TOSHIBA T1100: 30 años del primer portátil

Toshiba T1100Pesaba más de cuatro kilogramos (mientras que modelos actuales pesan algo más de un kilo), sacaba una resolución de 640x 200 píxeles y, para colmo, costaba unos 4.000 euros. Era el Toshiba T1100, que acaba de cumplir treinta años, y será recordado por ser el primer portátil de la historia. En efecto, el «laptop» apareció en el mercado europeo en 1985, siendo el primer portátil comercial del mundo compatible con el entorno IBM. Por aquellos años, la idea de un ordenador portátil no era nueva. En el mercado se habían visto máquinas «transportables» de Osborne Computer Corporation, Radio Shack y Seiko Epson. Sin embargo, Toshiba y Nishida crearon un producto diferencial, gracias una serie de características: batería recargable, pantalla LCD y compatibilidad con IBM. El origen del T1100 se remonta al proyecto «Brighter Blue», con el que la marca japonesa estaba analizando sus posibilidades para entrar en el mercado del PC en EE.UU. Los estudios previos a este proyecto dejaron una cosa clara: las opciones de Toshiba pasaban por inventar algo nuevo, innovar aprovechando la popularidad de los «transportables». Tomando estas conclusiones, Atshutoshi Nishida, máximo directivo en los EEUU entonces y que llegó a ser presidente de Toshiba Corporation en el siglo XXI, llegó a un acuerdo con la corporación para que apostaran por un producto de este tipo comprometiindose a vender 10.000 unidades en un año. En abril de 1984, un grupo formado por diez ingenieros se pusieron a trabajar en el T1100. El equipo tenía listo un prototipo en agosto de ese año. Tras este primer paso, los esfuerzos se dirigieron a alcanzar la compatibilidad con IBM y disponer de un completo repertorio de software para que el producto fuera algo más que un conjunto de componentes electrónicos. Así se llegó a acuerdos con Microsoft, Lotus, Asthon Tate para que sus programas estuvieran disponibles en discos de 3,5 pulgadas, cuando el estándar era de 5,25 pulgadas. Tras estos, vinieron muchos más acuerdos y empresas y el portátil estuvo listo para salir al mercado. El T1100 vio la luz con un procesador Intel Corp. 80C88 a una frecuencia de 4.77 MHz (las velocidades actuales de los portátiles más avanzados llegan perfectamente a 2 GHz), 256 kilobytes de memoria de serie, pantalla LCD de 640 x 200 píxeles, capaz de mostrar 25 líneas de 80 caracteres y disquetera de 3,5 pulgadas, que apoyó ambos disquetes de 640K bytes y 720K bytes. Uno de los aspectos más revolucionarios es que pesaba 4.1 kilogramos. Al finalizar 1985, a Nishida le quedaban 230 unidades por vender, pero el reto estaba conseguido y el mercado de la informática portátil empezaba un desarrollo y evolución que treinta años después han convertido al portátil en un estándar en empresas y hogares.

Los comentarios están cerrados.
A %d blogueros les gusta esto: