BURAN: El fallido transbordador espacial ruso

Buran Durante la llamada Guerra Fría la rivalidad entre los EE.UU. y la desaparecida Unión Soviética se llevo a cabo en todos los frentes y obviamente el espacio no iba a ser la excepción. Es así como para competir con los transbordadores de la NASA los rusos pretendieron crear la suya propia, pero por diversos motivos fracasaron en su empeño. El trabajo para construirla comenzó en 1976 como respuesta al programa del transbordador espacial estadounidense. Los políticos soviéticos estaban convencidos de que el transbordador espacial podría ser un arma efectiva desde el momento en que el Departamento de Defensa estadounidense comenzó a tomar parte en el proyecto. Pensaban que el transbordador podría desestabilizar la balanza de poder establecida durante la Guerra Fría. Es así como este proyecto se convirtió en el mayor y más caro de la historia de la exploración espacial soviética. Debido a que el debut del transbordador Burán fue posterior al del transbordador Columbia, y dadas las similitudes entre ambos transbordadores, muchos especularon que el espionaje podría haber jugado un papel importante en el desarrollo del transbordador soviético. Esta impresión se apoyaba también en el recuerdo de las similitudes entre el Tupolev Tu-144 y el avión de pasajeros supersónico Concorde. La construcción de lo que se pensaba iba a ser una flota de transbordadores se inició en 1980, y en 1984 se terminaba el primer Burán. El único vuelo orbital del Burán (no tripulado) se produjo el 15 de noviembre de 1988. Fue puesto en órbita por un lanzador Energía específicamente diseñado para este vuelo. El sistema de soporte vital no estaba instalado, así como tampoco los controles de la cabina. El trasbordador efectuó dos órbitas completas antes de regresar, ejecutando un impresionante aterrizaje en automático en la pista del cosmódromo de Baikonur. Sin embargo, tras este primer vuelo exitoso, el proyecto fue suspendido debido a la falta de fondos y a la caótica situación política que origino el derrocamiento de la dictadura comunista y el fin de la Unión Soviética. Los dos orbitadores siguientes, programados para 1990 y 1992, nunca se terminaron. Así, el 30 de junio de 1993, el proyecto era cancelado de forma oficial por el presidente ruso Borís Yeltsin. En aquel momento el erario ruso había gastado en el proyecto unos 20.000 millones de rublos. Este programa quería enaltecer el orgullo nacional, impulsar la investigación y proporcionar los conocimientos tecnológicos que los estadounidenses conseguían con su propio programa del trasbordador espacial. Además, se pretendía que el Buran se convirtiera en el suministrador de materiales para la estación espacial Mir, que había sido lanzada en 1986 y permaneció en servicio hasta 2001. Cuando finalmente la Mir fue visitada por un trasbordador, paradójicamente el visitante fue un transbordador estadounidense, y no el Burán. La cancelación del proyecto significo la desaparición del Burán que bien podría haber terminado en algún museo, pero tuvo un triste final, ya que el trasbordador resulto totalmente destruido el 12 de mayo de 2002, debido al derrumbe del techo del edificio en el Cosmódromo de Baikonur donde se ubicaba.. Un accidente lamentable desde todo punto de vista.¿no os parece?

Los comentarios están cerrados.
A %d blogueros les gusta esto: