LA BICICLETA: Un vehículo de transporte que revolucionó la manera en que nos movilizamos

Old Bike Conocida en todo el planeta, la bicicleta es eficiente, durable y resulta vital para las personas hoy en día. Sin embargo, muchos no conocen su historia ni quien fue el que lo invento La bicicleta fue creada recién en la segunda mitad del siglo XIX, tras algunos intentos creativos, pero poco útiles. Así nació el llamado Velocípedo en 1865, desarrollado por Pierre Michaux, Pierre Lallement y los hermanos Aimé, René, y Marius Olivier. Este aparato incorporaba pedales puestos en la rueda del frente, con los que se hacía girar directamente la rueda. Estaba hecha de madera, con ruedas metálicas. Era tan incomodo que nunca tuvo aceptación y termino relegado definitivamente. Pero la idea estaba plantada y con el consiguiente desarrollo de la tecnología, el diseño fue mejorando. Durante la década de 1870, los avances en la metalurgia posibilitaron crear velocípedos hechos sólo de metal, desechando la madera. Los pedales seguían puestos en la primera rueda, que se hizo exageradamente más grande, ya que los fabricantes creyeron erradamente que mientras mayor era el tamaño de la rueda, más se podía avanzar con una sola rotación de los pedales. Sin embargo, manejar semejante armatoste no era nada fácil. Poco después se le agregaron neumáticos de goma, que hacían más suave el avance del vehículo. Estos son los primeros modelos que comenzaron a llamarse “bicicletas”, los cuales fueron bastante populares a pesar de su elevado precio en la década de 1880. Pero el modelo, además de ser caro, ocasionaba muchos problemas al conductor a la hora de movilizarse en ella, ya que como iba sentado muy arriba del centro de gravedad y la rueda delantera se topaba con una piedra o algún obstáculo repentino, sucedían situaciones hilarantes y hasta ridículas, cuando el conductor salía disparado hacia adelante, cayendo de cabeza al estar sus piernas atrapadas por el manubrio. La idea de ponerle una cadena a la bicicleta, para transferir la fuerza del pedaleo a la rueda de atrás, nació en 1879, del ingeniero inglés Harry John Lawson. Sin embargo, su diseño no tuvo éxito y se tuvo que esperar hasta 1885, cuando J.K. Starley lanzó un modelo que conectaba el marco de la bicicleta con el engranaje de la rueda de atrás. Estas bicicletas fueron conocidas como “bicicletas de seguridad”, debido a la menor altura del asiento y mejor distribución del peso. Poco después se agregó al armazón de la bicicleta el tubo donde va el asiento, creando el diseño de diamante de la bicicleta moderna. Esta bicicleta era mucho mejor que lo que existía hasta el momento, aunque todavía faltaba una última innovación: las ruedas inflables con neumáticos. El inventor de estas ruedas fue un veterinario escocés de nombre John Boyd Dunlop que estaba tratando de hacer que el viaje en triciclo de su hijo fuera más cómodo. Así, agregó una cámara inflable alrededor de la rueda, que iba dentro de un neumático, lo que permitía amortiguar mejor el impacto del suelo al avanzar en el vehículo. El invento fue adoptado rápidamente por la bicicleta, lo que la hizo inmensamente popular en la década de 1890. Otras innovaciones se agregaron después: como los frenos de pedal en 1898, los cambios de velocidad en 1905 y los frenos con cables también por la misma época. Nacido antes de la invención del auto, no pudo salir airoso a la llegada de este último y paso a un segundo plano como medio de transporte., mas aún con la llegada de la motocicleta. Sin embargo, estas innovaciones trajeron consigo el aumento de la contaminación ambiental, al utilizar combustible para funcionar, por lo que la popularidad de la bicicleta como medio de transporte se mantuvo y creció aun más entre quienes lo ven como una alternativa sana y ecológica.

Los comentarios están cerrados.
A %d blogueros les gusta esto: