Posts Tagged ‘ Apocalipsis ’

BATTLESTAR GALACTICA (1978): Astronave de combate

Batllestar GalacticaLa space opera, un gran género de la ciencia ficción donde los haya. No hay nada más clásico que una gran historia de aventuras ambientada en planetas distantes, desde el planeta Mongo (Flash Gordon) hasta aquella galaxia muy lejana (Star Wars), pasando por cualquiera de la Federación de Planetas (Star Trek). No sé vosotros, pero es un género que siempre me ha llamado la atención y es por eso que en esta oportunidad nos referiremos a una serie televisiva de finales de los 70 titulada Battlestar Galactica: Astronave de combate. Creada en 1978 por Glen A. Larson y emitida por ABC en la temporada 1978/1979 en ella se veía los esfuerzos de una flota compuesta por humanos por encontrar un nuevo hogar, el cual había sido destruido por una raza de robots llamados cylon. Glen A. Larson tenía una idea, una historia inspirada en algunos pasajes más conocidos de la Biblia, concretamente del Génesis: El Arca de Noé. Su alma mormona estaba más que dispuesta a ello. La premisa: la destrucción de la humanidad y los supervivientes son recogidos por el Arca de un Noé moderno (Adama y su astronave Galáctica) que vagaría en el espacio, cual éxodo, para llevar a la humanidad a la Tierra Prometida. Más referencias bíblicas imposible. El proyecto, que bebía mucho de la religión mormona que profesa Larson, fue bautizado, de hecho, como Adam’s Ark (posteriormente Adam derivó en Adama). Y hubiera sido imposible de que llegara a la pequeña pantalla de no ser por el estreno el año anterior de Star Wars, cuyo éxito inmediato que revitalizó el interés por el género. Así, Larson trazó la historia de Las Doce Colonias, un grupo de planetas que giran en torno a una estrella distante. Nos situamos en el día en el que se está celebrando el aniversario del aparente fin de la Guerra de los Mil Yahrens (un yahren es el equivalente a un año, y son 250 días en este sistema) entre humanos y cylons, una raza robótica creada por reptiles ya extintos. Esta todo a punto cuando los Cylons (que originalmente iban a ser los propios reptiles enfundados en armaduras) lanzan un ataque fatídico contra las Colonias, destruyendo gran parte de la humanidad. Adama (Lorne Greene) es el comandante de la astronave Galáctica, una de las pocas naves militares que logra sobrevivir el ataque cylon. Sobre todo gracias a su escuadrón de pilotos de viper con sus pilotos estrella: su hijo capitán Apollo (Richard Hatch), y el teniente Starbuck (Dirk Benedict) Es así como en la “Saga de un Mundo Estelar” – el piloto de tres horas de la serie – se ve la destrucción de la humanidad gracias a la traición de Gaius Baltar (John Colicos) quien proporciona a los cylons la victoria para ser él quien gobierne a los humanos: Sin embargo, como todo colaboracionista seria ejecutado por los cylons en cuanto deje de ser útil. Adama se veía de repente liderando una gran flota en búsqueda de La Tierra, un planeta legendario que se muestra como la tierra prometida en la que la humanidad podrá descansar en paz. El resto de la temporada no presenta grandes cambios, sobre todo el hecho de enfatizar que es una serie para toda la familia como lo quiso su creador. Si bien a medida que se va acercando al final tiene episodios bastante más trascendentales de lo que pudiera parecer, en general es bastante mediocre. Cancelada tras su primera temporada (que terminó con un episodio en el cual nos mostraban como la nave captaba la retransmisión de la imaginaria “llegada” del hombre a la Luna) dejando en este sentido un final abierto para poder ser explorado en la posible segunda temporada, esta nunca llegó a realizarse. En suma, Battlestar Galactica fue uno de los proyectos más frustrantes de Larson. Comenzando por el lado de los costos, que siempre fueron exorbitantes y cuyo presupuesto por capítulo fue uno de los mas altos de la historia en su momento, algo que por cierto nunca pudieron recuperar, razón mas que suficiente para que la serie sólo durase una temporada. Además, las críticas que siempre lo consideraron una flagrante copia de Star Wars – motivo por el que incluso su productora la Universal Pictures fue acusada de robo de ideas por la 20th Century Fox, arguyendo que robaron 34 ideas distintas de Star Wars – terminaron por convertirla en un fiasco mayúsculo, que ni las secuelas y películas posteriores pudieron revertir.

CORAJE, EL PERRO COBARDE: Una mascota fuera de lo común

CorajeVenga ya, si tuviera que escribir sobre las mejores caricaturas de los años 90, no cabe duda que en primer lugar encontraríamos a un perro tímido y temeroso que es el personaje principal de Coraje, el perro cobarde, una serie de dibujos animados creada por John Dilworth y emitida desde 1999 hasta el año 2002 por la cadena Cartoon Network. En estos 3 años fueron emitidos 102 segmentos agrupados en 52 episodios y distribuidos entre 4 temporadas. En media hora, cada capítulo cuenta la vida de Coraje, quien reside en Ningún Lugar (un ficticio pueblo de Kansas). Abandonado de cachorro, fue encontrado por Muriel (una anciana escocesa de buen corazón) quien lo llevo a su granja donde vive con su esposo Justo, un viejo amargado y cascarrabias que odia a Coraje, un perro de una raza desconocida y de color rosa, que tiene un gran hocico, pequeñas y delgadas patas, manchas negras en los costados y orejas también negras. Irónicamente, si bien se llama Coraje, es de lo más cobarde. Se afirma que tiene un sexto sentido, y es que cuando sus dueños (en especial Muriel) corren peligro, Coraje incluso asustado, saca una pequeña cantidad de valor y se las ingenia para salvarlos. Asimismo tiene su propio ordenador que lo ayuda a averiguar más sobre sus enemigos. Muriel por su parte es una dulce y adorable anciana que vive en su vieja granja con su marido, Justo. Tiene una ingenuidad que a veces raya en el absurdo, ya que aunque se encuentre en medio de una catástrofe o de una situación muy peligrosa, tensa o alarmante, suele confundirla con una mucho más segura. También le gusta cocinar, adora tejer, tocar la cítara y beber una buena taza de té. En cambio, Justo es un hombre ruin en toda la extensión de la palabra: malhumorado, grosero, antipático, altanero, y sobre todo muy ambicioso, son las características de este anciano granjero; todos estos defectos muchas veces superan su sentido común, lo que lo ha llevado en numerosas ocasiones a sufrir transformaciones, daños o deterioros físicos o mentales, engaños, etc. capaces de llevarlo a la muerte o a una existencia realmente deplorable o sufrida, aunque, salvo excepciones, nunca le importa terminar así; por naturaleza, mantiene su mala manera de pensar y actuar hasta que un serio peligro o una situación en la que afronta una alta sensibilidad lo obligan a abandonarlas, aunque también es común que, incluso después y a pesar de haberse salvado del peor peligro, retome su mala conducta hasta verse seriamente perjudicado por ésta. Es calvo – al igual que su madre – por lo que siempre lleva puesta una gorra. Siempre ha sido cruel con Coraje ya que desde que llegó a casa, lo patea continuamente sin ningún motivo llamándolo “Estúpido Perro” a pesar de que Coraje es más inteligente que él. Sus pasatiempos favoritos son sentarse en su sillón rojo a leer el diario, mirar la televisión y asustar a Coraje con una máscara verde africana, por lo que Muriel le golpea en la cabeza con un rodillo por molestarlo. Quiere mucho a su camioneta verde. Nació infeliz, ya que su madre nunca le expresó interés o afecto. Además, se le tilda de misógino, ya que nunca le ha hecho demostraciones de cariño a su esposa. Sin duda es el primer y el peor enemigo de Coraje Como si ello no fuera suficiente, extraños sucesos ocurren en Ningún Lugar, amenazando la existencia de los dos ancianos a quienes Coraje – sobreponiéndose a su miedo – se encarga de salvarlos, sean tenebrosos monstruos, malévolos fantasmas, seres extraterrestres y otras criaturas míticas, a los que al final Coraje suele vencer luego de pasar mil aventuras, demostrando con ello el cariño que les tiene a sus amos, a pesar del maltrato que sufre continuamente a manos de Justo. Ahora puedes volver a verlo todos los días en Tooncast.

LOS INVASORES: Una serie de culto sobre una amenaza proveniente del espacio exterior

Los InvasoresLos Invasores (The Invaders) fue una serie de televisión estadounidense de ciencia ficción, emitida entre los años 1967 y 1968 por la ABC. Protagonizada por Roy Thinnes, quien interpretaba al héroe anónimo David Vincent. Producida por Quinn Martin Productions y creada por Larry Cohen. La introducción de la serie comenzaba con un resumen del argumento, que en la versión española decía lo siguiente: “Los invasores, seres extraterrestres de un planeta agonizante. Su destino: la Tierra. Su propósito conquistar el planeta. David Vincent (arquitecto) sabe que los invasores ya están aquí y que han adoptado forma humana. De algún modo, Vincent ha de convencer a un mundo incrédulo de que la pesadilla ha comenzado. David Vincent tiene que luchar, en solitario, con una raza de invasores de otra galaxia y, por si fuera poco, enfrentarse a un enemigo aún más difícil de vencer: el escepticismo del resto de la humanidad. Cualquiera puede ser un invasor, por lo que Vincent no se puede fiar de nadie ya que la persona menos pensada puede ser uno de los invasores de los que escapa a la vez que persigue”. En efecto, David Vincent es el único testigo del aterrizaje de un extraño objeto volador que resulta ser una nave extraterrestre. Tras contar el inesperado encuentro, Vincent es considerado loco por la mayor parte de la gente y decide iniciar una persecución en solitario e intenta desenmascarar a los invasores, quienes parecen ser personas normales que conviven con los humanos sin llamar la atención pero cuyo fin es adueñarse del planeta. Los alienígenas son semejantes en apariencia a la especie humana salvo por una frecuente rigidez característica del dedo meñique que les impide doblarlo, la ausencia de latidos cardíacos (no poseen corazón o cualquier otro tipo de órgano humano) y su forma de morir, vaporizándose al instante en medio de una luz rojiza dejando sólo cenizas de celulosa a menos que padezcan cierta enfermedad transmisible por el tacto, en cuyo caso se produce su congelación. Asimismo, estos seres deben regenerarse cada cierto tiempo en unas cápsulas especiales para no ser incinerados por el oxígeno en la atmósfera. Los invasores saben que sólo hay un hombre que sabe toda la verdad, David Vincent, y tratarán de eliminarlo a toda costa antes de que los descubra ante un mundo incrédulo. La serie tuvo la característica de que en cada capítulo, Vincent demostraba y convencía a cierto núcleo de personas de que lo que el decía era la verdad, haciéndose de aliados que luego, en capítulos subsecuentes, lo ayudaban en su lucha contra los invasores. Convertida en una serie de culto, fue reeditada sin pena ni gloria en 1995 por la Fox bajo la dirección de Paul Shapiro. Además sirvió de inspiración para futuras producciones televisivas como The X-Files.

CRITTERS: Unas repulsivas criaturas de gran voracidad

critters- Es tiempo de Halloween y que mejor que dedicarle en esta oportunidad una entrada a “Critters” una película de terror con toques de comedia estrenada en 1986. Esta comienza mostrando una estación espacial que funciona como una prisión, en la cual un grupo de criaturas llamadas Critters (que no se muestran en pantalla) están siendo transportadas a otra estación. Sin embargo, cuando las criaturas logran escapar robando una nave espacial, el líder del lugar debe contratar a dos cazarrecompensas con capacidad de metamorfosis para capturar a los Critters. Mientras tanto en el planeta Tierra la familia Brown lleva una vida tranquila en un pueblo rural de Kansas; el padre, Jay, la madre, Helen, la hija adolescente, April, y el hijo menor, Brad, quien suele pasar su tiempo con el ayudante mecánico de su padre, Charlie, y también tiene por hobby fabricar explosivos caseros. Cuando ellos dos se encontraban afuera, Charlie accidentalmente golpea a April con una honda y Brad, buscando evitar que su amigo tenga problemas, se hace pasar por responsable del incidente. Aunque es enviado a su cuarto como castigo, consigue escabullirse hasta el techo y desde ahí hasta un árbol. Desde allí ve un cometa surcar el cielo hasta caer cerca, produciendo un gran estruendo. Jay sale de la casa para investigar y encuentra a su hijo en el árbol, deciden ir juntos a investigar dónde cayó el cometa Al mostrarse el lugar de la colisión se hace evidente que el cometa era en realidad la nave espacial de los Critters. Los subtítulos indican que las criaturas quieren comida. Cuando Jay y Brad descubren los restos de una vaca que parece haber sido atacada ferozmente, deciden volver inmediatamente. Poco después los Critters llegan a la granja de los Brown y logran cortar el suministro eléctrico. Cuando Jay, Helen y Brad van a investigar el cortocircuito, Jay es atacado por uno de los Critters. Mientras tanto, April y su novio son atacados por otros Critters mientras estaban en el granero; el muchacho muere pero Brad logra rescatar a su hermana. La familia logra huir de las criaturas y refugiarse en la casa. Mientras tanto los dos cazarrecompensas, ya en la Tierra, se dirigen de un lugar a otro del pueblo buscando a los Critters y causando caos y destrucción; cuando Brad sale en busca de ayuda, se encuentra con ellos y los guía hasta su casa. Los cazarrecompensas logran exterminar a algunos Critters, por lo que los supervivientes huyen hacia su nave secuestrando a April en el camino. Brad logra rescatar a April de la nave y junto a Charlie logran introducir un cóctel molotov a través de la puerta de la nave, poco después de que los Critters destruyen la casa de los Brown, su nave explota. La mañana siguiente los cazarrecompensas vuelven a su nave luego de darle a Brad un dispositivo similar a un mando a distancia. Luego de que los cazarrecompensas restauran la casa de los Brown en menos de un minuto usando el dispositivo, abandonan el lugar. Finalmente se muestra el granero de los Brown unos huevos verdes insinuando la secuela de la película. En efecto, fue el comienzo de una secuela de cuatro películas sobre estas repulsivas criaturas – cada uno mas disparatada que la otra – pero aun así, se dejaban ver.

ALIEN: 35 años de terror en el espacio

alien «En el espacio, nadie puede oírte gritar». La frase, brillante, sirvió para promocionar «Alien, el octavo pasajero» en 1979. un film que supuso un antes y un después en el género del terror respetando buena parte de sus convenciones pero llevándolo más allá; tan lejos como el espacio exterior. Al mismo tiempo, y ahí reside su grandeza, también puede verse como un título de ciencia ficción que flirtea con la dinámica de las «horror movies». Un híbrido sin parangón en la época. Scott, años después, volvería a subvertir géneros al fusionar el cine negro con la ciencia ficción en «Blade Runner». Pero antes fue «Alien», donde el cineasta británico siempre cita como referencias un trío de lo más ecléctico: «La guerra de las galaxias», «2001: Una odisea del espacio» y «La matanza de Texas». Ingredientes dispares pero que se mezclan bien agitados en la coctelera adecuada. A bordo de la nave Nostromo comienzan a sucederse las muertes de su tripulación a manos de una criatura que llega a bordo de la forma más insospechada (adherida a la cara de John Hurt) y se abre paso de la forma más traumática (la escena de la explosión en el pecho es historia del cine). Una máquina de cazar perfecta que encuentra la horma de su zapato en la teniente Ripley, personaje icónico, encarnado por Sigourney Weaver, copiado hasta la saciedad, incluso, en el plano estilístico (el aire andrógino, la camiseta de tirantes). La nave, gigantesca y llena de escondrijos ideales para una criatura tan letal como gigantesca, se acaba convirtiendo en un personaje más, en el escenario laberíntico e ideal para una matanza espacial. Uno de los grandes aciertos de «Alien» es el terrorífico aspecto del monstruo, una criatura diseñada para poblar de pesadillas las cabezas de los espectadores. Y detrás de «Alien» está la mano genial del diseñador suizo H. R. Giger, dueño de un portentoso estilo visual que alcanzó su cumbre en la creación del conocido como xenomorfo, bestia a mitad de camino entre el reptil y el insecto, con su extraño cráneo aerodinámico y sus inquietantes bocas múltiples, con las que da muerte a sus víctimas. Scott rodó la primera entrega de «Alien» y buscó nuevos derroteros mientras la saga continuaba sin él. Su secuela resultó más que estimable, con James Cameron optando por cargar las tintas en la acción y recortando el suspense. Siguieron dos entregas, todavía con Sigourney Weaver a bordo, que fueron perdiendo magia y fuerza, con argumentos cada vez más rebuscados. En el 2012, sin embargo, el director inglés cambió de opinión y decidió regresar a la franquicia, deseoso de expandir la historia, aunque buscando el antes en lugar del después. Así nació «Prometheus», de la que ya se prepara una continuación en la que, ha anunciado Scott, no aparecerá ningún Alien, ya que en su opinión, es muy difícil repetir ese concepto. Sin embargo, siempre nos quedará el original.

EL PLANETA DE LOS SIMIOS: El origen de una odisea

Planet of the Apes Con el estreno de “El planeta de los Simios: Confrontación” es el momento de ocuparnos de la película que dio inicio a esta saga en 1968. Basada en la novela escrita por el francés Pierre Boulle, se convirtió en todo un hito en el género de la ciencia-ficción y una alegoría sobre la condición y el futuro del ser humano. Esta película narra la epopeya de una expedición de astronautas estadounidenses dirigidos por un personaje desencantado con sus congéneres, el coronel George Taylor (Charlton Heston), que en su viaje espacial y experimental terminará cayendo en un planeta desconocido a trescientos años luz de su partida. Tras vagar en busca de señales de vida, sus componentes descubrirán que este nuevo mundo se encuentra dominado por simios de diferentes especies, que tienen la capacidad de hablar, una sociedad dividida entre los pacíficos chimpancés y los belicosos gorilas que practican un peligroso deporte: la caza de hombres, como si de animales de tratasen, considerados como seres inferiores al vivir en condiciones salvajes y que son sometidos a esclavitud por los simios. Es por ello que cuando descubren que Taylor tiene la capacidad de hablar como ellos – a diferencia del resto de los humanos – es perseguido incansablemente para darle muerte, por considerarlo “peligroso”, sin embargo este pudo escapar de su destino gracias a la ayuda de una pareja de chimpancés científicos – Cornelius (Roddy Mc Dowall) y Zira (Kim Hunter) – que reprobaban los métodos brutales de los gorilas con los humanos, quienes lo liberaron de su prisión en la Ciudad Simia y de esa manera pudo huir a la denominada “zona prohibida“, donde descubrió un terrible secreto: El planeta al que había llegado era la Tierra, que fue destruida por una conflagración nuclear. El plano final ante la Estatua de la Libertad permanecerá como uno de los momentos más impactantes de toda la historia del cine. El éxito de este largometraje llevó a la producción de varias secuelas y precuelas en las décadas de 1960 y 1970, así como a la realización de un remake en el 2001 dirigida por Tim Burton y nuevas versiones en el 2011 y el 2014 que se alejan de la saga original. Elige el de tu preferencia.

EL INQUIETANTE ORIGEN DE E.T. El Extraterrestre: A que no es como te lo imaginabas

ET el extraterrestre E.T., el pequeño extraterrestre que se separa de su familia mientras visita la Tierra y sueña con volver a casa es, sin lugar a dudas, uno de los personajes que más ha marcado la infancia de varias generaciones. Sin embargo, muy pocos conocen que esta tierna historia de amistad y lealtad estuvo a punto de ser una auténtica aventura de terror, protagonizada por un grupo de inquietantes alienígenas que pretendían conquistar el planeta. En efecto, la posibilidad de que «E.T., el Extraterrestre» hubiese sido una historia de terror estuvo tan cerca de ser real que Steven Spielberg encargó al conocido especialista en efectos especiales Rick Baker el diseño de los personajes de la película, que iba a titularse «Night Skies». Este se puso manos a la obra y creó varios bocetos que jamás vieron la luz. Hasta ahora, ya que el artista ha publicado fotos de algunos de estos alienígenas en su cuenta de Twitter. El motivo de que estas extrañas criaturas jamás llegaran a aparecer en el cine se debe a que Spielberg no estaba muy ilusionado con el proyecto, que había sido desarrollado por Columbia Pictures en 1980 para aprovechar el éxito que el director había cosechado un par de años antes con «Encuentros del Tercer Tipo». En aquel momento, se encontraba rodando la primera película de la saga Indiana Jones y pidió consejo a Melissa Mathison, por aquel entonces novia de Harrison Ford. Al leer el guión, Mathison se quedó prendada de una subtrama en la que un extraterrestre bueno entablaba relación con el hijo de la familia protagonista y decidió desarrollar esa historia en un guión independiente. Steven Spielberg se mostró encantado con el resultado, por lo que descartó rodar «Night Skies» y se lanzó a la producción de «E.T.». Para crear al protagonista de la historia, recurrió al italiano Carlo Rambaldi, que tuvo el buen criterio de aprovechar parte de los bocetos de Baker para, partiendo de unas criaturas de aspecto feroz, crear a un tierno extraterrestre obsesionado con volver a casa, que en los últimos treinta años ha robado el corazón a millones de niños y, por qué no reconocerlo, adultos en todo el mundo. Y pensar que los verdaderos extraterrestres – si es que un día se deciden a invadir nuestro planeta – serian mas parecidos a la siniestra criatura de Alien…

A %d blogueros les gusta esto: