CADILLAC V16 1930: A que son parte de la historia

Cadillac V16 1930 Durante los años 30 se creó en los EE.UU. algunos de los más bellos coches jamás construidos, con potentes motores de 16 cilindros revestidos de lujosas carrocerías. Cadillac, Peerles, Miller y Marmon formaban parte de aquellas firmas que se atrevían a lanzarse en lo que se puede considerar como el coronamiento de la construcción automovilística. Así, en 1930 Cadillac presentó su V16 en el Automobile de Nueva York, un coche, el cual en menos de una noche obtuvo un éxito sin precedentes. Ernest W. Seaholm, que ya había trabajado en los V8 de Cadillac, y Owen Nacker, un antiguo ingeniero de Marmon, son los responsables de este ambicioso proyecto. En el1912 Nacker había imaginado crear motor de 16 cilindros. Esperaba que un gran número de pistones hiciera trabajar la máquina como una especie de turbina y que ésta fuera más silenciosa. En medio de un gran secreto, Nacker se puso a trabajar para General Motors en 1927. Después de dos años de trabajo estaba seguro de haber creado una obra de arte. Este conjunto compuesto por 3.273 piezas, con una cilindrada más que respetable de 7,4 litros, indicaba en la báscula 588 kilos. Para abaratar el grupo en lo posible y para que el mantenimiento fuera sencillo, se colocaron dos bloques de ocho cilindros en línea, de hierro colocado, con un cárter de metal ligero. Dos bielas ocupaban cada una la misma palanca de cigüeñal de cinco palieres y de más de un metro de largo. Con el fin de evitar los ruidos producidos por el juego de las válvulas, Nacker había realizado un sistema automático de compensación del juego de balancines. Tales refinamientos técnicos tenían como consecuencia un impresionante silencio en la marcha y la ausencia total de vibraciones. Esta obra de arte de 16 cilindros desarrollaba 185 caballos a 3.200 r.p.m. La carrocería del V16 fue diseñada por el carrocero Fleetwood, que a partir de 1933 sólo se dedico a los Cadillac. Detalles como los pomos de las portezuelas traseras y la mascota de la calandra demuestran con creces que los constructores de Fleetwood eran verdaderos artistas. Cuando se producía un número más importante de unidades, el Cadillac se ofrecía en diversas variantes de carrocería. Sin embargo, a causa de la crisis económica mundial, los V16 resultaron siendo un fracaso comercial. Después de la celebración, el 8 de abril de 1930, de la venta de mil V16, no se vendieron más que 300 unidades en 1932. La competencia impuesta por los V12, que presentaba las mismas favorables características de motor, acabo definitivamente con el imponente 16 cilindros de Cadillac, que hoy forma parte de aquellos recuerdos que jamás volverán.

Anuncios
Los comentarios están cerrados.
A %d blogueros les gusta esto: