REFRESCANTE ANIVERSARIO: Las latas de bebidas cumplen 80 años acompañándonos en todo momento

Pepsi Max Son prácticas para llevarlas a todas partes y es que a diferencia de las botellas, su tamaño compacto facilita su transporte. Nos referimos obviamente a las latas de bebidas que cumplen 80 años, desde que en 1935 una compañía norteamericana comenzó a vender su producto dentro de un contenido metálico a presión. Se puede incluir en su interior, desde refrescos que incluyen bebidas carbonatadas y zumos de frutas, hasta bebidas energéticas y otras de contenido alcohólico como cerveza y gin tonic. Suelen elaborarse mediante chapas de fino metal con el objeto de que puedan soportar, no sólo la presión del líquido carbonatado, sino también los ácidos que suelen contener las bebidas de su interior. Las latas se crean mediante el formado en frío. Y se suelen rellenar con el contenido líquido antes de cerrar la última tapa. Como sabéis, la forma más antigua de recipiente de bebida es la tinaja de barro. Empleadas inicialmente en muchas culturas primitivas como contenedor dedicado al transporte de líquidos. Estas tinajas eran empleadas en el antiguo Egipto como recipientes de conservación. Las tinajas se sellaban y en muchas ocasiones se han encontrado en los restos arqueológicos con el contenido líquido aún en su interior. La evolución a recipientes de gran tamaño como los toneles de madera, o las botellas de vidrio se produjo a lo largo de siglos. El metal era difícil de emplear debido a lo caro que suponía su manipulación y elaboración. Esta situación cambió a comienzos del siglo XX en el que los avances tecnológicos y la aparición de nuevas técnicas metalúrgicas. La primera lata de cerveza se realiza en 1935, con un aspecto cilíndrico que incluían una tapa en forma de cono que finalizaban en una tapa de rosca en la parte superior. Su popularidad decreció en los años posteriores a la Segunda Guerra Mundial. No fue hasta que en 1959,cuando el empresario norteamericano Ermal C. Fraze patenta con éxito una fórmula de lata que posee muchas características de portabilidad y facilidad de uso. Desde entonces, han evolucionado en su tamaño con la llegada hace años de un formato más estrecho y alto, que se asocia a la esbeltez y de un peso muy ligero porque cada vez se busca reducir más el espesor del metal, que es una aleación de aluminio (hojalata). No es un envase que permita grandes innovaciones, dado que se fabrica a partir de grandes planchas de metal que llegan a las plantas, donde se cortan, pulen y barnizan con pinturas que cumplen estrictas especificaciones de seguridad alimentaría. Dentro de ese proceso, los últimos cambios en las latas se han producido en su aspecto exterior, con atractivos diseños para diferenciarlas de los demás. Así que ya lo sabes, aquella lata de refresco que tienes entre manos – si es una Pepsi Max mucho mejor – también tiene su historia.

Los comentarios están cerrados.
A %d blogueros les gusta esto: