EL FÚTBOL DE MESA: Aquel juego del pasado que se resiste a morir

Futbol de mesaAntes del FIFA o el Pro, los piques al fútbol se echaban con un fútbol de mesa, que significaba gran esfuerzo físico y muchas monedas para los ganadores. Sin embargo, a pesar de los años transcurridos desde su creación y ser considerado obsoleto, sigue en vigencia y tiene sus seguidores. Como su nombre lo indica, se juega sobre una mesa especial sobre la cual ejes transversales con palancas son girados por los jugadores para golpear una pelota. Sus orígenes se remontan a algún lugar de Francia o Alemania en 1890. En Suiza la primera patente fue en 1933, al igual que en los EEUU; mientras que en Inglaterra fue en 1913. Para jugarlo, los contendores tratan de utilizar los muñecos montados en barras rotantes para golpear la bola hacia la meta del contrincante. La bola del fútbol de mesa puede alcanzar velocidades de hasta 120 km/h en competición. La mayoría del tiempo se hace difícil incluso ver la bola, puesto que no parece más que una imagen borrosa. El deporte/ juego/ simulación requiere reflejos rápidos con un tacto delicado usando las habilidades, el control y el conocimiento finos del jugador. En el fútbol de mesa, es fundamental saber ‘lanzar’ la bola, o perder el control de la bola cuando se está moviendo; ‘pasar’ la bola, donde se tiene la bola en posesión con una barra, y pasarla a las otras barras; y ‘tirar’, donde se encuentra un agujero en la defensa y se mueve la bola disparando. El campeón de campeones en el fútbol de mesa se determina cuando un equipo anota un número predeterminado de goles, por ejemplo 3 u 11. A menudo se requiere una victoria de dos goles. En la competición, se cuenta cada bola que entra en la portería, no así si entra y al golpear la placa de metal sale al campo de juego nuevamente, también si el jugador o los jugadores del equipo que anotaba rompiera una regla durante el juego, y en algunos lugares, los mediocampistas están inhabilitados de anotar un gol. En los grandes acontecimientos hay árbitros que determinan las infracciones y penaltis. Asimismo, las diferencias en los tipos de mesas tienen una gran influencia en los estilos que se juegan. La mayoría de las mesas tienen un portero cuyos movimientos están restringidos al área de la meta. En esas mesas el portero no es capaz de coger la bola una vez que se sale fuera del área. Otra diferencia importante se encuentra en las bolas, que se pueden hacer de plástico o incluso mármol y metal, variando mucho la velocidad de los disparos, así como la interacción entre el jugador y la bola. Todas las mesas o campos de juego poseen un desnivel de 1 grado en la zona de portería y medio campo para facilitar el movimiento de la pelota. En los torneos se suele regular esta disposición según la modalidad de juego. La estrategia en el fútbol de mesa varía enormemente. Con equipos de un jugador cada uno, es imposible que cada persona controle las cuatro filas de futbolistas simultáneamente. Algunos jugadores ponen la mano izquierda siempre en la empuñadura de la barra del portero o en la defensa y mueven la mano derecha entre las otras tres filas. Los jugadores más agresivos pueden realizar un ataque con las manos en el centro del campo y en los delanteros, dejando el portero sin tocar. Actualmente el fútbol de mesa tiene barras de titanio, muñecos metálicos o de goma y marcador electrónico o manual ¿Te animarías a jugarlo?

Los comentarios están cerrados.
A %d blogueros les gusta esto: