Posts Tagged ‘ Televisión ’

ANGEL: Un vampiro con alma humana

ANGELFue una serie de televisión estadounidense nacida en 1999 como una secuela de ‘Buffy the Vampire Slayer’. En ella se detalla los juicios en curso de Ángel (David Boreanaz) un vampiro cuya alma humana le fue devuelta por los gitanos como castigo por el asesinato de uno de los suyos. Luego de más de un siglo de asesinatos y la tortura de inocentes, el alma restaurada de Ángel lo atormenta con remordimiento y culpa. Ángel se muda a Los Ángeles, California, luego de que quede claro que su relación con Buffy, no puede continuar. Durante las primeras cuatro temporadas, trabaja como detective privado en Los Ángeles, donde él y una variedad de asociados trabajan para “ayudar a los indefensos”, restaurando la fe y salvando las almas de aquellos que han perdido el rumbo. Típicamente, esto implica luchar contra demonios malvados o humanos aliados a ellos, principalmente relacionados con Wolfram & Hart, un bufete de abogados respaldado por prácticas ocultas que es una extensión de las fuerzas demoníacas de otro mundo, que Ángel asume en la última temporada. Asimismo, también debe luchar contra su propia naturaleza demoníaca. Acompañado por ( ) …… Pronto se encuentra asistido por Allen Francis Doyle (Glenn Quinn), otro personaje irlandés que es mitad humano, mitad demonio que, aunque parece un estafador, tiene un lado heroico. El trío inicial es completado por la superficial y malcriada Cordelia ( (Charisma Carpenter) ) quien se muda a Los Ángeles, como aspirante a actriz y que acaba como secretaria del protagonista. Con la muerte de Doyle en los primeros episodios de la primera temporada, otro personaje de Buffy da el salto a su spin-off: Wesley Wyndam-Pryce (Alexis Denisof) se une al equipo bajo el disfraz de “cazador de demonios canalla”, actuando como un alivio cómico e inicialmente no bien aceptado. Con el tiempo, Wesley muestra valentía y fortaleza, así como una crueldad asesina a sangre fría, Cabe resaltar que el vampirismo de Ángel es un tema latente que nunca ha sido el centro de la serie, para mostrarnos su necesidad de sangre o el no poder salir a la luz del día, pero es un tema que siempre está ahí y es su condición personal y por supuesto que centra algunas historias, pero no es el eje de la misma. Un gran acierto de la serie fue la incorporación de nuevos personajes sin relación con el universo inicial de Buffy, que con sus propias características completaron el equipo, y que con sus propias tramas que aliviaban el peso de Ángel como único centro de la serie. La serie se fue transformando en continuista, con la lucha del bien que representaba Ángel y sus amigos contra la consolidación de un enorme eje del mal, personalizado en el siniestro edificio que albergaba la firma de malévolos abogados demoníacos ‘Wolfram & Hart’. Estos conceptos sentaron las bases para desarrollar la serie en la dirección correcta, en especial el personaje de Cordelia que con sus nuevos poderes se transformó de un ser caprichoso y superficial a una heroína con una clara conciencia de sus deberes y su destino en la Tierra. La serie siempre disponía de muchas escenas de acción y una profusión de monstruos y efectos especiales de todo tipo. Ángel siempre tuvo un tono más negro y oscuro que Buffy, que no dejaba de conservar sus aires más juveniles, pero su evolución positiva consistió en oscurizar mas sus historias y sus personajes, con un presencia continúa de luchas de David contra Goliath, con nuestros héroes salvándose como podían de situaciones muy complicadas, aunque sufriendo graves consecuencias en algunos casos. Otro de los aspectos más interesantes de Ángel tiene que ver con la increíble cantera que representó para guionistas que empezaron o dieron los primeros pasos de su carrera en ella antes de saltar a hacer sus propias creaciones. Desde sus primeros capítulos, se convirtió en una de las series predilectas del público, por su hábil mezcla de genero fantástico con toques de cine negro, que hacían de cada episodio un autentico placer de visionado. Como el vino, la serie iba ganando con los años y aunque los trasvases de personajes con Buffy seguían existiendo como Spike y Harmony en la última temporada – lógico por otra parte al pertenecer al mismo universo de ficción – su diferenciación era completa y sus largas tramas se convirtieron en una verdadera adicción durante las últimas cuatro temporadas. La serie nunca se quedó estancada y fue progresando complicando cada vez las historias, pero controlando mucho a los personajes y siguiendo la regla de que cada acción tiene sus consecuencias, por muy heroica o trágica que sea, sin que nadie se libre de ellas. Ángel es muy recomendable para los seguidores del género fantástico pero si lo que buscan es realismo y un estilo más convencional, no pierdan el tiempo, porque la serie no va por esos derroteros y requiere un cierto salto de fe del espectador para creerse los peligros demoníacos que aparecen en cada episodio. La serie era de unos de los estandartes de la cadena WB y en su quinta temporada quedó en solitario al haber finalizado Buffy. La serie iba siendo renovada sin muchas dificultades pero el anuncio se hacía a finales de cada temporada, lo que obligaba a muchos guionistas y actores de la misma a rechazar otras propuestas a la espera de la renovación. Su creador Joss Whedon, quiso cambiar la dinámica y le pidió al director de la cadena WB, al principio de la quinta temporada que le dijera de forma inmediata si les renovaban o no. Ante el ultimátum, que molestó mucho a la cadena, se decidió por lo menos arriesgado, la cancelación. Debido a la antelación con que conocieron que esta seria su ultima temporada, los guionistas tuvieron tiempo de preparar un gran final, con una última escena en la que nuestros héroes proceden a cargar a pecho descubierto, al grito de ‘A por ellos’, contra unas inmensas fuerzas del mal concentradas para eliminarles. El final no es explicito y dejaba abierto un resquicio muy pequeño para su posible continuidad, pero constituyó un enorme colofón para los 110 episodios de una serie que culmino en el 2004. No cabe duda que Ángel fue una de las escasas secuelas, que ha conseguido salir de la larga sombra del original y formar su propia mitología fascinante y novedosa a partes iguales que hará las delicias de los seguidores del género fantástico.

Anuncios

CREEPSHOW: Un clásico del terror que vuelve como serie de TV en el 2019

CREEPSHOW‘Creepshow’ una deliciosa antología que unía comedia y terror estrenada en 1982 con Stephen King y George A. Romero como grandes impulsores del proyecto – con una secuela en 1987 y una tercera entrega en el 2007 – resurge como una serie de televisión avalada por Greg Nicotero, quien ya se encargó de los efectos de maquillaje de la segunda entrega, y quien acaba de cerrar un acuerdo con el servicio de streaming Shudder para dirigir, producir y supervisar artísticamente la serie. Conviene recordar que Shudder es una plataforma propiedad de AMC especializado en thrllers, obras de suspense y propuestas de terror. Nicotero se encargará de realizar el primer episodio y la idea es que cada nuevo capítulo sea rodado por un director diferente. Está previsto que ‘Creepshow’ llegue a Shudder en el 2019, aunque todavía es demasiado pronto para anunciar una fecha concreta. El que sí ha querido expresar su entusiasmo ante el proyecto ha sido el propio Nicotero: ‘Creepshow’ es un proyecto muy cercano a mi corazón. Es uno de esos títulos que abraza el verdadero espíritu del terror… las emociones y escalofríos celebradas de sus auténticas formas artísticas; ¡el cómic traído a la vida! Me honra continuar esta tradición siguiendo el espíritu en el que fue creada. Como sabéis, ‘Creepshow’ nació en 1982 como un homenaje a los cómics de terror de los años cuarenta y cincuenta que tanto DC como EC editaban con plena libertad antes de la creación del Comics Code Authority que regularía desde entonces el contenido que podía aparecer en las páginas de los tebeos americanos. Con títulos clave como ‘House of Mistery’,’Vault of Horror’ o ‘Tales from the Crypt’ aquellos cómics habían encendido la imaginación de unos jóvenes Romero y King hasta tal punto que tomaron la determinación de rendirles pleitesía en un filme que refleja de forma fidedigna la espléndida mezcla entre humor negro y caústico y terror “a lo bestia” que plagaba las páginas de las citadas cabeceras. Con tal idea en mente, y queriendo trasladar al espectador sentado en la butaca de cine la sensación de estar leyendo una de esas revistas que tanto habían marcado a varias generaciones de lectores, Romero y King deciden vertebrar la cinta a través de varios segmentos completamente independientes, unidos por transiciones animadas de la revista ficticia ‘Creepshow’ volando por un típico vecindario de los suburbios de cualquier ciudad norteamericana y con un prólogo y un epílogo centrados en un chaval – Joe Hill, el hijo de King y autor de la imprescindible ‘Locke & Key’, una de las mejores series de cómic que se editan actualmente – obsesionado por la misma que hará lo que tenga que hacer para poder seguir leyéndola. Contando con un reparto relativamente estelar para el modesto presupuesto que maneja la producción, por los “capítulos” de ‘Creepshow’ veremos pasearse a nombres de toda índole, desde intérpretes con carreras completamente asentadas que poco o nada tenían que ver con el género de terror como George Kennedy, Leslie Nielsen, Hal Holbrook, E.G.Marshall o Viveca Lindfors a actrices como Adrienne Barbeau, musa del horror y el fantastique ochentero en títulos tan indispensables como ‘La niebla’ (‘The Fog’, 1980) o ‘1997: rescate en Nueva York'(‘Escape from New York’, 1981), ambas del maestro Carpenter, pasando por caras por aquél entonces casi desconocidas como las de Ted Danson o Ed Harris, ambos en uno de sus primeros papeles para la gran pantalla tras una dilatada carrera televisiva. De tremendo éxito en su año de estreno – considerada un sleeper generó una taquilla de algo más de 21 millones de dólares para los 8 de presupuesto con los que había contado -,’Creepshow’ conocerá dos secuelas cinco y veinticinco años más tarde. La primera, fechada en 1987 y aun con la implicación de Romero, que cederá la labor de dirección a un tal Michael Gornick, y King, aunque ahora no con historias originales, atesora todavía en sus tres historias parte del encanto que se deriva de su predecesora, consiguiendo que el filme vuelva a ser un éxito de taquilla. Lo mismo no se puede decir, en ningún aspecto que queramos considerar, de la muy olvidable segunda secuela del 2007, un sub-producto carente de imaginación y editado directamente en formato doméstico en el que se nota la ausencia de los dos creadores originales, siendo inmerecedora portadora del nombre de ‘Creepshow’, una producción que siempre estará completamente atada a su tiempo y que, no obstante, sigue mostrándose igual de simpática hoy, a como lo hizo a finales de 1982. Han pasado 36 años de su estreno marcando una época y hoy se anuncia su regreso, para alegría de muchos que lo extrañaban, quienes esperan que Shudder busque ir en esa misma línea. Ya solamente falta que acierten con los guionistas y que cada director sepa imprimir su sello a cada uno de los episodios.

LOS CABALLEROS DEL ZODIACO: Guardianes del Universo

Caballeros del ZodiacoSi rondáis – o ya sobrepasáis – la treintena, habéis pasado buena parte de vuestra infancia pegados a un televisor, y sois de pensar aquello de que “cualquier tiempo pasado fue mejor”, os sugiero que os sentéis cómodos u os agarréis fuerte a lo que tengáis a mano antes de leer la siguiente noticia, porque el ataque de nostalgia y el hypemás salvaje están asegurados. Sucede que nada más y nada menos que ‘Saint Seiya’ -conocida en nuestras tierras como ‘Los Caballeros del Zodiaco’ – la mítica serie de animación japonesa de Toei Animation basada en el manga homónimo de Masami Kurumada, va a recibir un remake titulado “Knights of the Zodiac: Saint Seiya” producido por Netflix y la propia Toei. En efecto, la nueva ‘Caballeros del Zodiaco’ arrancará con una primera temporada compuesta de 12 episodios de media hora cada uno, y abrazará la Saga del Santuario narrando los acontecimientos comprendidos entre el Torneo Galáctico y el arco de los Caballeros de Plata. Junto a esta información, se ha confirmado que Yoshiharu Ashino – Primer escuadrón- será el director de la serie, y que Takashi Okazak -‘Afro Samurai’- se encargará de los diseños de las armaduras de los protagonistas. Como sabéis, este shonen (anime japonés para chicos) con todas las de la ley, causó una gran afición entre los más pequeños por su historia, sus personajes y todas esas batallas épicas y fantásticas que te encantan cuando no sobrepasas más de un metro del suelo. Los Caballeros del Zodiaco contaban la historia de Seiya, un chico huérfano de una época más o menos actual que es adoptado por una organización llamada la Fundación, donde los entrenan para luchar y ser merecedores de unas armaduras basadas en las constelaciones del cielo. Aunque la historia del anime se basa principalmente en el personaje principal, Seiya, ocurren muchas más cosas alrededor que merece la pena ser recordadas. Así, sabemos a medida que pasan los capítulos que Seiya, como ya dijimos, es huérfano, y el único interés que tiene en tener la armadura es para poder encontrar a su hermana pequeña, que se perdió cuando eran aún más pequeños. Debido a esta búsqueda, Seiya consigue la armadura de Pegaso y comienza a luchar (por complicaciones, sin sentido algunas, de la trama) contra otros poseedores de armadura en diferentes campeonatos y situaciones. Cada luchador se vale del poder que le da su armadura y de su cosmos, algo así como una fuerza interior, con la cual se consigue dominar el poder de las estrellas y tener la rapidez y la fuerza suficiente para realizar los ataques especiales y únicos que tenía cada luchador. La historia continúa con idas y venidas, con la formación del grupo de los Caballeros de Bronce protagonistas (Pegaso, Fénix, Dragón, Andrómeda y Fénix) y el descubrimiento una chica llamada Saori Kido es la reencarnación de Athena, la diosa griega. Desde ese momento Athena es secuestrada y los Caballeros de Bronce deben rescatarla enfrentándose a los Caballeros de Oro, que son ni más ni menos que los signos del zodíaco. Como ya dijimos, los personajes principales son Seiya, que lleva la armadura de Pegaso, Shiryü, que lleva la armadura del dragón y que se sacrifica siempre que puede, Hyoga, que es el rubio que lleva la armadura del Cisne, Shun, el personaje andrógino que es Andrómeda e Ikki, que es el malo maloso que es Fénix. Entre este grupo de cinco personajes se centra toda la historia principal (la saga del Santuario) y entre ellos se genera una de las principales características de la serie, la amistad. Y es que pese a que la serie era de lucha y violencia, la amistad y la bondad eran uno de los pilares principales de la serie; unos pilares demasiado grandes que a veces hacían que ocurrieran situaciones absurdas e irreales… pero qué demonios, cuando tenías tu bocadillo de nocilla en la mano, molaba mil ver lo que hacían. Como todo buen anime, Los Caballeros del Zodiaco está basado en un manga, el cual tiene la misma temática y prácticamente los mismos personajes. El anime original tuvo cuatro sagas: Saga de la Armadura de Oro; Saga de las 12 Casas; Saga de Asgard; Saga de Poseidón. Al haber tenido tanto éxito, la serie ha tenido varios intentos de continuaciones. Asi como cinco películas animadas y una película con animación CG, además de varias precuelas y secuelas oficiales de la historia original. Luego de la adaptación al anime, dos series más han sido producidas: el manga titulado Saint Seiya Lost Canvas por el estudio TMS Entertainment y Saint Seiya Omega por Toei Animation. Un tercer anime producido por Toei Animation, es Saint Seiya Soul of Gold cuya emisión empezó el 11 de abril del 2015,y que narra los hechos posterior a la destrucción del Muro de los Lamentos, donde Aioria de Leo es el protagonista y despierta en medio de Asgard junto a los demás caballeros dorados. Actualmente Saint Seiya sigue vigente con el manga Saint Seiya Next Dimension – continuación oficial de la serie cuya versión animada ha sido confirmada para un futuro – y con Saint Seiya Saintia Sho. En cuanto al remake que será producido por Netflix, aún no tenemos una fecha de estreno confirmada, aunque se dice que saldrá en el 2019. Parece que el éxito de la ‘Castlevania’ de Adi Shankar está animando a la compañía a apostar por este formato; y si es con propuestas como esta, nosotros encantados.

STARGATE SG-1: Una serie que retorna a sus orígenes

Stargate SG1Una noticia dada a conocer el último fin de semana da cuenta del regreso de una mítica serie a 20 años de su estreno. Nos referimos a Stargate SG1, cuya precuela anunciada por la MGM se llamará Stargate: Origins y estará protagonizada por Catherine Langford, la joven arqueóloga hija del hombre que descubrió la primera de las famosas puertas. El anuncio se hizo oficial en el San Diego Comic-Con 2017, durante la celebración del 20 aniversario de Stargate SG-1 que estrenó su primer episodio el 27 de julio de 1997.Una buena ocasión para referirnos en esta oportunidad a la serie original ¿vale?. Como sabéis, este título era el más longevo de ciencia ficción en la historia de la televisión estadounidense (hasta que lo superó ‘Smallville’), ya que sobrevivió diez temporadas emitidas, además, en dos cadenas diferentes. De hecho, bastante diferentes, porque antes de encontrar un hogar en Syfy Channel , ‘Stargate SG-1’ se estrenó en Showtime. La serie, en realidad, se basa en la película ‘Stargate’, de 1994, dirigida por Roland Emmerich, en la que un grupo de militares utiliza un misterioso artefacto encontrado en un yacimiento arqueológico egipcio, y que tiene el aspecto de algún tipo de portal. Acaban descubriendo que, efectivamente, es una puerta que, en este caso, conecta la Tierra con otro planeta, muy parecido al Egipto antiguo. La película tuvo bastante éxito y, gracias a la compra de los derechos por parte de MGM a Emmerich y Dean Devlin (que luego pusieron en marcha ‘Independence Day’), acabó convertida en serie, adaptada a televisión por Jonathan Glassner y Brad Wright, dos antiguos guionistas de ‘Más allá del límite’. Resulta curioso que fuera Showtime, que entonces se dedicaba más a la emisión de películas de estreno y que tenía un acuerdo con MGM, la que acogiera por primera vez a ‘Stargate SG-1’, pero la apuesta le salió bien desde el principio, atrayendo una audiencia bastante buena para el canal. No obstante, el acuerdo al que el estudio llegó con Showtime para la emisión de la serie era peculiar porque, como no era especialmente barata de producir, logró que pudiera comenzar a verse en sindicación sólo seis meses después de que se estrenara, figurando Syfy entre las cadenas que compraron los derechos de esa emisión. En Showtime, ‘Stargate SG-1’ aguantó cinco temporadas en las que se estableció el tono de la serie, que seguía las aventuras del equipo de militares que utilizaba la puerta para viajar a diferentes planetas. En ellos iban encontrándose con alienígenas que casi siempre tenían algún contacto con alguna historia mitológica de la Tierra, y durante buena parte de la serie fueron uno de esos extraterrestres, los Goa’uld, los villanos principales, algo heredado de la película. De hecho, también dos de sus protagonistas se trasladaron a la serie desde la cinta; uno era el coronel Jack O’Neill, al que interpretaba Richard Dean Anderson, y el otro era el egiptólogo Daniel Jackson, al que daba vida un entonces desconocido MIchael Shanks. Los dos reproducían en parte también el conflicto entre los objetivos científicos y militares de las puertas estelares, aunque O’Neill era menos taciturno y toda la serie, en general, tenía un tono algo más ligero, con toques de humor, a petición de Anderson, quien también puso como condición para su participación en la serie que ésta fuera más coral. Junto a ellos, completaban el reparto principal Samantha Carter (Amanda Tapping) como una capitán de la Fuerza Aérea que, además, es astrofísica, y Teal’c (Christopher Judge), un Jaffa que deserta de su puesto entre los Goa’uld y se une el equipo de Stargate con la esperanza de liberar a su pueblo. Dentro de ese tono de aventura, en ‘Stargate SG-1’ hubo muchas referencias a la cultura popular contemporánea (incluida, por supuesto ‘MacGyver’), y la serie nunca se tomó a sí misma demasiado en serio. Wright y Glassner querían hacer una serie para toda la familia. Tras cinco temporadas en Showtime, la cadena decidió que ‘Stargate SG-1’ no era rentable, ya que al estar en sindicación, no servía para atraer a nuevos suscriptores. En ese punto, Syfy (que entonces aún se llamaba Sci Fi) decidió quedarse con ella, ya que sus audiencias eran bastante buenas, y allí continuó hasta su final. En 2004, aprovechando su popularidad, se estrenó el primero de sus spin offs, ‘Stargate Atlantis’, en el que la base donde se encontraba la puerta estelar era construida por los Antiguos, y se encontraba en una trama del final de la séptima y el principio de la octava temporada de SG-1. Ambas series se entrecruzarían bastante, y Carter hasta se trasladaría allí tras la cancelación de la serie madre en 2007. Durante un breve momento en 2005, estas dos series y la todavía reciente ‘Battlestar Galactica’ convirtieron a Syfy en uno de los canales de cable más populares entre el público. Sin embargo, la longevidad de la serie también empezaba a notarse. Anderson dejó de aparecer como personaje regular en las dos últimas temporadas, siendo sustituido por Ben Browder, y las audiencias fueron resintiéndose, aunque no tanto como para no seguir siendo de las series más vistas de Syfy. Sin embargo, éste tenía en mente un cambio de imagen que comenzaría con el estreno de ‘Eureka’ y la cancelación de ‘Stargate SG-1’, en el 2007, justo al poco de haber celebrado su capítulo número 200. Su legado aún se mantendría en antena con ‘Stargate Atlantis’, que aguantaría cinco temporadas, y a su fin, con ‘Stargate Universe’, que intentaba darle un tono más serio a la franquicia, y que sólo estuvo en antena dos temporadas. Syfy estaba en pleno cambio de nombre y de identidad, y las puertas estelares ya no encajaban allí. Además de los dos spin offs, ‘Stargate SG-1’ produjo un par de películas directas para el DVD, ‘The ark of truth’ y ‘Continuum’, ya que la serie siempre se ha vendido bien en ese formato. Se habló de rodar alguna más, pero la cancelación de ‘Stargate Universe’ parecía haber significado el cierre de la franquicia. Hemos tenido que esperar hasta el 2017 para saber que regresa… desde sus orígenes. Veremos como le va.

CHARMED: Una lucha constante contra lo desconocido

Charmed Conocida en España como ‘Embrujadas’ fue una serie de televisión que llegó en octubre de 1998 de la mano de uno de los controvertidos productores que Hollywood haya conocido: Aaron Spelling. Su creadora era Constance M. Burge, que hacía poco había creado otra serie con el productor llamada ‘Savannah’ de sólo dos temporadas, y que encontró el éxito dejando de lado la realidad para proponer un universo sobrenatural. Prue, Piper y Phoebe eran tres hermanas que provenían de una estirpe de brujas y que habían nacido con dones individuales. Prue podía mover objetos, Piper podía paralizar la acción a su alrededor y Phoebe tenía premoniciones. Juntas, sin embargo, eran más temibles porque tenían el poder de tres. Eran las mujeres más poderosas de la historia y gracias al Libro de las Sombras, una reliquia familiar con hechizos e historia, combatían el mal en estado puro. Puede que se las recuerde por sus efectos especiales, pero ‘Charmed’ tenía una estructura muy atractiva que podría compararse a series más modernas y con mejor reputación como ‘Supernatural’ y ‘Alias’. Mezclaba las tramas horizontales con casos sobrenaturales y tenía su propia mitología. De hecho, de su paso por la televisión recuerdo que solía intercalar episodios serializados con otros absolutamente procedimentales donde la trama de temporada no avanzaba ni un milímetro. Si a esta condición de serie híbrida le sumamos tres personajes principales poderosos y bien definidos, puede comprenderse que despertase tanta admiración entre el público juvenil. Inicialmente su mayor reclamo era el regreso de Shannen Doherty a la televisión, que había dejado ‘Beverly Hills, 90210’ porque creía que se le había quedado pequeña. Ella interpretaba a Prue en la serie, la hermana mayor, y sus continuas peleas con el resto del equipo dieron algunas de las historias más jugosas de la época. El ascenso en popularidad de Alyssa Milano, que interpretaba a Phoebe, despertó celos y, si encima le sumamos que Doherty sentía la necesidad de “mejorar” la serie, se lió la gorda. La propia Milano reconoció en entrevistas que no se llevaban especialmente bien y que a menudo ni se dirigían la palabra y, cuando la situación fue insostenible, Doherty se largó de la serie y su personaje murió al final de la tercera temporada. De hecho, se rumorea que Milano hasta organizó una fiesta que se llamó “The witch is dead” y donde todo el equipo celebró su marcha. Pero ese no fue el único problema que vivió ‘Charmed’. Constance Burge abandonó las riendas creativas de la serie por culpa de sus encontronazos con el productor ejecutivo Brad Kern y las protagonistas de la serie siempre fueron observadas con lupa en busca de nuevos rumores. No ayudó que Combs y Milano pasasen a tener la etiqueta de productoras de la serie mientras que Rose McGowan, la cuarta hermana, solamente tenía contrato como actriz. McGowan llegó en un momento muy complicado. Como la mitología de la serie se centraba en el poder de tres hermanas, los guionistas tuvieron que inventarse una cuarta hermana que pudiera sustituir a Doherty. Así llegó Paige, que era medio bruja y medio luz blanca, la hija de una aventura de la matriarca con un ser sobrenatural. Por suerte para el canal WB, la serie no perdió seguimiento y se mantuvo por encima de los cuatro millones de espectadores, algo crucial ya que ‘Buffy, la cazavampiros’ se había mudado de cadena y había ido a la competencia, UPN. La música de su cabecera era toda una declaración de intenciones. Era una versión de ‘How Soon is Now’ de The Smiths interpretada por Love Spit Love y su línea más famosa era “I am human and I need to be loved just like everybody else”. Indicaba por donde irían los tiros y las hermanas Halliwell persiguieron el amor mientras combatían demonios, otras amenazas y abrían el mítico bar P3 en su San Francisco natal. Piper formaría una familia con Leo (Brian Krause), un luz blanca con el que rompieron todos las convenciones del mundo sobrenatural. Pero el romance más épico y recordado sería el de Phoebe con Cole (Julian McMahon), un demonio cuyo objetivo era acabar con ellas y que se enamoraría de la pequeña Halliwell. Era tan épico su amor que llegaría a deshacerse de su condición de demonio, algo que desafortunadamente resultó ser provisional. La serie acabó teniendo ocho temporadas, despidiéndose de forma definitiva el 21 de mayo del 2006. El éxito de la serie ha provocado que se desarrolle en otros tipos de medios, como un vídeo juego, juegos de mesa, novelas y una serie de cómics que sirve como continuación de la narrativa de la serie. A lo largo del año 2012, a seis años de su cancelación, ‘Charmed’ era la segunda serie más vista en suscripción en servicios de vídeo bajo demanda, incluyendo Amazon Video y Netflix. A principios del 2017, el canal estadounidense The CW informó que estaban trabajando en un capítulo piloto para una nueva serie basada en ‘Charmed’. Esta nueva serie se ambientará en 1976 y no contará con las actrices originales.

EL TERROR NUNCA MUERE: Regresa ‘Tales from the Crypt’ en una esperada secuela por TNT

tales-from-the-cryptComo olvidarnos de ‘Cuentos de la Cripta’, esta mítica serie emitida por HBO entre 1989 y 1996. Sucede que M. Night Shyamalan – su productor ejecutivo – ha llegado a un acuerdo con TNT para sacar adelante una nueva secuela de diez capítulos que se emitirán este año. Para ello, acaba de presentarnos un reboot con una inquietante escena que os pondrá los pelos de punta. Dicho tráiler es un reflejo de lo que puede buscar la serie: situaciones extrañas, con un punto casi hilarante, que evolucionan hacia el miedo y te hacen saltar del sofá con un susto no apto para cardíacos. Por todos es conocido que el terror televisivo se ha abierto un amplio público en los últimos años – basta ver las historias de zombies – y con ‘Tales from the Crypt’ podría aparecer una serie más para ocupar ese creciente nicho. Esta previsto comenzar con una temporada de diez episodios basados en los cómics originales de una obra que combinaba humor negro y terror que tomaba como base la serie de EC cómics creada por William Gaines en los años 50 del siglo pasado. Todavía se desconoce la fecha exacta para el estreno, ya que, aunque el pasado verano se dijo que llegaría a finales del 2017, el proyecto pasó un complicado mes de diciembre y estuvo a punto de cancelarse, pero la cosa sigue adelante y parece una fuerte apuesta de TNT. Si han comenzado la fase promocional, tarde o temprano se revelará la fecha de estreno. Por su lado, M. Night Shyamalan, explica con sus propias palabras algunas impresiones sobre unas historias que siempre le encantaron. Se atreve a afirmar que “puedes hacer drama, humor, pero aquí debes alcanzar un punto más alto. Todo esto es como un caramelo para mí”. A Shyamalan se le ve entusiasmado, aunque no es ninguna novedad saber que las historias de terror están entre sus favoritas. Lo que si no sabemos es que si volveremos a ver al Guardián de la cripta y es que al parecer productora no ha conseguido hacerse con los derechos del personaje, por lo que no podrán hacer uso de este carismático esqueleto descarnado para presentar cada uno de los episodios, como ocurría en la serie original. La ausencia del Guardián supone para muchos un handicap que Shyamalan tendrá que superar con mucha habilidad si quiere que no se convierta en un lastre pata la serie. Como sabéis, los cómics originales de “Tales from the Crypt” mezclaban lo truculento y terrorífico con notas de humor macabro, una característica que también estaba presente en las primeras temporadas de la serie. ¿Conseguirá Shyamalan mantener este espíritu que enganchó a varias generaciones? (Para finalizar, aquí os dejo con la clásica presentación y el avance de su esperada secuela ¿vale?)

BABYLON 5: ¿El futuro que nos espera?

babylon-5Antes de que llegaran ‘Firefly‘, ‘Farscape’ o el remake de ‘Battlestar Galactica‘, ya hubo una serie que, tomándose completamente en serio el género de la space opera, renovó la ciencia ficción que estaba haciéndose a mediados los 90, volviendo a llevarla a sus raíces y utilizándola para establecer paralelismos y metáforas sobre el mundo contemporáneo. ‘Babylon 5‘ fue, durante cinco temporadas, uno de los mejores ejemplos de cómo puede hacer una serie con alienígenas, y ambientada en el espacio, que toque temas tan serios como la tentación del totalitarismo político, el racismo, las guerras civiles o la labor de la comunidad internacional (intergaláctica, en este caso) en buscar soluciones justas y pacíficas para los conflictos. Su creador, J. Michael Straczynski, la ideó además como si fuera una novela en cinco largos capítulos, y aunque dejó cierto espacio para adaptarse a los cambios que pudieran ocurrir durante la producción (como que se marcharan algunos actores o que pudieran cancelarlos antes de tiempo), toda la historia estaba planeada de antemano. Cosas que se insinúan en el piloto, por ejemplo, luego van apareciendo aquí y allá hasta que se desarrollan del todo en, por ejemplo, la tercera temporada, y aunque había historias autoconclusivas que seguían la tradición de otras series, como ‘Star Trek‘, era la trama serializada la que movía toda la serie y la que iba ganando cada vez más importancia conforme avanzaban las temporadas. Straczynski indica entre sus influencias a la hora de crear la serie no sólo la franquicia de Gene Roddenberry, sino también la saga literaria de ‘Fundación’, de Isaac Asimov, ‘Dune‘ y hasta ‘El Señor de los Anillos‘, y decidió ambientarlo todo en una estación espacial porque le permitía incluir diferentes especies alienígenas sin tener que viajar a sus planetas, lo que siempre disparaba los costes. Él quería que la serie se mantuviera dentro de un presupuesto manejable, que es la razón por la que se desarrolló para sindicación directamente (como, más tarde, ‘Xena, la princesa guerrera‘). En cuanto a la historia de la serie, esta nos lleva hasta mediados del siglo XXIII y a Babylon 5, la quinta estación orbital que se construye, en terreno neutral, para intentar que sea un lugar de paz y convivencia tranquila entre las diferentes especies de la galaxia, especialmente los humanos y las razas alienígenas de los Minbari, los Centauri, los Narn y los misteriosos y enigmáticos Vorlon. Las otras cuatro fracasaron de diferentes modos (una incluso desapareció sin dejar rastro), y esta quinta se ve como la última esperanza. Todas esas especies han estado en guerra más de una vez entre ellos, los últimos, los humanos y los Minbari, y se confía en que Babylon 5 pueda evitar que eso ocurra de nuevo. Si pensáis que esto parece una ONU en el espacio, no vais demasiado desencaminados, porque esa organización y su papel en la guerra de los Balcanes tuvieron gran influencia en el desarrollo de la serie y de cierta trama en la segunda temporada. Al principio de cada capítulo, los títulos de crédito (los de arriba son los de la segunda temporada) nos situaban en el año en el que nos encontrábamos y en las cosas importantes que habían pasado hasta ahora, que solían ser unas cuantas. Además de las tensiones entre las diferentes civilizaciones, en la Tierra se sucedían las maniobras políticas bajo cuerda y la sombra de un estado policial, algo que amenazaba siempre la neutralidad de Babylon 5, dirigida por los humanos. Toda esta historia la vivían unos personajes muy bien construidos, desde el íntegro comandante de la estación hasta su divertida segunda de a bordo o los embajadores de las diferentes razas, que se embarcan en caminos mucho más complicados de los que estábamos acostumbrados a ver en series con unos maquillajes de los extraterrestres que a veces parecían sacados de una tienda de disfraces de Carnaval. En cuanto a su legado, ese aspecto de la serie y sus efectos especiales (los primeros que usaron el CGI para la televisión), se han quedado bastante viejos, por lo que suele echar para atrás a bastantes espectadores potenciales. Si se consigue pasar esas reticencias, y un piloto no demasiado logrado, se entra en un mundo que se disfruta no sólo por toda esa ambición de trascender su género, sino porque sus creadores conocían las space operas del derecho y el revés y sabían cómo incluir toques de humor, de aventura, de romances arriesgados y de historias con su componente de suspense y misterio, en especial con ciertos enemigos que se intuyen, pero pocas veces se ven. Que Straczynski la tuviera tan planeada desde antes de empezar nos permite saber que la serie tendrá un final y que casi todo lo que vemos en pantalla va a tener su importancia más adelante. A quien le interesen estas curiosidades, además, ‘Babylon 5’ está considerada una de las series de ciencia ficción que trata de un modo más realista el modo en el que las naves se desplazan por el espacio. La serie nunca fue un éxito desmedido. Su piloto, la tv movie ‘The gathering’, se emitió con bastante éxito en 1993, pero las audiencias fueron cayendo a lo largo de la primera temporada hasta quedar en un punto medio-bajo que le permitió sobrevivir porque funcionaba bien en las demográficas. Sin embargo, Straczynski tuvo que escribir el final de la cuarta temporada como si fuera el cierre de la serie, ya que la cadena que los emitía, PTEN, desaparecía y parecía que iban a cancelarlos. TNT los repescó por la quinta entrega, en la que algunos fans sienten que se alargan de más algunas tramas, pero que permitió a su creador terminar de contar la historia que tenía en la cabeza. A la finalización de ‘Babylon 5’, no obstante, se produjeron seis tv movies, una de las cuales fue incluso un piloto fallido para otra serie, y se produjo en 1999 un spin-off, ‘Crusade’, ambientado cinco años después de los eventos de su serie madre, pero que fue cancelado al cabo de sólo 13 episodios por el canal TNT. ‘Babylon 5’ terminó siendo una serie de culto y abrió el camino a otras obras que también renovaron el género mediante la vía de tomárselo con absoluta seriedad. Incluso, en su momento, hubo controversia con ‘Star Trek: Espacio Profundo 9’, por los parecidos entre ambos títulos, una controversia que al final acabó diluyéndose.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: