TECHNICS SL-1200: El renacimiento de una leyenda

Technics El final de la Segunda Guerra Mundial marcó el inicio de la que muchos consideran la Edad de Oro de la Alta fidelidad. A finales de la década de los años 40 del pasado siglo y principios de los 50 aparecieron en los Estados Unidos como en otras zonas del globo algunas de las empresas que hoy en día «marcan la pauta» en este mercado. De hecho, en Japón, en 1965, Matsushita Electric, a la que todos conocemos ahora como Panasonic, creó Technics, una marca con la que pretendía «plantar cara» a los gigantes del audio estadounidenses. Durante su andadura esta empresa colocó en el mercado algunos productos hoy considerados míticos, pero hace unos seis años desapareció del continente europeo. Muchos lo creían extinto, pero afortunadamente, Technics acaba de renacer El contexto histórico en el que se produjo el nacimiento no solo de Technics, sino también de otras marcas, favoreció la creación de este tipo de empresas. Por una parte la economía de algunos de los países involucrados en la Segunda Guerra Mundial empezó a reactivarse como consecuencia de la necesidad de reconstruir las ciudades afectadas y reorganizarse. Este es el caso de Japón, que, además, comenzó a entablar relaciones comerciales intensas con Occidente. Pero lo que realmente explica que en esa época naciesen tantas empresas dedicadas a la electrónica en general, y al audio en particular, fue, por un lado, la experiencia adquirida durante la guerra por muchos de los técnicos e ingenieros involucrados en el diseño de los equipos de comunicaciones, que vieron en esta opción una salida profesional. Y, por otra parte, cuando terminó la guerra las principales potencias mundiales tenían un arsenal de válvulas de vacío de gran calidad que no habían sido utilizadas, y que eran perfectas para los dispositivos electrónicos de la época (debemos tener en cuenta que el transistor se inventó en 1947 y tardó varios años en popularizarse).En el caso de Technics. Aunque el «caldo de cultivo» en el que nació esta empresa japonesa fue similar al de sus competidoras estadounidenses, sus primeros productos no fueron amplificadores repletos de válvulas de vacío, sino cajas acústicas y giradiscos de tracción directa (en ellos el motor transfiere directamente al eje del plato la fuerza que lo hace girar). Estos productos tuvieron en Japón un éxito enorme de una forma prácticamente inmediata, lo que animó a Panasonic a iniciar su venta también en el extranjero. Sus cajas acústicas y sus primeros giradiscos llegaron a Norteamérica y Europa a finales de los 60, y no tardo en convertirse en un gran competidor para las compañías estadounidenses. Tanto así que hoy sus productos tienen merecidamente, el estatus de míticos. Modelos como las cajas acústicas EAB-1204, más conocidas como las Technics 1; el casete autorreversible RS-277US o la grabadora de casetes de tres cabezales RS-279US, entre otros, todos ellos productos lanzados en las décadas de los 60 y 70, permitieron a Technics hacerse un lugar en miles de hogares de todo el planeta. Pero el golpe de efecto definitivo de la marca japonesa llegó de la mano de sus giradiscos profesionales y domésticos. Gracias a modelos como el añorado SP-10 (su primer plato de tracción directa para el mercado profesional), el SL-1100 y el SL-1200, estos dos últimos para el mercado de consumo, Technics se afianzó definitivamente en el mercado mundial del audio. Una anécdota interesante. Sus giradiscos sonaban tan bien, y, sobre todo, eran tan fiables, que algunos modelos no tardaron en empezar a popularizarse entre los DJ, los estudios de grabación y los locutores de radio de la época. Eso fue lo que le pasó, precisamente, al SL-1200 en 1972. Su éxito fue tal que Technics, seis años después de lanzarlo, decidió colocar en el mercado el SL-1200 MK2, una reedición mejorada. De nuevo su aceptación fue fantástica, lo que provocó que esta familia de platos fuese progresando y renovándose hasta 2010, que fue el año en el que Panasonic anunció que, debido a la crisis que asolaba el mercado en general, y el del audio en particular, había decidido dejar de fabricarlo. Pero el SL-1200 ya había estampado su huella en la historia de la música. Actualmente podemos encontrar un SL-1210 expuesto en el Museo de Ciencias de Londres por ser uno de los dispositivos que más ha influido en nuestra cultura musical. A principios de los 80 del pasado siglo, Panasonic decidió no apostar solo por el mercado High End, que es el de los productos de audio de alta gama y referencia, y comenzó a lanzar soluciones de consumo de precio más moderado. A partir de ese momento empezó a competir con marcas como Sony, Philips, Aiwa, JVC, etc. Y no le fue mal. Technics mantenía ese «aura» de marca de calidad y buen sonido que había cultivado desde los años 60, y, además, acertó colocando en el mercado equipos de audio relativamente compactos con precios que, aunque no eran los más competitivos del mercado, eran razonables. Pero a principios de la década pasada, y ya con la actual crisis económica, Panasonic decidió ir «apagando» poco a poco la marca en algunos mercados, como el europeo y el norteamericano. Technics estaba tocada. Es por ello que todos los que adoramos la Alta fidelidad nos llevamos una grata sorpresa hace dos semanas, durante el IFA Berlín 2014 ya que Panasonic anunció que Technics volvía «a la carga» luego de seis años de extinción total en muchos mercados. Pero lo mejor de todo es que su anuncio no era solo una declaración de intenciones: tenían dos equipos de audio completos, uno de referencia absoluta, con componentes de la serie R1, y otro de gama alta, el C700, Lo malo es su precio. Aunque Panasonic aún no lo ha confirmado, parece ser que el R1 costará unos 40.000 euros, mientras que el C700 se quedará en unos más realistas 4.000 euros. De todas maneras, el regreso de una marca de calidad es motivo más que suficiente para celebrarlo. ¿No os parece?

Los comentarios están cerrados.
A %d blogueros les gusta esto: