SANTA CLAUS: A que es su verdadera historia

Santa Claus A lo largo y ancho del mundo Santa Claus tiene varios nombres. Algunos le escriben cartas, otros cuelgan botas de la chimenea o la pared y otros incluso lo esperan con galletas y un vaso de leche. Pero en realidad, ¿conoces de dónde surge este fantástico personaje y cómo ha evolucionado a través del tiempo? ¿Quién de niño no ha soñado con que llegue por la chimenea o toque a la puerta y verlo aparecer con su traje rojo y blanco; su barba poblada, larga y completamente blanca y su sonoro jo jo jo jo? Sólo cierra los ojos por un instante y piensa en Santa Claus. Inmediatamente te transportarás al Polo Norte, lleno de nieve, y verás en tu mente una fábrica gigantesca de juguetes y regalos que Santa traerá en un trineo volador el día de Navidad con sus famosos renos con Rudolph y su nariz roja a la cabeza. Sin embargo Santa Claus no proviene del Polo Norte ¿Sabías que fue un obispo bizantino que vivió en el siglo IV? Te invitamos a conocer su verdadera historia. Conocido como San Nicolás, este fue un obispo de Mira, quien se distinguió por su generosidad para con los niños y los mas necesitados por lo que gano la fama de “santo” y se convirtió en patrón de Bizancio, Grecia y Rusia. Con el pasar de los años, la imagen de San Nicolás se fue transformando gracias a la imaginación de varios personajes. La cruz de su pecho desapareció, así como sus accesorios de obispo fueron remplazados por el famoso traje rojo y blanco, las botas y cinturón negro y el infaltable gorro rojo.Todo comenzó hacia 1624 cuando emigrantes holandeses llegaron al territorio americano y fundaron la ciudad de Nueva Amsterdam, que más tarde se convertiría en Nueva York. Allí erigieron una imagen de San Nicolás e hicieron todo lo posible por mantener su culto y sus tradiciones. Su devoción por “Sinterklaas” o “Sinter Klaas” (de ahí Santa Claus) era tan arraigada y pintoresca que escritores americanos empezaron a escribir sobre este personaje. En 1823, el escritor inglés Clement Moore escribió el poema “Una visita de San Nicolás”, imaginando que este surcaba los cielos en un trineo llevado por al menos, nueve renos y no que repartía sus regalos a pie o montando en un caballo como se había aceptado hasta entonces. A los norteamericanos también se les responsabiliza de su imagen actual. En 1931, una conocida marca de refrescos encargó al caricaturista Thomas Nast que dibujara un Santa Claus humanizado y cuya imagen fuera más cercana a las personas para su campaña navideña. Así surgió un gordo bonachon vestido de rojo, con cinturón y botas negras que todos conocemos, Al día de hoy, la historia cuenta que vive en el Polo Norte acompañado de la señora Noel y de un grupo de duendes que son los encargados de fabricar los juguetes que repartirá a los niños de todo el mundo. Así, cuando llega la noche del 24 de diciembre, carga todos sus regalos en un saco y recorre el mundo en su trineo dejando los regalos debajo del árbol de Navidad. Convertido en una de las figuras de más popularidad durante las fiestas, la Navidad sin Santa Claus sería inimaginable, Venga ya, aprovecho el momento para enviar un saludo a todos aquellos quienes nos visitan deseándoles una Feliz Navidad.

Anuncios
Los comentarios están cerrados.
A %d blogueros les gusta esto: