CADILLAC TOWN SEDAN 1928: El primer blindado sobre cuatro ruedas

Es habitual verla en aquellas viejas películas sobre la mafia de inicios del pasado siglo, en las cuales los criminales se abatían a tiros con la policía mientras huían desesperadamente a bordo de ellas. Precisamente uno de aquellos coches, atribuido a Al Capone, un tristemente celebre capo de la mafia (no se trata del guarro de Silvio Berlusconi, aunque ya quisiera ese impresentable vejete) hizo noticia recientemente cuando fue subastado en MIchigan (EE UU) por el precio de 277.538 €. Hablamos del Cadillac Town Sedan 1928, el cual a pesar de haber pertenecido originalmente a un asesino, tiene una historia muy extensa, ya que es uno de los primeros blindados que han existido, y se caracterizaba porque podía camuflarse entre los coches de la policía de Chicago (de ahí ese color) sin tomar en cuenta que en la parrilla delantera ocultaba un par de luces rojas intermitentes y contaba con una sirena similar a las de la policía y que eran utilizados para despistarlos. Mecánicamente llama la atención, comparado obviamente con un coche moderno. Su motor 341 V8 cubicaba unos 5.6 litros y daba 90 CV (al menos, de serie) e iba acoplado a una caja de tres velocidades, mientras que los cuatro frenos son de tambor y la suspensión trasera es de ballestas semielípticas. Además este peculiar vehículo – como es obvio – contaba con toda la seguridad necesaria, como un blindaje bastante fuerte por lo que se usaron más de 1,300 kg de acero para tal acción – el cual se ha eliminado al restaurarlo – y los vidrios se sustituyeron por unos más gruesos, casi de una pulgada. La ventanilla trasera se podía desmontar fácilmente, generando el espacio exacto para asomar la cabeza y la ametralladora, por aquello de tener que enfrentar una persecución cinematográfica. Cuando Al Capone fue condenado por evasión de impuestos en 1931, el Cadillac fue confiscado y, diez años después, cuando Estados Unidos entró en la Segunda Guerra Mundial, el Criminal de Guerra Franklin D. Roosevelt decidió utilizar este coche blindado como medida de protección, ya que por aquella época no era habitual contar con blindajes de este tipo. De hecho no se tiene constancia de coches blindados más antiguos que este. Con el paso de los años, cambio de dueños y fue restaurado y subastado varias veces, la ultima de las cuales fue precisamente en julio de este año y vaya uno a saber cuando volverá a cambiar de manos. Convertido en un clásico a pesar de su oscuro pasado, siempre habrá quien este dispuesto a pagar por tenerlo.

Anuncios
Los comentarios están cerrados.
A %d blogueros les gusta esto: