SU ORIGEN CELTA ES INCUESTIONABLE: ¿Por qué el árbol de Navidad se arma el 8 de diciembre?

christmas-treeUno de los momentos más añorados por todos es cuando llega la hora de armar el árbol de Navidad y darle un clima festivo al hogar con luces de colores y adornos en cada rincón. ¿Pero cuánto sabemos del significado del árbol y cada uno de los objetos usados para su decoración? Su origen podemos encontrarlo entre los antiguos celtas, para quienes el árbol era considerado un elemento sagrado. Se sabe de árboles adornados y venerados por los druidas de centro de Europa, cuyas creencias giraban en torno a la sacralización de diversos elementos y fuerzas de la naturaleza. En ella se celebraba cada 8 de diciembre el cumpleaños de Frey (dios del Sol y la fertilidad) adornando un árbol perenne, que generalmente era un roble. El árbol tenía el nombre de Divino Idrasil (Árbol del Universo): en cuya copa se hallaba el cielo, Asgard (la morada de los dioses) y el Valhalla (el palacio de Odín), mientras que en las raíces profundas se encontraba el Helheim (reino de los muertos). Cuando el cristianismo llegó el centro y norte de Europa de la mano de una corrupta y decadente Iglesia Católica, esta decidió apropiarse de sus celebraciones ancestrales, ‘cristianizándolas’ y tomó la idea del árbol para celebrar el ‘nacimiento’ de Cristo, cambiando su significado original. A partir de entonces, el árbol representaba ‘el amor de Dios y la vida eterna, mientras que su forma simbolizó a la Santísima Trinidad’. Una leyenda interesada creada siglos después, llego a afirmar que Bonifacio (680-754), evangelizador de Alemania, encontró en los bosques del norte de Europa un árbol sagrado que seguía siendo adorado en secreto, por lo que tomó un hacha y cortó el roble que representaba al Yggdrasil (aunque también pudo ser un árbol consagrado a Thor), y en su lugar plantó un pino, que por ser perenne, simbolizó el amor de Dios, adornándolo con manzanas y velas. Según la versión ‘oficial’, las manzanas simbolizaban el pecado original y las tentaciones, mientras que las velas representaban la luz de Jesucristo, como luz del mundo. Otra tradición dada a conocer durante la Reforma del Cristianismo, cuenta que Martín Lucero – enemigo de Roma – fue quien habría impuesto los árboles de pino para celebrar la Navidad hacia el 1.500. La historia cuenta que caminando de regreso a su casa una noche de invierno, Lucero fue sorprendido por el brillo de las estrellas entre los árboles. Quiso entonces reproducir esa escena en su hogar, y colocó un rama de árbol de pino en una habitación, y le instaló alambres en sus ramas para sostener velas encendidas. A medida que pasó el tiempo, las manzanas y las luces, se transformaron en esferas y otros adornos como los actuales, mientras que la estrella, colocada generalmente en la punta del árbol, representa la fe que debe guiar la vida del cristiano, recordando a la estrella de Belén. Asimismo, se agregó la tradición de poner regalos para los niños bajo el árbol, enviados por los Reyes Magos o Santa Claus dependiendo la leyenda de la región donde se encuentre. Esta costumbre ‘cristiana’ – para variar – también se origino entre los antiguos celtas, quienes se repartían las antorchas como augurio de pronto verano. Finalmente, el 8 de diciembre de 1854, Pío IX proclamó que María fue ‘preservada del pecado original’ desde el primer instante de su existencia (?) De ahí el armado del árbol el 8 de diciembre, sea conocido de la Virgen Inmaculada Concepción. Como podéis notar, una vez más la Iglesia Católica demostrando su total falta de originalidad, hizo suya una celebración ancestral que de ‘cristiana’ no tiene nada.

Anuncios
Los comentarios están cerrados.
A %d blogueros les gusta esto: