MÁS ALLA DE LA FICCION: El Tricorder de Star Trek, podría ser una realidad

Este es uno de esos casos en el que la realidad ha superado con creces a la ficción, aunque no en el sentido estricto. Nos remontamos a los años 60 o más bien al 2063, año en el que, según las referencias, los humanos tuvieron el primer encuentro con los habitantes del planeta Vulcano. Nos referimos cómo no, a la serie Star Trek, un maravilloso cajón de sastre de gadgets futuristas. Aquellos seguidores de la saga seguro que conocéis lo que es el Tricorder: un dispositivo móvil que permitía comunicarse además de analizar datos. Hoy parece que estamos algo más cerca gracias a Peter Jansen, un científico que lleva cinco años trabajando en un prototipo real de este dispositivo. El proyecto se llama Tricorder Mark 2 y consta de dos pantallas táctiles OLED (una de las cuales con un teclado qwerty) conectadas mediante un sistema Debian Linux. Aunque todavía está muy lejos de ofrecer las posibilidades del Tricorder original, es sólo el comienzo, ya que dispone de multitud de sensores atmosféricos y electromagnéticos y que le permiten medir diferentes variables: presión, temperatura, humedad, niveles lumínicos, etc. Si bien el prototipo de Jansen no llega a alcanzar las fantasiosas prestaciones del modelo de la popular saga espacial, toca preguntarnos qué es un Tricorder en realidad. Si nos olvidamos del Tricorder como instrumento de exploración espacial y lo vemos como un conjunto de herramientas para ayudar al ser humano en sus tareas diarias, los smartphones son la representación perfecta de este tipo de dispositivo. Los móviles de hoy están dotados de sensores de diversos tipos, una poderosísima plataforma de comunicación, cámaras y sistemas de orientación.De hecho, cada vez surgen más aplicaciones de software nuevas que utilizan los sensores del smartphone de maneras muy creativas, ya sea para medir el pulso o para tratar de encontrar metales. La realidad aumentada no hace sino perfeccionar esas posibilidades de medición del entorno, y las comunicaciones y la computación en nube suplen lo que el Smartphone no es capaz de hacer por sí mismo.Un teléfono no es capaz, por ejemplo, de averiguar si va a llover, pero puede conectarse a servicios meteorológicos que, mediante nuestra posición, sí que lo saben. Una aplicación de realidad aumentada nos puede decir donde está Marte en el cielo nocturno.Al final el ser humano ha descostrado que lo importante no es que los gadgets sepan hacer cosas. Basta con que ‘conozcan’ a otro gadget que sepa hacerlas. Puede que no sea exactamente un Tricorder, pero cualquier smartphone de última generación es capaz de muchas más funciones que el entrañable cacharro de Star Trek, y no cabe la menor duda de que sus prestaciones cada vez irán a más ¿no os parece?

Anuncios
Los comentarios están cerrados.
A %d blogueros les gusta esto: