JAGUAR XJ13: El destino le jugo una mala pasada

JAGUAR XJ13El Jaguar XJ13 es, probablemente, uno de los modelos más deseables de cuantos haya fabricado jamás la firma británica. Sin embargo, su historia es también una de las más tristes. En plena década de los 60 nació la necesidad de producir un coche de competición con motor central para participar en las míticas 24 de Le Mans. Fue entonces cuando se pusieron manos a la obra, el proyecto del XJ13 empezaba a tomar forma. De la carrocería se encargaría Malcolm Sayer, quien ya fuera responsable de los Jaguar C-Type, D- Type y XJ. Sus conocimientos aeronáuticos también fueron aplicados en el XJ13, que dieron como resultado un diseño roadster muy equilibrado y tremendamente llamativo por sus formas deportivas. Las pretensiones de este coche iban un paso más allá y esto se hacía notar al primer golpe de vista. Tras el conductor y ubicado en posición central, aparecía un imponente V12, que había nacido de la unión de dos motores de 6 cilindros provenientes del Jaguar XK. El propulsor se asociaba a una caja de cambios manual de 5 velocidades y entregaba 500 CV. Una potencia nada despreciable para correr en el trazado de Le Mans. No obstante, los ingenieros pensaban que podrían extraer hasta 200 CV extra con una vuelta de tuerca más. Pero la triste realidad es que este prototipo nunca fue una prioridad para Jaguar. Esto, unido a la llegada en 1966 del Ford GT40 con su motor de 7 litros, hizo que el XJ13 fuese cayendo, poco a poco, en la obsolescencia. Por si fuera poco, tras varios tests en el circuito de Silverstone y en la pista de pruebas de MIRA (Motor Industry Research Association) se llegó a la conclusión de que para poder hacer un coche ganador habría que invertir largo tiempo en su desarrollo, así que el proyecto acabó cayendo en un cajón desastre. Una unidad había, nada más, del Jaguar XJ13. La misma que salió a la palestra en el año 1971 como coche de apoyo durante el lanzamiento del E-Type 3ª serie. El mítico E-Type estrenaba motor V12 y a la gente de la marca se le ocurrió que en el vídeo promocional debería aparecer el protagonista de este texto, dado que fue el primero en montar un motor de 12 cilindros. Durante el rodaje y debido a un pinchazo, el coche sufrió un espectacular accidente que lo dejó muy dañado. El piloto salió ileso, pero aquél Jaguar quedó casi irreconocible. Cuando ya parecía haber pasado a mejor vida, el coche fue reconstruido por Edward Loades en 1973, tomando como base algunos de los moldes y plantillas que aún se conservaban en los almacenes de Jaguar. Hoy permanece expuesto en el museo del coche clásico de Gaydon y su valor es incalculable.

Anuncios
Los comentarios están cerrados.
A %d blogueros les gusta esto: