FUE EL DEPORTIVO MÁS VENDIDO DEL MUNDO: Jaguar E-Type, una joya sobre ruedas

jaguar-e-typeVenga, con motivo de la apertura por estos días del Salón Auto Retro de Barcelona dedicada – como su nombre lo indica – a la exposición de vehículos históricos, clásicos y de colección, que presentan los más de 300 expositores de ocho países que están presentes en una muestra con gran afluencia el publico y como quiera que esta dedicada al Jaguar E –Type, uno de los deportivos más emblemáticos y deseados de la historia del automóvil que este año cumplió su 50 años de aniversario, va esta nota dedicada a ella. Considerado el deportivo más vendido del mundo, el E-Type traspasó las fronteras del mundo del automóvil. El equilibrio inherente en sus proporciones, su fuerte presencia y la pureza de sus líneas le han hecho merecedor de un espacio permanente en el Museum of Modern Art de Nueva York. Las perfectas proporciones de la carrocería del E-Type son obra de Malcolm Sayer, ingeniero aeronáutico que también aplicó sus conocimientos en esta disciplina al diseño de los primeros deportivos C-Type y D-Type, ganadores del emblemático circuito de Le Mans. “Medio siglo de progreso no ha reducido ni un ápice la importancia del E-Type”, señala Mike O´Driscoll, consejero delegado de Jaguar Cars y presidente del Jaguar Heritage. “Causó verdadera sensación en el momento de su lanzamiento y sigue siendo el modelo más perdurable de Jaguar y un auténtico símbolo. Es, simplemente, el deportivo más estimulante jamás creado y sin duda un gran legado del genial fundador de Jaguar, Sir William Lyons”. Cuando en 1961 se dio a conocer por primera vez, en el Salón del Automóvil de Ginebra, el Jaguar E-Type causó auténtica sensación. Capaz de alcanzar 242 km/h, pero con un precio muy inferior al de sus rivales de similares prestaciones, este asequible deportivo se consolidó inmediatamente como un auténtico icono de su época, cuyas ventas se prolongaron durante 14 años. En este tiempo, se vendieron más de 70.000 coches, lo que lo sitúa como el primer deportivo en serie de Europa., el cual incluso fue alabado por su competencia. Así Enzo Ferrari admitió que era “el coche más bello del mundo”. El motor de seis cilindros en línea proporcionó a Jaguar cinco victorias en Le Mans durante la década de los cincuenta y, en 1961, la versión de 3,8 litros, capaz de producir 265 CV, alcanzaba nada menos que 242 km/h, por lo que el E-Type se convirtió en el coche de serie más rápido del mundo. Considerada en una autentica joya, hoy puede ser apreciada en la ciudad condal solo por unos días ¿a que esperas para conocerla?

Los comentarios están cerrados.
A %d blogueros les gusta esto: