LO QUE HAY QUE VER : El Tamagotchi cumplió 15 años tras cautivar a 78 millones de personas

El Tamagotchi, ese pequeño huevo electrónico que introdujo el concepto de mascota virtual, acaba de cumplir 15 años tras haber recibido los atentos cuidados de 78 millones de usuarios y protagonizado más de un estudio sociológico. “Realmente nadie esperaba que se convirtiera en algo tan enorme”, afirmó Hiraku Minamika, uno de los portavoces de la juguetera nipona Bandai, que destacó el “enorme placer y honor” que supone celebrar este aniversario. La versión del Tamagotchi que salió al mercado el 23 de noviembre de 1996 era una pantalla con forma de huevo y el tamaño de un llavero que mostraba una especie de pollito virtual, al que había que dispensar alimentos, higiene o cariños a través de tres botones. Con los cuidados apropiados, el “pollito” completaba generalmente un ciclo natural -nacía, crecía y moría- en unos 20 o 25 días, lo que desarrollaba en el usuario un sentido de responsabilidad virtual que fomentaba la dependencia hacia la mascota. Desde que se creó el primer modelo del Tamagotchi (nombre que viene de la palabra japonesa “tamago”, que significa “huevo”), han salido al mercado más de 35 versiones del artículo original en todo el mundo.Si bien en un principio se concibió para entretener a niñas a partir de 6 años, su propuesta atrajo también a jóvenes, hombres y mujeres, sin excluir a ejecutivos encorbatados. La edición de 1996 vendió en apenas tres años unas 40 millones de unidades que revolucionaron el concepto de entretenimiento. Su repentino éxito hizo que Bandai apostara en 2004 en firme por el producto, que “pasó de ser un juguete a convertirse en un personaje” con su propia serie de animación en televisión, que aún se emite en Japón, y una película en 2007. Desde entonces el huevo cibernético cuenta con aplicaciones para teléfonos móviles, ha aprendido a tocar música en su modelo norteamericano “Music Star” y protagonizado versiones para consolas de videojuegos. No obstante, el Tamagotchi no fue un fenómeno exento de polémica, ya que cuando salió al mercado algunos psicólogos, alertaron de los graves trastornos como ansiedad, insomnio o falta de socialización que el juguete podía causar en los niños. Cuando estaba en su apogeo en Japón, el Tamagotchi llegó a causar problemas sociales, como desatención en el trabajo e incluso accidentes de tráfico ocurridos mientras los conductores atendían las necesidades de sus mascotas virtuales. Incluso surgieron iniciativas que iban desde guarderías para Tamagotchi, donde una empleada alimentaba y cuidaba de los “pollitos” durante la jornada laboral, hasta páginas web concebidas como “cementerios virtuales” para las mascotas fallecidas. Venga, menudas chorradas. Si es para no creerlo.

Anuncios
Los comentarios están cerrados.
A %d blogueros les gusta esto: