BMW 303: Un clásico en todo el sentido de la palabra

BMW 303En marzo de este año, la BMW cumplió 100 años de historia, donde la innovación y las nuevas tecnologías se han unido para crear automóviles de calidad orientados hacia el futuro. Pero como en toda historia, hubo un comienzo. BMW inició su andadura realizando motores de aviación y posteriormente pasó a crear motocicletas, aunque la expansión llegó pronto con la producción de automóviles. En 1928, BMW adquirió la fábrica de vehículos de Eisenach y es ahí cuando empezó a producir vehículos. La guerra obligó a la empresa a no perder el tiempo y a tener que crecer rápidamente. De este modo, pronto nació el primer coche BMW, un Austin Seven fabricado bajo licencia que llevaba el nombre de Dixi 3/15 PS. Se continúo desarrollando hasta 1929 que cambió su nombre por 3/15 PS DA 2. Fue un coche pequeño y atractivo que ayudó a BMW a salir adelante en los difíciles años de la Depresión. Cuando pasaron 4 años y con suficiente experiencia en la fabricación de vehículos, la empresa decidió lanzar al mercado su coche propio. Fue el BMW 3/20 PS, un vehículo innovador que tenía bastidor central en forma de caja y suspensión individual en las cuatro ruedas. Fue revolucionario para su época ya que su comportamiento era propio de coches más grandes y lujosos. Este automóvil contaba con un nuevo propulsor de 20 CV y era más silencioso que el modelo anterior. Pronto llegó el BMW 303, quizá no sea el más vistoso pero su importancia no fue menor. En 1933 se puso a la venta este coche y fue el primer modelo de la marca en incorporar la característica parrilla formada por los dos riñones. Desde entonces y hasta ahora, todos los BMW han incorporado esta parrilla que a día de hoy es, junto con los ‘angel eyes’, lo más característico del coche. Este coche se produjo, en primera instancia, en Sindelfingen por Daimler-Benz y más tarde en Berlín por Ambi Budd, quien introdujo la carrocería cabrio de este sedán de cuatro plazas que no llegaba a los cuatro metros de largo. Este BMW también fue el primero en equipar un motor de 6 cilindros en línea, otro elemento característico de la marca. Era un motor de 1.182 cc que entrega una potencia de 30 cV y un par motor de 68 Nm. La velocidad máxima era de aproximadamente 100 km / h (62 mph), y la producción total del 303 fue de 2.300 unidades, de las cuales se fabricaron dos salones y descapotables. La era de la BMW 303 sólo duró dos años, ya que al año siguiente, el modelo fue reemplazado por el BMW 315. Las pocas unidades del 303 que se conservan en la actualidad – como podéis imaginar – se atesoran en museos y colecciones privadas. Recuerdos de BMW inolvidables y el inicio de una larga historia que esperamos seguir recorriendo juntos durante otros cien años.

Los comentarios están cerrados.
A %d blogueros les gusta esto: