FANTA: Celebra su 75 aniversario recordando los buenos tiempos del Tercer Reich

FantaHa sido uno de los anuncios más comentados en medios digitales de todo el mundo: el del 75 aniversario de Fanta, el cual contiene la frase “Good old times” (buenos viejos tiempos) recordando al Tercer Reich. Como sabéis, para remontarse a los orígenes de Fanta hay que hacerlo también a la Alemania de Hitler En tiempos de la Segunda Guerra Mundial, el Tercer Reich sufrió el bloqueo por parte de sus enemigos y esto provocó que no pudiesen llegar a las fábricas alemanas de Coca-Cola los ingredientes necesarios para elaborar el refresco. Es por ese motivo que el director de Coca-Cola GmbH (marca de la bebida en Alemania), Max Keith, decidió crear una nueva bebida que permitiera rentabilizar las costosas instalaciones y continuar así con el negocio, Pero aún faltaba el nombre de la nueva bebida. “Esta debía ser impactante y fácil de recordar” según Max Keith, quien propuso un concurso entre sus empleados para decidir como llamar al refresco. “Joe Knipp, un veterano vendedor, reflexionó sobre las indicaciones de Keith, que les había propuesto que dejaran volar su imaginación y fantasía para encontrar el nombre adecuado, y propuso el de ‘Fanta’, derivándolo de la palabra Fantasie (fantasía en alemán)”, sentencia. La idea cautivó a los directivos. Es así como Fanta salía al mercado. La marca quedó registrada, se creó una botella de diseño exclusivo y la maquinaria de venta se puso de nuevo en marcha. A su vez, y por temor a que los potenciales clientes no confiaran demasiado en esta nueva bebida por no ser aún una marca conocida, se recurrió a una curiosa solución. Se decidió incluir la frase ‘es un producto de Coca-Cola GmbH’, como garantía de calidad. El nuevo refresco fue un éxito rotundo y en 1943 se vendieron tres millones de botellas, sólo dos millones menos que de Coca Cola en años anteriores. Sin embargo, con el avance de la guerra, los enemigos del Reich iniciaron un indiscriminado bombardeo de las ciudades alemanas no solo asesinando a miles de inocentes sino destruyendo fábricas e industrias de todo tipo, entre ellos las 43 embotelladoras de Fanta. Tras el final de la guerra, la Coca-Cola decidió apoderarse de la popular bebida creada por los nazis, “comprándola” a un precio irrisorio e iniciando su exportación a los EE.UU. donde curiosamente obtuvo gran aceptación desde su llegada. Hoy es uno de los diez refrescos más vendidos del mundo, y también uno de los más famosos. Han pasado 75 años y es por ese motivo que lanzó una campaña en su país de origen alabando el buen sabor que tenía el refresco al momento de su creación en la Alemania de los años 40. Otra muestra mas del ingenio alemán ¿no os parece?

Los comentarios están cerrados.
A %d blogueros les gusta esto: