EL PAVO: Un exquisito manjar insustituible en la Navidad

Christmas Turkey Una de las principales tradiciones de la Navidad, además de regalar obsequios a tus seres queridos es cenar un delicioso pavo al horno. Sin embargo, pocos conocen el porque y desde cuando se ha hecho una costumbre comerlos en estas fiestas. Como sabéis, el pavo llegó a Europa procedente de América, en el primer tercio del siglo XVI. Fue un recuerdo que trajo Hernán Cortés del Nuevo Mundo durante la conquista de Méjico. El ave vivía también en estado salvaje en los bosques de Canadá, donde los franceses se aficionaron muy pronto a su carne y lo llamaron dinde (de Indias) mientras que los ingleses lo bautizaron como turkey porque confundieron el auténtico pavo americano con la gallina de Guinea que venían de África a través de Turquía. Cuenta la leyenda que en el año 1620 los colonos ingleses que desembarcaron en Massachussetts, y que llegaron a bordo del Mayflower, tuvieron que alimentarse con la carne de pavo para sobrevivir a esa larga travesía desde la metrópoli. En recuerdo de dicha acción, esta se conmemora desde entonces en los Estados Unidos como el Día de Acción de Gracias, fecha especial en que se reúnen las familias comiendo pavo relleno En poco tiempo, el pavo real, importado del Asía y que era el que se consumía en Europa, se fue sustituyendo por el pavo americano, mucho más tierno y sabroso, y fue tal la fama que alcanzó su carne, que se convirtió en un símbolo de la exquisitez, un producto de lujo que no faltaba jamás en los grandes banquetes reales. Posteriormente se adoptó la costumbre de cocinarlo en Navidad disfrutando en la mesa de un manjar de reyes ¿Y porque se convirtió en un símbolo de la Navidad? Al ser una festividad en la que participaba toda la familia y siendo el pavo en ave de gran tamaño en relación a las otras aves de corral se convirtió rápidamente en el preferido para consumirlo durante las fiestas. Así, un ave originaria de América se convirtió en símbolo de una de las mayores celebraciones occidentales. Su consumo ha crecido rápidamente en todas partes por estas fechas que son millones las que terminan horneados y listos para disfrutarlo en familia en la nochebuena. A que ya me dio ganas de comer una buena pechuga.Aprovecho el momento para saladar a todos los que nos visitan con frecuencia y desearles una Feliz Navidad.

Los comentarios están cerrados.
A %d blogueros les gusta esto: