BLANCANIEVES: Un clásico de la animación de Disney que cumple 75 años

Blancanieves_y_los_7_enanitos En la historia del cine existen unas cuantas películas inmortales, cuyo recuerdo perdura indeleble en la mayoría de los espectadores a través de los años. Una de ellas es el clásico de Walt Disney Blancanieves y los siete enanitos, estrenada el 21 de diciembre de 1937 en el Carthay Circle Theater de Hollywood. En estos 75 años, la película se ha reestrenado en cines ocho veces y sigue recaudando millones de dólares por sus ventas en soportes digitales. ¿Qué otra película de la historia sigue siendo una máquina de hacer dinero tantas décadas después de su estreno? Walt Disney rodó Blancanieves, su primer largometraje de animación, pese a la oposición de toda la industria e, incluso, de las salas de exhibición, que inicialmente boicotearon su pase hasta que, a la postre, se tuvieron que rendir a la evidencia de un éxito que se ha demostrado imperecedero. Esta intemporalidad es una característica de todo el cine de Disney. En su búsqueda de financiación para concluir el rodaje de Blancanieves, Walt Disney no dudó en arriesgar todo su patrimonio personal para poder concluir una obra de arte que el «todo Hollywood» calificaba de locura. Los mandamases de la Meca del cine auguraban que era imposible que la gente aguantase hora y medio viendo dibujos animados. Disney sabía que era factible, ya que en un viaje a Europa, en 1935, se había quedado sorprendido al comprobar que en París algunos cines programaban sesiones exclusivas de sus creaciones, empalmando varios cortometrajes. Multitud de incertidumbres se cernían sobre Blancanieves durante su rodaje: ¿Cómo reaccionaría el público en los momentos dramáticos? ¿Se reirían por no ser reales los personajes? Y estas dudas se solapaban con una financiación cada vez más difícil: lo que estaba previsto que costase 600.000 dólares de la época, acabó incrementándose a 1.700.000 dólares. Pero el dinero, para Disney, nunca había sido una preocupación, sino únicamente una herramienta necesaria que le permitía hacer cosas.La prueba es que, cuando se estrenó Blancanieves, y recaudó ocho millones de dólares en todo el mundo, un año después Walt Disney debía nuevamente dinero al banco, esta vez, la ingente cifra de cuatro millones de dólares: había comprado los terrenos para construir el nuevo estudio, su mobiliario y acometido el esfuerzo de rodar Pinocho, Bambi y Fantasía, sin olvidar los clásicos cartoons. Blancanieves y los siete enanitos, a los 75 años de su estreno, sigue cautivando a millones de personas, adultos y niños, de distintas culturas. Y se ha convertido en la prueba de que los sueños, incluso los más inalcanzables, como a Disney le gustaba repetir, «pueden volverse realidad».

Anuncios
Los comentarios están cerrados.
A %d blogueros les gusta esto: