JAGUAR XK120: Un clásico de clásicos

Jaguar XK120Presentado en el British International Motor Show que se llevó a cabo en Londres en octubre de 1948, el Jaguar XK120, combinaba a la perfección una asombrosa belleza y un desempeño formidable. Su curvilínea carrocería destellaba un leve toque germánico quizás proveniente del BMW 328 de la pre-guerra y la indiscutible influencia del Jefe de jaguar, William Lyons, haciéndolo fresco y emocionante. Una carrocería de parabrisas desmontable y reemplazable por uno más aerodinámico y pequeño, conocido como ‘aeroscreen’ que se ensambla en una estructura de acero integrada a la carrocería y pintada del mismo color, fue fabricado con una secreta aleación de aluminio que vestía un robusto chasis en el que se acoplaba una columna de dirección telescópica ajustable, una barra de torsión con una suspensión delantera independiente y un activo eje trasero montado ballestas semi-elípticas. Este roadster tenía una lona básica que ofrecía protección limitada contra los elementos y era posible esconderla totalmente detrás de los asientos, la lona de la capota era complementada con unas cortinas laterales desprendibles de lona y plástico que se montaban en el área de las ventanas y sus livianas puertas tipo barchetta, fabricadas en aleación de aluminio no tenían manijas externas; en lugar había una cuerda de tracción interior que era accesible a través de un colgajo en las pantallas o ventanillas laterales cuando estas estaban puestas. El interior era muy básico y no traía madera, pero el tablero de instrumentos estaba forrado en cuero. Aunque no era revolucionario, sí estaba al día en tecnología, tenía grandes frenos hidráulicos de tambor de 12 pulgadas en las cuatro ruedas. Sin embargo, lo revolucionario era su motor de 6 cilindros en línea y doble árbol de levas, dos carburadores SU (Skinners Union) que generaba un desplazamiento de 3.442 cc y una potencia de 160 hp a 5.200 RPM. Toda esa fuerza fue canalizada a través de una caja de cambios manual de cuatro velocidades, aunque unos años más adelante, se fabricaron unos pocos con caja automática de tres cambios. El nombre dado “XK120” se definió porque alcanzaba 120 mph (193 km/h), haciéndolo para la época el carro de producción más veloz del mundo. Fue originalmente concebido como un modelo “roadster” de producción limitada que tenía la misión de aumentar el interés por la nueva serie de sedanes que venían equipados con el mismo motor de 6 cilindros del XK, sin embargo, los pedidos por el XK120 inmediatamente excedieron la capacidad de producción. En vista del éxito alcanzado se tomó la decisión de reemplazar la enigmática aleación de su carrocería por una totalmente de acero que compartía la misma forma seductora y era más fácil de producir, un cambio que se implementó luego de que los primeros 240 XK salieran de la fábrica de Jaguar, en Browns Lane, Coventry. Fue uno de los más admirados carros deportivos de la década de 1950, del cual se fabricaron, en todas sus versiones, 12.078 unidades, cantidad que superó con creces las expectativas de sus creadores. En la actualidad sigue siendo inmensamente popular y es difícil determinar si esto es debido a su maravilloso motor o a sus bellas líneas, aunque el encantador ronquido de su escape, sin duda, enamora.

Anuncios
Los comentarios están cerrados.
A %d blogueros les gusta esto: