Posts Tagged ‘ Apple ’

IMAC G3: El equipo que lo cambio todo

iMac G3Toca en esta oportunidad ocuparnos de un ordenador que con unas prestaciones y diseño revolucionarios, además de una gama de colores realmente atractiva, se posicionó como el todo en uno de referencia de finales de la década de los noventa; el iMac G3 de Apple. Podemos considerarlo como la máxima expresión de la creatividad de Jonathan Ive quien llevaba trabajando en la compañía de la manzana desde 1992. Junto con Steve Jobs, con quien trabajo hasta su muerte en el 2011, ha marcado la línea de diseño de Cupertino. Una carcasa de plástico semi transparente, en origen de color Azul Bondi, encerraba el único iMac con monitor CRT de 14″ pulgadas, que ofrecía una resolución de 1.024 x 768 píxeles a 24-bit, y toda la tecnología necesaria para hacer funcionar el ordenador. El diseño presentaba cierto aire retro y al mismo tiempo futurista, propio de los años noventa, cuando se soñaba con el futuro y se añoraban los años 60. Al margen del diseño, sin duda alguna, uno de los grandes avances que supuso el iMac G3 se pudo vislumbrar desde el punto de vista tecnológico. Se puede considerar el primer ordenador pensado para internet. Y además para hacerlo funcionar bastaban dos pasos, como bien rezaba la publicidad de Apple. Desde el punto de vista técnico, los números que presentaba el iMac G3, que a día de hoy nos podrían parecer irrisorios, no distaban mucho de los números de la competencia. El sobremesa de Apple montaba un procesador PowerPC G3 de 333 MHz, 32 MB de RAM y un disco duro de 4 GB, quizás uno de los puntos más flojos del iMac. Desde el punto de vista gráfico había dos posibles configuraciones. Con una tarjeta ATI Rage IIc con 2 MB de VRAM o una segunda opción con una ATI Rage Pro Turbo de 6 MB de VRAM. El ordenador se completaba con una unidad CD-ROM 24x, eliminando por primera vez la disquetera, un gran error para The Boston Globe. ¿Cómo se harían las copias de seguridad o el intercambio de archivos? se preguntaban los de Boston. También se integraban dos altavoces con sonido estéreo y efecto SRS, un micrófono y dos novedosos puertos usb 1.1 en la parte trasera. Pero sin duda alguna uno de los grandes avances por los que será recordado este ordenador, al margen del ya comentado diseño, fue su construcción pensando en internet. El ordenador tenía conexión ethernet Rj-45 y un modem integrado de 56K. En el apogeo de la conexión por minutos no se necesitaba ningún periférico, a diferencia de la competencia, para poder conectarse a una red o conectarse a internet. Sin duda alguna un valor añadido del iMac G3 sobre los ordenadores de la competencia, más aún cuando se prometió una conexión a la WWW en pocos minutos. En cuanto a los periféricos, podemos considerar que el ratón fue uno de los grandes errores de este ordenador. Primaba el diseño sobre la funcionalidad y el punk, como se bautizó a este ratón redondo por su parecido con el disco del hockey sobe hielo. Por el contrario, el teclado fue todo un acierto. Una buena ergonomía y buenas sensaciones al tacto. Pero sobre todo dos puertos usb a los que poder acoplar otros periféricos, disminuyendo así el tan ansiado uso de cables en la búsqueda incesante de simpleza, sencillez y limpieza en los diseños. La máxima de Apple, de líneas limpias y sencillas, volvía a primar no solo en el diseño del teclado. En el ordenador había detalles, como la tapa en la caja de conexiones con un agujero para pasar los cables, que convirtieron a este primer iMac en una autentica pieza de museo. Pero, pese a quien le pese, el iMac G3 fue todo un éxito. Antes de su presentación Apple ya tenía vendidas 150.000 unidades de su todo en uno. Las acciones de Apple alcanzaron los 40$, algo sencillamente impensable en los tres años anteriores. Anunciada como el mayor lanzamiento de la historia de Apple, se invirtió fuertemente en publicidad y las relaciones públicas de la empresa hicieron su trabajo. Pese a las infundadas críticas que cosechó en su presentación, por aspectos como su incompatibilidad con Windows o su elevado precio, 1.499$, el iMac G3 fue y ha sido uno de los grandes éxitos de Apple. Convertido en un icono de la empresa, consiguió reflotar a Cupertino y encauzó la política de diseño y de empresa a lo largo de los años. No en vano, el primer iBook de Apple, otro éxito de ventas y punto de inflexión, se podría considerar como la versión portátil del iMac G3. El ordenador de Apple se estuvo fabricando durante 6 años hasta el 2004, conviviendo con el iMac G4. En el 2005 dejó de fabricarse, para dar paso a otro de los grandes de Apple, el iMac G5. Sin duda alguna, estamos ante uno de los mejores ordenadores de la historia. El primer iMac de Apple se ha sabido hacer un espacio en las estanterías de los museos de tecnología por derecho propio. Todo un hito que no podemos olvidar..

Anuncios

APPLE LISA: El legendario (y fracasado) ordenador de Apple que vuelve a la vida

Apple LisaLos gigantes tecnológicos actuales no están donde están por casualidad, y acumulan décadas de historia y lanzamientos, algunos de ellos quedando en el recuerdo aunque no fuesen precisamente un triunfo. Es el caso del Apple Lisa, un equipo tan significativo como fracasado a nivel de ventas, pero cuyos fans no han olvidado y según informan, ahora tendrá una segunda vida. No es que vayamos a ver un nuevo Lisa adaptado a las líneas de diseño actuales de la marca (no al menos de momento). Pero sí se tratará de recuperar en la medida de lo posible es el sistema operativo de este ordenador en forma de software en código abierto (open source). La idea parte del Computer History Museum, en cuyos planes figura el lanzamiento del sistema operativo del Apple Lisa en código abierto de manera gratuita, según reportan en Business Insider. Un software que el pasado mes de enero cumplió 35 años desde que fuese lanzado como “alma” de un ordenador que pasó a la historia de los de Cupertino tanto por sus claros como por sus sombras. De momento no hay fecha para el lanzamiento, pero la noticia se anunció en la lista de correo de los fans del equipo y el sistema operativo, en la cual se espera que haya más actualizaciones sobre el lanzamiento. Se han conseguido recuperar tanto el sistema como las aplicaciones (excepto un diccionario del programa LisaWriter) y el anuncio de la disponibilidad se hará en el blog del museo. La historia de la informática en lo relativo a la consolidación del ordenador personal como algo para masas es bastante curiosa, y uno de los protagonistas indiscutibles fue Steve Jobs. El que fuese (y no fuese, y volviese a ser) CEO de Apple experimentó precisamente una de las crisis más intensas con su propia empresa con este equipo, cuando fue forzado a abandonar el proyecto Lisa (iniciado en 1978) por discrepancias con John Couch (jefe del proyecto). Así, este “bebé” de Jobs (bautizado como su hija, aunque inicialmente se hablase de un acrónimo para Local Integrated System Architecture) y de Apple incluyó el ratón como periférico para interactuar con la interfaz gráfica (tras tomar la idea prestada de Xerox y evolucionarla), en la cual había un sistema de ventanas superpuestas, iconos y la posibilidad de meter archivos en carpetas, siendo germen de los posteriores escritorios. El desarrollo de este sistema operativo con interfaz gráfica corrió a cargo de Bill Atkinson, quien también introdujo el fondo blanco, con lo cual el usuario podía ver en la pantalla una vista previa de lo que se imprimiría en el caso de hacerlo. Lo que fue conocido con el acrónimo anglosajón WYSIWYG, correspondiente a What you see is what you get (“lo que ves es lo que obtendrás”).El software, de hecho, también tuvo su “inspiración” en Xerox, donde Atkinson, Couch, Jobs y el resto del equipo del proyecto Lisa vieron los trabajos de la empresa en este área. Conceptos muy novedosos para el momento como la interfaz gráfica de usuario (GUI, Graphic User Interface) usando un mapa de bits, la multitarea, el uso de memoria virtual o el lenguaje de programación orientado a objetos. La inspiración fue tal que Xerox demandó a Apple por usar los copyrights de la empresa tanto en Lisa como en Macintosh, pidiendo más de 150 millones y argumentando que Apple usó el trabajo en software sin permisos. Y hablando de inspiraciones y demandas, Apple a su vez demandó a Microsoft por haber plagiado el sistema del Lisa con Windows 1.0. Lo que ocurrió con el es que la ambición rompió el saco, o más bien lo rompieron los 10.000 dólares que costaba el equipo (lo que serían unos 24.000 dólares si lo ajustamos con la inflación). Un precio que estaba lejos de convertirlo en ese equipo asequible para el usuario estándar que se pretendió, quedando finalmente orientado para el entorno empresarial. Con una inversión de 150 millones de dólares para su desarrollo, el equipo dejó de venderse tres años después de su lanzamiento en 1983, con el rumor de que se enterraron los 2.700 equipos que no se vendieron en un solar de Utah.

APPLE PIPPIN: Lo que el viento se llevó

Apple PippinDesde los primeros rumores sobre un renovado Apple TV hace varios años, todo apuntaba a que la compañía quería dar un nuevo enfoque a los videojuegos dentro de su nuevo set-top-box. Todos los elementos estaban ahí, es decir, iOS 9, Metal, nuevo mando, compatibilidad con gamepads de terceros, en fin. Llegó el anuncio del Apple TV a finales del 2015 y sí, mencionaron algo respecto a los videojuegos, pero no era lo que muchos esperaban. Esto nos hizo recordar uno de los pasajes más tristes y memorables en la historia de Apple, la consola Pippin, ¿Pippin? ¿Consola? ¿Apple?. Sí, aunque no lo crean, Apple hizo un intento (fallido) por entrar en el mundo de las consolas de videojuegos, y en esta ocasión daremos un repaso a unos de los dispositivos más “curiosos” en la historia de la compañía. Era 1995 y los videojuegos empezaban a despegar, ya existían grandes apuestas como la SNES de Nintendo y la SEGA Genesis, pero ese año llegaría la nueva generación de consolas y Apple estaba preparado para ello. Desde 1994 se aliaron con Bandai para el desarrollo de lo que sería la primera consola de Apple Computer, con la que querían aprovechar ese boom, ya que los rumores de una consola por parte de Sony sonaban muy fuerte. De esa nueva generación, la primera en llegar durante el mes de mayo de 1995 fue la SEGA Saturn, en septiembre Sony confirmaba los rumores y lanzaban su Playstation, debido a esto, Apple apresuraba su lanzamiento para ganarle a Nintendo y salir ocho días antes que Sony, y anunciaban Pippin. Un año después, en septiembre de 1996, llegaba la Nintendo 64 y el mercado de los videojuegos quedaba así: SEGA, Sony, Apple y Nintendo, bueno, y la Atari Jaguar que había sido lanzada a finales de 1994. Hay que destacar que sólo estamos hablando de fechas en los Estados Unidos, ya que si metemos a Japón las fechas cambian un poco. Finalmente, esa generación la ganó Sony, con unas cifras de ventas de locura, que llevaron a la quiebra a SEGA y acabaron con el sueño de Apple. Apple apostó fuerte por Pippin, que llegó con especificaciones muy atractivas para su generación. Contaba con procesador PowerPC 603e a 66 MHz y 6 MB de memoria compartida entre RAM y vídeo, 2 puertos serie para conectar accesorios, slot de expansión PCI, módem integrado de 14.400 bps, salida de vídeo de 640 x 480 píxeles de resolución con colores de 16 bits, compatible con PAL y NTSC, y finalmente un lector de CD-ROM 4X. Todo esto era impulsado por una versión adaptada de Mac OS 7.5.2, que la hacía compatible con muchos de los juegos de Macintosh, inclusive el día de su lanzamiento, salió con un catálogo de 18 juegos, catálogo que durante 1996 llegó hasta los 30 juegos, en su mayoría basados en licencias de Bandai, como Dragon Ball, o programas educativos. Lamentablemente no contaban con el apoyo de los grandes desarrolladores, y uno de los errores más grandes fue venderla como la primera consola con funciones de ordenador, lo que hizo que la gente se confundiera y eligiera otras opciones. Otro error fue el enfoque en educación, algo que la generación de esa época condenó de forma severa, porque ellos sólo querían una consola para divertirse, no para aprender, “para eso estaban los libros”. Pippin era compatible con una amplia gama de accesorios, entre los que se encontraban el primer mando inalámbrico a través de puerto infrarrojo, un módulo para vibración, un dock para floppys, teclados, módems externos de hasta 33.6 kbit/s, módulos de memoria externa de 2, 4, 8, 16 MB, así como adaptadores para conectarla a un Macintosh. Parte de las ventajas de tener Mac OS como sistema operativo, es que le permitía instalar programas desde diskettes, o navegar en Internet, porque sí, también tenía su propio navegador. Apple y Bandai apuntaron alto, el precio de salida de Pippin fue de 599 dólares, las compañías pronosticaban ventas por 300.000 unidades para el cierre de 1995, pero la Playstation de Sony tuvo un precio rompedor de 299 dólares y nadie esperaba que tuviera un éxito arrollador. Bandai había invertido 100 millones de dólares sólo en publicidad, y los sueños de tener una consola empezaban a desaparecer. Para el inicio de 1996 sólo habían vendido 10.000 consolas, lo que hizo que ambas compañías decidieran cortar la producción para quedarse en las 100.000 unidades. Para inicios de 1997 era oficial, Pippin había sido un gran fracaso, potenciado por el lanzamiento de la Nintendo 64 y el buen ritmo de ventas de Playstation. Así que Apple decide descontinuar la consola que hasta ese momento sólo había vendido 42.000 unidades entre Japón y Estados Unidos. Al día de hoy, Pippin ocupa el puesto número 22 de la lista de los peores productos de tecnología de todos los tiempos, según PC World. Y representa uno de los grandes fallos tanto para Apple como para Bandai, quienes perdieron cerca de mil millones de dólares por la apuesta en Pippin. Algunos coleccionistas han conseguido algunas consolas Pippin, nuevas en unos 700 dólares, mientras que en eBay se puede conseguir una en promedio por 300 dólares. Han pasado más de 21 años desde que Apple intentó entrar en el mercado de los videojuegos, y hoy en pleno 2018 el mercado es claramente otro. El Apple TV sigue siendo principalmente un dispositivo para ver contenido, aunque su potencia gráfica ha aumentado considerablemente y permite jugar a juegos muy avanzados. A pesar de ello, sigue sin traer de serie un mando para jugar.

APPLE IIc: La evolución de Apple

APPLE IIcFue el cuarto modelo de la serie Apple II de ordenadores personales, siendo el primer esfuerzo de Apple Inc para producir un ordenador portátil. El resultado fue una versión portátil 75 lb (3.4kg) del Apple II que podía ser transportado de un lugar a otro. La “c” en el nombre quería decir compacte, refiriéndose al hecho que era esencialmente una configuración completa de Apple II (exceptuando la pantalla y la fuente de alimentación) dentro de una pequeña caja que lo hacía muy portátil, por aquella época. Llevaba incorporados, al lado, la unidad de disquete de 5″1/4 y detrás, los nuevos puertos de expansión periférica integrados a la placa madre, no tenía ranuras de expansión internas ni ningún acceso directo a la placa base como los Apple II anteriores, haciéndolo un sistema cerrado como el Macintosh. Aun así, esta era la orientación prevista por este modelo – una máquina similar a un electrodoméstico-, a punto para su uso al sacarlo de la caja, que no requería ni conocimientos técnicos ni experiencia para conectarlo y, por lo tanto, muy atractivo para los usuarios noveles. El Apple IIc fue lanzado al público el 24 de abril de 1984, durante un acontecimiento realizado por Apple llamado Apple II for ever. Con este lema, Apple proclamó la nueva máquina con gran pompa, como una prueba del compromiso a largo plazo de la empresa con la serie de la Apple II y sus usuarios, a pesar de la reciente introducción del Macintosh. El IIc era también podía ser visto como la respuesta de la empresa al nuevo PCjr de IBM, de hecho, Apple esperaba vender 400,000 antes de finales de 1984. Esencialmente, era un Apple IIe dentro de una caja más pequeña, no era un sucesor, sino más bien una versión portátil para complementarlo. Los Apple IIe serían vendidos de un lado a los usuarios que requerían la capacidad de las ranuras de expansión, y de otro a aquellos que querían la simplicidad de una máquina “plug and play” con la portabilidad en mente. Técnicamente el Apple IIc era un Apple IIe dentro de una caja más pequeña, más portátil y más fácil de utilizar, pero menos ampliable. El IIc utilizaba el microprocesador CMOS 65C02 que añadió 27 nuevas instrucciones al procesador 6502, pero que era incompatible con algunos programas, puesto que no-soportaba los “ilegal opcodes” del 6502. Apple declaró que el Apple IIc era compatible con un 90-95% de los 10,000 paquetes de software disponibles por la serie de la Apple II. El nuevo microprograma en ROM permitió al Applesoft BASIC reconocer los caracteres en minúsculas, funcionaba con una pantalla de 80 columnas, y corrigió varios bugs de la ROM del IIe. En términos de vídeo, la pantalla de texto añadió 32 carácter nuevos y únicos, con los símbolos llamados “MouseText” que, permitían mostrar iconos sencillos, ventanas y rectángulos para poder realizar una Interfaz gráfica de usuario completamente orientada a caracteres, concepto similar pues a la página de código 437 de IBM o a los caracteres PETSCII de Commodore. Un año más tarde, el Apple IIe se beneficiaría de estas mejoras en forma de un paquete de cuatro-chips de puesta al día de su FW. En el momento del lanzamiento de Apple IIc, Apple anunció una pantalla LCD opcional en blanco y negro (de un bit) diseñada específicamente para el Apple IIc llamada pantalla LCD plana de Apple. A pesar de que fue recibida como un complemento que hacía el IIc más portátil, iba conectada con un cable y no estaba integrada, aparte de que tenía muy poco contraste (sin backlight), era muy cara. Hoy convertida en una pieza de museo, alcanza buenos precios cuando es ofrecida en eBay.

iPHONE 7 PLUS RETRO EDITION: Rememorando lo vintage

iPHONE 7 PLUS RETRO EDITIONSi eres de los que ama la moda retro y recuerdas los inicios de Apple y la manzana de colores la nueva edición del iPhone 7 Plus diseñada por ColorWare te va a encantar. La empresa, conocida por lanzar ediciones especiales y coloridas de dispositivos de éxito, ha lanzado el iPhone 7 Plus Retro Edition, que cambia su carcasa de aluminio 7000 por una que recuerda las computadoras Macintosh de los ochenta, incluyendo el color beige de la época y unas líneas más oscuras que emulan sus rejillas de ventilación. Desde luego no podía faltar el logo multicolor de Apple, toda una oda a los inicios de la compañía. Esta unidad está únicamente disponible en la versión de 256GB y su precio es de US$1,899, que es casi el doble del precio del teléfono original, que cuesta US$969. Los trabajos de ColorWare van mucho más allá de una simple funda, ya que cuentan con un tratamiento totalmente artesanal y pintura impresa sobre el smartphone, con respecto a las funciones del iPhone 7 Plus retro, quedan exactamente igual, ya que el tratamiento solo es estético. Como sabéis, ColorWare ya ha lanzado antes otros dispositivos que rememoraban lo vintage como la MacBook Air, la iMac o el iPhone 6S, aunque esos modelos fueron vendidos solamente en cantidades extremadamente limitadas. La empresa también tiene ediciones especiales de dispositivos como la PS4 o accesorios para computadoras Apple en gris espacial, en vez del tradicional blanco de la compañía. Este nuevo diseño sale justo en el año en el que estamos esperando el iPhone 8 del décimo aniversario, que se encuentra inmerso en una gran cantidad de rumores, entre los que destacan su pantalla OLED y la eliminación del botón frontal. A diferencia de este iPhone 7 Plus edición retro, que en teoría está disponible para cualquier persona que esté dispuesta a pagarlo, aunque solamente los primeros 25 contarán con una exclusiva serigrafía con el número de reproducción.

iPOD CLASSIC: El adiós a un grande

iPad ClassicMenuda forma de despedir el 2014. El dispositivo que inicio todo, un cambio radical en la forma de comercializar productos y contenido, una idea grandiosa de cómo debería evolucionar el negocio de la música, el iPod, ese pequeño reproductor de música que llegó muy lejos, incluso más de lo que la misma Apple pensaba, ese dispositivo dijo adiós este año. iPod, aquel dispositivo que catapultó el éxito de Apple como compañía y sin el que no sería posible entender esa sinergia entre contenido, dispositivo y experiencia de uso se fue por la puerta de atrás, sin merecer mención especial por parte de Apple, ya que todo se quedó en confirmaciones posteriores. Así, el iPod Classic desaparecía del catálogo de productos de la noche a la mañana, sin un comunicado, sin una explicación, sin algo que nos permitiera darle las gracias. Y aunque la gama aún no muere, ya que ahí tenemos al shuffle, al nano y al touch, el últimamente llamado Classic y su salida, representa un síntoma que empieza a extenderse a toda la familia de reproductores, donde el modelo de negocio está teniendo una nueva evolución trasladándose a la nube y dejando de lado los medios físicos. Y es que la caída en ventas del iPod representaba un problema para Apple y por ello ya no tenía caso renovar el dispositivo y mantener la gama con esa cantidad de productos, incluso Tim Cook habló al respecto, mencionando que cada vez era más complicado acceder a sus componentes. Entonces la desaparición del iPod obedece principalmente a tres factores, falta de componentes, baja en las ventas y una clara evolución en el modelo de comercialización de la música, siendo este último al que está apostando Apple con la adquisición Beats y el esperado nuevo servicio de música en streaming que vendrá a sustituir iTunes Radio. Otro elemento que sepultó al reproductor musical de bolsillo fue el avance de la tecnología, ya que mientras en 2001 llevar cientos de canciones era una verdadera revolución, ahora en 2014 los dispositivos ofrecen eso y más, no sólo podemos llevar nuestra biblioteca de música, sino que un sólo dispositivo ofrece esa música ya sea almacenada de manera local o en la nube, navegar en internet y hasta mirar video de diversas fuentes para así trasladarlo a otros dispositivos, la verdad es que al iPod lo terminó de matar el tiempo. Muchos han mencionado que la evolución del iPod es el iPhone, pero no creo que sea así, son dispositivos totalmente distintos y cada uno ofrece una experiencia, y tal vez yo sea un romántico pero actualmente no hay nada que se equipare con la experiencia y versatilidad que ofrece el iPod, cargar miles de canciones, literal toda nuestra biblioteca, no depender de conexiones de datos, batería de verdadera larga duración, y lo más importante, brindarnos esa desconexión del mundo con sólo unos audífonos, así, sólo audio para cerrar los ojos mientras vamos en un avión, mientras estamos de campamento mirando al cielo con el soundtrack perfecto, y así cientos de momentos en los que el iPod fue nuestro compañero perfecto. Aunque Apple no la acepte y lo haya dejado morir, el iPod representó para nuestra generación lo que el Walkman fue para generaciones previas, algo más que un dispositivo, un compañero de vida, un cómplice que estuvo ahí musicalizando nuestros mejores momentos, y también los peores, y que quienes aún lo conservamos sabemos su valor sentimental, factor clave y que muy pocos dispositivos pueden tener en nuestra vida. Dejemos de lado por un momento las decisiones corporativas, los modelos de negocio, porque esto por supuesto va más allá, hay estudios que nos dicen que el poder de la música puede traernos los recuerdos más profundos, imágenes, sentimientos, momentos que sólo la música es capaz de recrear, elementos que Apple supo capitalizar como nadie. Ya lo mencionaba, la música es importante para el ser humano, eso no cambia, lo que cambia es el cómo la consumimos, el iPod tuvo sus importantes momentos de gloria, sus importantes campañas de publicidad, sus ventas millonarias, pero todo cambia y es momento de decirle adiós. Aún no sabemos lo que planea Apple, pero según Trent Reznor, esto cambiará nuevamente la forma, nunca el fondo, pero en este futuro, el iPod ya no esta contemplado, por ello sólo nos queda darle las gracias por tantos momentos y tener presentes que en este 2014 perdimos a uno de nuestros mejores amigos y al que siempre recordaremos con especial cariño. El iPod ha ingresado a ser parte de ese pasado que no volverá y por ese motivo sea bienvenido a nuestro Rincón de las Telarañas.

DEEP BLUE: La computadora que humilló al ser humano

Deep Blue«Una computadora no me vencerá hasta el próximo milenio», prometió en 1997 un soberbio Gari Kasparov. El considerado mejor jugador de ajedrez de la historia no se imaginaba ni por un momento que, pocos días después, iba a ser derrotado por Deep Blue, el superordenador de 12,7 toneladas creado por IBM. Fuera por error humano, cansancio, estrés o demasiada confianza en sí mismo, el caso es que la Deep Blue se convirtió, en mayo de aquel año, en el primer ordenador capaz de vencer a todo un campeón del mundo de ajedrez… la maquina sobre el hombre. O eso pensaron, porque según contaba «The Washington Post» en el 2012, haciéndose eco del libro «The Signal and the Noise» («La señal y el ruido»), de Nate Silver, un fallo técnico sufrido por Deep Blue, y no su potencia de cálculo, pudo ser la causa de que la computadora ganara a Kasparov en su duelo de revancha de 1997. Al parecer, el software hizo un mal movimiento al azar y sin sentido como consecuencia de un error de programación, lo que desconcertó tanto a Kasparov, que comenzó a dudar de sus posibilidades y pensar que la máquina era más «inteligente» de lo que él había supuesto. Según el ingeniero Murray Campbell, uno de los responsables del desarrollo de Deep Blue, este «farol» no intencionado hizo que el jugador ruso cambiara la imagen de su rival, haciéndole perder la partida siguiente, consiguiese tres tablas más tarde y finalmente sufriese una derrota en la sexta partida. Sea como fuere, una maquina había vencido a la inteligencia humana. Este fue el segundo enfrentamiento. El primero se produjo un año antes contra un Deep Blue de 256 procesadores capaz de calcular 100 millones de jugadas por segundo, una capacidad imposible para cualquier ser humano, por muy inteligente que sea. Y, aun así, no fue capaz de derrotar al ajedrecista ruso, que se impuso sobre la computadora con un resultado final de 4-2. «Kasparov gana en nombre de la especie humana», decían aliviados los periódicos estadounidenses. Al año siguiente, las cosas fueron muy diferentes, para sorpresa de todos. Deep Blue, cuya primera partida comenzó el 3 de mayo de 1997, arrasó al campeón del mundo en la última de las seis que habían jugado. El resultado final fue de 3,5 a 2,5. El estupor fue general. Público, aficionados, maestros y seguidores de la partida a través de Internet, en todo el mundo, no podían dar crédito a lo que estaba pasando en la sexta partida del encuentro entre la máquina y el hombre. La inteligencia artificial desafiaba y se imponía a la inteligencia natural, gracias a una base de datos que contenía un millón de partidas almacenadas y al trabajo de una legión de los mejores científicos, ajedrecistas y teóricos de las últimas décadas, que hacían posible que la máquina fuera capaz de calcular 200 millones de jugadas por segundo. Más que Kasparov en toda su vida. Eso quiere decir 50 millones de posiciones en tres minutos, que es el tiempo medio que un jugador utiliza para decidir un movimiento. «El ordenador todavía no ha demostrado nada. Si hubiéramos jugado una auténtica partida de competición puedo asegurar que hubiera dado buena cuenta de Deep Blue», insistió un Kasparov que parecía no haber aceptado de buen grado su derrota, a pesar de haberse embolsado con el reto 400.000 dólares, por los 700.000 que fueron a parar a los creadores de la computadora. La prensa, sin embargo, habló de «humillación», «derrota sorprendente», «dominio táctico del ordenador» en este segundo enfrentamiento, mientras Kasparov no quedaba callado antes las forma de actuar de IBM tras la partida, asegurando que Deep Blue había sido desmantelada rápidamente para no aceptar la revancha que él pedía. También alegó que no se le entregó al jugador el informe detallado que había pedido del segundo juego, en que había sido derrotado, asegurando como mal perdedor que “se había hecho trampa durante el la partida”.El caso es que, en aquella ocasión, 32 nodos, 512 procesadores, 16 procesadores específicos de ajedrez y dos superchips supervisores fueron demasiado para uno de los cerebros más privilegiados que haya dado el ajedrez. Venga ya, es una lastima que Deep Blue no exista mas, (ya que el que se muestra en el Computer History Museum de Mountain View, California, es una replica del original) quizás porque seria visto como una advertencia de que las maquinas son superiores a los humanos y que en un futuro no muy lejano, se rebelaran y dominaran al mundo. Los drones, aquellos robots asesinos que gozan de total autonomía y cuyo uso se hace cada vez mas generalizado en nuestros días ¿son solo el comienzo del fin de la humanidad?

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: