Posts Tagged ‘ Pepsi ’

PEPSI VENDING MACHINE: Las máquinas expendedoras ya son parte de nuestra vida

PEPSI VENDING MACHINELos vemos en todas partes y ofreciendo infinidad de productos. Sin embargo, te has preguntado ¿dónde se originaron? Aunque os parezca increíble de creer, fue el Antiguo Egipto donde hicieron su aparición. En efecto, la primera máquina expendedora fue diseñada para dispensar agua bendita en los templos de Tebas y el alto Egipto. El autor de esta máquina fue Herón de Alejandría (ca.10–70 d. C.). Estas máquinas se encontraban en la entrada del templo y funcionaba con monedas de cinco dracmas. Se utilizaba para lavarse la cara y las manos antes de acceder al interior del recinto. Sin embargo, el verdadero desarrollo de las máquinas expendedoras nace con la revolución industrial, hacia 1880 en Londres (Inglaterra), donde se instalaron las primeras máquinas expendedoras modernas que vendían tarjetas postales. Ya en 1888 una compañía de chicles (Thomas Adams Gum Company) instaló en las calles y en los andenes del metro de New York máquinas dispensadoras de Chiclets Adams (conocido entonces como goma de mascar). Desde ese entonces hasta la actualidad comienzan a dar diferentes utilidades a las máquinas expendedoras, primero gracias al ingenio, y posteriormente al avance tecnológico y las innovaciones que se hicieron a partir de estas primeras máquinas. En 1920 aparecen las primeras máquinas expendedoras de bebidas, sirviendo en vasos desechables bebidas gaseosas. En 1926 se inventa la primera máquina expendedora de cigarrillos. La venta de bebidas gaseosas embotelladas en máquinas expendedoras de bebidas enfriadas con hielo, comienza en 1930. Asi, la compañia californiana Vendorlator Manufacturing Company incluyó en sus máquinas expendedoras por primera vez a Pepsi. Años más tarde se sustituirá el hielo por refrigeradores. El año 1946 va a ser el año que marque su despegue con la aparición de las primeras máquinas expendedoras de café caliente, las cuales tienen tal éxito que se extienden rápidamente por todo el mundo. En los años 50 aparecen las primeras máquinas expendedoras refrigeradas de venta de sándwiches. A partir del 1960 y hasta nuestros días la tecnología es quien va a marcar la historia de las máquinas expendedoras, permitiendo vender prácticamente cualquier tipo de producto bajo unas condiciones perfectas de calidad, conservación e higiene, y aceptando como medio de pago ya no solo monedas como en las primeras máquinas que aparecieron, sino también billetes y tarjetas de crédito. Las primeras máquinas expendedoras eran mecánicas, en que todo su funcionamiento es mecánico, sin intervención de ningún mecanismo eléctrico o electrónico. Eran máquinas sencillas, hoy prácticamente en desuso por las limitaciones que presentan. En cuanto a las electrónicas que sustituyeron a las primeras y tal como su nombre lo indica, cuentan con componentes electrónicos para su funcionamiento y necesitan de energía eléctrica. La principal ventaja de las máquinas expendedoras respecto a la venta tradicional es su disponibilidad en cualquier momento del día, mientras que entre sus principales desventajas cabe destacar la pérdida del contacto personal con el vendedor y la posibilidad de que el producto quede atascado y no se entregue al comprador. En relación a su funcionamiento, cuando se introduce una moneda o billete, la máquina expendedora revisa que sea de curso legal y, según el importe, la clasifica y coloca en diferentes compartimentos; así, se pueden reutilizar las monedas para devolver cambio y se facilita la recogida de monedas ya clasificadas y contadas. Para facilitar aún más la recaudación se intenta devolver a base de monedas pequeñas y acumular monedas grandes para conseguir retirar el menor peso posible. Esta “costumbre” que tienen las máquinas puede ser aprovechada para obtener dinero suelto: se introduce una moneda grande y se pulsa la tecla “devolver”; no devolverá la moneda introducida, sino dinero suelto. Hoy en día, sus fabricantes están en continua búsqueda para mejorar la experiencia del usuario con las máquinas expendedoras, tanto en el modo de dispensar el producto, como facilitar los modos de pago o incluso la forma en la que nos conectamos a la máquina a través incluso desde nuestro teléfono móvil.

Anuncios

1893 PEPSI GINGER COLA: Volviendo a sus orígenes

1893 PEPSI GINGER COLALa gigantesca compañía con sede en Nueva York está tratando de atraer al paladar cada vez más exigente de las jóvenes generaciones (conocidas como Millennials – o sea, los nacidos a partir del año 2000–, y por eso acaba de lanzar dos sodas retro hecha completamente de ingredientes naturales. SE trata de la flamante 1893 Cola, disponible en los sabores Original y Ginger, fue lanzada esta semana en todos los Estados Unidos, casi en coincidencia con el lanzamiento de su similar Caleb Cola, también por Pepsi. Como sabéis, este refresco apareció por primera vez en 1893. Su inventor fue el químico farmacéutico Caleb Bradham, que preparaba y vendía la bebida en su botica en la localidad estadounidense de New Bern (Carolina del Norte). Conocida al principio como Brad Drink, en 1898 su creador la denominó Pepsi Cola, en alusión a la enzima digestiva pepsina y las nueces de cola usadas en la receta. El objetivo de Bradham era crear un refresco delicioso que ayudara a la digestión y fuera un estimulante. En 1902, solicitó el registro de la marca y fundó una empresa con 97 acciones de capital. En 1903, trasladó la planta embotelladora a un almacén que alquiló para este propósito. Ese mismo año, vendió 30 162 litros de concentrado. El año siguiente, empezó a usar botellas de 17,7 centilitros y las ventas ascendieron a 75 133 litros. Durante la gran depresión, Pepsi se volvió la segunda gaseosa más famosa del mundo – la primera era Coca-Cola – gracias a la introducción de la botella de doce onzas (35,5 cl) y a una campaña de publicidad por radio en la que Pepsi exhortaba a los consumidores frugales a cambiar de marca, aludiendo al idéntico precio de las botellas de Pepsi y Coca-Cola aunque estas últimas contuvieran solo 6,5 onzas. Desde entonces, sus campañas han tenido bastante éxito, contribuyendo a aumentar su prestigio. Durante el 2015, tanto Pepsi como Coca Cola lanzaron refrescos “naturales” durante el 2015, lo que representó que fueran removidos todos los toques de azúcar artificial de esas bebidas carbonatadas. Oficialmente conocida como “1893, de los creadores de Pepsi-Cola”, el nombre hace referencia al año en que fue inventada Pepsi, y su envase es en latas cilíndricas de color marrón y oro estrechas, irreconocibles para nosotros. La soda (originalmente introducida como Brad’s Drink) está hecha, al igual que la Caleb Cola, con nueces, cola y agua con gas, entre otros ingredientes. Según el sitio Brand Eating, el sabor es muy similar al de la Caleb Cola, “pero sin las notas cítricas”. Este producto retro sólo está disponible en latas de 12 onzas, el equivalente a 355 mililitros.

REFRESCANTE ANIVERSARIO: Las latas de bebidas cumplen 80 años acompañándonos en todo momento

Pepsi Max Son prácticas para llevarlas a todas partes y es que a diferencia de las botellas, su tamaño compacto facilita su transporte. Nos referimos obviamente a las latas de bebidas que cumplen 80 años, desde que en 1935 una compañía norteamericana comenzó a vender su producto dentro de un contenido metálico a presión. Se puede incluir en su interior, desde refrescos que incluyen bebidas carbonatadas y zumos de frutas, hasta bebidas energéticas y otras de contenido alcohólico como cerveza y gin tonic. Suelen elaborarse mediante chapas de fino metal con el objeto de que puedan soportar, no sólo la presión del líquido carbonatado, sino también los ácidos que suelen contener las bebidas de su interior. Las latas se crean mediante el formado en frío. Y se suelen rellenar con el contenido líquido antes de cerrar la última tapa. Como sabéis, la forma más antigua de recipiente de bebida es la tinaja de barro. Empleadas inicialmente en muchas culturas primitivas como contenedor dedicado al transporte de líquidos. Estas tinajas eran empleadas en el antiguo Egipto como recipientes de conservación. Las tinajas se sellaban y en muchas ocasiones se han encontrado en los restos arqueológicos con el contenido líquido aún en su interior. La evolución a recipientes de gran tamaño como los toneles de madera, o las botellas de vidrio se produjo a lo largo de siglos. El metal era difícil de emplear debido a lo caro que suponía su manipulación y elaboración. Esta situación cambió a comienzos del siglo XX en el que los avances tecnológicos y la aparición de nuevas técnicas metalúrgicas. La primera lata de cerveza se realiza en 1935, con un aspecto cilíndrico que incluían una tapa en forma de cono que finalizaban en una tapa de rosca en la parte superior. Su popularidad decreció en los años posteriores a la Segunda Guerra Mundial. No fue hasta que en 1959,cuando el empresario norteamericano Ermal C. Fraze patenta con éxito una fórmula de lata que posee muchas características de portabilidad y facilidad de uso. Desde entonces, han evolucionado en su tamaño con la llegada hace años de un formato más estrecho y alto, que se asocia a la esbeltez y de un peso muy ligero porque cada vez se busca reducir más el espesor del metal, que es una aleación de aluminio (hojalata). No es un envase que permita grandes innovaciones, dado que se fabrica a partir de grandes planchas de metal que llegan a las plantas, donde se cortan, pulen y barnizan con pinturas que cumplen estrictas especificaciones de seguridad alimentaría. Dentro de ese proceso, los últimos cambios en las latas se han producido en su aspecto exterior, con atractivos diseños para diferenciarlas de los demás. Así que ya lo sabes, aquella lata de refresco que tienes entre manos – si es una Pepsi Max mucho mejor – también tiene su historia.

A %d blogueros les gusta esto: