SÍMBOLOS DE AÑO NUEVO : El origen del tradicional brindis con Champagne

Copas_de_Champagne A pocas horas de recibir el nuevo año, una tradición que se repite invariablemente para celebrarlo es consumir 12 uvas al compás de cada campanada acompañado de una copa de Champagne – o cava si estás en Catalunya – al sonar las doce de la noche, alzando las copas y compartiendo con quienes nos rodean los mejores deseos y augurios para el año que se inicia. Sobre las 12 uvas (de las cuales se dice que comérselas con las campanadas nos dará un año próspero), ya dimos a conocer anteriormente su origen y es por ello que en esta oportunidad nos ocuparemos del Champagne y desde cuando se convirtió en una tradición consumirla por estas fechas ¿vale? Terminológicamente la palabra ‘brindis’ deriva de la frase ‘bring dir’s’ la cual significa ‘Yo te lo ofrezco’ y que fue pronunciado por los alemanes ante el Emperador Carlos V en 1527 para celebrar la sangrienta toma y saqueo de Roma por las tropas imperiales, masacrando en ella a la Guardia Suiza, para castigar las veleidades del corrupto papa romano, quien se rindió para evitar ser ejecutado por su alta traición, lo cual fue catalogado por el Emperador “como un designio de Dios para preservar la cristiandad”. Sin embargo, el tradicional choque de copas nació en la antigua Grecia mucho antes que el mismo brindis y significa la confianza entre el anfitrión y sus invitados, ya que en ocasiones se solía envenenar a los enemigos con un trago de vino, y por ello el chocar las copas hacía que los líquidos se mezclen a fin de dar la seguridad a los invitados de que ambos beberían del mismo trago y no habría peligro alguno al consumirlo. En cuanto a la tradición de brindar con Champagne, se le atribuye a Dom Pierre Perignon, un monje benedictino francés – gran aficionado a las bebidas espirituosas – quien tras probar la bebida burbujeante que contenía una de sus botellas exclamó: ¡Venid pronto, estoy bebiendo las estrellas!. Si bien diferentes historiadores no suelen coincidir en que Dom Pérignon haya sido o no el descubridor del método champenoise, sin embargo la mayoría resuelve establecer que fue en la abadía de Hautvilliers y con la intervención de Pierre que se inicia la historia de esta ya tradicional bebida. En 1876 los franceses perfeccionaron la variedad espumosa en seco o brut, el cual se popularizo en toda Europa para celebrar ocasiones especiales, entre ellas el inicio de un nuevo año y como tal llego hasta nuestros días. Ahora que lo sabes, puedes brindar este 31 esperando que tus deseos se hagan realidad ¡Feliz Año Nuevo!

Los comentarios están cerrados.
A %d blogueros les gusta esto: