CITROËN TRACTION AVANT: Un coche muy avanzado para su época

Citroen Traction AvantPresentado en el Salón de París el 18 de abril de 1934, el Citroën Traction Avant marcó un antes y un después en la producción automovilística. Considerado por muchos especialistas como el primer coche europeo de la industria moderna, lo cierto es que el modelo supuso un gran reconocimiento para André Citroën, pero también fue un descalabro económico para su empresa. La situación tras la crisis de 1929 era trágica, pero Citroën no escatimó en presupuesto para su nuevo modelo. En su diseño y desarrollo mecánico se invirtió tanto que Citroën estuvo a punto de quebrar y cerrar sus puertas; la salvación llegó de la mano de Michelin, la marca de neumáticos, que se hizo con el 66% de Citroën en 1936. La idea básica de André Citroën cuando se propuso diseñar el Traction Avant pretendía romper con los coches fabricados hasta entonces. Cuando presentó su nuevo modelo fue consciente de que había puesto fin a una etapa en la historia del automóvil y había inaugurado una nueva era para la industria europea. El Citroën Traction Avant rompería con todo lo visto hasta entonces gracias a una carrocería muy estilizada, sin estribos laterales. Estaba destinado a ser el primer vehículo con este tipo de carrocería producido en cadena. Montaba un motor de cuatro cilindros con 1.911 cc, 36 Cv y aplicando las ultimas tecnologías en mecánica. Aun así, no se observaban en él innovaciones propias, puesto que la mayoría de sus componentes se basaban e soluciones ya probadas en otros coches. Su originalidad radicaba en que por primera vez se aplicaban todos los avances de los últimos años en un mismo modelo, que además se producía en serie. Y ese fue el secreto de su éxito. Muchas de sus características, como la carrocería autoportante, la tracción delantera y la suspensión independiente mediante barras de torsión se siguen utilizando hoy en día y lo cierto es que, cuando desapareció en 1957 y fue sustituido por el Citroën DS, sus formas y su mecánica no desentonaban en gran medida con la de otros modelos lanzados ese mismo año. No cabe duda que el Citroën Traction Avant fue la obra maestra de la firma, aunque André Citroën no pudo disfrutar de su éxito, ya que moriría de cáncer en 1935, sin imaginar que su creación se convertiría en un icono del automovilismo.

Los comentarios están cerrados.
A %d blogueros les gusta esto: