SUS MAJESTADES LLEGARON YA: La Cabalgata de los Reyes Magos tiene su historia

Magos de Oriente Empieza la cuenta atrás para la noche más mágica del año. Hemos disfrutado de la Navidad y el Año Nuevo (y en mi caso también mi cumpleaños que es unos días antes del 25) y ahora le llega el turno a Sus Majestades los Reyes Magos de Oriente. Esta noche, como en años anteriores, todos los niños esperan con indescriptible ilusión la llegada de la fecha señalada para ver en persona a Melchor, Gaspar y Baltasar, a quienes les saludarán y les gritarán recordándoles que han sido buenos para que no olviden que han de dejarle los regalos en el árbol, y guardarán los caramelos que reciban de sus manos como si de oro se tratase. Todos hemos vivido este momento alguna vez y hoy lo recordamos con nostalgia pero, ¿cuál es la historia de esta cabalgata? Cuenta la leyenda que unos magos llegaron a Belén guiados por una “estrella” para adorar al niño Jesús y le obsequiaron oro, incienso y mirra. Es si como en España – bajo la influencia de la Iglesia Católica – se adoptó la costumbre de celebrar esta festividad cada 5 de enero, y se decidió celebrarlo con una gran cabalgata donde Sus Majestades, recorren las calles de las ciudades en sus carrozas acompañados por sus pajes y toda una serie de personajes populares o infantiles, quienes lanzan dulces y caramelos a los niños. Una celebración que adquirió gran popularidad y se extendió al resto de la península. En la víspera de la noche de Reyes, hay cabida para todo tipo de recibimiento a Sus Majestades: impresionantes carrozas elaboradas a mano, elaborados vestidos, fuegos artificiales, camellos, caballos, por tierra, por mar, por aire…Todo es poco para contentar a unos Reyes que llegan dispuestos a repartir todos los regalos que los niños han indicado en sus cartas. Si bien la de Madrid no es la mas antigua que se haya celebrado, es por cierto la mas famosa de todas. De esta manera, la historia, la carta, la cabalgata, el roscón, y los regalos de los Reyes Magos de Oriente hacen del 5 de enero una fecha muy especial para los más pequeños, momento que ni los más grandes están dispuestos a perderse. La tradición, la fe y la esperanza se juntan ese día para ofrecer a todos los niños una noche mágica y llena de ilusión en la que los que han sido buenos durante el año, recibirán los regalos que pidieron, y los que han de cambiar su actitud, recibirán carbón dulce. De momento, los niños verán ilusionados la cabalgata, correrán al ver la estrella fugaz, y cerraran rápidamente los ojos para soñar con los regalos que al día siguiente encontraran junto a sus zapatos. La noche mágica se cierra con otra tradición propia como es el típico desayuno con Roscón de Reyes, un pastel circular decorado con frutas que simbolizan las piedras preciosas que adornaban la elaborada ropa de Sus Majestades. Venga ya, por unas horas todos nos hacemos monárquicos y gritaremos a su paso ¡Que vivan los Reyes!

Los comentarios están cerrados.
A %d blogueros les gusta esto: