FERRARI DAYTONA SPIDER: Un clásico como ninguno

Ferrari Daytona SpyderEn la década de los sesenta, Ferrari construyo una impresionante serie de supercoches con motor delantero pero ninguno sobresalió tanto como el Daytona. Al igual que la mayoría de los Ferrari biplaza, el Daytona fue, en principio, concebido como un coupé de techo rígido, pero con el tiempo descapotable se desarrollo con todo lujo de detalles. El bastidor del Daytona se basó en un desarrollo del concebido originalmente para el 275 GTB de 1964. Este tuvo el privilegio de ser el primer coche de calle de Ferrari que montó suspensiones independientes delante y detrás, y se distinguió además por su propulsor V12 delantero en combinación con una caja de cambios transversal en la parte de atrás, al final del árbol de transmisión. Los V12 de los primeros 275 GTB sólo disponían de un árbol de levas mientras que los últimos contaban ya con un árbol doble; sin embargo , el bastidor del Daytona que le siguió no sólo montaba el propulsor V12 de doble árbol sino que, además, su no menos de 350 Cv. de potencia. Al igual que en los últimos modelos del 275 GTB, el propulsor y la caja de cambios transversal quedaban rígidamente unidos por un árbol de transmisión de gran diámetro. El estilo de la carrocería, diseñada por Pininfarina, era de líneas puras y maravillosas; un frontal largo y bajo; inicialmente montaba los grupos ópticos protegidos tras una amplia pantalla de cristal; el parabrisas muy inclinado y el techo rígido, en forma de suave cuña, que cerraba el habitáculo. La capacidad del maletero, sin embargo, era muy limitada. El lanzamiento de la versión descapotable era inevitable. El prototipo fue presentado finalmente con ocasión de la Feria del Automóvil de Frankfurt en Septiembre de 1969. Pininfarina no necesitó introducir demasiadas modificaciones para convertir el cupé en un descapotable: mantuvo el mismo parabrisas, las mismas ventanillas y puertas laterales, unas proporciones generales prácticamente idénticas y el pequeño pliegue que recorría los flancos del coche. En las unidades destinadas al mercado americano siempre se cambió el frontal montándose unos faros automáticos; en 1971 se adoptó para el resto de mercados. El Daytona no sólo parecía espléndido, sino que su carácter prestaciones y comportamiento en carretera eran sublimes. Aunque la versión Spider no llegó a conseguir la velocidad máxima del coupé, el Daytona fue uno de los coches con motor delantero más rápido jamás construidos, lo que dice maravillas en favor de su eficacia aerodinámica.

Los comentarios están cerrados.
A %d blogueros les gusta esto: