DEL WALKMAN TPS-L2 A LA PLAYSTATION 4: 70 años de Sony

Walkman Sport SonyHoy en día es difícil llegar a los setenta en un estado saludable y con ilusión y ganas por seguir cumpliendo años y creciendo. Más aún teniendo en cuenta el vertiginoso ritmo al que se desarrolla el mercado de la tecnología, uno de los ecosistemas más voraces con las especies que forman parte de él. No es el caso de Sony, que el último sábado cumplió 70 años. Su legado es inconmensurable. La compañía ha puesto banda sonora e imagen a las vidas de numerosas generaciones con sus dispositivos y, actualmente, afronta el reto de seguir siendo referente en el entorno tecnológico. Ahora más que nunca, el gigante nipón tiene que hacer de la innovación su leitmotiv y seguir a la vanguardia del desarrollo tecnológico que está por venir. Con el mercado de los teléfonos inteligentes estancado – en el último trimestre las ventas de smartphones apenas registraron un crecimiento del 0.2%, los peores datos de la historia del sector -, la división de movilidad de Sony registró una caída del 14.7% en las ventas en el primer trimestre de 2016. En este sentido, y a pesar de que en la pasada edición del Mobile World Congress de Barcelona presentó su nueva gama de smartphones Xperia X, la firma japonesa se plantea reorientar su estrategia en movilidad hacia el mundo del “Internet de las cosas” y apostar fuerte por el desarrollo de la realidad virtual. Y será gracias las gafas PlayStation VR para PlayStation 4, la consola de sobremesa convertida ahora en el producto estrella de la compañía. Ya ha vendido 36 millones de unidades y es líder indiscutible en el sector de las consolas de sobremesa. Con este dispositivo se lanzará a la conquista de la realidad virtual. Llegará al mercado en octubre (fecha aún sin cerrar) a un precio de 399 euros. El reto es intentar regresar a la innovación de la que hizo gala en los años ochenta o noventa y como supuso en su día la llegada del Walkman o la gama de televisores Trinitron. Fue un 7 de mayo de 1946 cuando el físico Akio Morita y, su amigo e ingeniero, Masaru Ibuka se asociaron para crear la compañía Tokyo Tsushin Kogyo K.K (Totsuko). Con un presupuesto inicial de unos 1.400 euros y apenas una veintena de empleados Totsuko se dedicó en sus primeros años a adaptar radios y crear voltímetros de tubo de vacío para las oficinas gubernamentales japonesas. Sería en 1954 cuando Totsuko empezó a desarrollar las radios de transistores: el invento que posibilitó el desarrollo, a la postre, de la televisión y los semiconductores de silicio. Así, Ibuka y Morita comprendieron que el éxito de la compañía pasaba por convertirse en líderes en innovación y desarrollo y ampliar su mercado en el ámbito internacional. Para ello en 1955 decidieron crear la marca Sony, en 1958 renombrar la compañía como Sony Corporation, denominación que surge de la combinación de dos conceptos: “sonus”, término latino raíz de las palabras sonido y sónico, y “sonny boy”, que describe a los jóvenes de espíritu libre y pionero. En la década de los 50 y los 60 la compañía dinamitó el mundo del sonido y el vídeo con sus innovadores productos. La grabadora de cintas tipo G, lanzada al mercado en 1950, introdujo los conceptos de grabación, almacenamiento y reproducción; la radio TR-55, fue la primera basada en transistores y en 1957 sacaron al mercado la radio de bolsillo más pequeña del momento: la TR-63. En lo referente a vídeo y televisión los primeros grandes hitos de Sony fueron el lanzamiento de la gama Trinitron en 1968, la primera televisión en color de la historia; y el reproductor de vídeo Betamax VCR en 1975, que luchaba como alternativa al clásico sistema de video casete compacto de audio de su rival Philips. Es más, la tecnología empleada en el desarrollo de Trinitron permitió a los ingenieros de la compañía presentar un invento que se adelantó cuarenta años a su época: Sony Color Video Panel, una pantalla de 100 pulgadas pionera en la utilización de la emisión por luz que sembró el germen de las pantallas planas que hoy en día copan el mercado. Pero, sin duda, el mayor éxito de la compañía y uno de los inventos que más ha condicionado la manera de utilizar los dispositivos tecnológicos en la historia fue el Walkman (TPS-L2), que nació en 1979. Con este reproductor de música portátil, Sony sentó el precedente de la movilidad en la tecnología y abrió la puerta al desarrollo de dispositivos como el Discman D-50, el primer reproductor de CD portátil, o productos más actuales como el iPod de Apple, que supuso una revolución para la empresa norteamericana. A lo largo de sus setenta años de historia Sony ha contribuido al desarrollo tecnológico con productos pioneros e innovadores como la primera videocámara HD digital, grabadoras de discos en formato Blu-ray Disc, cámaras digitales Ciber-Shot, la gama de televisores HD BRAVIA, o las primeras televisiones Ultra HD con resolución 4K que reviven el primer modelo Trinitron. Una historia de éxito basada en el espíritu que Akio Morita y Masaru Ibuka quisieron incluir en el ADN de Sony: “esforzarse para hacer aquello que no se ha hecho nunca antes”.

Los comentarios están cerrados.
A %d blogueros les gusta esto: