EL CONTROL REMOTO: Un pequeño dispositivo que aún es parte de nuestra vida

Hace unos días pasó a mejor vida un científico que ha cambiado radicalmente la forma de comportarnos del común de los mortales. Obviamente nos referimos a Eugene J. Polley, un ingeniero de la compañía norteamericana Zenith, famoso por ser el inventor del mando a distancia.Sí, ese aparatito que tan buenos momentos nos ha dado , haciendo mas fácil nuestra vida a la hora de prender, apagar o cambiar los canales de la televisión sin necesidad de moverte del sofá.Si bien hoy en día ha desaparecido en las plataformas más avanzadas y los nuevos Smart TV – que se activan con nuestra voz- en sus comienzos el primer mando a distancia sin cables parecía más un secador de pelo que otra cosa. Con el nombre de Flash-Matic se presentó el primer mando a distancia que se servía de impulsos luminosos para cambiar de canal y volumen. En esos tiempos prehistóricos, los escasos equipos que contaban con mando a distancia, utilizaban uno con cable que era cuanto menos engorroso. Sin embargo, el Flash-Matic – que ilustra nuestra nota- supuso un cambio radical, ya que no dependías de la longitud del cable para moverte por la habitación. Se basaba en el mismo principio que los actuales: una especie de pistola emitía unos impulsos codificados, que eran recogidos por unos sensores situados en las cuatro esquinas de los televisores Zenith. Fue un gran avance para la humanidad y un escaso reconocimiento para su inventor, Eugene J. Polley, quien sin ambargo a lo largo de su vida ha logrado ver la evolución de su “sueño” desde el dispositivo básico que era hasta el mando a distancia que no existe. Luego del Flash Matic, llegaría el Zenith Space Command, que usaba, en vez de luz, ultrasonidos para comunicarse con el televisor. La siguiente gran evolución de los mandos estuvo asociada, como en casi todos los campos de la electrónica, con la llegada de los transistores, que permitían reducir dimensiones, abaratar costes e incluso incorporar baterías. En 1970 la empresa ITT estableció un adelanto importante en la evolución del mando a distancia:los infrarrojos. Con la tecnología avanzando de forma pausada, la siguiente evolución de los mandos a distancia debía buscar la compatibilidad con diferentes equipos electrónicos que ya empezaban a conquistar el salón de casa. En 1987, uno de los fundadores de Apple, Steve Wozniak, dio el pistoletazo de salida al Mando a Distancia Universal con el modelo Core que lanzó una fugaz empresa llamada CL9.Desde ese momento hemos vivido varias evoluciones de los mandos universales, con compañías como Philips o Logitech muy animadas en la consecución de un equipo total, incluyendo la pantalla táctil a color. Con la llegada de la conectividad total a los televisores y el protagonismo de las aplicaciones en los teléfonos móviles, la misma idea del mando universal con más usos y controles intuitivos se ha trasladado al teléfono móvil. Prácticamente todas las marcas importantes tienen ya en el mercado televisores compatibles con sus correspondientes aplicaciones para smartphone (iOS y Android básicamente).Si hablamos ya de formato tablet, la relación entre mando a distancia y televisor traspasa ya la de puramente de equipo de control para convertirse en un compañero fiel.Y llegamos por fin a la tercera y última etapa de este viaje por la historia del mando a distancia.Y curiosamente cerramos una especie de ciclo para decir que el mando a distancia como fue ideado en la década de los 50 ha desaparecido. El 2011 asistimos a la llegada de KInect, con mandos más avanzados, con panel táctil, y la introducción de los gestos y la voz para controlar un equipo.Pero es este 2012 cuando marcas como LG o Samsung (Smart Interaction directamente han dado el paso definitivo para hacer desaparecer el mando a distancia físico y pasar a hablar de control a secas. Voz y sobre todo gestos son ahora los protagonistas, con incluso Apple tentado de entrar en ese mercado a su manera. Esa es la historia de este pequeño dispositivo que aún muchos tenemos en casa, pero sin saberlo, ya forma parte del Rincón de las Telarañas.

Los comentarios están cerrados.
A %d blogueros les gusta esto: