NO TODOS SON COMO TERMINATOR: ¿Por qué los humanos les temen a los robots?

Venga, los hemos visto en infinidad de películas de ciencia ficción, en las cuales los presentan como unos seres malvados que tienen la misión de destruir a la raza humana. Y es que si algo nos han enseñado de un manera completamente distorsionada, es que algún día la humanidad deberá enfrentar y destruir la creciente “amenaza” de los robots. Desde los clásicos como Terminator y Blade Runner hasta Transformers y Star Trek, los robots están en camino y el inminente Apocalipsis nos pisa los talones. Al menos eso es lo que Hollywood quisiera hacernos creer. “El problema con las herramientas – que es lo que son en realidad los robots – es que nos hacemos dependientes de ellas” afirma el ingeniero robótico Daniel H Wilson, cuya nueva novela Robopocalypse está siendo adaptada para llevarla al cine dirigida por Steven Spielberg. “Eso da miedo, así que contemplamos los escenarios catastróficos que podrían llegar por depender demasiado de aquellas herramientas. Si bien es cierto que podrían fallar algún día, eso no significa que sean malévolas o inmorales o que tengan un sesgo ético” agrega muy seguro de si. ¿Pero de dónde viene la idea de que los robots son malignos? “Los robots eran íconos de la cultura pop incluso antes de que existieran. Eran criaturas espaciales y monstruos. Cuando los robots realmente comenzaron a existir, ya tenían esta imagen completamente establecida, que no se basa en la realidad pero que hemos crecido con ella desde entonces” puntualizó. Y es que con los robots cada vez más avanzados hoy en día, ¿hay una línea en la que un error podría convertirse en un ataque malicioso estallando una “rebelión de la máquinas” que tenga como objetivo tomar el poder, exterminando y/o esclavizando a los seres humanos? No es posible, ya que los robots en realidad son solo un montón de metal y silicio. No tienen un plan malévolo para conquistar la Tierra y esto es lo que los diferencia de lo que nos muestra las películas de ciencia-ficción. Es por ello que no deberíamos temer a los robots. Por el contrario, cualquier nueva habilidad que ganen estas criaturas es un triunfo de la ciencia ya que poder contar con unas máquinas increíblemente capaces de viajar a lugares inimaginables a los que ningún hombre puede llegar – como el fondo del océano o el universo infinito – sólo puede ser algo bueno para la humanidad ¿no os parece?

Los comentarios están cerrados.
A %d blogueros les gusta esto: