LOS HUEVOS DE PASCUA : Un símbolo de nacimiento y fertilidad

Easter Eggss Venga ya, en esta oportunidad no vamos a referirnos al origen de la Pascua – al cual por cierto le dedicamos una entrada el 1 de abril del 2010 – sino a uno de sus símbolos mas representativos como son los huevos ¿Podrías creer que su historia se remonta a la época egipcia? Estamos hablando de hace más de 4 mil años y que sólo siglos después, la corrupta y decadente Iglesia Católica – protector de genocidas y encubridor de curas pederastas – como siempre demostrando su falta de originalidad, se apropio de esta festividad ancestral “cristianizándola” y asociándola a la llamada Pascua de Resurrección como se conoce hoy en día. Pero aquí surge otro enigma: ¿Pero por qué los huevos? Bueno, entre los antiguos egipcios estos tuvieron una gran importancia dentro de su mitología, específicamente, con la leyenda del ave Fénix, el cual se habría quemado en su nido y habría vuelto a salir de un huevo, renaciendo de sus cenizas. De esta manera, el huevo fue considerado desde entonces como un símbolo universal de fertilidad. Respecto al intercambio de huevos de colores, su origen también se remonta al antiguo Egipto, donde en ocasiones especiales era una costumbre regalar huevos decorados y pintados con tintes naturales. Esta tradición paso luego a Grecia y Roma donde se hizo muy popular. Con la llegada del cristianismo, el huevo comenzó a adquirir el significado místico de la resurrección y se empezaron a regalar entre los cristianos como expresión de fe en la inmortalidad y salvación del alma. En lo siglos XVII y XVIII, en Francia, se le ofrecía a los monarcas canastillos cargados de huevos naturales coloreados en señal del nacimiento de una nueva vida o la Resurrección de Cristo. Las tonalidades tampoco eran al azar. En un comienzo los huevos se pintaban de rojo para simbolizar la sangre de Cristo. Luego se agregaron otros tonos con otros significados, como el azul, color de la época pascual de la Iglesia, el amarillo para simbolizar la luz del día de resurrección o púrpura para recordar la Pasión (las últimas horas de vida de Jesucristo).En cuanto a los huevos de chocolate, el primer registro histórico que se tenga memoria se remonta a la Corte del Palacio de Versalles en Francia, donde el rey Francisco I recibió el primer huevo de chocolate documentado. En su interior se dice que había grabada una representación de la Pasión de Cristo. . Para principios del siglo XIX, en Francia, Alemania e Italia, comenzaba a masificarse la tradición de regalar huevos de chocolate en Semana Santa, extendiéndose con el tiempo a todo el mundo cristiano, que ignoraba su origen pagano.¿Y que hay de los conejos que se representan en Semana Santa? Si bien los conejos no ponen huevos. ¿Entonces por qué son ellos quienes los traen? cuenta una leyenda cristiana según el cual “había un conejito en la tumba de Jesús cuando resucitó. Al verlo, el animal salió corriendo a dar la noticia. Como no podía hablar, llevó consigo un huevo pintado como símbolo de vida y resurrección. Desde entonces, se dice, el conejo sale todos los Domingos de Pascua a dejar huevos de colores para que la gente recuerde el día en que Jesús resucitó”. Sin embargo el conejo de Pascua, al igual que el huevo, no tiene un origen cristiano ya que se utilizaba en celebraciones hace miles de años como símbolo terrenal de la diosa Eastre (de la palabra inglesa Easter o Pascua), diosa de la primavera, considerada como la diosa de la Tierra, de la resurrección de la naturaleza tras su prolongada muerte durante el invierno y a quien se le dedicaba el mes de abril. Sus orígenes como símbolo de la Pascua se encuentran en la Alemania del siglo XVI, y en el XIX, en el mismo país, se tienen registro de los primeros conejitos de pastelería. Para el siglo XVIII, los migrantes alemanes llevarían la tradición a Estados Unidos con el nombre de “Oschester Haws”, personaje que, al igual que Santa Claus en Navidad, prometía premiar a los niños que se portaban bien. ¿El premio? Unos deliciosos huevitos de colores. Hoy en día, para algunos, los huevos de Pascua siguen teniendo el significado religioso y místico de antes. Para la mayoría, son simplemente una diversión. Así que el próximo domingo, cuando abras el primer huevo de chocolate, recuerda que más que sólo chocolate, también es historia.Felices Pascuas para todos.

Los comentarios están cerrados.
A %d blogueros les gusta esto: