FORD NUCLEON: Un automóvil de futuro que funcionaría con energía nuclear

Ford NucleonA mediados de los años 50 del pasado siglo, se creía firmemente que la energía nuclear seria la tecnología del futuro, cuyo uso se generalizaría a tal punto que seria parte de nuestra vida diaria, tanto así que ingenieros y diseñadores imaginaban construir toda clase de barcos, trenes, aviones y cohetes que tendrían la característica de ser atómicos. La fuerte competitividad ideológica y militar surgida entre Estados Unidos y Rusia los obligo a desarrollar una serie de diversos prototipos militares con tecnología nuclear, la mayor parte de las cuales nunca vio la luz, Pero no solo se trataba de aviones o barcos, sino también de coches, desconociendo en ese entonces el peligro de estar expuesto a la radiación que emanarían semejantes vehículos. Uno de ellos fue el Ford Nucleon desarrollado por Ford Motor Company en 1958. El coche no tenería un motor de combustión interna, sino un pequeño reactor nuclear y una cápsula de potencia en la parte trasera que contendría un núcleo radiactivo y que se diseñó para poder ser intercambiado con facilidad, de acuerdo con las necesidades del comprador. El compartimento de pasajeros del Nucleon tendría un parabrisas de una pieza y una ventanilla trasera compuesta, y el techo sería voladizo. Habría tomas de aire en la parte delantera del techo y en la base de sus soportes. El diseño, en el que la cabina estaba lo más alejada posible de la cola, proporcionaría más protección contra el reactor de cola. Algunas imágenes muestran el coche con aletas dorsales de pez emergiendo del parachoques. El tren de conducción estaría integrado con el módulo de potencia. Se dijo que el Nucleon sería capaz de recorrer 5.000 millas o más, dependiendo del tamaño del reactor, sin recargas. Al final de la vida del reactor se habría llevado a una estación de carga, que los ingenieros desarrolladores habían imaginado que reemplazarían a las gasolineras. Sin embargo, el coche nunca se construyó debido a varios factores y es que no se llegó a inventar un reactor pequeño y seguro y que el inicial optimismo fue quedando oscurecido por los peligros de una guerra atómica que se creía inminente. Al tener que ser necesariamente un coche blindado, seria muy pesado y extremadamente peligroso, ya que estaría expuesto a accidentes de transito, algo realmente grave ya que cada choque equivaldría nada menos que a una explosión nuclear. Es por esos motivos que el Ford Nucleon no se llegó a construir nunca, ni siquiera un prototipo, solamente se elaboraron varias maquetas a escala, algunos de los cuales se conservan como una curiosidad. Aun así, se convirtió en el icono de toda una era.

Los comentarios están cerrados.
A %d blogueros les gusta esto: