Archivo para 30 septiembre 2019

IPHONE XII (2020): ¿Con un diseño retro para atraer a los nostálgicos?

IPHONE XII (2020)Como sabéis, el lanzamiento del iPhone XI ha sido de lo más comentado de las últimas semanas en el segmento de la tecnología. En efecto, el terminal de Apple había levantado mucha expectación a lo largo del año y por fin ya sabemos lo que escondía en esa estructura cuadrada que tenía en la parte trasera con sus tres lentes de la versión Pro. Pero hoy no nos toca hablar del terminal más contemporáneo, sino del dispositivo que le precederá ya que se rumorea que el iPhone XII (2020) que vendría con un diseño retro a lo iPhone 4, el cual ilustra nuestra nota. Se sabe que cada año los fabricantes de smartphones son capaces de crear un nuevo terminal para sustituir al que tienen en las tiendas. Algunos son tan pudientes que pueden permitirse seguirle el ritmo a su compañía favorita, aunque los hay que mantienen su terminal unos años hasta que pueden permitirse un móvil de vanguardia. Sea como sea, solo sirve imaginar cómo serán los móviles del futuro. Eso o esperar a algún rumor de esos que están en camino. El caso es que Ming-Chi Kuo, el famoso analista chino que hace las premoniciones más acertadas de los productos de la manzana mordida, ya ha soltado la primera perla de cómo será el iPhone XII (2020). No, no nos hemos equivocado, se ha aventurado a contar que su diseño podría volver a tener los laterales metálicos bordeando la estructura del terminal. ¿Te suena esto? si recuerdas los antepasados del iPhone XII, buscando en el cajón de los recuerdos, es posible que te venga a la mente uno de los terminales de Apple. No hablamos de otro que el iPhone 4. Este fue el más revolucionario en cuanto a diseño ya que sus tres versiones anteriores estaban creadas con un chasis metálico con los bordes redondeados y una superficie curvada en la parte trasera. A partir de entonces, la firma fue evolucionando con novedades en diseño que hacían que cada terminal se diferenciase del anterior. ¿Nos podemos fiar de Kuo? lo cierto es que es muy pronto para fiarse de un detalle estructural, aunque no es la primera vez que el analista acierta en alguna de sus predicciones. Kuo también nos recuerda que el iPhone XII (2020) llegará en tres diferentes tamaños de pantalla: 5,4 y 6,7 pulgadas para los modelos de alta gama y uno de 6,1 pulgadas para el modelo de gama media-alta. Todos los nuevos dispositivos tendrán pantalla OLED. También afirma que los modelos más caros tendrán una cámara 3D para realidad aumentada y para mejorar la experiencia general de fotos y video. Los iPhone XII (2020) tendrán soporte de redes 5G con componentes de Qualcomm. El analista aseguro finalmente que el cambio de diseño será uno de los principales motivos para el aumento de ventas del próximo iPhone, incrementando el total de ventas de dispositivo a unos 85 millones de unidades a lo largo del 2020. Solo nos queda esperar a que pase el tiempo para confirmar – o no – este sorpresivo anuncio. Personalmente no me agrada la idea y prefiero que sea como el del primer video que como podéis notar, es todo lo contrario, uno de los muchos rumores que recorren la red.

THE THING FROM ANOTHER WORLD: Un enigma de otro mundo (1951)

THE THING FROM ANOTHER WORLD“En 1949, un objeto desconocido impacta sobre la Tierra, quedando enterrado dentro de un enorme bloque de hielo en Alaska. El capitán Patrick Hendry vuela hasta allí con su tripulación y conoce al doctor Arthur Carrington y su equipo de científicos, a quienes deben trasladar hasta el lugar de la colisión. Una vez allí descubren una nave alienígena, que deben sacar del hielo utilizando explosivos. Desgraciadamente, con las explosiones el aparato sufre daños irreparables y queda casi destruido. Pero los científicos logran rescatar una extraña criatura que, cuando recobra la vida, ataca a los perros de la expedición. Carrington descubre que se trata de una forma de vida vegetal capaz de reproducirse como las plantas. El valor del descubrimiento no se pone en duda, pero Hendry está más preocupado por la posibilidad de que el ser escape de su control y se propague por la Tierra”. Este es el argumento de ‘The Thing from Another World’ (La Cosa: El enigma de otro mundo) una película estadounidense de ciencia ficción dirigida en 1951 por Christian Nyby y Howard Hawks, basado en el relato de John W. Campbell titulado Who Goes There?. En la obra original, el ser extraterrestre puede adoptar forma humana. Surge, entonces entre los exploradores la duda de si aquel que tienen al lado es o no quien parece ser. La desconfianza mina al grupo y entre todos deben buscar formas de poder determinar quién es o no es humano. Con unos modestos efectos especiales y un reparto de segunda, este filme se ha convertido en uno de los paradigmas del terror y de la ciencia ficción. Su fórmula, además de aguantar muy bien el paso del tiempo, ha sido copiada en muchas ocasiones y ha influido a todo el cine que ha venido posteriormente. Debe ubicarse dentro de la proliferación de filmes de monstruos con intenciones destructivas propios de los años 50, y que son el reflejo de una época en que empezaba a temerse la energía nuclear. Cabe recordar que en 1982 John Carpenter hizo con cierto éxito un “remake” del la cinta original basada en la misma historia de John Campbell y del cual ya nos ocupamos en su oportunidad. Este otro filme de culto contaba la historia de un visitante hostil procedente de otro planeta que es detectado por un radar situado en el ártico. Unos exploradores acaban encontrando una nave alienígena ocupada por un extraterrestre que comienza a atacar a los humanos (al estilo de la criatura de “Alien, el octavo pasajero”) que no tenían adonde huir ni esconderse. Como podéis imaginar, el terror estaba asegurado en uno de los rincones más inhóspitos de planeta.

UNA REFRESCANTE HISTORIA: Las máquinas de aire acondicionado

PANASONIC INVERTEREl verano en Europa es, informativamente hablando, una mala fecha. Muy mala. Como respuesta al excesivo calor, el hemisferio norte se sume en una larga somnolencia que, por otro lado, nos da una excusa perfecta para escapar de lo urgente y volver la mirada sobre temas importantes. Por eso, son buenas fechas para recordar a los grandes y reivindicar sus logros y hazañas. Y si hay unos héroes, unos héroes genuinos e inmerecidamente olvidados, esos son los que lucharon contra la física, la química y el desaliento para crear el aire acondicionado. Va por ellos. Ya los egipcios utilizaban sistemas para reducir el calor. Se usaban esteras o alfombras humedecidas para reducir la temperatura y la sequedad de las casas. También cuentan, aunque esto no he podido confirmarlo de primera mano, que algunos edificios utilizaban un sistema de ‘acumuladores’ y tenían paredes huecas que se rellenaban cada día con piedras enfriadas en las gélidas noches del desierto. Sin embargo, el primer ventilador giratorio parece haber sido chino en lo que suponemos que fue una evolución natural de su gusto por los abanicos. Los romanos, además de consumir nieve comenzaron a diseñar alambicadas redes de acueductos, canales y tuberías domésticos para hacer que el agua circulara a través de las villas y, así, reducir la temperatura. A lo largo de la historia podemos encontrar distintas y muy originales formas de lo que podríamos denominar “primitivos aires acondicionados”. Normalmente, usaban combinaciones de muros gruesos, piedra, agua y corrientes de aire para hacer más soportable los largos y asfixiantes días del verano. Pero si queremos hablar de los orígenes del genuino aire acondicionado, tenemos que irnos hasta 1758. Ya desde los egipcios, se sabía que la evaporación de cualquier líquido producía un efecto refrescante. Pero en 1758, mientras Benjamín Franklin visitaba al astrónomo inglés John Hadley se percato de que la evaporación del alcohol y otros líquidos volátiles podía enfriar mucho los objetos. A los pocos años, Faraday se percató del mismo efecto mientras trabajaba con el amoniaco. En 1842, William Thomson, conocido por desarrollar la escala de temperatura Kelvin, diseñó los primeros circuitos frigoríficos basados en principios físicos de presión, transmisión de calor y temperatura. En esa época, el doctor John Gorrie, tras darse cuenta de que el frío era bueno para algunas enfermedades tropicales, patentó una máquina de hacer hielo en Florida. Pero el año clave fue 1902. En Brooklyn, los fuertes cambios de temperatura y humedad impedían el comportamiento normal del papel y eso hacía muy complejo el proceso de impresión en color. Desesperado se puso en manos de la Buffalo Forge, la compañía en la que trabajaba un jovencísimo Willis Carrier, quien tras mucho esfuerzo, creó lo que llamo el ‘Aparato para Tratar el Aire’. Así había nacido el primer sistema de climatización de la historia. Como podéis imaginar, este invento revolucionó la industria. Sobre todo, la industria del sur de los EE.UU. Es famoso el caso de la Chronicle Mill, una fábrica de algodón en Carolina del Norte. La ausencia de humedad hacía que se creara un exceso de electricidad estática y eso acababa por deshilachar las fibras de algodón. El sistema de Carrier solucionó el problema y se expandió muy rápidamente. En 1921, la compañía que había creado Carrier para desarrollar sus ideas lanzó la ‘máquina de refrigeración centrífuga’, la primer sistema para acondicionar grandes espacios de forma segura. Este sistema era mucho más seguro porque no usaba los ya tradicionales compresores de amoniaco y que hacían todo mucho más confiable y eficiente. Hudson, los antiguos grandes almacenes de Detroit, estrenaron este sistema (y se convirtieron en los primeros comercios con climatización) en 1924. El primer teatro, fue el Rivoli de Nueva York al año siguiente. En 1928, aparecieron los primeros aparatos domésticos. Pero la Gran Depresión hizo que la idea no llegara a extenderse. Recién tras la Segunda Guerra Mundial estos aparatos comenzaron a llegar hasta las casas esporadicamente, tanto así que en 1965, sólo un 10% de los hogares de Norteamérica tenía este tipo de aparatos. Mientras en Europa, la implantación fue mucho más lenta, sobretodo porque las temperaturas en el continente no son tan extremas como las que se puede encontrar en muchas zonas de los EE.UU. Actualmente en nuestra sociedad, muchos productos y servicios dependen del control del clima interno. La comida para nuestra mesa, la ropa que vestimos y la biotecnología de donde obtenemos productos químicos, plásticos y fertilizantes. Sin el control exacto de temperatura y humedad, los microprocesadores, circuitos integrados y la electrónica de alta tecnología no podrían ser producidos. El vuelo de aviones y naves sería solo un sueño, los arquitectos no podrían haber diseñado los enormes edificios que han cambiado las ciudades, etc. El aire acondicionado inventado por Willis Carrier ha hecho posible el crecimiento y desarrollo de las áreas tropicales, proporcionando los medios para más y mejores vidas productivas. Decenas de ciudades desérticas, desde el África hasta Arabia Saudita no existirían hoy, sin la capacidad del hombre para controlar su medio ambiente, acondicionándolo para vivir mejor.

DIESEL ON AXIAL SMARTWATCH: Con diseño fashion a lo retro y Wear OS

DIESEL ON AXIAL SMARTWATCHFossil Group ha presentado en el IFA 2019 un nuevo smartwatch inspirado en la arquitectura brutalista de mediados del siglo XX, el Diesel Axial. Se trata de un reloj inteligente con un diseño retro que busca ofrecer una característica nueva entre los relojes actuales: la posibilidad de recibir y realizar llamadas desde el propio dispositivo a través de Bluetooth. A esta característica se le suma un curioso diseño en 3D para su esfera. Como sabéis, hoy en día ya dejó de ser sorprendente como marcas de otros rubros migran a la tecnología y muestran sus propuestas. En efecto, Diesel, reconocida internacionalmente por sus gafas, perfumes o zapatos, ha lanzado un nuevo smartwatch en el marco del IFA de Berlín 2019. No es la primera experiencia de Diesel con los relojes inteligentes, ya vimos en el pasado propuestas tentadoras como el Full Guard 2.5, un dispositivo con 512 MB de RAM, 4 GB de almacenamiento y un apartado estético contundente que mezcla rojos con negros. Esta vez, Diesel propone su smartwatch más llamativo hasta la fecha. El Axial es un modelo particular entre la marca y los demás fabricantes, ya que permite a sus usuarios realizar y recibir llamadas a través de Bluetooth, una posibilidad que se había visto frecuentemente entre fabricantes chinos poco reconocidos. A ello se le suma una esfera más ‘creativa e interactiva’ llamada ‘túnel de información’, una esfera que utiliza un efecto psicodélico para dar la ilusión de un movimiento 3D. La esfera puede rotarse y ser manipulada con tan solo un toque, y se pueden elegir zonas horarias adicionales para mostrar en pantalla. Además, la esfera del Axial incluye los ‘efectos del tiempo’, que consisten en animaciones interactivas en la esfera para mostrar las distintas gamas de condiciones atmosféricas en tiempo real, actualizables en función de la ubicación. Este dispositivo cuenta con un procesador Snapdragon Wear 3100, es compatible con Google Assistant e incluye además NFC para hacer pagos mediante Google Pay, GPS, monitor de frecuencia cardíaca mediante Google Fit y resistencia al agua IP68. Cabe destacar que el reloj tiene como seña de identidad correas texturizadas, una carcasa grande y llamativa y presentaciones en negro, azul y acero inoxidable. Finalmente, en cuanto a su coste y disponibilidad, el Diesel On Axial Smartwatch tiene un precio de US$350, y estará disponible en las tiendas de Diesel y en el sitio Web de la empresa a partir de octubre.

THINKPAD: El mundo a tu alcance

IBM THINKPADCuando uno dice ThinkPad hay un tipo de producto que inmediatamente se viene a la cabeza: portátiles negros con pequeños detalles rojos. Una marca muy afianzada en el mercado que hace mucho cambió de manos, pero que ha sabido mantener su esencia y posición ganada durante toda su historia. Lenovo ha sobrepasado los 125 millones de portátiles ThinkPad vendidos durante sus 26 años de historia (25 millones con IBM y 100 millones con Lenovo) ¿Cómo ha llegado a esta cifra? Hoy vamos a repasar la historia de los portátiles ThinkPad, importante para entender una parte del mundo de la tecnología. La historia de IBM supera ya los cien años, con lo que para encontrar el origen de los ThinkPad hay que remontarse algo más que unas pocas décadas. Concretamente a los años 20 del pasado siglo. Lejos de ser portátiles como tal – por entonces, de hecho, más que ordenadores eran máquinas que automatizaban tareas – IBM planteó usar el THINK como herramienta de marketing, plasmando la palabra en libretas, rótulos o cuadernos que servían como obsequio a trabajadores y clientes y manteniendo esta rutina hasta los años 90. Un THINK bien grande gobernaba cada página, de forma más o menos alejada del gran público y de las campañas publicitarias destinadas al mercado de consumo. Algunos especialistas aseguran, incluso, que el Think Different de Apple – utilizado principalmente entre 1997 y 2002 – es una respuesta al THINK de IBM, dada la rivalidad entre ambas compañías, si bien oficialmente nunca ha existido confirmación alguna. De hecho, Apple utilizó tecnología de IBM en sus ordenadores entre 1994 y 2006. Tras varias décadas de uso de la palabra THINK como una de las claves de la mentalidad de la compañía, IBM decidió unir el THINK y los cuadernos -notepads – y lanzar su primer ordenador portátil ThinkPad: el IBM 2521 ThinkPad. Fue un cambio radical, ya que antes de él todos los modelos tenían una nomenclatura exclusivamente numérica. El IBM 2521 ThinkPad fue presentado en abril de 1992 pero puesto a la venta en el mes de octubre. Un equipo puntero en el que su mayor virtud estaba en ser uno de los primeros TabletPC del mercado, incluyendo la posibilidad de escribir sobre la pantalla y que el sistema reconociese el texto. Algo que ahora es muy común, pero que en el contexto de los primeros años 90 era toda una innovación. Aunque inicialmente se presentó como 2521 ThinkPad, cuando llegó al mercado se convirtió en el IBM ThinkPad 700T. Fue en aquellos años cuando IBM comenzó una fuerte campaña de posicionamiento de la marca ThinkPad, dirigiéndola al sector más profesional. Crearon planes piloto para que algunas empresas probaran sus productos y realizasen informes sobre el comportamiento de los portátiles, sirviendo para mejorar posibles puntos débiles o también, en algunas ocasiones, como campañas publicitarias. En octubre de 1992 se lanzaron otros tres nuevos modelos para engordar la familia, como eran los ThinkPad 300, 700 y 700C. Mientras el primero ponía el foco en la autonomía – hasta 10 horas, decían, que ríete tú de los ordenadores de ahora – los otros dos ofrecían una mayor potencia con pantalla monocromo y en color, respectivamente. ¿Precios?: IBM ThinkPad 300: desde 2.375 dólares; IBM ThinkPad 700: desde 2.750 dólares; IBM ThinkPad 700C: desde 4.350 dólares. Y recordemos el contexto: eran en los años 90 y costaban una pasta para la época. Desde 1992 y hasta la actualidad, IBM y posteriormente Lenovo – que compró el negocio de portátiles el 1 de mayo del 2005 – han estado utilizando la marca de forma continuada, con equipos, salvo excepciones, de alta gama y características punteras. Si bien es cierto que algunas características han evolucionado significativamente a lo largo de la historia de los ThinkPad (sobre todo las relativas al hardware), muchas otras apenas han sufrido variaciones. De hecho, los ThinkPad han sabido diferenciarse ampliamente de la competencia con algunos detalles de construcción o que añadían nuevas funcionalidades y servicios. Lo más característico de los ThinkPad ha sido un elemento de pequeñas dimensiones con nombre propio: TrackPoint, un pequeño puntero de color rojo que sirve como ratón, y que se ha mantenido en la práctica totalidad de los modelos desde el origen de la familia, con un puñado de raras excepciones. TrackPoint ha evolucionado con varias generaciones del producto durante muchos años, siendo para muchos un mejor método de entrada que el touchpad más habitual, e incluso sustituyéndolo en algunos modelos concretos por requisitos de espacio. Como nota curiosa, otros fabricantes también utilizaron inventos similares, como por ejemplo aquel llamativo Sony Vaio P. Sin embargo, los ThinkPad no son solo el TrackPoint. Tradicionalmente se han caracterizado por utilizar materiales muy exclusivos como magnesio, fibra de carbono o titanio para sus carcasas, ofreciendo una gran ligereza a la vez que una durabilidad superior a otros equipos. Como sabéis, el ThinkLight, fue una luz para iluminar el teclado. Efectivamente ésta fue una característica ya en desuso tras la integración de teclados retroiluminados, pero hace no muchos años supuso la mejor forma de trabajar a oscuras. Y terminamos este repaso a las características que han diferenciado a la familia ThinkPad con una muy común en la actualidad, pero extraña y muy llamativa y atractiva hace unos años. Se trata de pantallas táctiles y con capacidad de poder rotarse. Los TabletPC de finales de los 90 y principios del nuevo siglo tuvieron en los ThinkPad una gran importancia, y abrieron el camino – junto con otros fabricantes que también se interesaron en esta tecnología – para crear los productos que hoy en día tenemos en nuestras manos. Ante todo ¿quiénes eran los usuarios potenciales de los portátiles ThinkPad? Tradicionalmente han estado en manos de los usuarios más profesionales dadas sus características y, sobre todo, su elevado precio. Han sido muy comunes en universidades por su alta durabilidad y fiabilidad, permitiendo asegurar la información durante cursos y cursos. Otras características como la entrada a través de un puntero, ese uso como TabletPC, era casi una exclusividad de los ThinkPad hasta hace no mucho. La llegada al mercado de las pantallas táctiles ha traído consigo algunos cambios, aunque muchos siguen siendo fieles a Lenovo que mantiene esta funcionalidad como optativa en ciertos modelos. Si buscamos otros usos veremos que también se ha utilizado ampliamente portátiles ThinkPad en sus ‘excursiones’ al espacio, como ese T61p que en 1999 viajó a bordo de una Soyuz para aterrizar en la Estación Espacial Internacional (ISS). Ello debido a que son equipos idóneos por su reducido peso – esencial en los viajes especiales – y también por su vida útil. ¿Y en el mundo real? Estos son algunos portátiles que Lenovo tiene en el mercado actualmente: Lenovo ThinkPad X1 Yoga y el Lenovo ThinkPad X1 Carbon 2019, demostrando con ello que la marca goza de buena salud. Por supuesto, cualquiera puede tener un ThinkPad, si bien es cierto que su público objetivo continúa manteniéndose con un perfil muy profesional. Lenovo heredó de IBM una perlita que, aunque no es una marca con ingentes cifras, es un hito en la historia por la cantidad de unidades vendidas.

A %d blogueros les gusta esto: