existencia de las propias PolyStation -y clones en general-, así como de su funcionamiento mediante cartuchos, lo encontramos en el nacimiento de los NOAC (NES on a Chip), una tecnología aparecida a principios de los noventa que permitía reducir la placa base de la NES a un chip diminuto y bastante asequible. La llegada de los NOAC permitió no solo que cualquiera pudiese fabricar su propia variante de la NES, sino también hacerlo en el diseño que se deseara: las limitaciones espaciales que suponía la placa base original habían desaparecido. El único problema entonces era la ilegalidad de distribuir famiclones, como se les empezó a llamar haciendo un juego de palabras con Famicom, el nombre con el que se conocía en China a la NES, fruto de la unión de Family Computer. Así, fabricar famiclones siempre fue ilegal por una cuestión de patentes y derechos de propiedad intelectual. ¿Adivinan quién se animó a ello? ¡Bingo! China vio nacer a varias pequeñas empresas que se dedicaron a fabricarlos con la idea de venderlos, principalmente, en países poco desarrollados económicamente como para vender en masa consolas originales, pero con el suficiente desarrollo como para tener televisores en la gran mayoría de los hogares. Así se explica que varios países latinoamericanos viesen un auge de estas videoconsolas. Otro requisito básico para la venta de famiclones en mercados extranjeros era que fuesen países cuanto más laxos mejor respecto a las leyes de propiedad intelectual y patentes. A falta de libertad total de movimientos para vender estas consolas, se recurría a limitar su comercio a pequeñas superficies, dejando fuera a franquicias y grandes almacenes. Y ya puestos a fabricar barato y saltándose a la torera las patentes de Nintendo… ¿por qué no ahorrar en diseños propios y hacerlas con diseños de Sony? Y así ocurrió: las PlayStation dieron imagen y nombre a la mayoría de las nuevas creaciones… las PolyStation. Estas solían lucir en sus cajas eslóganes comerciales que hacían más atractiva su compra: “99 juegos en uno”, cuando no “999 juegos en uno” o directamente y sin tapujos “999.999 juegos en uno”. A poco que te gustaran un 20% de los títulos, ya tenías para jugar hasta el día de tu jubilación. Por supuesto, había trampa. Sí era cierto que los cartuchos que contenían los juegos solían ofrecer varios en uno solo. El asunto era qué diferenciaba a unos de otros. A menudo, únicamente el nombre (‘Bomberman 08’, ‘Bomberman 12’, ‘Bomberman 58’…), o la paleta de colores usada. Podíamos jugar a veinticinco ‘Super Mario Bros’ distintos que en realidad eran idénticos, pero cambiaba el color de la ropa de Mario o el del cielo de la pantalla de inicio. Así se iban sumando juegos hasta conseguir prometer entretenimiento eterno. Error 404: honestidad not found. No era la única mentira de la caja. También se solía indicar que tenía sonido estéreo, pero si la propia NES ya era simplemente mono, los clones más de lo mismo: tenían una única toma de audio. A veces directamente se mezclaban unos engaños, confusiones inducidas y saltos a la torera de ética corporativa que directamente provocaban despropósitos como la mezcla de logos de Nintendo y de PlayStation. ¿Por qué limitarse a confundir a consumidores desprevenidos con una marca si podían hacerlo con dos? Como la mayoría de famiclones estaban huecas por dentro, ya que el NOAC y los circuitos ocupaban muy poco espacio, la libertad a la hora de diseñar formatos era muy alta. La carcasa imitaba consolas mucho más complejas o con lector de discos, pero en este caso era solo ornamental. Si se clonaban los diseños de PlayStation era por la simple razón de que era la consola más popular entonces, aunque no era la única usurpada. De hecho, fue la que más popularizó el producto, pero ya había algunas incluso antes. El orden cronológico queda así: Primera generación. Clones de la NES / Famicom. Segunda generación. SNES y Megadrive pasaron a ser las consolas más populares del mercado, y por lo tanto, las más usadas para crear clones. Tercera generación. El punto de inflexión, el comienzo de las copias de las PlayStation, tanto de la original como de la One, más estilizada y pequeña. Aquí se produjo el boom de producción. Cuarta generación: se crearon nuevos formatos que imitaban incluso consolas portátiles o reproductores multimedia, los cuales usaban un emulador para ejecutar los juegos en ROM de la NES. Se introducían en el dispositivo vía USB. Dentro del mundo de los famiclones, hay que hacer un matiz: Sharp lanzó al mercado un modelo licenciado por Nintendo. Era el Twin Famicom, que solo llegó a Japón. Tenía algunas ventajas, como la posibilidad de insertar un disquette de 3,5″ -algunos juegos solo aparecieron en este formato-, los conectores de quince pines para los mandos que tenía la Famicom pero no la NES, o un micrófono en uno de los mandos. Este micrófono servía para algunos pocos juegos, como la versión japonesa de ‘The Legend of Zelda’, donde podíamos matar enemigos gritando o soplando hacia él. No tenía reconocimiento de voz, solo detectaba variaciones en el número de decibelios, así que realmente daba igual qué hacer, si gritar o lanzar sillas contra el suelo, iba a lograr el mismo efecto. La incorporación del micrófono no salía gratis: a cambio, se quedaba sin botones Select ni Start. Las PolyStation, posiblemente por su carácter de mera copia barata, ni siquiera se encuentran a la venta en esta plataforma. Una búsqueda con su nombre solo nos devuelve resultados de placas de RAM . Los años de las PolyStation continuaron, y nunca se conformaron con imitar la primera PlayStation. A la primera le sucedió la segunda, con un diseño similar, y luego llegó la tercera, esta vez desdoblada en el estilo habitual, y también en una extrañísima versión portátil… con formato de consola de sobremesa. Lo preocupante de la continuidad de estas consolas es que si siguieron llegando al mercado, renovándose con cada nueva generación, es porque comercialmente funcionaba colocar los logos de Sony o PlayStation deformados. La falsificación funcionaba que ni se esforzaba en no parecer una falsificación. La PolyStation fue, pese a todo, la más estable de todas las copias de videoconsolas famosas. Otra incógnita que rodea a las PolyStation es si estas consolas se vendían en tiendas de videojuegos, y si sus diseños y marcas podían suponerles problemas con Sony o Nintendo. La respuesta es sencilla: se aprovechaban de un pequeño vacío legal y del propio concepto que estas consolas tenían de sí mismas. Al llegar a las aduanas, las cruzaban como simples juguetes. En el mejor de los casos, como máquinas genéricas de juego electrónico. Nunca como consolas registradas con ese nombre. Esto les permitió llegar a las tiendas sin problema alguno. A día de hoy, la presencia de las PolyStation, es prácticamente inexistente, por lo menos en Europa. Algunas posibles causas son la masificación de las videoconsolas, algo que ha hecho mucho más fácil la detección de estas como plagios, o la llegada del smartphone y la tablet, algo que ha decantado el entretenimiento infantil hacia estos dispositivos. Las consolas baratas que conectar a la tele ya no solo son innecesarias, sino también una molestia: ocupan una tele, cosa que las tablets no.

HALLOWEEN: Desata tu miedos mas profundos

HALLOWEENEste 31 de Octubre se celebra la noche de Halloween, y con ella se vive una noche llena de misterio y fantasía. Para saber más sobre la noche de Halloween es necesario remontarse a la vieja Irlanda y a la conocida Noche de Brujas. La palabra Halloween es una derivación de la expresión inglesa All Hallow’s Eve (Víspera del Día de los Santos).Originalmente se celebraba en los países anglosajones. Era la festividad de origen celta más importante del periodo pagano que dominó Europa hasta su conversión al cristianismo, en la que se celebraba el final de la temporada de cosechas y era considerada como el “Año Nuevo Celta”, que comenzaba con la estación oscura. Es tanto una fiesta de transición (el paso de un año a otro) como de apertura al otro mundo. Su etimología es gaélica (Samhain, ‘fin del verano’) y cada vez son más los adeptos que se apuntan a ella. EEUU, Canadá, Irlanda y el Reino Unido la tienen como arraigada tradición, mientras que en Australia, España o Nueva Zelanda ha alcanzado una popularidad aceptable en los últimos años. La fuerza expansiva de la cultura de EE.UU. ha hecho que Halloween se haya popularizado también en otros países occidentales. Son los enanos los que más disfrutan de ella y aprovechan la ocasión para disfrazarse, comer caramelos y decir eso de “truco o trato”. Por todos es sabido que esta fiesta tiene como requisito y símbolo significativo a la terrorífica calabaza a la que se asocia a menudo con los colores naranja y negro. Esta tiene su origen en una antiquísima leyenda: Hace muchos, muchos años, un tacaño y pendenciero irlandés, llamado Jack, tuvo la mala fortuna de encontrarse con el diablo en una taberna, en la Noche de Brujas. Jack, conocido borracho, había bebido mucho pero pudo engañar al diablo ofreciéndole su alma a cambio de un último trago. El diablo se transformó en una moneda para pagarle al camarero, pero Jack rápidamente lo tomó y lo puso en su monedero. Como Jack tenía una cruz en su monedero, el diablo no pudo volver a su forma original. Jack no dejaría ir al diablo hasta que le prometiera no pedirle su alma en 10 años. El diablo no tuvo más remedio que concederle a Jack su reclamación. Diez años más tarde, Jack se reunió con el diablo en el campo. El diablo iba preparado para llevarse el alma de Jack, pero Jack pensó muy rápido y dijo: “Iré de buena gana, pero antes de hacerlo, ¿me traerías la manzana que está en ese árbol por favor?”. El diablo pensó que no tenía nada qué perder, y de un salto llegó a la copa del árbol, pero antes que el diablo se diese cuenta, Jack ya había tallado rápidamente una cruz en el tronco del árbol. Entonces el diablo no pudo bajar. Jack le obligó al diablo a prometer que jamás le pediría su alma nuevamente. Al diablo no le quedó más remedio que aceptar. Jack murió unos años más tarde, pero no pudo entrar al cielo, ya que durante su vida había sido un golfo, borracho y un estafador. Es por ello que cuando intentó entrar en el infierno, el diablo tuvo que enviarlo de vuelta, ya que no podía tomar su alma (tal como se lo había prometido). “¿Adónde iré ahora?”, preguntó Jack, y el diablo le contestó: “Vuelve por donde viniste”. El camino de regreso era oscuro y el terrible viento no le dejaba ver nada. Entonces el diablo le lanzó a Jack un carbón encendido para que se guiara en la oscuridad, y Jack lo puso en el interior de un nabo, para que no se apagara con el viento. De esta manera, Jack quedo condenado a vagar en las tinieblas eternamente. Esta leyenda habla de un nabo en cuyo interior Jack depositó la brasa de carbón a modo de farol. No dice nada de calabazas pero todo tiene su explicación. Los pueblos de origen céltico, como mandaba su tradición, ahuecaban los nabos y ponían carbón en ellos para iluminar el camino de regreso al mundo de los vivos a sus difuntos más queridos y así les daban la bienvenida, a la vez se protegían de los malos espíritus. Pero cuando los irlandeses llegaron a América, conocieron las calabazas y se dieron cuenta de que estas eran mucho más grandes y fáciles de ahuecar que los nabos, que por otra parte eran difíciles de conseguir en el nuevo mundo a diferencia de las calabaza, por lo que estas no tardaron en remplazarlas. Desde ese tiempo, ninguna persona ha crecido sin conocer un Jack-o-lantern, el tenebroso candil de Jack en el interior de una calabaza previamente tallada, para hacerla mas tenebrosa y cuyo uso se ha popularizado de tal manera que hoy es el símbolo por excelencia del Halloween, al cual podemos agregar otras actividades típicas de la Noche de brujas: el famoso truco o trato y las fiestas de disfraces, además de las hogueras, la visita a casas encantadas, las bromas, la lectura de historias de miedo y el visionado de películas de terror. Como podéis imaginaros, cada vez son más los países que se apuntan a esta tradicional fiesta relacionada con el mundo de los muertos y de los espíritus, reconvertida en una celebración inocente y divertida, alejada de sus orígenes primigenios.

A %d blogueros les gusta esto: