SEGA MASTER SYSTEM: Una consola nada convencional

Nacida en el Japón un 20 de octubre de 1985 llegó al mundo con un objetivo claro: competir con esa consola blanca y gris, con algún toque rojo aquí y allá, llamada Nintendo Entertainment System (NES en su forma más abreviada y conocida). La cosa no pintaba fácil, ya que la NES le llevaba un par de años de ventaja, pero en Sega estaban decididos a hacer negocio con ella y no pensaban quedarse de brazos cruzados. Unos meses después, en Junio del 86, la consola aterrizaba en Estados Unidos, momento en el cual decidió adquirir una nueva identidad, pasándose a llamar Sega Master System. Tecnológicamente hablando, era bastante superior a la consola de Nintendo. Su procesador es un Zilog Z80, uno de los más potentes junto al MOS 6502 (el que lleva la NES). Llegó a dominar el mercado de los microordenadores desde finales de los 70 hasta mediados de los 80. Cuenta con 8KB de memoria RAM principal que podía ser ampliada mediante expansiones contenidas en los cartuchos y con una paleta de 64 colores, 32 de los cuales es capaz de mostrarlos en pantalla divididos en dos paletas de 16 (una para sprites y/o fondos y otra para fondos únicamente). En cuanto a la resolución sabemos que parte de 256×192 y 256×224, pero puede llegar a 256×240. Quizás la característica más llamativa de la Master System era su segunda ranura. A parte de la habitual para los cartuchos, la consola contaba con otra para juegos en formato tarjeta (similares a las de crédito).Una cuota de mercado del 95% en posesión de la NES es el dato clave que nos permite comprender el descalabro de la Sega Master System en Japón. Imaginad lo que tuvo que suponer para Sega el intentar competir contra esto. Y en Estados Unidos no le fue mucho mejor: en 1988 Nintendo ya se había hecho con el 83% de la cuota de mercado. Es más, Nintendo disponía de un as en la manga muy potente: no permitía que ninguna de sus third party lanzara juegos para ninguna otra plataforma de la competencia. De esta forma Sega únicamente encontró el apoyo de Activision y Parker Brothers en suelo norteamericano, pero ninguna de las compañías llegaron a desarrollar más de cinco juegos para la Master System. En 1989 estas dos empresas decidieron no seguir adelante con este sistema. En Europa le fue distinto, ya que llegado a finales del 87 y, por suerte para Sega, se topó con muchas compañías dispuestas a desarrollar juegos para esta consola. De hecho la compañía pudo lanzar la Master System en países europeos a los que la NES no había llegado y, además, contó con el apoyo de desarrolladoras americanas que no habían lanzado nada para su consola en territorio estadounidense. Lo mismo sucedió en Australia y Brasil. Si embargo, dados los distintos grados de acogida que la consola tuvo en los distintos mercados que pisó, su muerte se produjo a distintas velocidades. En Japón, lógicamente, fue donde menos duró: sólo cuatro años (del 85 al 89). En Estados Unidos logró aguantar seis años a pesar de la dura competencia con la NES, pero en Europa, dado su tremendo éxito, tuvo una vida de nueve años, al final de los cuales termino en un oscuro rincón, de la cual la rescatamos para que pueda contar su historia.Llego el momento de descansar en paz.

Anuncios
Los comentarios están cerrados.
A %d blogueros les gusta esto: