SAN VALENTIN: Los orígenes paganos de una festividad ‘cristiana’

cupido-muertoEl origen del Día de San Valentín poco tiene que ver con lo que, a día de hoy, se celebra el 14 de febrero. Por el contrario, era una fiesta que se llevaba a cabo en la Antigua Roma en adoración al dios del amor, cuyo nombre en griego era Eros y a quien los romanos llamaban Cupido, representado por un angelito que portaba un arco y flechas. En esta celebración se pedían favores al dios y se brindaban regalos u ofrendas para conseguir así encontrar al enamorado ideal. La celebración era tan popular y profundamente arraigada que la corrupta y decadente Iglesia Católica – al igual que hizo con la Navidad, el Halloween y la Pascua – no tuvo otra opción que ‘cristianizarla’ y sustituirla por el actual día de San Valentin en el siglo V. Esta celebración incluía varios ritos para que los adolescentes se iniciaran en las relaciones sexuales. Con todo, y según explica el autor Jean-Noël Robert en su obra “Eros romano: sexo y moral en la antigua Roma”, el origen de esta celebración ya se consideraba entonces mitológico. Oficialmente, la fiesta se celebraba en la misma gruta (la Lupercal) en la que se creía que una loba había amamantado a los fundadores de Roma (Rómulo y Remo) luego de que estos hubieran sido abandonados en el río por su familia. Desde aquella gruta se iniciaban las Lupercales de manos de un sacerdote. Este era el encargado en primer lugar de sacrificar un carnero en honor a Fauno (el dios de la naturaleza). Lo hacía con el mismo cuchillo con el que, posteriormente, embadurnaba la cara de dos “lupercos” o “luperci” (jóvenes que debían pasar por aquel ritual). Una vez que habían sido ungidos por el sacerdote, estos dos jóvenes (que casi siempre iban desnudos, o ataviados únicamente con taparrabos fabricados con la piel de los animales sacrificados) salían de la gruta. El ritual no acababa en este punto, sino que iniciaban una carrera desquiciada a través de Roma por un itinerario previamente planeado. Un trayecto que llevaban a cabo mientras proferían obscenidades. Mientras corrían, los “lupercos” iban dando latigazos -con una correa fabricada también con los restos del carnero- a todo aquel que, voluntariamente, se ubicaba frente a ellos. El principal objetivo eran, no obstante, las mujeres en edad de ser madres. Las chicas, de hecho, consideraban todo un honor que los “lupercos” les diesen un correazo, ya que era una forma de que los dioses les asegurasen un retoño. Los hombres zurrados, por el contrario, entendían que aquellos golpes les purificaban y les permitían entrar “limpios” en el nuevo año (que comenzaba entonces en marzo). Es decir, que llevarse una marca a casa era símbolo de buena suerte. A pesar de todo, los autores le atribuyen varios significados a esta fiesta. Pierre Jacomet, por ejemplo, dice que la ceremonia era principalmente un rito de iniciación entre los más jóvenes. El escritor afirma en una de sus obras que aquellas eran ceremonias “destinadas a alejar el miedo a la sexualidad, el temor de ser incapaz, el terror a no poder cumplir con el ritual de la fertilidad, que es la cópula, a perder la calidad de ciudadano del mundo”. Al ser imposible erradicar dicha celebración, la Iglesia tomó cartas en el asunto allá por el siglo V y lo ‘cristianizó’ Así, la llamada fiesta de San Valentín fue instaurada en su lugar en el año 498 por el papa Gelasio I. Se eligió sustituirla por un tal Valentín, un imaginario personaje alrededor del cual se creó una leyenda acerca de que ‘desafió a Roma en el siglo III en nombre del amor’. Por entonces, el emperador romano Claudio II Gótico (214-270 d.C.) consideraba que “los soldados que estaban casados pecaban de conservadores en el campo de batalla, en unos momentos en los que las fronteras se veían acosadas por alamanes y vándalos”. Por lo que decidió que lo mejor para que sus legionarios se dejasen la vida y derrochasen valor en el frente era prohibirles contraer matrimonio. Para dedicarse de lleno a defender las fronteras. Se dice que el tal Valentín era entonces el obispo de la ciudad de Iteramna (hoy Terni, en Italia), y se avenía a celebrar en secreto las bodas de aquellos soldados “que no querían cumplir esa orden del emperador”. Como era de esperar – dice la leyenda – al ser descubierto “fue apresado y decapitado el 14 de febrero del año 269”. La veracidad sobre la biografía de este imaginario santo fue rápidamente puesto en duda ya que no existe prueba alguna de que haya existido alguna y vez y toda su historia no fue mas que una invención, que obligó a que la Iglesia Católica eliminara esta festividad del calendario en el año 1969. A pesar de que se trata de un fraude, por costumbre se sigue celebrando como una fiesta comercial hasta el día de hoy.

SIEMENS MC60: La decepción no pudo ser mayor

siemens-mc60El protagonista de hoy es una marca que ya es histórica en la industria móvil: Siemens. La historia de Siemens, que da como para sacar otro post explicando su etapa de gloria y su declive, tiene como buen espejo este terminal, el Siemens MC60. Lo que anunciaban que era, lo que se esperaba que fuera, y lo que resultó ser en realidad, acaba siendo una aceptable metáfora de la historia de Siemens. Aunque fue lanzado en el verano del 2003, el Siemens MC60 empezó a dejarse ver a gran escala durante el año 2004, retraso bastante típico en los terminales de entonces, cuyos plazos de llegada eran considerablemente mayores que ahora (caso Nexus 4 aparte, pues no se trata de la misma mecánica). Para comprender la llegada del Siemens MC60, hay que contextualizar el estado de Siemens en esa época, y el significado de la nomenclatura de sus dispositivos: A: Terminales muy básicos, gama baja. C: Terminales de gama media. E: Terminales portentosos, con un diseño cuidado. F: Terminales de entrada, muy básicos, como el AF62. M: Terminales resistentes, algunos como el ME45 o el M65 que aguantaban las caídas. S: Terminales de alta gama, enfocados al mundo empresarial. L: Terminales con teclado deslizante. X: Terminales con características más avanzadas. Básicamente éstas eran las letras que Siemens usaba para nombrar a sus dispositivos, en muchos casos empleando dos. Por ejemplo, con el Siemens SL65, el ME45, o el SX1. En el caso del MC60, denotaba que era un terminal con un diseño algo más resistente que el resto (tampoco era ninguna maravilla en este sentido, dicho sea de paso), y con unas características que lo situaban en la gama media. El problema vino cuando Siemens, haciendo gala como siempre de unas magníficas campañas publicitarias, transmitió al público general que el Siemens MC60 era un terminal con altas prestaciones. Su precio, algo elevado, consiguió que calara la sensación de que se estaba comprando un dispositivo bastante avanzada. Los resultados fueron el de unos consumidores ilusionados con un terminal que era peor de lo que esperaban, lo cual derivó en algunos casos en el abandono de Siemens como marca. Un espejo en el que podría mirarse HTC, quien probablemente tenga una de las causas de sus malos números en razones similares. En cualquier caso, las especificaciones del MC60 eran las siguientes: Tribanda 900 / 1800 / 1900. GPRS y mensajes MMS. Dimensiones: 109 x 46 x 21 mm. Peso: 86 gramos. Memoria interna de 1 MB. Cámara CIF (352 x 288). Pantalla de 101 x 80 píxeles, 4096 colores. Melodías polifónicas. Le faltaba un puerto de infrarrojos -vital durante un par de años hasta que llegó el Bluetooth-, y sobre todo botones de selección bajo las esquinas inferiores, pero lo cierto es que no era tan mal terminal. Y era razonablemente superior a la competencia en cuanto a resistencia a golpes y caídas. Su particular teclado diseñado en forma de X era sin duda su seña de identidad. Y en torno a él giró su campaña publicitaria, jugando a ubicarlo entre letras para formar palabras con la ‘x’: Extreme, Relax… Algo quizás más impactante que muchos otros carteles publicitarios, y que nuevamente contribuyó a convertirlo en objeto de deseo. Recordemos que en el 2004, Siemens era una marca de referencia. De hecho, Siemens reinaba junto a Nokia el mercado de la telefonía móvil. Si la caída de Nokia tuvo lugar con la llegada de los teléfonos inteligentes, Siemens no tuvo que esperar a ello. En 2005 registró unas pérdidas de 19 millones de dólares, cuando en el ejercicio anterior logró unos beneficios de 146 millones. Una caída súbita que le llevó a ser comprada por Benq ese mismo año. En 2006 las cosas no habían mejorado, sino todo lo contrario, por lo que antes de que llegara 2007, la empresa fue declarada en quiebra. Volviendo al Siemens MC60, tenía algunos puntos que sí que influyeron en este desengaño por parte de sus usuarios. Pensemos por ejemplo en el ridículo MB que tenía para almacenar imágenes y tonos polifónicos. Ni los tonos ocupaban demasiado, ni las fotos tenían tanta calidad (de hecho, las fotos eran pésimas), pero con apenas unos ítems, la memoria se colapsaba. La pantalla era la misma que la montada en otros terminales peores, como el A60 o el C60, y el mítico sistema operativo de Siemens daba errores puntuales… Y ni hablemos de la pesadilla de cuando se desconfiguraba. Tuvo su público, pero por aquel entonces la guerra que algunos usuarios mantenían -defensores de Nokia vs. Siemens- empezó a decantarse hacia la marca finlandesa. Si a ello le sumamos el gran trasvase que tuvo Siemens hacia otras marcas que empezaban a hacer buenos productos -Sony Ericsson con sus T300, T610 o T630, por ejemplo-, el resultado es el de hace dos párrafos: unos números más que preocupantes que derivaron en que Siemens, marca pionera en muchas características, cayese estrepitosamente. De poco le sirvió haber lanzado casi antes que nadie los tonos polifónicos, popularizar las cámaras en los teléfonos móviles, o empezar con las pantallas a color. El Siemens MC60 es una buena condensación de la historia de Siemens: demasiadas expectativas en muchos casos. Precios muy elevados en otros, habiendo competidores al acecho.

COMMODORE PET 1977: Un ordenador que hizo historia

conmodore-pet-1977Como sabéis, la década de los años 70 fue la época de la gran explosión de las computadoras personales, un período temporal en el que vieron la luz computadoras míticas como el Altair 8080, el Apple II o el MOS KIM-1. El KIM-1, aunque sea un desconocido por el gran público y se convirtiese en un computador en kit orientado a los aficionados de la electrónica y la computación, fue una computadora de gran importancia porque se convirtió en el germen de una serie de computadoras personales que tuvo un gran impacto en el mercado, tanto en el hogar como en las empresas: el Commodore PET. Al poco tiempo de lanzarse al mercado el MOS KIM-1, MOS Technology fue comprada por Commodore y, por tanto, todo el equipo técnico de MOS (y suknow-how) pasarían a engrosar las filas de Commodore. El KIM-1 fue un proyecto de gran importancia porque se apoyaba sobre el procesador MOS Technology 6502, una evolución del 6501 que había supuesto el gran punto de inflexión de la compañía, cambiando su rumbo de fabricante de calculadoras que integraban chips de Texas Instruments hacia una empresa de tecnología capaz de desarrollar circuitos integrados y fabricar computadoras (aunque fuesen en kit para aficionados y entusiastas), diversificando así su cartera de servicios. Uno de los artífices de esta “revolución” fue Chuck Peddle que, tras lanzarse al mercado el KIM-1, se puso a trabajar rápidamente en la evolución del proyecto con la idea de desarrollar una computadora completa que ofreciese, además de la placa base, los periféricos necesarios para funcionar: pantalla, teclado, unidades de cinta, etc. Con este proyecto en mente y viendo que el futuro del negocio estaba en las computadoras, Peddle fue capaz de convencer a Jack Tramiel (el fundador de Commodore) de que el negocio de las calculadoras era ya un cadáver y que era mejor dedicar los esfuerzos al desarrollo de computadores. El KIM-1 y el procesador 6502 tuvieron un gran impacto entre los aficionados y, como no, también en la industria y no es casualidad que sea el mismo procesador que se ensamblase en el Apple II. Por aquel entonces, el sector era muy pequeño y, prácticamente, todo el mundo se conocía, por ejemplo, gracias a encuentros como los del Homebrew Computer Club. De hecho, Chuck Peddle tenía buenas relaciones con Steve Jobs y Steve Wozniak y los visitó en más de una ocasión por aquella época y Commodore estuvo interesada en asociarse con Apple (gracias al Apple II) pero, al final, no se llegó a ningún tipo de acuerdo económico y ambas compañías siguieron sus caminos por separado pero lo que sí que quedó claro es que el negocio estaba en el desarrollo de un computador personal completo. En este contexto, de cambio de modelo productivo y competencia entre empresas, comenzó a fraguarse el Commodore PET como una evolución comercial del MOS KIM-1 que tenía como objetivo presentarse en el Consumer Electronics Show de enero de 1977 y ponerse a la venta 6 meses más tarde. Para desarrollar el Commodore PET, Peddle contaría con Bill Seiler, John Feagans y Leonard Tramiel (el hijo del fundador de Commodore), que se unió al equipo para encargarse del diseño de los caracteres del sistema y del control de calidad del producto. Teniendo en cuenta que el equipo contaba con la experiencia del KIM-1, no tardaron mucho en desarrollar el que sería el primer computador doméstico “todo en uno”, el Commodore PET 2001. Este primer PET estaba basado, tal y como hemos comentado, en el procesador 6502 cuya placa controlaba una pantalla, un teclado, unas unidades de cinta de casete y periféricos que se podían conectar a puertos de expansión (unidades de disco externo, impresoras, módems e, incluso, discos duros de 5 MB y 10 MB de capacidad). El Commodore PET 2001 se comercializó en 2 versiones, la 2001-4 con 4 KB de memoria RAM y la 2001-8 con 8 KB de memoria RAM y ofrecía al usuario una computadora implementada mediante una única placa base repleta de circuitos integrados que controlaba una pantalla de 40×25 caracteres en blanco y negro, un pequeño teclado y un chasis metálico que alojaba todos los componentes. Tras su anuncio y puesta a la venta, los pedidos se dispararon y superaron la capacidad de producción de la compañía, existiendo una lista de espera de meses que llevaron a la compañía a centrarse únicamente en la fabricación del modelo de 8 KB de RAM. Las ventas del PET 2001 fueron muy buenas y las computadoras se vendían a un precio de 795 dólares de la época, por tanto, reportaron bastantes beneficios a Commodore (puesto que se dice que los costes de fabricación eran espectacularmente bajos y los márgenes, por consiguiente, bastante holgados) pero, a pesar de todo, los usuarios del computador no estaban demasiado contentos con el producto. Aunque el Commodore PET 2001 era una buena computadora desde el punto de vista del hardware y el software, adolecía en el aspecto del diseño industrial y, por ejemplo, su teclado era muy pequeño, incómodo, demasiado alineado con el teclado de una calculadora de la época y muy frágil (hasta el punto de aparecer un ecosistema de empresas que se dedicaban a vender repuestos para estos teclados). En 1979, Commodore decidió evolucionar el producto y lanzar el Commodore 2001-N, una versión que cambiaba la pantalla en monocromo por una de fósforo verde, sacaba de la carcasa la unidad de cinta para darle al teclado mayor tamaño e incluía una nueva ROM que soportaba las nuevas unidades de disco de la compañía. Este nuevo modelo se comercializó con 8 KB, 16 KB y 32 KB de memoria RAM y se aprovechó para simplificar la placa base del sistema. Esta nueva gama del PET fue la primera que desembarcó en Europa y se topó con un problema que, a día de hoy, muchas compañías se siguen encontrando: el nombre de PET ya estaba siendo utilizado por Philips en una de sus máquinas; así que Commodore tuvo que cambiarle el nombre a sus computadoras por el de CBM 3000. Aunque el Commodore PET tenía un público objetivo amplio, tanto empresas como hogares, su pantalla monocromo supuso una limitación para su adopción en los hogares puesto que productos como el Apple II, el TRS-80 o las primeras computadoras de Atari ya incluían monitores a color que, a ojos de los consumidores, eran algo mucho más atractivo (un problema que no arreglarían con solvencia hasta el Commodore 64).Tras las serie 2001, Commodore seguiría trabajando en el PET/CBM hasta el año 1982 y, durante ese tiempo, lanzaría al mercado dos series más: la serie PET 4000 y la SuperPET 9000, que más que un computador personal era un pequeño mainframe que usaba dos procesadores, el clásico 6502 y un Motorola 6809. El Commodore PET se convirtió en una computadora muy popular en el sector educativo, en las empresas y entre los desarrolladores de la época. Gracias a su robustez (con los nuevos teclados del 2001-N), el PET fue la computadora más utilizada en las escuelas de Estados Unidos y en muchas Universidades, convirtiéndose en el ordenador que usaron muchos estudiantes durante los últimos años de la década de los 70 y los primeros de la década de los 80 para aprender ciencias de la computación y programación. Hoy en día, el Commodore PET es un objeto de colección, una computadora de leyenda que ostenta el título de ser una de las primeras que llegaron al mercado.

ASTON MARTIN D84: Un auto que resiste el paso del tiempo

aston-martin-d84Hace unos días se dio a conocer una noticia que llamo mi atención y es el hallazgo en el bosque de un coche, el cual estuvo abandonado durante 45 años. No se trata de cualquier auto, sino de todo un clásico que estuvo expuesto a la intemperie todo ese tiempo sin quererlo ni merecerlo. Es el caso de un Aston Martin DB4 de 1962 con un vacío en su historia; fue aparcado en un bosque a las afueras de la granja de su único propietario desde principios de la década de los 70 al desaparecer su dueño de los registros. La casa de subastas Worldwide Auctioneers de Scottsdale, Arizona, lo sacó a la venta por un precio de entre 375.000 y 475.000 dólares (a lo que habrá que sumarle una cuantiosa inversión para restaurarlo). La exclusividad del modelo, que fue presentado en 1958 en el London Motor Show y del que solo se vendieron 1.204 unidades, compensa el penoso estado en el que ha sido encontrado. Para entender la excepcionalidad de un hallazgo como este, debemos remontarnos a 1947, año en el que un industrial, David Brown, puso en marcha un negocio de automóviles de alta gama. Ahí comenzó la historia de Aston Martin Lagonda y la trayectoria del hombre que más hizo crecer la marca y cuyas iniciales se atribuyeron al modelo. Cuando Ford tomó el control de la firma, no dudó en plasmar las iniciales DB en sus nuevos modelos. La casa de subastas ha reconstruido la trayectoria de este DB4 desde que fuera exportado a Estados Unidos desde Reino Unido en noviembre de 1960, hasta que se hallara en Massachusetts, aparcado cerca de la casa del propietario. Tras su llegada al Nuevo Continente, se especula que pudo ser utilizado para demostraciones de la firma; su odómetro entre 1960 y 1961 marcaba alrededor de 1.600 km. El 5 de abril de 1962 fue comprado por su primer dueño, Dallas Williams, un renombrado actor de doblaje y locutor estadounidense que adquirió el vehículo en California en el 62. Un detalle curioso es que el volante se sitúe a la izquierda. Entre el 63 y el 67 William desaparece de los registros de propietarios de Aston Martin, sin embargo el motor fue cambiado durante este periodo. Es entonces cuando a principios de los 70 es conducido hasta Massachusetts y aparcado a las afueras de la granja del propietario, donde ha permanecido tal y como fue hallado. El clima de Nueva Inglaterra parece haber sido bastante benévolo con el DB4, que recuerda tanto al DB5 de color plata Silver Birch que James Bondpopularizó en Goldfinger. 47 años a la intemperie no es para cualquiera. En algún momento durante su largo olvido, fue repintado de verde. Según la casa de subastas, la mujer de Williams afirma haber visto el coche en la época en la que se estaban conociendo. Y así se ha quedado todos estos años, conservando los mismos neumáticos e interiores de cuero. Con motor de seis cilindros de 3.670 cc y 240 caballos de potencia, este trozo de historia de la automoción cuenta con un cambio manual de cuatro marchas, y se espera que alcance casi el medio millón de dólares. Se trata de un modelo crucial en el linaje Aston Martin y cuyo precursor seguro que no imaginaría que uno de sus pequeños deportivos sería objeto de culto en pleno siglo XXI. No es la primera vez que un Aston Martin con evidentes signos de deterioro se subasta por una cantidad astronómica. Hace unos meses Bonhams ponía a la venta otro DB4 de características similares por más de un millón de euros. Si te sobra tiempo y mucho dinero, puedes tener entre manos un pedazo de historia deseando volver al asfalto.

FUJIFILM X-A10: Una nueva mirrorless para la Serie X

fujifilm-x-a10La novena cámara de la serie X de Fujifilm es la X-A10, una mirrorless compacta y ligera que, tal y como viene siendo tradicional en los modelos de la Serie X desde el inicio, incorpora un objetivo Fujinon en esta ocasión un versátil XC 16-50 mm. Se trata de una cámara con unas aspiraciones modestas que trata de seducir a un público entusiasta que quiera apostar por los formatos mirrorless sin tener que hacer grandes inversiones, pero que ahora tendrá una alternativa más a modelos réflex como la Nikon D3400 y la Canon 1300D.Mantiene el sistema de optimización de la batería que permitirá disparar aproximadamente 410 fotografías antes de tener que recargar de nuevo. En cuanto a su aspecto exterior, la Fujifilm X-A10 recuerda mucho al de su antecesora, la X-A3, aunque por dentro es más parecida a la Fujifilm X-A2. Los acabados siguen la estela marcada por sus hermanas mayores, un acabado en plástico pero estético que refuerza la imagen de cámara retro que caracteriza a la serie X. La X-A3 ya introdujo mejoras que iban enfocadas a responder a las cada vez más populares autofotos. Elementos como una mejorada empuñadura y la versatilidad de una pantalla capaz de girar 180º, hasta un sistema de enfoque que permitirá trabajar a partir de los 7 cm. Hereda también automatismos como el de detección de sonrisa que dispara cuando detecta una en el modelo y otros como el Temporizador de Grupo que hace la toma automáticamente cuando un número previamente seleccionado de gente entra en el encuadre de la foto. Pese a su espíritu amateur, la X-A10 es una cámara versátil que ofrece las posibilidades creativas que los otros modelos de la Serie X, así podremos utilizar los seis modos de simulación de película. En cuanto a su precio y disponibilidad, ya está disponible en las tiendas y puede ser tuya por 549 euros en un kit con el XC 16-50mm II.

BABYLON 5: ¿El futuro que nos espera?

babylon-5Antes de que llegaran ‘Firefly‘, ‘Farscape’ o el remake de ‘Battlestar Galactica‘, ya hubo una serie que, tomándose completamente en serio el género de la space opera, renovó la ciencia ficción que estaba haciéndose a mediados los 90, volviendo a llevarla a sus raíces y utilizándola para establecer paralelismos y metáforas sobre el mundo contemporáneo. ‘Babylon 5‘ fue, durante cinco temporadas, uno de los mejores ejemplos de cómo puede hacer una serie con alienígenas, y ambientada en el espacio, que toque temas tan serios como la tentación del totalitarismo político, el racismo, las guerras civiles o la labor de la comunidad internacional (intergaláctica, en este caso) en buscar soluciones justas y pacíficas para los conflictos. Su creador, J. Michael Straczynski, la ideó además como si fuera una novela en cinco largos capítulos, y aunque dejó cierto espacio para adaptarse a los cambios que pudieran ocurrir durante la producción (como que se marcharan algunos actores o que pudieran cancelarlos antes de tiempo), toda la historia estaba planeada de antemano. Cosas que se insinúan en el piloto, por ejemplo, luego van apareciendo aquí y allá hasta que se desarrollan del todo en, por ejemplo, la tercera temporada, y aunque había historias autoconclusivas que seguían la tradición de otras series, como ‘Star Trek‘, era la trama serializada la que movía toda la serie y la que iba ganando cada vez más importancia conforme avanzaban las temporadas. Straczynski indica entre sus influencias a la hora de crear la serie no sólo la franquicia de Gene Roddenberry, sino también la saga literaria de ‘Fundación’, de Isaac Asimov, ‘Dune‘ y hasta ‘El Señor de los Anillos‘, y decidió ambientarlo todo en una estación espacial porque le permitía incluir diferentes especies alienígenas sin tener que viajar a sus planetas, lo que siempre disparaba los costes. Él quería que la serie se mantuviera dentro de un presupuesto manejable, que es la razón por la que se desarrolló para sindicación directamente (como, más tarde, ‘Xena, la princesa guerrera‘). En cuanto a la historia de la serie, esta nos lleva hasta mediados del siglo XXIII y a Babylon 5, la quinta estación orbital que se construye, en terreno neutral, para intentar que sea un lugar de paz y convivencia tranquila entre las diferentes especies de la galaxia, especialmente los humanos y las razas alienígenas de los Minbari, los Centauri, los Narn y los misteriosos y enigmáticos Vorlon. Las otras cuatro fracasaron de diferentes modos (una incluso desapareció sin dejar rastro), y esta quinta se ve como la última esperanza. Todas esas especies han estado en guerra más de una vez entre ellos, los últimos, los humanos y los Minbari, y se confía en que Babylon 5 pueda evitar que eso ocurra de nuevo. Si pensáis que esto parece una ONU en el espacio, no vais demasiado desencaminados, porque esa organización y su papel en la guerra de los Balcanes tuvieron gran influencia en el desarrollo de la serie y de cierta trama en la segunda temporada. Al principio de cada capítulo, los títulos de crédito (los de arriba son los de la segunda temporada) nos situaban en el año en el que nos encontrábamos y en las cosas importantes que habían pasado hasta ahora, que solían ser unas cuantas. Además de las tensiones entre las diferentes civilizaciones, en la Tierra se sucedían las maniobras políticas bajo cuerda y la sombra de un estado policial, algo que amenazaba siempre la neutralidad de Babylon 5, dirigida por los humanos. Toda esta historia la vivían unos personajes muy bien construidos, desde el íntegro comandante de la estación hasta su divertida segunda de a bordo o los embajadores de las diferentes razas, que se embarcan en caminos mucho más complicados de los que estábamos acostumbrados a ver en series con unos maquillajes de los extraterrestres que a veces parecían sacados de una tienda de disfraces de Carnaval. En cuanto a su legado, ese aspecto de la serie y sus efectos especiales (los primeros que usaron el CGI para la televisión), se han quedado bastante viejos, por lo que suele echar para atrás a bastantes espectadores potenciales. Si se consigue pasar esas reticencias, y un piloto no demasiado logrado, se entra en un mundo que se disfruta no sólo por toda esa ambición de trascender su género, sino porque sus creadores conocían las space operas del derecho y el revés y sabían cómo incluir toques de humor, de aventura, de romances arriesgados y de historias con su componente de suspense y misterio, en especial con ciertos enemigos que se intuyen, pero pocas veces se ven. Que Straczynski la tuviera tan planeada desde antes de empezar nos permite saber que la serie tendrá un final y que casi todo lo que vemos en pantalla va a tener su importancia más adelante. A quien le interesen estas curiosidades, además, ‘Babylon 5’ está considerada una de las series de ciencia ficción que trata de un modo más realista el modo en el que las naves se desplazan por el espacio. La serie nunca fue un éxito desmedido. Su piloto, la tv movie ‘The gathering’, se emitió con bastante éxito en 1993, pero las audiencias fueron cayendo a lo largo de la primera temporada hasta quedar en un punto medio-bajo que le permitió sobrevivir porque funcionaba bien en las demográficas. Sin embargo, Straczynski tuvo que escribir el final de la cuarta temporada como si fuera el cierre de la serie, ya que la cadena que los emitía, PTEN, desaparecía y parecía que iban a cancelarlos. TNT los repescó por la quinta entrega, en la que algunos fans sienten que se alargan de más algunas tramas, pero que permitió a su creador terminar de contar la historia que tenía en la cabeza. A la finalización de ‘Babylon 5’, no obstante, se produjeron seis tv movies, una de las cuales fue incluso un piloto fallido para otra serie, y se produjo en 1999 un spin-off, ‘Crusade’, ambientado cinco años después de los eventos de su serie madre, pero que fue cancelado al cabo de sólo 13 episodios por el canal TNT. ‘Babylon 5’ terminó siendo una serie de culto y abrió el camino a otras obras que también renovaron el género mediante la vía de tomárselo con absoluta seriedad. Incluso, en su momento, hubo controversia con ‘Star Trek: Espacio Profundo 9’, por los parecidos entre ambos títulos, una controversia que al final acabó diluyéndose.

LOS REYES MAGOS: ¿Victimas de la globalización?

dia-de-reyes En estos días de celebraciones, se produce en España un intenso debate acerca de que quienes son los auténticos protagonistas a la hora de dar regalos a los niños cada Navidad – Santa Claus o los Reyes Magos – y no hay duda alguna, que los elegidos son sus Majestades llegados de Oriente. Mientras que en gran parte del mundo occidental gracias a la propaganda hollywoodense, se asume que Santa Claus es sinónimo de la Navidad, en España no sucede lo mismo. Es mas, en muchos países católicos se quejan de que la sociedad se ha alejado del significado original de la Navidad como fiesta para celebrar el nacimiento de Cristo, en favor de un evento puramente comercial. Es por ese motivo que en la península, la figura de Santa Claus no es tan grande como pueda parecer. Por supuesto, los niños españoles reciben sus regalos, el intercambio de regalos es el mismo y los niños escriben cartas… pero no a Santa Claus, sino a los Reyes Magos, quienes según la historia cristiana, visitaron al niño Jesús para regalarle oro, incienso y mirra. Y eso teniendo en cuenta que sus vacaciones finalizan tan solo dos días después de que vengan los Reyes por lo que tienen menos tiempo libre para jugar con sus regalos. Ni la ventaja de Santa Claus de llegar tan solo dos días después de las vacaciones escolares le da una posición de privilegio en España… de momento. Así, la gran noche de los regalos en la península no se da el 25 de diciembre sino el 6 de enero. El día anterior, la mayoría de ciudades españolas celebran la Cabalgata de Reyes, que es cuando los tres Reyes Magos llegan a la ciudad y los niños salen a verlos y pedir regalos. Es una muy buena tradición. Tiene más sentido y conserva más la historia bíblica. Por lo menos se mantiene a Jesús como parte de las navidades, porque para explicar qué son los Reyes Magos es necesario hablar de Jesús. Pero, como sucede en muchas otras cosas, la globalización amenaza a los Reyes Magos y cada día más y más niños españoles quieren tener sus regalos el 25 de diciembre… En primer lugar porque lo ven continuamente en televisión, y además por razones prácticas: Santa Claus viene al principio de las vacaciones de Navidad, y los Reyes Magos justo al final. Por ello cada año para complacer sus pedidos y mantener la costumbre, cada vez más niños españoles terminan recibiendo regalos en ambas fechas. Como sabéis, el 5 de enero se celebra el fin de la Navidad con una gran fiesta en la que todo el mundo da y recibe regalos. Su fin es celebrar la llegada de los Reyes Magos – Melchor, Gaspar y Baltasar – a la ciudad donde nació Jesús. De la misma manera que los Reyes dieron regalos al niño Jesús, aquí se reparten regalos entre los niños de toda España. Antes de ir a dormir, los niños ponen un poco de leche y galletas al lado del belén o el árbol de navidad para los Reyes Magos y un poco de agua para sus camellos. También dejan fuera su mejor par de zapatos con la esperanza de encontrarlos llenos de regalos. Al día siguiente, el 6 de enero, los niños se despiertan y descubren los regalos que han recibido. Si han sido buenos encontrarán un montón de buenos regalos, pero si han sido malos solo verán carbón (carbón dulce, claro, ¡es sólo una forma divertida de provocar a los niños!). Durante este día, todas las familias disfrutan de un delicioso Roscón de Reyes (un pan relleno de frutas con azúcar helado) y la persona que encuentre el regalo que se esconde en su interior, una figurita o pequeño juguete, tendrá buena suerte para el año que viene. Todos disfrutan abriendo sus regalos en este día, pero por desgracia, también marca el final de la Navidad. Sin embargo, los niños quedan la mar de contentos porque reciben regalos en ambas fechas (en mi caso, tres, ya que al celebrar mi cumpleaños días antes de la Navidad, os imagináis porque Diciembre siempre ha sido mi mes favorito). Y es que en España, a pesar de la intensa campaña propagandística para imponer a Santa Claus, la inmensa mayoría les sigue guardando fidelidad a los Reyes Magos, esperando con ansias el 6 de enero para ver que regalos trajeron de Oriente. Feliz Día de Reyes.

A %d blogueros les gusta esto: