COMMODORE AMIGA 1000: 30 años no son nada

Commodore Amiga 1000 Menuda pieza de museo es la que ilustra nuestra nota. En efecto, se trata dr Commodore Amiga 1000. el primer modelo de computador personal multimedia de Commodore. Fue lanzado el 23 de julio de 1985 a un precio inicial de $1.295 sin monitor, con disponibilidad de un monitor analógico RGB por unos $300.Debido a su bajo precio, sumado a sus características multimedia mucho más avanzadas que los PC de la época, lo hicieron el favorito de los amantes de los videojuegos. Antes de lanzarse modelos posteriores como el Commodore Amiga 500 y el Commodore Amiga 2000 en 1987 el A1000 era conocido únicamente como ‘Amiga’. La caja del A1000 tiene unas características que le distinguen de modelos posteriores: fue el único que incluyó el logotipo Amiga “checkmark”, estaba ligeramente elevada para permitir guardar el teclado (un “garaje del teclado”) y en su interior llevaba en relieve las firmas de los diseñadores del Amiga, incluido Jay Miner y la pisada de su perro Mitchy. Muchos usuarios del A1000 continuaron unidos a sus máquinas mucho después de que modelos más recientes lo dejaran obsoleto y atrajo un mercado numeroso de actualizaciones. Las características básicas del Amiga 1000 incluían un Motorola 68000 de 32 bits funcionando a 7Mhz, 512KB de RAM (ampliables a 8MB), interfaz gráfica y multitarea (algo que los usuarios de IBM PC conocerían recién en 1991 gracias a Linux). Todo esto por solo 1295 dólares, la tercera parte del costo de un “IBM AT”. El secreto de Amiga estaba en los tres chips de soporte creados especialmente por Jay Miner. El chip de vídeo era capaz de manejar 32 colores (de una paleta de 4096) con una resolución de 320×200, que podían mejorarse aprovechando características poco documentadas de estos chips. Poseía aceleración de vídeo por hardware (copiar bloques, dibujar líneas y rellenar sólidos). Todo esto en una época que el mundo del PC utilizaba casi exclusivamente monitores de fósforo verde. El siguiente vídeo compara juegos de la época en plataforma “PC” y “Amiga”.No tiene desperdicio. En cuanto al sonido, presente en los IBM compatibles mediante un pequeño parlante capaz de hacer poco más que “beep”, el Amiga disponía cuatro vías de sonidos digitalizados en estéreo (dos por canal), que funcionaban de forma totalmente independiente del procesador, incluso accediendo a la RAM por sus propios medios. Esto le permitía proporcionar música de calidad y efectos de sonido a los videojuegos sin sacrificar velocidad. Aún hoy muchas empresas dedicadas al tratamiento de imágenes para la TV emplean al Commodore Amiga para subtitular sus producciones. Es que este ordenador se diseñó tomando como base la señal de TV y los modelos Amiga A1200 o A4000, equipados con AGA (Advanced Graphic Architecture), soportaban gráficos de hasta 724×566 píxeles en PAL o 1472×566 píxeles con hasta 256 colores reales. Mediante algunos trucos de programación, como la modificación de la paleta de colores en cada línea de barrido, Amiga puede mostrar 262144 colores de una paleta de 16 millones. Todo esto hizo del Commodore Amiga un ordenador que marcó una época. Han pasado 30 años desde su creación y todavía muchos lo recuerdan con cariño. Me pregunto ¿nosotros también sentiremos nostalgia de nuestros actuales ordenadores y smartphones? Y es que con la rapidez con que las cambiamos ,,,

Los comentarios están cerrados.
A %d blogueros les gusta esto: