Posts Tagged ‘ Ford ’

FORD model A 1903: El auto que dio inicio a una leyenda

Ford model AVenga ya, al ver semejante coche me imagino que se sentiría manejarlo por las calles de la ciudad, aunque por el tráfico endemoniado que existe en estos días, no duraría mucho en ella. Si parece de juguete. Como sabéis, el Ford model A fue el primer coche producido por la Ford Motor Company en los Estados Unidos a partir del año 1903 llegando a producirse 1750 unidades, cuando fue reemplazado al año siguiente por el Ford C. El coche proporcionó la base de producción para la compañía del novato de Henry Ford que operaba desde una fábrica de vagones reconstruido en Detroit, Michigan. Diseñado para ser un vehículo económico, confiable y de bajo costo para satisfacer la creciente demanda estadounidense de transporte masivo, el Ford Modelo A encarnaba los ideales de Henry Ford de simplicidad y eficiencia. Ford siguió mejorando el diseño del coche durante el primer año de producción. Este modelo fue diseñado para reemplazar el caballo y el coche de una vez por todas. El coche salió con dos versiones, de dos plazas runabout y el cuatro plazas modelo tonel, el motor era de 6 Hp. Fue equipado con una transmisión de dos velocidades, avance y retroceso, pesaba 562 kg y podía alcanzar una velocidad máxima de 45 km / h, la distancia entre ejes era de 1,8 m y se vendió a un precio de $750 (dólares). Como opcional se podía incluir una capota trasera con dos asientos y una puerta trasera por $ 100 (dólares), un techo de goma por $ 30 (dólares), o un techo de cuero por $ 50 (dólares). Convertido rápidamente en un auto emblemático, su primer cliente fue el Dr. Ernst Pfenning de Chicago, Illinois quien lo adquirió el 23 de julio de 1903. Aunque Ford anunció al modelo A como ” la máquina más fiable del mundo”, sufrió muchos problemas comunes a los vehículos de la época, como el sobrecalentamiento y problemas en la transmisión. El Modelo A se vendió con el color rojo solamente, tal como salía de fabrica, aunque algunos fueron posteriormente repintados con otros colores. Como una anécdota, podemos contar que este modelo fue un vehículo clave para la historia de Ford. En julio de 1903, la compañía tenía menos de 250 dólares en caja y se enfrentaba a su desaparición. Pero antes de que terminase el mes, Ford recibió 1.320 dólares en concepto del pago de un Modelo A y el anticipo por otros dos. Ese dinero permitió que Ford continuara su existencia. “El Modelo A ayudó a mantener nuestra compañía en un momento difícil y permitió a mi bisabuelo a seguir persiguiendo su visión de poner al mundo sobre ruedas”, aseguró el bisnieto de Henry Ford.

FORD NUCLEON: Un automóvil de futuro que funcionaría con energía nuclear

Ford NucleonA mediados de los años 50 del pasado siglo, se creía firmemente que la energía nuclear seria la tecnología del futuro, cuyo uso se generalizaría a tal punto que seria parte de nuestra vida diaria, tanto así que ingenieros y diseñadores imaginaban construir toda clase de barcos, trenes, aviones y cohetes que tendrían la característica de ser atómicos. La fuerte competitividad ideológica y militar surgida entre Estados Unidos y Rusia los obligo a desarrollar una serie de diversos prototipos militares con tecnología nuclear, la mayor parte de las cuales nunca vio la luz, Pero no solo se trataba de aviones o barcos, sino también de coches, desconociendo en ese entonces el peligro de estar expuesto a la radiación que emanarían semejantes vehículos. Uno de ellos fue el Ford Nucleon desarrollado por Ford Motor Company en 1958. El coche no tenería un motor de combustión interna, sino un pequeño reactor nuclear y una cápsula de potencia en la parte trasera que contendría un núcleo radiactivo y que se diseñó para poder ser intercambiado con facilidad, de acuerdo con las necesidades del comprador. El compartimento de pasajeros del Nucleon tendría un parabrisas de una pieza y una ventanilla trasera compuesta, y el techo sería voladizo. Habría tomas de aire en la parte delantera del techo y en la base de sus soportes. El diseño, en el que la cabina estaba lo más alejada posible de la cola, proporcionaría más protección contra el reactor de cola. Algunas imágenes muestran el coche con aletas dorsales de pez emergiendo del parachoques. El tren de conducción estaría integrado con el módulo de potencia. Se dijo que el Nucleon sería capaz de recorrer 5.000 millas o más, dependiendo del tamaño del reactor, sin recargas. Al final de la vida del reactor se habría llevado a una estación de carga, que los ingenieros desarrolladores habían imaginado que reemplazarían a las gasolineras. Sin embargo, el coche nunca se construyó debido a varios factores y es que no se llegó a inventar un reactor pequeño y seguro y que el inicial optimismo fue quedando oscurecido por los peligros de una guerra atómica que se creía inminente. Al tener que ser necesariamente un coche blindado, seria muy pesado y extremadamente peligroso, ya que estaría expuesto a accidentes de transito, algo realmente grave ya que cada choque equivaldría nada menos que a una explosión nuclear. Es por esos motivos que el Ford Nucleon no se llegó a construir nunca, ni siquiera un prototipo, solamente se elaboraron varias maquetas a escala, algunos de los cuales se conservan como una curiosidad. Aun así, se convirtió en el icono de toda una era.

FORD MODELO T: Cuando el coche dejo de ser elitista

Ford Modelo T En esta oportunidad nos referiremos a un automóvil que por su diseño simple y bajo precio se hizo inmensamente popular en los EE. UU. a inicios del siglo XX. Se trata del Ford Modelo T, producido por Henry Ford en su Ford Motor Company – ubicado en Detroit, Michigan – desde 1908 hasta 1927. .En general, se considera como el primer automóvil asequible, el coche que “puso América sobre ruedas”, gracias a la producción en línea de montaje en serie. Henry Ford dijo que construiría un vehículo para las grandes mayorías, que sea bastante amplio como para la familia, pero lo suficientemente pequeño como para que el mismo propietario pueda mantener y reparar. Se construyo con el diseño más simple que la ingeniería de ese entonces pueda concebir, para que tenga un bajo precio y ser adquirido por la mayor cantidad de gente, tal como en efecto ocurrió. Sí bien la producción del Modelo T se inició en 1908, los modelos de gama fueron 1909 a 1927.El Modelo T tenía un motor montado adelante de 2,9 lts. de cilindrada, de cuatro cilindros en línea y válvulas laterales que producía 20,2 CV (15 kW ) con el que lograba una velocidad máxima de 64-72 km / h. El consumo de combustible era del orden de 5 a 9 kilómetros por litro o 11,1 a 18,7 litros por cada 100 km. No era cosa sencilla conducir un Ford Modelo T: En primer lugar había que “darle manija”, esto es ponerlo en marcha manualmente y con gran cuidado ya que si no se atrasaba manualmente el avance del encendido. Tenía asimismo una palanca debajo del volante a la izquierda, para evitar el retroceso del motor si no arrancaba rápidamente, con posibles graves consecuencias para la mano del arrancador. Por otra parte, si el tiempo era frió y, a pesar de estar en neutral (punto muerto), el aceite frío de la caja de velocidades provocaba un arrastre que hacía arrancar intempestivamente al automóvil, con peligro para el conductor o sus acompañantes Salvados estos problemas, se comenzaba el viaje. El acelerador se operaba manualmente con otra palanca debajo del volante, ahora a la derecha. Empujando suavemente hacia delante el pedal de la izquierda se accionaba la velocidad “baja” y el vehículo comenzaba su marcha, para pasar al “alta” había que empujar hacia delante la palanca que se hallaba en el piso a la izquierda del conductor y luego soltar el pedal de la “baja” y así se circulaba regulando la velocidad con la mano derecha. Para frenar se empujaba el pedal izquierdo hasta la mitad de su recorrido y se accionaba el freno con el pedal derecho. Antes de bajar del auto había que tirar hacia atrás la palanca de la izquierda para que trabe el pedal y quede en punto muerto. Manteniendo esta disposición se podía utilizar la marcha atrás haciendo presión sobre el pedal central. No era nada sencillo manejarlo. Venga ya, a que era un asesino en potencia. Los primeros modelos tenían un magneto que generaba corriente para alimentar las bujías de encendido y las luces funcionaban a gas de acetileno por lo que había que cargar el gasógeno con carburo y agua y esperar que genere el gas, luego encender los faros con fósforos Después de 1915 se agregó una batería de 6 voltios, luces eléctricas y motor de arranque (que no era muy confiable ya que podía explosionar o incendiarse si se sobrecalentaba). Las ruedas eran de rayos de madera (ruedas artilleras), hasta 1926 y 1927 en que se reemplazaron por ruedas metálicas con rayos de acero y capacidad para gomas mas anchas. Hubo pocos cambios importantes durante toda la vida útil de este modelo aunque fue evolucionando de acuerdo a su época. A pesar de su tecnología obsoleta y su peligrosidad a la hora de conducirlo, su bajo precio en relación a otros coches, posibilito su permanencia en el mercado hasta 1927, llegando a fabricarse más de15.000.000 de unidades. Hollywood inmortalizó el Modelo T durante su existencia y fue el automóvil más popular utilizado por estrellas como Laurel y Hardy, los Keystone Cops, Ben Turpin y Clara Bow, y fue el coche protagonista en algunas de las mejores películas de cine mudo. Existe la creencia popular de que todos los Modelos T eran negros – como el que ilustra nuestra nota – pero también había de otros colores. Hoy incluso existen muchos Modelo T en manos de coleccionistas que saben apreciarlo.

A %d blogueros les gusta esto: