MACINTOSH CLASSIC: Impresionante y a menor costo

Macintosh ClassicConvertido con el tiempo en uno de los grandes hitos históricos de Apple, el Macintosh Classic fue presentado por John Sculley en 1990 como un ordenador orientado a captar nuevos clientes potenciando los aspectos más valorados por los usuarios que hasta entonces habían trabajado con productos de la compañía de Cupertino. Se trataba del primer ordenador Mac en distribuirse comercialmente por menos de 1.000$, lo cual contribuyó a la democratización de la marca y también le otorgó una gran popularidad en el ámbito académico. El Classic era muy similar a su predecesor y debido a los limitados avances tecnológicos, usaba la misma pantalla TRC monocroma de 9 pulgadas (23 cm) y resolución de 512 x 342 pixeles y su rendimiento era bajo por el límite de 4 Mb de memoria, que también poseían los antiguos Macintosh. Sin embargo, el Classic contaba con varias mejoras frente al Macintosh Plus: era un 25% más rápido que este último e incluía un disquete de 3,5 pulgadas (9 cm), el Apple SuperDrive, como estándar. El Classic fue una adaptación del diseño industrial del Macintosh 128K de Jerry Manock y Terry Oyama, como lo era el anterior Macintosh SE. Apple lanzó dos versiones que iban de los 1000 a los 1500 dólares. Las reacciones de los críticos fueron diferentes, la mayoría criticaba el desempeño de su lento procesador y a la falta de slots de expansión. Todos coincidían en que el Classic solo servía para procesar textos, hojas de cálculo y bases de datos. El bajo precio y la disponibilidad de software educativo permitió que se hiciera popular en sector de la educación. Se vendió junto al más potente Macintosh Classic II durante 1991 hasta su discontinuación el año siguiente. El modelo de baja gama tenía 1 MB de memoria, no contaba con disco rígido y valía $999, mientras que el modelo de $1499 contenía una memoria de expansión de 1 MB adicional y un disco rígido de 40 MB. El Classic contaba con varias mejoras frente al Macintosh Plus: era un 25 por ciento más rápido que el Plus e incluía un Apple SuperDrive disquete de 3,5″ como estándar. El SuperDrive podía leer y escribir al Macintosh, MS-DOS, OS/2, y discos ProDOS. Este ordenador fue el último Mac compacto en usar el CPU Motorola 68000. El Classic usaba el sistema operativo System 6.0.7 con soporte para todas las versiones hasta System 7.5.5. Un HFS oculto contenido en la memoria ROM incluía el sistema System 6.0.3. El Mac Classic podía iniciar con el System 6.0.3 presionando Comando + Opción + X + O durante el arranque. Algunos vendedores incluían con el Classic un paquete de software llamado Smartbundle. También vendido por separado a $349, incluía el procesador de textos WriteNow de T/Maker, el programa de hojas de cálculo Full Impact de Ashton-Tate, el programa para base de datos RecordHolderPlus, y el programa para dibujar y pintar SuperPaint 2.0 de Silicon Beach Software. En cuanto a su recepción, algunos críticos del Macintosh Classic se centraron en el desempeño del procesador y en la poca memoria. Liza Schafer deHome Office Computing elogió la facilidad de uso y el precio de la máquina, pero criticó la visualización de 9 pulgadas (228,6 mm) porque una hoja de carta común (8½ × 11 pulgadas) no se vería en su tamaño completo, y advirtió a los que requiriesen gráficos amplios y capacidad de autoedición para que no adquiriesen el Classic. Schafer concluyó diciendo: “El valor del Classic es más impresionante que su desempeño, pero su desempeño es suficiente para que puedas trabajar en esa novela, en esa base de datos o en esa hoja de cálculo” PC Week criticó la falta de un procesador rápido, declarando: “La velocidad 7.8 MHz es adecuada para las aplicaciones de texto y con gráficos limitados, pero no es adecuada para los usuarios que necesiten más programas. Por lo tanto, el Classic es un computador apropiado para estar en el hogar o para utilizarse durante un viaje”. La crítica de PC User, por su parte, declaró que “El procesador lento y la falta de memoria del Macintosh Classic compensan sus precios bajos”. MacWEEK lo describió como “un reemplazo bueno y económico para el Macintosh Plus que incorpora la visión original de Macintosh seis años y medio después”. El Classic fue lanzado en Europa y Japón al mismo tiempo que en los Estados Unidos. En Japón, se vendió por 198.000 yen(1523 dólares), más cara que en Estados Unidos pero igualando al precio de laptop de Toshiba, la Dinabook. Luego de gastar $40 millones en marketing para atraer nuevos compradores, Apple tuvo dificultades para alcanzar una alta demanda. En 1990, la empresa duplicó su capacidad de fabricación, con la ampliación de sus plantas en Singapur y en Cork (Irlanda), donde el Classic era ensamblado. Para una entrega más rápida, se usó el transporte aéreo en vez del marítimo. La escasez causó preocupación entre los distribuidores, quienes culparon a la pobre planificación del negocio por parte de Apple. Scholastic Software había recibido Macintosh Classics y LCs doce meses antes de haber sido anunciados oficialmente, y planeó lanzar 16 productos nuevos para Macintosh en 1991. Peter Kelman, editor de Scholastic, predijo que el Classic se convertiría en “el ordenador escolar de los noventa”. El Classic se vendía a las escuelas por $800. Esto y la disponibilidad de software educativo hicieron al Classic popular en la educación.

Los comentarios están cerrados.
A %d blogueros les gusta esto: