NOKIA 3650: Nacido para ser único

Hoy en día un teléfono móvil con cámara, pantalla a color y diseño agradable, nos parece lo más normal del mundo, pero hace una década un terminal con semejantes características era toda una revolución. Especialmente el tema de la cámara, uno de los puntos fuertes del teléfono móvil con el que hoy vamos a hacer memoria, el Nokia 3650. Prácticamente recién estrenado estaba el año 2003 cuando el Nokia 3650 vio la luz. Tras el alumbramiento del Nokia 7650 por parte de la finlandesa solamente un año antes, este terminal hermano venía a mejorar las prestaciones y características de su antecesor, uno de los primeros teléfonos móviles con la capacidad de realizar fotografías. El Nokia 3650, llegó decidido a pisar fuerte. Funcionando con Symbian S60, el mismo sistema que albergó en sus entrañas su antecesor, este terminal perpetrado por Nokia ofrecía lo que en la época era algo extraordinario y además, una estética rompedora. Nokia siempre se ha caracterizado – antes casi más que ahora – por el interesante diseño de sus terminales. El Nokia 3650 no fue menos, y con él los finlandeses arriesgaron con fuerza. ¿Quién habría imaginado por entonces un teléfono móvil con teclado circular? Probablemente nadie, y es que aunque era un diseño bonito, práctico, lo que se dice práctico, no era (tal vez por ello su sucesor, el 3660, mantuvo el diseño a excepción del teclado, que se configuró en cuadrícula, como siempre). El teléfono, en sus formas, perseveraba en el diseño innovador. Sus grandes bordes redondeados y la parte inferior en semicírculo, sin duda caracterizaban y dotaban de personalidad al Nokia 3650. Cuasi más importante que el diseño, aunque fuese lo que antes llamaba la atención, en el Nokia 3650 una de los aspectos más destacados era la cámara que incorporaba. De tipo VGA y con una resolución de 640×480 píxeles, esta cámara no solamente era capaz de captar fotografías como el 7650, sino también vídeo, una auténtica pasada, hace 10 años. Si bien es cierto que los vídeos tenían la calidad que tenían, obvia y entendiblemente, aquello era todo un hito y una auténtica pasada. Sacar tu móvil y guardar en vídeo cualquier momento. Así de sencillo. Esta era, de hecho, una de las bazas que explotaba Nokia en los spots del 3650. Si bien en la época empezaban a surgir terminales con hasta impresiones 65.000 colores, el Nokia 3650 se conformaba con albergar 4.096 en su pantalla TFT. Nada del otro mundo, podríamos pensar, pero en realidad eran una auténtica gozada. Symbian S60 se desenvolvía en ella como pez en el agua.Asimismo, el Nokia 3650 también contaba con la productividad; no todo iba a ser diseño y cámara. Calendario con múltiples funcionalidades que recordaba a los que ofrecían las PDA, listas de tareas, completa agenda o aplicación de notas, eran algunas de las opciones que en este apartado nos ofrecía el terminal. Avanzadas para su época y para un teléfono móvil. En definitiva, el Nokia 3650 fue un teléfono móvil mítico como pocos en su época. Un terminal que marcó un antes y un después, que dejó huella en aquellos que lo poseyeron y en aquellos que soñaron tenerlo. El Nokia 3650, sin lugar a dudas, creó y formó a amantes de la tecnología móvil.

Los comentarios están cerrados.
A %d blogueros les gusta esto: